Encarcelados en un mundo donde fueron programados para vivir. Para servir a los humanos que hicieron su creación. Los hombres arrasaron con todas las mujeres del planeta convirtiendo un nuevo mundo en solo la raza masculina. No hay diferencia de géneros, se han convertido en uno solo. Prostitución, luchas, tecnología avanzada, nuevas jerarquías… Caballeros, bienvenidos al paraíso…

Homines Hortum.



BITE ME, BABY







Conectarse

Recuperar mi contraseña








¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Miér Jul 19, 2017 2:21 am.







Últimos temas
» Saint Seiya Gold Myth
Lun Jun 29, 2015 10:51 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:58 pm por Invitado

» What's Up!? The Rules—
Lun Feb 16, 2015 9:15 pm por Kyochi Kokonose

» khanes of war (Afiliacion Elite)
Dom Oct 26, 2014 11:21 am por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Sáb Sep 13, 2014 12:50 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 4:52 pm por Invitado

» Pokémon Elysium ROL [Cambio de Botón]
Miér Ago 06, 2014 7:06 am por Invitado

» [Re-apertura] Gizem - Normal [cambio de botón]
Jue Jul 17, 2014 10:26 pm por Invitado

» { Spectra Entertainment —Hermana [YAOI]
Mar Jul 08, 2014 4:16 pm por Gintoki “Grim” V. Sakata














MÁSTER TENNEN PAAMA
GINTOKI "GRIM" V. SAKATA
PERFIL - MP
TÚ OXÍGENADO ADMIN
VICTOR K. MOONSPELL
PERFIL - MP
ADMIN
BUSCANDO UN AMOR
PERFIL - MP







SOULMATE

GOLD


pandoralovers
SILVER

Academy Dark Wind

Pulse
Crear
Hatfield Universitiy
 
OnatabanaCrear foro
Bleach: Shadow Of Seireitei
Danger Clan
Infection Rol
OPPUGNO THE LIGHTS
Shinobi Wish Nova Orbis
Souls & Swords
Falthirien[k]ing Project
Sword Art Online (SAO) photo 3535_zps8cc7883a.gif
 photo 40x40-1.pngStanford University
London City RPG

Forbidden City

kuroshitsuji RolKiefer University

Game of Thrones
 Teen Titans New Generation
 Pokémon Soul

Baltofans-vocaloid
Shaman King Fukkatsu RolGakuen Shingetsu Rol
Pandora: Shin Seiki
League of Legends Rol
HOLYWELL CITY RPG

School Codes
Survival PokerCrear foroSG

Ciudad Hino [
Human DesireHell Guns RolDS
School of devil Wayi
BRONZE


DIRECTORIO





TOP

Shiki Topsite!
Vote for Homines Hortum at Top Site List PlanetOnigroup Top List
Vera's Tales TopsiteKuroi Bara Top List
 Wonderful Nightmare Top Site


BLOG'S

Forbidden Paradise
Mangas YaoiMangas Yaoi








PRÓXIMAMENTE







Este skin ha sido diseñado en su totalidad para el foro Reckless University, por su web máster Swag “Swaggie” X. McCoy, la cual fue muy amable en cedernos la totalidad del diseño para poder editarlo a nuestro gusto. la edición; el color, la historia y totalmente su administración es para el Staff de Homines Hortum; el cual no tiene ninguna objeción si alguna de las imágenes editadas que han de ver les guste y puedan tomarlas con el permitido crédito; cualquier plagio está completamente prohibido. El widget de Staff ha sido obra de Ramona de osc. Gracias por su tutoría de ayuda.
El contenido es obra de la administración de #Homines Hortum. Idea original basada del foro #Hortus Deroum el cual el administrador principal obtuvo el permiso de editar la historia y ambientarla de una manera diferente a la original. El foro quedo en estado inactivo. Idea original de #Oriana Ojeda, Ideas editadas y parte de la originalidad de #Gintoki “Grim” V. Sakata #. Diseño grafico realizado por #Gintoki “Grim” V. Sakata. Todas las tablillas son propiedad del #Staff de Homines Hortum. La originalidad es lo que llama la atención, no plagies. Se educado.


credits.
pictures: © zerochan, deviantart & we♥it
skin: © Reckless University
lyrics: © Gintoki “Grim” V. Sakata
© -



♥ Homines "Yaoi" Hortum




¡Permiso! ¡Perdón! ¡Lo siento! {Libre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Permiso! ¡Perdón! ¡Lo siento! {Libre}

Mensaje por Kai Niels Weinmann el Jue Feb 20, 2014 8:50 pm

Debía decirlo, todo había marchado sobre ruedas durante el día no le correspondía trabajar como mesero aquél día pero sí debía trabajar en la florería, que a decir verdad era su ambiente favorito para trabajar, se llevaba bien con su jefe y las flores a su alrededor le daban bastante calma, tenía un buen ambiente de trabajo y no era algo de que se quejara en lo absoluto no era como cuando trabajaba como mesero que habían veces en que casi debía correr por las horas punta en las que más se llenase el lugar, en fin, el día en la florería había transcurrido en paz y él había trabajado todo lo que le correspondió con una sonrisa grabada en el rostro.

Al caer la tarde, llegando ya el ocaso y por tanto, la hora de cerrar se preocupó de ayudar a su jefe a guardar lo necesario para cerrar la tienda finalizada la jornada, una vez terminó se dirigió a quitarse el delantal que protegía su holgada camiseta blanca de alguna mancha y recogió el resto de sus cosas en su mochila, no sin antes volver a ponerse aquél infantil detalle que era su preciado y largo collar de payaso, el mismo desentonaba totalmente con el resto de sus prendas -Una camiseta blanca de cuello abierto y mangas largas dobladas un poco más arriba del codo acompañada con unos pantalones apitillados de color negro, más sus zapatillas del mismo color y detalles blancos- la verdad es que aquél detalle le daba igual, apreciaba ese objeto y no lo dejaría.

Salió tranquilo tras dejar todo en orden de la florería, con unas ganas insoportables .desde su punto de vista- de hincarle el diente a su cena pronto, Oh cómo moría de hambre el pobre -No literalmente, claro- En esos momentos maldecía silenciosamente el único lío con su trabajo en la florería, le quedaba algo lejos de casa, qué daría porque le quedara un poco más cerca siquiera, pero el trasladarse a un lugar más cercano no era opción, no para él.

No alcanzó siquiera a llegar a la esquina de la calle siguiente en la que estaba ubicada la florería en paz, pues se exaltó bastante cuando de sus espaldas escuchó una voz encolerizada que juraría haber escuchado antes —¡Te encontramos maldito bastardo tramposo!— El albino volteó la mirada con cierta sorpresa disimulada y no hizo más que hacerse el desentendido volviendo a fijar la mirada en el camino deteniéndose de golpe un par de pasos más adelante al encontrarse con otro hombre de frente "Al parecer esta vez han venido a buscarme en grupo" pensó y tras echar una rápida mirada a los tipos que tenía a su espalda, en un rápido movimiento volteó al frente nuevamente y con un ágil movimiento sólo como los que él mismo haría, derribó al sujeto lo más rápido que pudo y echó a correr.

—¡Lo siento si te ha dolido!—

Rápido ágil, y reaccionando rápidamente gracias a sus reflejos corrió intentando dejar atrás a sus perseguidores, consiguió llegar a una calle algo más habitada, con gente volviendo de sus trabajos a sus casas, entre que vigilaba que tan atrás estaban quienes lo perseguían y volteaba a ver al frente, más de una vez empujó a alguien de echo más que cansarse lo que más hacía en aquél momento era disculparse y pedir permiso para poder pasar, siguió corriendo hasta que frente a sus ojos vio un buen escondite, si era lo suficientemente rápido podría esconderse sin ser visto y despistar a aquellos hombres. Así que no lo pensó dos veces y rápidamente viró, sin embargo no contaba con algo, en su camino había chocado a alguien y si no quería que esa persona armara un escándalo que delatara su ubicación tendría que hacerle callar de alguna forma.

Así pues antes de cualquier cosa tomó a aquél chico y le hizo esconderse con él, el albino antes de que el otro dijese algo le tapó la boca con su mano derecha.

—Shh...—

Posó el dedo índice de su mano izquierda sobre sus propios labios y se asomó un poco volviendo a esconderse rápidamente, viendo desde su escondite como sus perseguidores seguían de largo. Bien, al parecer no lo habían visto entre tanta gente.

—Vaya, eso ha estado cerca—

Dejó salir soltando un suspiro y relajando su cuerpo un poco sin caer en el detalle en que mantenía a su "compañero" en silencio.



"Mi corazón se mueve por lo que está frente a mi, no por lo que el mundo entero necesita"
avatar
Kai Niels Weinmann
Humano
Humano

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 19/02/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Permiso! ¡Perdón! ¡Lo siento! {Libre}

Mensaje por Émile "Kaz"XII. Rutkowski el Vie Feb 21, 2014 5:49 pm

En un principio había pensado que quizá no fuera mala idea ir a ver a Gin-san y con aquello en su cabeza, había informado a sus guardias, a su pingüino Mako y se había marchado nuevamente a Hortus. El viaje había estado bastante bien ahora que el invierno estaba sobre esa parte del planeta, recordaba que la vez pasada el calor había sido francamente agobiante por lo que sentir la mediana baja de temperatura hizo que se acomodara en su asiento y disfrutara del viaje hasta el hogar de Gin, XIII y VI. Pero en cuanto había tratado de ubicar a Gin parecía haberse percatado de que otra vez no se había asegurado de consultar la dirección de la vivienda del mismo. Suspiró y decidió que de cualquier forma no sería divertido si no lo buscaba por su cuenta, por lo que se pasó el resto de la media-mañana y tarde intentando dar con el peligris, aunque fue la puesta de sol lo que hizo que se detuviera y sintiera sus energías caer. Tenía hambre, estaba cansado de tanto caminar, pero por sobre todo, estaba algo decepcionado de no haber podido dar con Gin. En su recorrido había pasado por el castillo y había preguntado por XIII también, pensando que quizá aquél supiera donde encontrar a Gin, pero resultó que Valerius tampoco se encontraba. ¿Mala suerte? Quizá. A las finales, sus pasos le guiaron hasta una de las calles aledañas de la ciudad, como siempre muy pocas personas se percataban de su presencia, más porque él quería que fuera así que porque los otros se lo impusieran. Las opciones se le iban acabando, pero quizá pudiera pasar a comer algo de tarta de frutas antes de volver a Pruína, aunque la idea de quedarse unos días tampoco le sonaba poco tentadora, después de todo, había traído algo de ropa y el dinero no era problema para alguien como él.

Se detuvo para tomar una decisión definitiva sobre qué hacer, pero pronto sintió un peso dar contra él y  finalmente se encontró contra el duro cemento, lugar donde terminó sentado y algo adolorido en sus posaderas. —Ugh. —Una de sus manos se dirigió hacia el piso para poder ponerse de pie, aunque tan pronto como reparo en la persona que le había chocado —quizá no llamar la atención de alguna forma hiciera que la gente no se diera cuenta de que en verdad estaba ahí— este le tomó y —aunque le ayudo a ponerse de pie— hizo que se moviera junto con él en una actitud que más que parecerle rara le hizo pensar que aquél se estaba escondiendo de algo. Abrió la boca para preguntar por lo que estaba ocurriendo, pero entonces el albino muchacho que le había chocado antes le hizo una seña para que se mantuviera en silencio y nuevamente el muchacho de pinta en blanco juntó sus labios. Kaz parpadeo y se dedicó a observar la nuca de aquél mientras parecía observar hacia el lugar donde antes habían chocado. "Ah, entonces si se está escondiendo de alguien" pensó el azabache. Y no pasaron más que unos cuantos segundos antes que el albino suspirara y volviera a hablar, parecía que el "peligro" ya había pasado, aunque realmente no había sentido ninguna presencia verdaderamente peligrosa...como la de su hermano cuando se ponía de malas. Un escalofrío recorrió su espina dorsal al pensar en eso pero alejó la imagen de su gemelo para centrarse en aquél que le había hecho esconderse.

Parecían tener un par de centímetros de diferencia, aunque eso era con la gran mayoría de las personas, Kaz era el más pequeño en cuanto a sus hermanos tanto referente a edad como a altura, aunque lo mismo no le molestaba porque sabía que era el consentido de algunos de ellos y a él realmente no le molestaba aquello. Lo que sí le molestó fue el sonido que salió desde su panza y que hizo que apenas se sonrojara. Demonios, sí, tenía hambre y es que no había probado bocado desde la mañana, pero aun así lo primero que atinó a decir para llamar la atención del otro fue: —¿Ya podemos movernos? Si no como algo me voy a desmayar. —Y aunque sabía que eso era imposible, lo más seguro es que se pusiera de mal genio, porque ese solía ser el efecto del hambre en él y no, él no era para nada agradable cuando el hambre le atacaba tan despiadadamente. Para esa altura realmente ya se había olvidado de que el otro le había empujado aunque realmente, sabía que aquello era culpa suya por producir aquél efecto de "no llamar la atención" del resto, como si no estuviera parado entre medio de aquellas personas. Émile en esa ocasión iba vestido como siempre, con un par de pantalones blancos con varios bolsillos, botas cortas del mismo color, una remera negra apenas visible bajo el abrigo blanco con detalles en rosa que tenía en los botones y finalmente el par de audífonos que pendían como siempre de su cuello. Cualquiera que lo viera pensaría que se trataba de un chico de unos 18 años, pero lo cierto era que tenía más de mil años y seguía siendo algo infantil para algunas de sus reacciones. Una sonrisa sincera se dejó ver en dirección hacia el albino, tal como las que mostraba a todos y que a muchos simplemente conquistaban. Era su carisma innato el que hacía que incluso las situaciones más difíciles de alguna forma se vieran algo amenizadas por su presencia.

OFF:
Permisoooooo~~ (?)



make me wanna listen
TO MUSIC AGAIN



Spoiler:


Thá-chani:
avatar
Émile "Kaz"XII. Rutkowski
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 05/11/2013
Localización : Por ahí~

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Permiso! ¡Perdón! ¡Lo siento! {Libre}

Mensaje por Kai Niels Weinmann el Vie Feb 21, 2014 7:32 pm

Tal vez correr y mirar hacia atrás al mismo tiempo en la hora en que la mayoría de la gente va por la calle no sea muy bueno si no quieres ir disculpándote cada tanto, o bien podrías no hacerlo, pero no podía pasar por alto la memoria de su padre, el cual solía disculparse cada vez que  pasaba a llevar a alguien o lo empujaba por accidente. Kai había tomado aquella costumbre de él, al igual que muchas más, su única persona importante lo había cambiado mucho. Por ello, había adoptado su usual máscara.

No había corrido mucho, aquellos hombres aunque varios eran lentos comparados con él que de tantas veces viéndose en aquellas situaciones había logrado ser bastante más rápido, eso y gracias a sus constantes entrenamientos, por lo mismo no se sentía cansado del todo si la situación lo hubiese ameritado podría haber seguido corriendo quizás por mucho tiempo más, sí se sentía tenso, pero aquella tensión se fue al notar que había logrado quitarse a esos sujetos de encima.

Realmente agradecía internamente que el chico con el que había chocado no reaccionara mal o no le hiciera un escándalo ahí mismo que lo delatara o quién sabe qué, así que una vez dejó salir su suspiro y sus últimas palabras que iban más para él mismo que para el otro, le quitó la mano de la boca y procuró volver a echar una mirada fuera de su escondite. Nada. Había sido mucho más que fácil quitarse de encima a esos hombres a diferencia de otras veces.

Ya completamente tranquilo, dirigió su atención al chico que había hecho guardar silencio momentos antes al escucharlo hablar.

—¡Ah! S-si claro, por cierto,  perdón por haberte empujado aquí de la nada...jeje—

Soltó el albino con una pequeña risita nerviosa. Primero lo primero, disculparse, no era agradable que un desconocido llegara y te arrastrara así sin más, además él lo consideraba su culpa primero que nada por no fijarse en su camino.

—En compensación...conozco una cafetería cerca de aquí, además yo también muero de hambre—

El albino le propuso aquello con una sonrisa y sin mucho preámbulo, y por simple amabilidad sería además su forma de agradecerle el no haber delatado su escondite y el no haberse molestado con él porque...No estaba molesto ¿Cierto? Su voz no había sonado nada molesta cuando le habló.

Si fuera por Kai podría hacer bastantes amigos, pero entre sus trabajos y los líos en los que se metía realmente no le daba casi el tiempo para detenerse a pensar en ello, los amigos que tenía cuando era pequeño, se habían cambiado de casa o se habían ido de Homines, él era el único atado a aquél lugar, aunque eso no era algo que le molestara realmente. Tenía buenos recuerdos de ese lugar y no tenía motivos para dejarlo.

Se quedó esperando la respuesta del otro con una usual y amistosa sonrisa mientras se acomodaba un poco mejor la mochila en que llevaba algunas de sus cosas.

Él no era un chico mal intencionado, bueno, la mayoría de las veces.

Off;:
Adelante :33



"Mi corazón se mueve por lo que está frente a mi, no por lo que el mundo entero necesita"
avatar
Kai Niels Weinmann
Humano
Humano

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 19/02/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Permiso! ¡Perdón! ¡Lo siento! {Libre}

Mensaje por Émile "Kaz"XII. Rutkowski el Sáb Feb 22, 2014 7:08 pm

Kaz sonrió antes de dejar escapar de entre sus labios una suave risita. —No hay problema, en serio, no era necesario que te disculparas. —Aunque en realidad le pareció bastante atento de su parte que se disculpara; personas así eran contadas en estos ambientes más poblados, en cambio en Pruína, por ser quien era, la mayoría de la gente era bastante cuidada de sus modos, realmente no extrañaba eso porque aquí podía ver las reacciones más "libres" de la gente, tal como lo había visto momentos atrás y como lo estaba viendo ahora. Hortus le gustaba justamente por eso, podía caminar libre en tanto las personas no reparasen en su presencia o le conocieran por su popularidad a nivel musical, por supuesto que su cara salía en los billetes de Pruína así que había cierto grupo de personas que le reconocerían de inmediato, pero el albino con el que había chocado no parecía pertenecer a ese grupo para su suerte. En cuanto volvió a escuchar hablar al albino, su rostro pareció iluminarse y de a poco la sonrisa en sus labios se volvió más clara. No dudo en asentir con bastante energía antes de volver a responder hacia el otro. —¡Claro, de verdad me gustaría! Además, cuando se come en compañía dicen que se disfruta más la comida. —Genial, pronto podría sacarse esa sensación de vacío del estómago aunque...debía ser franco con aquél ya que Kaz estaba acostumbrado a no permitir que otros le invitaran, no era cortés, después de todo, sabía que comería más de la cuenta. —Pero espero que no te moleste el que quiera pagar la cuenta. —Los orbes rosados del alquimista se enfocaron en los de aquél antes de continuar... —Ya sabes, no quiero que tu billetera sufra por mi culpa. —Con el hambre que tenía, estaba seguro que no sería solo pastel de frutas lo que querría comer, pero antes de armarse un mapa mental de lo que posiblemente pediría al llegar a la cafetería, el azabache decidió extender una de sus manos hacia adelante en señal de saludo mientras relajaba la postura de su cuerpo.

—Soy Émile. Ha sido una extraña forma de conocernos, —El azabache se rascó una mejilla con su otra mano. —pero pienso que en realidad no existen las casualidades así que...creo que de alguna forma estaba destinado a encontrarme contigo. —Los orbes del alquimista miraron hacia arriba esta vez, sin enfocarse en nada claramente, tan solo pensando en que en verdad aquello debía haber sido un acto del destino...o de UT, realmente no podía estar seguro, pero de alguna forma había sido importante el toparse con aquél; si no hubiese estado justamente por allí, quizá algo malo le hubiese pasado a aquél. Su estómago volvió a rugir y no pudo evitar el que sus mejillas se coloreasen suavemente de un tono rojizo. No saldría nunca más a ver a Gin sin avisarle antes, aunque ahora tenía un nuevo conocido en Hortus, el albino que estaba justo delante de él y del que esperaba saber su nombre. A su alrededor, la gente seguía transitando sin prestarles mucha atención y Kaz esperaba que continuara siendo así, realmente no estaba interesado en tener que estarse ocultando, no ahora que parecía haber hallado algo interesante, alguien más aparte de Gin con el que jugar un rato. De lo que probablemente Kaz sí se dio cuenta, pero que no estaba seguro de si el otro también, era que alguien parecía estarlos escuchando, aunque no parecía tener intensiones de acercarse; ¿Sería por la presencia del alquimista? De cualquier forma, si para estas alturas alguien intentaba machacar su momento de pleno disfrute en la cafetería que el albino había mencionado, entonces probablemente conocerían el oscuro lado del más pequeño de los alquimistas.



make me wanna listen
TO MUSIC AGAIN



Spoiler:


Thá-chani:
avatar
Émile "Kaz"XII. Rutkowski
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 05/11/2013
Localización : Por ahí~

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Permiso! ¡Perdón! ¡Lo siento! {Libre}

Mensaje por Kai Niels Weinmann el Dom Feb 23, 2014 5:48 pm

Para él desde que había conocido a su padre adoptivo cosas como los modales habían sido las principales enseñanzas que este le había inculcado, y de todas formas el albino lo consideraba oportuno debido a lo que acababa de hacer, pero por lo menos podía estar seguro de que el azabache no se había molestado por aquello y eso le quitaba un peso de encima, al parecer el otro no lo culpaba por haberlo empujado, quizás estaba acostumbrado a ello o quién sabe, tal vez comprendía que la situación lo había llevado a hacer eso.

Kai, o ahora Allen como le conocía gran parte de la gente desde que había muerto su padre, debido a su propia estabilidad económica nunca se había podido dar el gusto de salir y conocer otros lugares, claro que le gustaría, eso no lo negaría nunca, pero no podía permitírselo, y no era la persona más informada acerca de lo que pasaba a su alrededor, claro que se enteraba de los crímenes cometidos porque por lo menos una vez al día se permitía escuchar algo para no ser un completo ignorante, pero entre dos trabajos se le hacía un tanto difícil aquello.

Se alegró tanto interna como externamente cuando obtuvo una respuesta afirmativa del otro, al fin probaría un bocado y nunca rechazaría la compañía a la hora de comer, ya que aún no se acostumbraba por completo a aquella soledad aunque tuviese a su pequeño canario con él, no era que le molestase, pero conversar con el pequeño animal en casa no era lo mismo que conversar con otra persona porque por más que esperara no obtendría más respuesta que el típico cantar de la pequeña ave, por supuesto que le parecía divertido tener compañía humana aunque fuese por una vez.

Su sonrisa no se borró de su rostro en ningún momento aunque le miró algo preocupado cuando dijo que quería pagar la cuenta, él no era precisamente de las personas que comían poco, aunque le parecía atento de parte del azabache, además la razón que le daba, la comprendía bastante, él mismo estaba en una situación muy similar, no sabía si insistir porque de todos modos si el azabache decía aquello debía ser por una razón de peso y si comía como él, su dinero no duraría mucho.

—Uhm, no es como si me molestara, pero yo la verdad tiendo a comer mucho y no quiero causarte problemas—

Una vez dicho aquello el albino posó su mano izquierda en su nuca, conocía muy bien su apetito, y si el otro insistía en pagar, trataría de no entusiasmarse con los dulces, porque vaya que le fascinaban. Intentaría convencer al otro por lo menos de cubrir lo que él mismo consumiera en la cafetería.

El albino volvió a su postura natural cuando vio al azabache extender su mano. Émile, así se llamaba el de cabello más oscuro, el más alto se dedicó a escuchar lo que siguió luego de darle a conocer su nombre. ¿Destino? él no sabría si creer en eso, a él le gustaba creer que era capaz de crear su propio camino y que nadie más hubiese escrito de antemano lo que sería su vida. Pero sin mucho rodeo el albino estrechó la mano del pelinegro.

—Dime Allen—

Sí, no era el nombre que le dieron sus progenitores, pero realmente odiaba ese nombre, como a las personas que se lo dieron, además algo en él le decía que debía ser precavido, no era que Émile le causara desconfianza, para nada, pero cuando se llevaba el estilo de vida del albino, aprendías a ser cuidadoso en las calles. Sin muchos rodeos luego de informarle acerca de cómo podría llamarle soltó la mano del otro disponiéndose a caminar.

—Deberíamos irnos ya ¿no?—

Comentó con una risita inocente al ver el suave tono rojizo en las mejillas del otro, al parecer el azabache no exageraba del todo cuando habló sobre el posible sufrimiento de la billetera del albino. No fue si no hasta que el otro se movió que comenzó a caminar, y fue cuando más atención puso a su camino, si esa sensación que tenía le decía algo era que debía estar atento después de todo si alguien los seguía estaba seguro de que lo notaría, permanecería alerta, pero como si de una máscara se tratara, no lo demostraría. Seguiría con su expresión tranquila el par de calles que debían recorrer para llegar a la cafetería.

—Dime...¿Eres de por aquí?—

No era mucho el camino, pero conversar mientras se dirigían a su destino no le parecía una mala idea al de cabello blanco.



"Mi corazón se mueve por lo que está frente a mi, no por lo que el mundo entero necesita"
avatar
Kai Niels Weinmann
Humano
Humano

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 19/02/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Permiso! ¡Perdón! ¡Lo siento! {Libre}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.