Encarcelados en un mundo donde fueron programados para vivir. Para servir a los humanos que hicieron su creación. Los hombres arrasaron con todas las mujeres del planeta convirtiendo un nuevo mundo en solo la raza masculina. No hay diferencia de géneros, se han convertido en uno solo. Prostitución, luchas, tecnología avanzada, nuevas jerarquías… Caballeros, bienvenidos al paraíso…

Homines Hortum.



BITE ME, BABY







Conectarse

Recuperar mi contraseña








¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Miér Jul 19, 2017 2:21 am.







Últimos temas
» Saint Seiya Gold Myth
Lun Jun 29, 2015 10:51 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:58 pm por Invitado

» What's Up!? The Rules—
Lun Feb 16, 2015 9:15 pm por Kyochi Kokonose

» khanes of war (Afiliacion Elite)
Dom Oct 26, 2014 11:21 am por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Sáb Sep 13, 2014 12:50 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 4:52 pm por Invitado

» Pokémon Elysium ROL [Cambio de Botón]
Miér Ago 06, 2014 7:06 am por Invitado

» [Re-apertura] Gizem - Normal [cambio de botón]
Jue Jul 17, 2014 10:26 pm por Invitado

» { Spectra Entertainment —Hermana [YAOI]
Mar Jul 08, 2014 4:16 pm por Gintoki “Grim” V. Sakata














MÁSTER TENNEN PAAMA
GINTOKI "GRIM" V. SAKATA
PERFIL - MP
TÚ OXÍGENADO ADMIN
VICTOR K. MOONSPELL
PERFIL - MP
ADMIN
BUSCANDO UN AMOR
PERFIL - MP







SOULMATE

GOLD


pandoralovers
SILVER

Academy Dark Wind

Pulse
Crear
Hatfield Universitiy
 
OnatabanaCrear foro
Bleach: Shadow Of Seireitei
Danger Clan
Infection Rol
OPPUGNO THE LIGHTS
Shinobi Wish Nova Orbis
Souls & Swords
Falthirien[k]ing Project
Sword Art Online (SAO) photo 3535_zps8cc7883a.gif
 photo 40x40-1.pngStanford University
London City RPG

Forbidden City

kuroshitsuji RolKiefer University

Game of Thrones
 Teen Titans New Generation
 Pokémon Soul

Baltofans-vocaloid
Shaman King Fukkatsu RolGakuen Shingetsu Rol
Pandora: Shin Seiki
League of Legends Rol
HOLYWELL CITY RPG

School Codes
Survival PokerCrear foroSG

Ciudad Hino [
Human DesireHell Guns RolDS
School of devil Wayi
BRONZE


DIRECTORIO





TOP

Shiki Topsite!
Vote for Homines Hortum at Top Site List PlanetOnigroup Top List
Vera's Tales TopsiteKuroi Bara Top List
 Wonderful Nightmare Top Site


BLOG'S

Forbidden Paradise
Mangas YaoiMangas Yaoi








PRÓXIMAMENTE







Este skin ha sido diseñado en su totalidad para el foro Reckless University, por su web máster Swag “Swaggie” X. McCoy, la cual fue muy amable en cedernos la totalidad del diseño para poder editarlo a nuestro gusto. la edición; el color, la historia y totalmente su administración es para el Staff de Homines Hortum; el cual no tiene ninguna objeción si alguna de las imágenes editadas que han de ver les guste y puedan tomarlas con el permitido crédito; cualquier plagio está completamente prohibido. El widget de Staff ha sido obra de Ramona de osc. Gracias por su tutoría de ayuda.
El contenido es obra de la administración de #Homines Hortum. Idea original basada del foro #Hortus Deroum el cual el administrador principal obtuvo el permiso de editar la historia y ambientarla de una manera diferente a la original. El foro quedo en estado inactivo. Idea original de #Oriana Ojeda, Ideas editadas y parte de la originalidad de #Gintoki “Grim” V. Sakata #. Diseño grafico realizado por #Gintoki “Grim” V. Sakata. Todas las tablillas son propiedad del #Staff de Homines Hortum. La originalidad es lo que llama la atención, no plagies. Se educado.


credits.
pictures: © zerochan, deviantart & we♥it
skin: © Reckless University
lyrics: © Gintoki “Grim” V. Sakata
© -



♥ Homines "Yaoi" Hortum




Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Jue Ene 23, 2014 6:03 pm

Algunos niños corrían por las calles. Los pequeños estaban jugando al pilla-pilla alegremente, y por poco no se tropezaron con la figura encapuchaba que caminaba en silencio. Esa figura sostenía un maletín negro, complementando sus oscuras vestimentas. Algunos de los niños retrocedieron asustados, y el que había chocado con el desconocido parecía estar a punto de mearse encima. Bien sabían que algunos individuos se tomaban la justicia por su mano cuando algún mocoso les molestaba. La figura extendió su mano hacía la cabeza del chico, una mano enguantada... el niño cerró los ojos, como aceptando su fatal destino... y soltó un gruñido incrédulo al sentir como ese hombre le revolvía el pelo como un padre a su hijo.

-Tened cuidado cuando juguéis por la calle- aconsejó una voz severa bajo la oscura capucha.

Y tras eso siguió su camino bajo la silenciosa mirada de ese grupo de pilluelos.

El visitante no era de ese barrio. Vestía y tenía la presencia de alguien con poder, y la calidad de sus ropas no era algo fácil de ver dentro de esos barrios para gentes más humildes. Recibió todo tipo de miradas por ello. Cautelosas, calculadoras, curiosas, desconfiadas, admirativas...

Pero las ignoró todas.

Pues pese a no ser del barrio sabía muy bien a donde encaminarse. Después de todo, el alquimista XIII tenía una memoria prodigiosa. Valerius por fin llegó a su destino: una casa que hubiera necesitado más de una reparación, una mano de pintura y... bueno, en definitiva ser derruida y construida de nuevo. Suspiró al ver que lo poco habían cambiado las manías del dueño de la casa. Y también suspiró para sí mismo. Esa tarde iba a necesitar muuucha paciencia. Pero era... necesario. Tenía que conseguir su ayuda. Y por ello, venía preparado. El peso de su maletín le otorgó cierta seguridad.

Se acercó a la puerta que distaba mucho de ser una puerta, y llamó con firmeza. Por poco se cargó la madera...

Negando con la cabeza, suspiró y dijo en voz alta.

-Gintoki, soy yo. Tenemos que hablar-



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Jue Ene 23, 2014 6:50 pm

El olor entraba por sus fosas nasales, sentía el mar y podría producir una sensación de ansiedad. Lo que veía delante de sus ojos no era nada más que aquella casa donde solía vivir, alejado del mundo que se caía en pedazo por los humanos. Aquellos que acabaron con el mundo donde él nació. Dirigió una mano hacia un lado y esta cruzo el cuello de una persona su sonrisa era resplandeciente, sentía que sus mejillas ardían, sin embargo, todos aquellos sentimientos basados en suposiciones falsas eran ciertamente molestas. No sentía nada de eso, al contrario el calor que subía por su cuerpo le causaba nauseas, sentía su estomago que se removía con amargura, sus piernas envolviéndose en la sabana del futon y su respiración entrecortada comenzó a apretarse. El lugar oscureció, lo último que logro ver la sangre cubriendo su cuerpo y delante de él un niño de cabello morado llorando.

. ¡AH! —se levanto alterado, su corazón estaba latiendo rápidamente, miro hacia la ventana cubriendo su cara con su mano derecha, su gran mano estaba completamente sudada, los últimos rastros de la pesadilla iban desvaneciéndose al momento de lograr escuchar con claridad los sonidos profanados por sus vecinos. Inhalo una cantidad de aire, no necesitaba respirar siempre como los demás, pero eso le tenía el corazón alterado. Otra, más… se recordó. Desde ese día seguía teniendo la misma pesadilla que había muerto con los años, apretó su mano y golpeo el suelo, le había perdido y ahora era para siempre. Escuchaba el sonido de los gemidos en su cabeza, los gritos de su amado y luego su misma imagen penetrándole pero no era él… Yo, no soy ese bastardo cerro de nuevo sus ojos, tan idiota, tan estúpido… ¿Cómo cayó en una trampa de UT? Sin duda, si no estaba él para protegerle, no había nadie. Miro su mano y mordió su labio era un imbécil, estaba solo en esos momentos. Giro a ver hacia un lado, su compañero de piso no estaba, un policía como él tenía trabajo, él… a lo mejor conseguía para comer. No es como si se fuese a morir por falta de hambre, solo una ansiedad más, solo era eso. Camino con molestia hasta la sala, encontrando una nota avisándole que se había ido a trabajar que limpiara el apartamento —. Como si fuera a hacer eso —aventó la nota al suelo, caminando entre la basura del día anterior. Camino hasta la cocina observando todo lo que estaba servido alrededor, ¿Qué sería lo que necesitaría ahora? Solo necesitaba respirar aire fresco, ocuparse de algo para que esa pesadilla se fuese de nuevo. Un baño, eso era lo que necesitaba. Gintoki camino hasta su baño, que era lo único que se encontraba limpio de toda la casa, bueno era el baño. Encendió la ducha y comenzó a tomar un baño, ya eran las diez de la mañana, no había dormido absolutamente nada desde que se acostó —a las 7 de la mañana, que llego borracho luego de una salida con uno de sus vecinos—, al salir del baño se vio al espejo y enjuago su cara, su albino cabello se encontraba más desordenado de lo normal, sus ojos se veían más pequeños ¿había llorado en la pesadilla? Qué tontería. No hay lágrimas, para derramar. Un pecado, es un pecado, se recordó suspirando —. ¡Vamos Gin-chan! —se animo, el mismo. Que forever alone, se recordó mentalmente.

Camino hasta la sala luego de vestirse. Su típico Kimono blanco encima de su pantalón de color negro y su camisa abierta con los bordes rojos, el hombre caía a un lado y sus piernas subidas en la mesa café mientras devoraba tranquilamente una barra de chocolate junto a su más fiable leche de fresa. Viendo al hombre del clima —que tanto le gustaba ver—, en lo que pasaba el día y recibía por lo menos una llamada. Pero nada, no llamaban. La Jump, revistas Yaoi, entre más y más cosas hacia dentro de su casa más se aburría. Termino por recorrer toda la sala moviéndose de un lado a otro, primero en el mueble, luego termino acostado en la mesa y al final termino en el mueble delante de este. Se levanto y comenzó a limpiar la casa —. Casa limpia, corazón contento y dinero en el bolsillo —trato de convencerse, de nuevo. O eso era lo que quería aparentar. Miro la casa limpia y camino hasta la mesa donde era su centro de trabajo, saco la Jump más vieja que tenia y comenzó a recortar a los dibujos que salían en esta, jugando con ellos como si fueran muñecos de acción ¡No barbies! ¡Muñecos de acción! Joder. La puerta fue tocada, si fuese un amable niño que quiere ofrecerle sus servicios hubiese tocado con gentileza, pero ese toque no era de un niño… trago seco, reconocía esa presencia —Gin… Gintoki-sama no se encuentra —fingía voz delicada. En lo que se levantaba sin hacer ruido caminando hasta la ventana trasera de su casa. ¡Negocios con el gobierno! ¡Jamás! Ya tenía suficiente con cuidar a uno de sus policías, para tener más trabajo y él. Ese hombre nunca tenía nada bueno cuando le pedía ayuda. Abrió la ventana de su casa, acostumbrado a huir de su casero ahora también tenía que huir del gobierno, Gintoki no tenía nada bueno.

OFF<3:
http://www.youtube.com/watch?v=oFuyONPEGAo <-- Voz que intento hacer. La de Honey. 0:48





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Jue Ene 23, 2014 7:30 pm

—Gin… Gintoki-sama no se encuentra —

Un ligero tic apareció en la ceja de Valerius. Ese maldito idiota... ¿de verdad aún seguía utilizando esos trucos? Se pasó una mano por la cara, armándose de paciencia. Siempre que VI se escapaba para ver a V, mandaba a casi un pelotón para que localizaran a su irresponsable gobernante y al gandul de su amigo. Esos dos tenían la facultad de crear más problemas que 10 catástrofes naturales juntas... bueno, no estaba siendo justo. Se había quedado corto. Muchas veces tenía que ser él en persona quien tuviera que abandonar su puesto de trabajo para poner orden en esos dos. Pero eso no era lo peor... no, lo pero es que muchas veces él mismo acababa liado en las "travesuras" de esos dos tunantes.

"A veces pienso que soy muy generoso al considerarlos mis amigos"
suspiró mientras se bajaba la capucha y dejaba que la dañina luz del día acariciara su rostro. Conocía a Gintoki. Quizás no tanto como VI, pero... esos dos siempre le habían atraído por su... su... no sabía como definirlo. Los sentía como pequeños soles, a veces podían iluminar a quienes les rodeaban, y los atraían con su gravedad, pero... otras veces quemaban al contacto y podían crear verdaderos agujeros negros de catástrofes. Y como conocía a Gintoki, sobretodo porque tenía siempre a alguien vigilando que estuviera medianamente bien, sabía su patrón de... conducta. Por no decir de escape.

Se desplazó en silencio hasta la ventana trasera de la casa. La estructura trasera de dicha casa estaba aún peor si eso era posible. Justo se posicionó enfrente del cristal (algo rajado...) cuando se abrió, mostrando a... su presa.

-Buenos días, Gintoki- hizo una leve reverencia. -Me alegra ver que sigues tan idiota como siempre- comentó en tono educado, como si estuviera hablando del tiempo. - Y yo que estaba pensando darte esto... -alzó el maletín, y lo abrió... dentro estaban los más exquisitos parfaits de todo Hortus Deorum. Nada más abrir el maletín su dulce olor inundó el lugar. -... mientras teniamos una pequeña y amena charla. Ya sabes... como en los viejos tiempos. -el tono casual seguía ahí, pero la trampa de acero ya estaba puesta. Además, tenía una opción B en el caso improbable de que su opción A fallara. Le resultaba un tanto.. frustrante tener que recurrir a esos métodos, pero... la situación lo requería.

Lo que había descubierto... necesitaba la ayuda de otro alquimista. Él no podía hacerlo solo. Y menos él, cuyas habilidades siempre habían sido orientadas hacía la erudición, y no al combate.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Jue Ene 23, 2014 7:50 pm

Maldijo por lo bajo, al ver aquella cara de pez que tenía delante de sus ojos —como si él no tuviera la misma cara—, sus ojos se encontraban juntos y su expresión que no mostraba absolutamente nada era la típica, sin duda ese tipo de encuentros eran los que más le molestaban. Lo olvido, era la niñera de VI la que estaba delante de sus ojos, si, sin duda la niñera más molesta del mundo. La ventana se escucho un poco como si se fuese a caer, sin embargo, Gintoki término sentándose en el barandal con sus piernas arrodilladas directamente hacia el rostro de él —. Se ha equivocado, soy el clon de Gintoki-sama, por favor regrese cuando Gintoki-sama haya regresado —claro. ¿Quién se creería esa estupidez? Nada bueno salía cuando esos dos aparecían a su alrededor. Y nada bueno seguirá pasando si esos dos ¡Siguen a su alrededor! Se hubiese mudado lejos como lo hizo I, sin embargo, seria aburrido. No tendría Parfait y mucho menos conseguiría la Jump en la tierra perdida, sin duda lo único que podría hacer era aguantarse a todos esos hermanos era la palabra adecuada para definirlos. Si, sin duda esa era.

Estiro su mano y toco la nariz del ajeno —. ¿Qué quiere el pescado del gobierno en mi humilde morada? —que no era ni la mitad de lo uno que de lo otro. Comenzando porque no era su casa y ni la pagaba bien para vivir en ella y lo segundo es que tampoco era humilde a lo mucho ha estafado a muchos de los que les vendieron muebles u otras cosas. Sonrío con burla, comenzando a hurgar su nariz escuchándole, ciertamente ya estaba acostumbrado a la mayoría de los insultos sin categoría que sus queridos hermanos, suelen utilizar con él. Abrió sus ojos y sus mejillas se colorearon de un ligero toque rojizo, una sonrisa se dibujo en sus labios sin embargo se detuvo antes de tocar la maleta —. Esto es un maldito engaño, ¿no es así Valy? ¿Qué es lo que quieres del gran Gintoki-sama? —a pesar de todo lo que estaba diciendo, en sus manos ya tenía un Parfait saboreándolo, en lo que se bajaba de la ventana y la dejaba abierta —, te invitaría a entrar, pero ya que estas en la ventana entra por ahí; me da igual —movió su mano de un lado a otro, rodeando el escritorio y sentándose en el mueble señalándole para que su visitante se sentara. Gintoki había sido comprado por una maleta llena de Parfait, lo más natural del mundo —, aunque los Parfait solo son para escucharte. No estoy interesado en hacer un trato contigo si no me ofreces algo interesante —jugó con la cuchara —que siempre tiene en su bolsillo—, dentro de su boca.

Gintoki había aprendido de todo lo que había vivido en tratar a las personas de diferentes formas, sin embargo, su forma de actuar siempre estaba escondiendo algo que le beneficiaba a él. Aunque su dicho no cambiaba por nada del mundo: Lo que es importante para el cliente, es importante para mi; intentando engañarse a él mismo, jugando con los sentimientos de los demás, tomaba importante cualquier recado que quería, metiéndose en su vida ello para poder salir de aquella esfera donde había estado durante muchos años. Movió su rostro de un lado a otro, al sentir la pulsación de aquella pesadilla todavía en su cabeza, mordió su labio luego de meter una cucharada de helado en su boca —. No ha venido a jugar conmigo, por lo cual no está. A lo mucho se escondió en su piscina de marshmallow; ya sabes —él deseaba una piscina de leche de fresa. Sin embargo, al ver su expresión, levanto una ceja Lo presentía, más problemas, si, más de los que últimamente tenia.





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Jue Ene 23, 2014 8:25 pm

Un nuevo tic apareció en su ceja ante la contestación de Gintoki. Si en algo no se le podía ganar era en contestaciones absurdas. Pero lo importante de un sujeto como ese era no seguirle la corriente. No podías dejar que él llevara la voz cantante, porque entonces podían pasar dos cosas: que ofendiera a alguien (y según quien podía ser bastante molesto y peligroso), o que acabaras enredado en su locura. Como muchas veces le había pasado a Valerius sin que hubiese podido evitarlo. Si algo le consolaba de todo aquello, es que al menos parecía tan fastidiado como él de aquel encuentro. Le agradaba ver que no era el único que estaba sufriendo.

Gintoki extendió su mano desde la ventana para tocar con gran osadía su nariz. Si hubiera sido cualquier otro le hubiera arrancado el dedo de un mordisco... aunque no fuera un comportamiento muy educado. Inspiró aire, y lo expulsó con lentitud por la nariz. Ah. ¿Pescado del gobierno? ¿De donde demonios había sacado ese mote? Cada vez que le veía siempre se inventaba uno nuevo. Con lo fácil que era llamarle Valerius. ¡Valerius! Era un nombre digno y hermoso. ¡Joder...! Encima... ¡se estaba hurgando la nariz delante de él! Tuvo que cerrar un momento los ojos para borrar esa imagen de su retina. Pero su "gloriosa" memoria siempre lo conservaría. Nuevamente un tic hizo temblar una de sus cejas cuando deformó su querido nombre en "Valy". ¿¡Valy?!

"Respira... respira"
se masajeó la frente, mientras le atravesaba con la mirada. Tenía que mantener su poker face. No podía dejar que notara todo lo que le irritaba escucharle. Ahh... estaba empezando a lamentar que fuera él a la única persona que pudiera acudir.

-No es una trampa, es una muestra de mi buena voluntad para contigo, Gintoki. Se que nunca tienes la nevera llena- comentó llanamente, mientras procuraba no pensar mucho que estuviera aceptando la invitación de entrar... por la ventana. Con Gintoki nunca se podían hacer las cosas normalmente. Se desabrochó el abrigo una vez dentro, y como le daba miedo colocar su abrigo en cualquier superficie dentro de esa caótica vivienda, la sostuvo con un brazo. Su impoluto traje negro, de camisa blanca y corbata negra relució en el desastre que le rodeaba.

"¿Es que quiere hacerse amigo de las ratas?"
pensó con una mueca.

Tomo asiento en el sitio que le ofrecía (tras inspeccionarlo y limpiarlo primero, por supuesto) y se lo quedó mirando fijamente. Entrelazó sus dedos enguantados, en una postura relajada.

-No he venido a hablar de VI, de hecho, él no sabe que estoy aquí... si se enterara sería problemático- cerró por un momento los ojos, como si la idea le diera dolor de cabeza. -El asunto es... complicado. Ni yo mismo me lo acabo de creer- destrenzó sus dedos, y su mano no mecánica se introdujo dentro de su abrigo. Sacó un papel doblado. Lo abrió y lo extendió sobre el escritorio, de forma que pudiera ver bien lo estaba en él dibujado. Sobre un pentagrama, en el centro, estaba dibujado una lengua con un ojo.

-¿Has visto alguna vez ese símbolo Gintoki? ¿Sabes a quien pertenece?-




Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Jue Ene 23, 2014 9:23 pm

Mordisqueo la cuchara que tenía en su labio en lo que seguía comiendo el Parfait. Más que importarle lo que le rodeaba en esos momentos era más importante ¡mucho más! Lo que estaba comiendo en esos momentos. Sin duda para él, lo único importante en el mundo era la azúcar, el dulce, los Parfait y la leche de fresa. Si, su nevera nunca estaba llena de comida buena, siempre estaba llena de basura —dulces y cartones de leche de fresa—, aunque ahora tenía que moderarse con su querido compañero de piso. Estiro su mano y saco otro tarro de helado abriéndolo y comenzando a comerlo, envasados en aquellos recipientes que conservaban el frío era lo mejor del mundo. Seguía babeándose con sus pensamientos en lo que escuchaba a lo lejos lo que estaba diciendo su querido hermano no de sangre pero si era hermano de alguna forma. Aunque, no soportaba ver su cabellera albina, plateada totalmente lisa… ¡¿Por qué rayos la de él era totalmente ondulada?! Si pudiera… ¡Si pudiera tener el cabello liso! Sería el hombre más feliz del mundo. Tener el cabello como en esos cosplay baratos que me colocan el cabello liso ellos, solo se burlan de mi cabello ondulado ¿es así? Movió su cabeza de un lado a otro, quitando esa idea de la cabeza, se estaba saliendo del verdadero contexto.

. Tú nunca tienes buena voluntad, pez. Sé que tienes algo en mente —casi nunca se equivocaba cuando pronunciaba aquellas palabras, pero luego se detuvo y levanto una ceja —. Hey, Valy. ¿Quién te ha dicho que casi nunca tengo la nevera llena? ¿Es que acaso me estas vigilando? ¿Sabes que eso se llama acoso? —con su ceja levantada y soltando acusaciones que muchas veces podrían ser falsas pero no. ¡Para él todo era verdad! Sin embargo, qué más daba. Le estaba dando helado. Volvió a morder un poco de helado perdiéndose en el sabor de este, ahora que lo recordaba si Valy quería hablar tendría que tratarse de algún trabajo lo que recordaba que tenía que ser amable con sus invitados —. Si quieres té, hay en la cocina. La estufa se enciende con un fosforo si vas a calentar el agua para él té. El resto debes saberlo hacer ¿no? —le pregunto moviendo su mano de un lado a otro, tomando otro de los refractarios que traía el helado.

¿Asunto problemático?. ¿Es que estas embarazado de VI que no quieres decir nada? Bueno, me lo esperaba —dijo de lo más tranquilo, en lo que metía una cucharada en su boca. Bajo la mirada y levanto una ceja frunciendo un poco el ceño, bajo sus manos cruzándolas sobre sus rodillas mirando el suelo durante un largo momento, mordió su labio con sus dientes, apretando con tanta fuerza que sintió un dolor punzante dentro de sus labios al levantar la mirada tomo aquella hoja acercándola a su rostro, mirando aquel símbolo con total seriedad, el silencio del lugar era totalmente molesto e incluso la forma en la que el albino observaba el símbolo daba estrés —. No lo sé, no lo conozco —estiro suavemente su mano y la hoja comenzó a bajar suavemente hasta caer en la mesa —. ¿Qué quieres que haga con eso? No me gusta jugar al héroe —susurro con su ceño fruncido, la cuchara que seguía en sus labios vacilo hasta quedar en su mano y encima de aquel recipiente que guardaba el helado.

Claro que lo sabía, o es lo que trataba de ignorar. No quería incluir en su vida gente que tuvo que haber muerto hace muchos años atrás, sin embargo, el pasado le iba a perseguir por toda la vida si seguía haciéndose el idiota después de todo. Aunque nada dura para siempre: Esa ley no sirve en aquellos que son inmortales, como ellos. Los alquimistas.





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Vie Ene 24, 2014 7:29 am

"Otro de sus estúpidos motes... ¿me puede decir alguien en que me parezco a un pez? Aunque ahora agradecería tener un  tiburón a mano... para tirar a este idiota y sus ocurrencias a sus fauces" pensó Valerius mientras le sostenía la mirada. Una mirada que siempre le había llamado la atención por el color de sus iris. Un rojo oscuro que recordaba muy bien a la sangre. Parecía que el destino le indicaba que iba a ver más sangre que casi cualquier otro ser vivo. Además, si uno de los dos tenía que ser llamado pez... ¿no lo era más Gintoki? A veces ponía cara de besugo, y su mirada... bueno, un pez muerto tenía más expresividad.

Ah, pero Valerius tampoco era de los que mostraban en su rostro todo lo que pasaba por su mente.

Aunque con su última pregunta estuvo tentado de esbozar una mueca divertida.

-Soy una persona ocupada. No perdería mi tiempo vigilándote... lo que no me impide poner a alguien que si lo haga. Así que si, te estoy vigilando, pero no directamente- respondió con su habitual sinceridad. ¿Cómo no iba a vigilarlo? ¡Solo había que mirar en el estado de caos en el que vivía! ¡Uno de los alquimistas! Y uno de los alquimistas más problemáticos... por no decir que impredecible. Como cuando dejo el gobierno...

Valerius negó levemente con la cabeza, alejando esos pensamientos. No, no venía a hablar de eso. Tenía que concentrarse. Por mucho que Gintoki consiguiera el efecto contrario...

De hecho se tuvo que contener mucho, ¡pero que mucho! Para no asestarle un señor puñetazo ante su comentario de estar embarazado. ¿¡Pero como había llegado a esa conclusión?! ¿¿¡¡Cómo que se lo esperaba??!! Su abrigo, que estaba descansando en su regazo, estaba siendo brutalmente estrujado, aunque su rostro solo se enrojeció levemente a causa de la ira.

Pero se contuvo. Tenía que hacerlo... si ni siquiera había empezado hablar del asunto que venía a reunirlos a ambos. Tendría que haberse tomado algo antes de venir que calmara sus nervios... sobretodo porque las últimas horas habían sido de todo, menos tranquilas...

Cogió de nuevo la hoja entre sus dedos enguantados. Se esperaba esa respuesta. Lo que ya no sabía era si era sincera o no. Con ese hombre nunca se sabía.

-... muy bien, entonces te lo explicare. Y de una forma tan sencilla que hasta tu me puedas entender- contestó Valerius, arqueando las cejas. -Pero mientras me tomaré ese té que me has ofrecido. - se levantó y depositó el abrigo en la silla.

Se arremangó las mangas de su chaqueta, desatando los botones que ajustaban las muñecas de la camisa. Observó el estropicio que era esa cocina. Había cosas mezcladas, mal colocadas, y el fregadero suplicaba por una buena limpieza. Conteniendo una mueca de asco busco el té y algún recipiente que estuviera medianamente limpio para calentar el agua.

-Puede que no te guste jugar a ser el héroe del día, pero te gusta jugar Gintoki, siempre te ha gustado... y esa es una de la razones por la que eres tan pobre como una rata- le comentó mientras inspeccionaba las cazuelas. -Increíble... no sabía que aún existía este tipo de aparatos. ¿Te gusta vivir en el pasado? Estupendo, porque lo que vengo a contarte se remonta de hace bastantes años atrás- encendió el fósforo y el fuego empezó a crepitar mientras el agua se calentaba. Valerius se acomodó en el marco de la puerta de la cocina, donde podía vigilar el agua y a Gintoki por igual.

-Veras, ese símbolo de ahí pertenece a la secta que rinde culto a Agagliareth, también conocido como Agaliarept o Agliaret. Fue un gran general del infierno, comandante de legiones. Su poder era algo muy problemático: poseía la capacidad de descubrir todos los secretos. Sus seguidores eran muchos, devotos y fieles. Hubo un tiempo en que rivalizaba con UT. Cuantos más seguidores, más sacrificios le ofrecían, mas secretos se desvelaban, más muerte y caos se desataba por ello, y más poderoso se volvía. Por eso, nuestro amigo Agag pensó que podría hasta descubrir los secretos de UT y... derrocarlo- Valerius se encogió de hombros. -Sobra decir que la jugada no le salió bien, y fue sellado por ello.- entrecerró los ojos, para asegurarse que Gintoki no se había quedado dormido.

Carraspeó por si acaso y continuo.

-Si hay algo de vida inteligente aún pululando por tu cerebro, te estarás preguntando que tiene esto que ver conmigo... y contigo- Valerius se acercó al cazo donde el agua ya estaba barboteando. Guardó silencio mientras se preparaba el té. Cuando termino, llevo el vaso con cuidado hasta la mesa y se volvió a sentar frente a Gin.

Mientras observaba el contenido de su vaso, su mente iba ordenando la gran afluencia de datos que iba a tener que exponer.

-Hace dos noches... entraron en mi casa. Mataron a mi personal de servicio, a mis guardias, e incluso a mi lograron dañarme parcialmente- explicó en voz baja. En su mirada había cierta ira mientras movía los dedos de su mano mecánica, en un claro indicativo de donde había sido golpeado. -No pude ver bien al culpable, tal y como había entrado, consiguió escapar, pero... por fortuna, se habían desatado demasiados hechos angustiosos en mi casa que me permitieron "ver" lo ocurrido- ahora Valerius alzó su otra mano, indicando con ello que había utilizado su poder de Retrocognición. Bajo su mano y suspiró. -Eran buenos hombres los que murieron esa noche, leales y de buen corazón... no les deseaba esa clase de final- sus ojos esquivaron la mirada de Gintoki, mientras procuraba que la tristeza no se filtrara en la misión que había que realizarse. Había visto ya a tantas personas buenas morir a lo largo de su vida que ya tendría que estar acostumbrado. Pero, en cierto modo, le aliviaba no acostumbrarse nunca del todo a tales hechos. Aún seguía teniendo base... humana.

Carraspeó, recuperando el dominio de si mismo, y se encaró de nuevo con el señor cara de besugo.

-Dentro de lo que pude ver, estaba ese símbolo. El atacante lo llevaba colgando del cuello.- movió el té entre sus dedos, antes de echarle un trago. Aún quemaba y su sabor no era el mejor... ¿pero que podía esperar viniendo de esa casa? -Conocía ese símbolo, pero no podía ubicarlo... y eso en mi solo puede significar una cosa: es un recuerdo que he guardado en mi Banco- su dedo se deslizó perezoso por la boca del vaso. -Y así era...y con ello pude averiguar porque habían entrado en mi casa, y que era lo que buscaban en mi sótano- miró de nuevo el símbolo dibujado en el papel como si fuera una broma de mal gusto. -En mi sótano guardó muchas cosas que he ido reuniendo con los años. Algunas por mero interés cultural... otras porque son peligrosas según en que manos. Una de esas cosas peligrosas es... esta- se empezó a desabrochar la corbata. Se la quito con un fluido movimiento y se abrió parte de la camisa para enseñarle a Gintoki un colgante. La cadena era de plata y brillaba aún con la pobre iluminación que inundaba la casa. Pero lo que atraía la mirada era la gema que colgaba de la cadena. Era negra, y parecía absorber la luz que los rodeaba. Brillaba siniestramente, y un extraño frío pareció inundar el lugar cuando fue mostrada. -Gintoki, te presento al sellado Agagliareth- agitó el colgante, como si estuviera presentando a un viejo amigo, y no a un poderoso demonio, sediento de venganza. Se volvió a guardar el colgante al cabo de unos segundos. -Y... eso no es todo. - nuevamente rebuscó en su abrigo y sacó una nueva nota. Este papel era indudablemente más viejo, pero aún podía verse lo que estaba escrito en él. -¿Qué puedes descifrar de esto?- Valerius ya sabía la respuesta, pero quería poner a prueba a Gintoki... y sobretodo ver si le había estado prestando atención.



La hoja vieja...:



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Vie Ene 24, 2014 2:41 pm

Otra, estúpida aventura, pensó. Realmente no estaba dispuesto a jugar con cualquier cosa que se hubiera presentado ese día, pero esa pesadilla no dejaba de calcinarle la cabeza, lo que le daba debilidad en esos momentos. Habían cosas del pasado que prefería olvidar, cosas de las cuales nunca estaba interesado, por lo cual dejaba que todo se acabara con el tiempo: Amor, amistad, alegría. Nada de eso duraba para siempre, y él personalmente lo sabía, porque Sakata Gintoki, un japonés que vivió al principio de la época cuando el mundo se estaba formando, se convirtió en un alquimista y luego de eso ver el mundo pasar delante de sus ojos lo iba a arruinando poco a poco. Todo lo que tocaba con sus manos desaparecía, siempre se pregunto el motivo de aquello, es que acaso, desde que nació estaba asegurado para fracasar en las emociones. Río, por lo bajo y solo para él mismo; lo sabía, estaba maldito desde antes de conocer a UT. Deslizo su mano hacia la mesa y la cuchara cayó en esta, sin hacer un ruido tan molesto, sentía las pisadas de las personas fuera de la casa, la cabeza le estaba explotando poco a poco los olores que era capaz de mantener fuera de su nariz estaban regresando poco a poco, como si tuviera resaca, poco a poco la cabeza le estaba explotando.

. Eres un acosador sexual, o estás jugando a los detectives. Alguna de las dos está mal vista, ¿qué piensas que voy a hacer? A parte, aunque me vigiles no tengo pensado regresar al gobierno. Es molesto —giro su rostro hacia la ventana, su casa no era la mejor de todas, sin embargo, le gustaba. De alguna manera le hacía permanecer tranquilo, si él viviera en aquel gran edificio perdería la libertad. Una libertad que siempre deseo, y cuando finalmente la tuvo dejo que todo se fuera a la mierda. Suspiro, y coloco una mano en su mejilla observando hacia la ventana de nuevo, como si encontrara las respuestas que quería fuera de esta.

Río, con tan solo imaginarse a Valy embarazado de VI. Sin duda era una buena vista. Aunque realmente no algo que se esperaba, sobre todo con el hombre que estaba delante de sus ojos. Le miro y observo que apretaba el saco, estaba llegando a su límite, soltó una gran risotada que cubrió con su mano, sus mejillas se encontraban rojizas con solo ver su expresión —. ¡BOOM!, y explotaste —se burlo. Negó suavemente sin duda conocía la forma de molestar a todos aquellos que eran sus hermanos en el pasado, muchos de ellos se enojaban fácilmente y otros simplemente caían en la palma de su mano; eran tan… fáciles de molestar. Si, fáciles…

Le miro, y observo de nuevo la mesa —. Por favor, estoy a tu cuidado —sonrió. Estiro de nuevo su mano para tomar otro helado pero su mano se detuvo en el aire, bajo la mirada de nuevo hacia la mesa observando aquel maldito símbolo que no le traía nada bueno a la cabeza. Le conocía, perfectamente. Maldijo por lo bajo, porque quería hacerse el desinteresado de ese asunto y que lo mantuvieran lejos, pero al parecer no iba a pasar. No ese día, suspiro y levanto su mirada hacia el techo de su casa observando con algo de molestia los rayos de sol que se filtraban por la ventana. Escuchaba a los niños correr de un lado a otro, lo sabia su oído no era tan bueno como el de Kaz, sin embargo, algo debía hacer con él ¿cierto? Se enorgullecía de su olfato por lo cual era como un perro. Pero, él no era el perro del gobierno, no lo fue en el pasado, ahora en esos momentos. Que estupidez

. Incluso una rata tiene mejor vida, ellas tienen comida gratis —le contesto estirando su mano para tomar la revista que se encontraba a un lado comenzando a leerla, realmente no tenía ganas de escuchar algo que ya conocía, prefería ignorarlo e hacerse el idiota con cada palabra salida de XIII, pero sabia más que nadie que iba a ser arrastrado le guste o no. Muchos en ese mundo eran la clave del éxito de UT, ellos los alquimistas lo eran por lo cual tener enemigos que se opongan era fácil encontrarlos. Sobre todo a él, quien poseía dentro de su cuerpo una maldición hecha por el mismo UT que marcaba completamente su cuerpo, tal vez, eso le hacía perder el conocimiento de él mismo; ya que podía hacer, era la marioneta de UT a pesar de no darle totalmente conocimiento de eso. Aprendiendo a controlarla durante los años, nunca pudo hacerlo para detenerse antes de herirle a él… vio su sonrisa una vez más, y sintió que su cabeza comenzaba a palpitar, maldijo por lo bajo y quedo acostado en el sofá con una pierna levantada, mostrando su rodilla hasta la cocina —. No me gusta la historia, y lo sabes muy bien. Prefiero las matemáticas —y no era diferente, Gintoki siempre prefirió las matemáticas sobre cualquier razón, un genio matemático, el resto de los asuntos caían con lo que el realmente era, inhalo un poco de aire y cerro sus ojos colocando la Jump en su cara.

Gintoki río un poco. Secretos de UT, era muy fácil decirlo, pero muy difícil. El, quien lo conocía personalmente; quien hablo con él a sus cinco años desde ese momento descubrió que su mente no era igual a la de cualquier en el mundo. Su mente rivalizaba demasiado con la de DIOS, nadie sabía lo que pensaba, nadie entendía concretamente lo que podría pasar por su mente. Ag-chan realmente la tuvo difícil en sus días en los cuales no estaba sellado. Incluso él, quien se mantenía alejado de todo aquello veía con sus propios ojos la muerte de muchas personas gracias a esta secta, lo vio una vez y quedo embelesado, sin embargo, fue incapaz de hacer algo; después de todo era un idiota. No podía oponerse a UT en esas condiciones, cuando la marca tomaba poder y cubría completamente su cuerpo, suspiro y volvió a ver las páginas de la Jump, se veían oscuras después de todo no estaba leyendo, ellas cubrían el sol por si le entraba sueño de la historia contada por su querido hermano. Odio las historias de terror, se recordó, aquella era una de muy mal gusto.

No, no me lo pregunto. Lo sé. Sin embargo, le dio la razón. ¿Por qué estaba él metido en todo esto? Sin duda era algo que iba a ser resulto poco a poco. O él mismo le iba a decir, ciertamente no estaba interesado en los romances que había tenido con los miembros de esa secta, pero él estuvo involucrado en algunos casos cuando trabajaba con la policía en Londres —cuando Londres existía—, se vio envuelto en algunos casos. Lo escucho sentarse delante de él de nuevo, con sus ojos puestos en la Jump no hizo ningún sonido se encontraba “dormido” expuesto a cualquier situación que pudiese pasar.

. Eres un miembro del gobierno, ¿Cómo es posible que hayan podido entrar a tu casa? No, esa no es la verdadera pregunta. ¿Estás seguro de que no tenías a alguien filtrado en tu casa? Entrar a la casa del gobierno incluso para mí es casi imposible. No hablo de que lo supieran abiertamente, esa secta hay demonios que controlan a los humanos, que los controlaban… y ahora los Numan, quienes tienen dones son capaces de ser controlados más abiertamente por los demonios ¿no has pensado en esa posibilidad? A parte, eres un alquimista… ¿Cómo es posible que te lastimen? Eres un idiota —no quito en ningún momento la revista que estaba en su rostro, sin duda aquello le estaba dejando con un mal sabor en la boca. Le gustara o no, ya estaba totalmente dentro de eso, la cabeza ya le estaba doliendo la historia no le gustaba, soportaba totalmente las matemáticas, le relajaban sin embargo, cuando se trataba de algo de este estilo era molesto, odiaba ver el pasado.

. Y otra razón, por la que las guardas. Es que eres como un viejo cascarrabias que colecciona las cosas de sus hijos incluso desde que estaban bebés —le contesto, bostezando. Quito la revista de su rostro y se sentó en el mueble con su pierna encima de este, observo aquella joya y sus ojos se abrieron. Se levanto automáticamente de la mesa y camino hasta la cocina, el resto de cosas no quería entenderla sin duda las cosas que cruzaban en esos momentos por su cabeza le estaban dando un dolor molesto. Abrió la nevera y saco un cartón de leche de fresa, bebiéndolo. Hay, apoyado en la alacena de su cocina golpeteando suavemente aquel lugar, le estaba doliendo la cabeza; la sujeto durante un rato y luego frunció el ceño. Y de nuevo, vamos allá, pensó. Su mano cubría la mayor parte de sus rostro, uno de sus ocelos rojizos con un iris realmente pequeño observaban al hombre que se encontraba en la sala, aquella energía le estaba filtrando dentro de su cuerpo como si fuera absorbida incluso por sus más profundos pensamientos. Los cuerpos volando, atravesados por cuchillos y luego la sangre bebida por todos los miembros, los suelos moviéndose constantemente por los terremotos causados por ellos y luego los humanos siendo devorados por demonios. El alquimista abrió sus ojos y su respiración era agitada. Maldijo, una vez más por lo bajo y camino hasta la sala con otra caja que saco de la nevera, si seguía así la leche de fresa iba a morir.

. ¿Qué es este mal gusto en juegos de palabras? Da nauseas con solo verlo. ¿Y esa letra? —le observo frunciendo un poco el ceño —. Oye, Valy. Ellos no tienen el collar lo tienes tú, ¿no es más fácil guardarlo en un lugar donde no puedan entrar? Digo, esos sujetos no descansaran hasta liberara a Ag-chan de su prisión. Y este papel lo único que me da es mala espina. Sabes que soy malo para descifrar acertijos y mis intuiciones son tan malas como cuando tú luchas. Lo que me da a entender que si no es un conjuro para liberar el sello, esos de la secta quieren apoderarse del mundo luego de ser traicionados por DIOS y por UT —no le importaba mencionar ese nombre aun, estando en un mundo donde el DIOS era UT —. No es que te estuviera prestando atención, esa Jump ya la había leído y me la sabia de memoria —menciono, moviendo su mano de un lado a otro.





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Vie Ene 24, 2014 5:31 pm

Vaya. Para alguien que se había tomado tantas molestias en fingir estar dormido, estaba de lo más parlanchín. Si, de hecho parecía... demasiado animado. ¿Estaría nervioso, incómodo? ¿Porqué? Los ojos de Valerius se entrecerraron, intentando ver a través de su hermano alquimista. Había algo en este tema... que le estaba obligando a fingir indiferencia. Y no lo estaba logrando del todo. También había cierto brillo en sus ojos carmesíes que le hacían parecer... ¿molesto? Ahhh... ojalá Gintoki fuera más fácil de leer. Aunque que fuera tan opaco lo volvía un individuo más interesante...

Escuchó sus comentarios en silencio. Con el mentón alzado, tranquilo. Tenía las manos entrelazadas sobre la mesa. El vaso de té estaba su lado. Ya había consumido la mitad, pero aún así, humeaba por lo caliente que estaba. En cuanto Gintoki termino de hablar, y de moverse... (su comportamiento se estaba volviendo más y más sospechoso)... Valerius ordenó las ideas y teorías que el otro le había ido exponiendo. Incluso en algunos casos sentía que Gintoki se las había restregado contra su cara. Algunas ya las había barajado, pero otras fueron un interesante punto de vista. Al final no iba a ser mala idea haberse ido a reunir con ese idiota amante de los números.

-Como bien has dicho, han entrado en un edificio del gobierno. Desconozco si con ayuda desde dentro, o no. Pero eso me hace plantearme la seguridad de los sitios, en teoría, "inexpugnables". Mi casa tiene los mejores sistema de seguridad que han sido creados hasta el momento. Y han entrado...- le miró con intensidad. -Por lo que ahora el único sitio que me parece seguro donde guardarlo soy yo- declaró con firmeza, alzando el mentón con orgullo y hasta con cierto desafío de que se atreviera a llevarle la contraria. -No quiero que más personas puedan ver sus vidas dañadas por un grupo de fanáticos sin cerebro-  se acomodó en el asiento, mostrándose plenamente satisfecho con su resolución. -Y no me lastimaron. -gruño, irritado ante eso. -Solo dañaron mi mano mecánica cuando me atacaron por sorpresa- quiso matizar, llevado por ese mismo orgullo.

Como no quiso armar un revuelo por el asalto, tuvo que escabullirse en mitad de la noche para buscar un local totalmente ajeno a él, para que le repararan las zonas dañadas de su mano. Había sido realmente mala suerte que dieran justo donde las juntas son más vulnerables. Aunque visto lo visto... se estaba pensando si había sido realmente mala suerte, o una puntería excepcional.

Tras esos se tomó unos instantes para poner nuevamente sus ideas en orden, y clavó su mirada acerada en los ojos sangre de Gintoki. Tenía un aspecto extraño... y sino fuera porque era imposible, hubiera jurado que estaba enfermo mientras bebía su tan adorada leche de fresa. Iba a preguntarle si se encontraba bien... pero lo mejor era soltar lo más "divertido" de todo. Entonces... puede que le invitara a una copa.

-En cuanto a esa hoja... es una profecía inscrita en una tablilla que encontré hace muchos años en los restos de un templo en las profundidades de Asia- agitó la mano, como quitando importancia a como había encontrado ese templo, y donde estaba emplazado. -Ese templo me llamo la atención porque era uno los últimos bastiones de culto que habían existido en honor a Ag-ch... -se interrumpió ante esa vulgar forma de llamarlo. Maldita sea, las tonterías de Gin podían ser contagiosas. - En honor a Agagliareth.- dijo finalmente. Carraspeó. -Tras superar algunas pruebas que dejaron en el templo, para que los curiosos no abordaran sus secretos sin pagar un precio, encontré este mismo símbolo en un pequeño altar. En ese altar, guardado como oro en paño estaba una tablilla de arcilla, en la que se podía leer esto- señaló el viejo papel. -Por fortuna se me ocurrió leerlo antes de coger la tablilla, ya que estaba tan vieja que se deshizo en mis manos- suspiró, como si aún lamentara esa perdida. -Y tras leerlo, lo memoricé y lo apunté en ese papel- subió sus manos hasta tapar su boca, y su mirada se afiló, clavándola inmisericorde en Gin. -Y ahora... viene lo interesante y complicado- los ojos de Valerius brillaban. -En cuanto tuve la confirmación de que esa secta aún pulula por este mundo, rebusque entre mis archivos hasta localizar esta... profecía. En ella se explica el método para liberar a Agagliareth. O más bien, lo que se necesita- arqueó la cejas. -Tarde bastante en descifrarla y... aún confío en haberme equivocado. Iré explicándote cada parte- hizo una pausa, y sin mirar el papel, empezó a recitar:

"Aquellos coronados con halos de nieve,
y que en su corazón hayan conocido el dolor de la traición,
Hijos del opresor, en su sangre portaran la llave de la liberación.
Serán reconocidos porque sus nombres formaran unidos
la vida que otorgaran al caído"


-Empezare por la parte de "Hijos del opresor, en su sangre portaran la llave de la liberación." Para los seguidores de nuestro amigo Agagliareth, el opresor no es otro que UT. Menciona a los hijos de este, pero al llegar a esta parte creo que los traduje mal... ya que concuerda más como "seguidores". Al parecer la sangre de estos seguidores son el remedio de romper el sello. Bien, ¿hasta aquí claro?- no espero una respuesta y Valerius siguió hablando. Parecía un profesor entusiasmado con una clase ante su alumno más prometedor. Solo había una pequeña diferencia. Valerius no estaba ni de lejos entusiasmado, y Gintoki... distaba de ser un alumno aplicado. - "Aquellos coronados con halos de nieve, y que en su corazón hayan conocido el dolor de la traición". Esta frase esta señalando que las personas elegidas para ser sacrificadas, seguidoras de UT, tienen los cabellos blancos... y que ambos están marcados por el dolor de una traición importante que marcó sus vidas- Valerius aquí bajo el tono de voz. No podía evitar sentirse afectado por esta estrofa. E intuía... que Gintoki también. -Y por último... "Serán reconocidos porque sus nombres formaran unidos la vida que otorgaran al caído". - Valerius tomo aire, ante lo que estaba a punto de explicar. -La tablilla estaba escrita en un antiguo dialecto hebreo. En hebreo, la palabra Jai significa "Vida" y se compone con los caracteres Jet Yod. Cada letra hebrea tiene un valor numérico, Jet=8 y Yod=10. La suma del valor numérico de Jai es 18- se creó un tenso silencio en el salón. -Adivina que otros dos números, procedentes de dos personas con cabellos blancos, que han recibido las bendiciones de UT, suman 18 Gintoki- le observó fijamente. -Tu eres el genio de las matemáticas... sorpréndeme-



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Vie Ene 24, 2014 7:28 pm

Pensándolo bien, parecía tonto estar desesperado por algo que paso hace mucho tiempo atrás. Ag-chan estaba sellado ¿no es así? Si no estaba mal recordaba perfectamente que para romper el hechizo se necesitaba la sangre de quien lo sello y debía estar muerto; hace muchos años atrás. Bueno, aunque solo era una profecía para nada interesante, mucho de lo que se categorizaba profecías eran mentiras, palabras inventadas por humanos sin oficio que buscaban conseguir dinero totalmente gratis. Sí, eso era; como la religión, distintas religiones se formaban para engatusar la mente de los jóvenes y adultos y luego robar dinero. Como aquella religión que cumplía todos los deseos de las personas, una total farsa. Si nunca hubiera conocido a UT, nunca estuviese diciendo que DIOS existía, sabía perfectamente que existía, sin embargo, la religión, la creencia de que creo todo lo que se conoce ahora es totalmente falsa. Ya que lo actual fue creado por los alquimistas, e incluso por los demonios de UT era lo que se veía ahora en el mundo. Inhalo un poco de aire, incluso el olor de la leche de fresa entro por su nariz, un hilo de baba se deslizo a un lado de su labio y lo limpio con su antebrazo, le encantaba ese olor.

“¡Gin-san! Sé que usted tiene conexiones con el diablo de UT. No necesitas ocultarlo, dímelo por favor. Quiero descubrir todos sus secretos. ¡Quiero que UT desaparezca del mundo! Solo tú, puedes ayudarme. Desde que te conocí, Gin-san”

Idiota, se repitió mentalmente al escuchar esa voz chocando en su cabeza una y otra vez. Dirigió una de sus manos hacia su rostro bebiendo por fuera la leche de fresa, sin siquiera sentir por completo el sabor en su garganta, esta quemaba como si estuviera bebiendo cerveza caliente. Sus labios se entreabrieron tan solo un poco y soltó una pequeña risa de sus labios luego de escuchar la conclusión a la cual estaba llegando su hermano. Sin duda, decirle eso a él ¡El hombre que no cuida sus palabras! Era una tontería, una infamia y totalmente una estupidez, a los únicos que perdonaba esas tonterías era a Kaz, y claramente a él. De tan solo recordarlo, la cabeza comenzó a palpitar No ahora, pensó. Sin duda, el demonio que estaba dentro de él, le estaba volviendo loco —aunque no era ni un demonio, ni estaba cerca de ser uno—.

. Eso es porque te confías de todos. Una sonrisa y estas moviendo tu cola a cualquiera que te trabaje bien. En vez de estar acosando a alguien que tiene las posibilidades de sobrevivir en la calle, deberías averiguar con quien trabajas. ¿Eres idiota? No espera, que pregunta es esa. Lo eres —suspiro, metiendo una mano en el bolsillo sacando una paleta —no se cansaba de los dulces—, sin duda era un lindo punto de vista lo que estaba diciendo —. Entonces, ¿Qué mierda vienes a hacer en mi casa? ¿Atraerlos aquí? Ves a encerrarte con el sello de Ag-chan a otra parte —movió su mano, como si estuviera echándolo de su casa. Tan idiota, eso era una de las cosas que tanto le gustaban de aquellos que eran alquimistas como él, la humanidad que seguía dentro de todos incluso, aunque no lo supiera y la estuviera guardando Tú también la tienes, ¿no es así? pensó, mirando hacia la ventana, sin embargo, una gran carcajada resonó de sus labios —. ¡Eso es tan patético! ¡¿En serio?! ¡Atacar a un alquimista por sorpresa! ¿Es que acaso eres más inservible que Yamcha? ¡Vamos!

Seguía riendo, mientras sujetaba su estomago. Aunque no debía mencionarlo demasiado él más patético era él, quien sin duda se asustaba por cualquier cosa: Los dentistas, Los fantasmas… ¿El pasado? Sí, sobre todo ese. Suspiro tratando de tranquilizarse en lo que abría sus labios con diversión. Aunque guardo silencio, esos sujetos no lo habían atacado por pura suerte Ya te conocen idiota, seguramente estuvieron averiguando bastante sobre nosotros alquimistas, hijos de UT; así eran llamados —él se salía de aquella categoría—, los once humanos que crearon el mundo. Sin embargo, seguían apareciendo en las festividades doce luces en el cielo, la plateada era la suya, para decirle a I que ellos seguían vivos, que tonto era aquello. Sin duda, que idiota era él.

Rasco su nuca cuando trato de calmarse, y se encorvo un poco para juntar sus manos. Estas se entrelazaban entre sí, manteniéndose firmes y sin moverse ni un solo momento. Sus labios marcados con una sonrisa en estos y el silbido que salió de sus labios fueron de sorpresa. Qué comenzara a explicar para que todo terminara, si quería deshacerse de la secta que lo diga de una vez, solamente es ir y romper algunas cabezas… sin duda sus pensamientos nunca cambiaba sin embargo, eso implicaba llevar esa cosa a donde se encontraban. Podría ser o no peligroso, llevar al centro de batalla lo que querían conseguir, implicaba muchos puntos a favor de ambos, una emboscada o la fuerza mayor. Pero el albino, quien dejo de luchar hace años iba a perder seguramente, ya no tenía la confianza de adentrarse a una batalla sin salir totalmente ileso no se atrevía a sacar su espada y cortar cabeza, a lo mucho golpeaba con su espada de madera. La sujeto contra su mano observando lo que se tallaba en su mango, infantil. Río suavemente, girando su rostro de nuevo.

¿Templo de Asia?, frunció suavemente el ceño, así que las funciones del culto no habían acabado. Bueno, era de esperarse Asia y Europa estaban tan cerca en la antigüedad que no se esperaba que se trasladaran a ese lugar. Sin embargo, un templo antiguo de Asia donde hubiesen trabajado, ¿Qué estaría haciendo en un lugar sagrado? Aunque los templos… no siempre eran bien vistos en los occidentales como muestras sagradas. La mano de Gintoki cubría sus labios en lo que escuchaba las palabras de Valy, seguramente muchos de los seguidores de Ag-chan se encontraban en las tierras que ahora eran habitadas y controladas por los alquimistas. Homines Hortum, era su lugar de reunión o vamos, como no lo pensó antes. Europa y Asia ahora se encontraban unidos —. Realmente parece, como si Ag-chan hubiera adivinado que los alquimistas iban a unir todo el mundo. ¿No te parece lógico y estúpido de la misma forma?ese bastardo, quiso agregar, pero guardo silencio. No era necesario hacerlo de esa forma. Le escucho y comenzó a reír —. Qué idiota eres, ¿Por qué dañas cosas importantes? —le pregunto levantando una ceja.

Sus labios se encontraban sellados, y una sonrisa se mostro en sus labios. Igual, iba a dejar que él terminara de contar todo lo que estaba diciendo ya que su conclusión en si era bastante interesante. La forma en la que Gin veía las cosas iba más allá de lo que realmente quería. UT en vez de deshacerse de sus enemigos los dejaba a merced de los alquimistas para que estos jugaran con él. Ese bastardo no tenia limites para joder la vida a aquellos que fueron otorgados con la inmortalidad. Gintoki inhalo una cantidad de aire para luego expulsarla. Sus manos jugaban entre su ropa mientras todas las palabras expresadas por su querido compañero eran dictadas, no quería meterse demasiado en este asunto de hecho ni siquiera quería ver de nuevo aquella piedra de color negro que se encontraba delante de sus ojos, era como una maldición. Una gran maldición.

. Lo siento, pero no creo que sea 18 —menciono suavemente, sus manos se estiro tocando el papel —. Lo has traducido bien, es “hijos del opresor. En su sangre portaran la llave de la liberación” Jet, sin duda es la letra de la vida. Nos habla de vav, zain quien conecta arriba el jatoteret quien viene siendo como un puente delgado y encorvado. Se supone que así es la vida según los antiguos hebreos. Temor: Vida, cuya expresión completa vendría siendo el amor. El número de Jet es 8. Si te hablo del pasado ocho para mí no significa absolutamente nada, pero si te hablo del presente… creo que la letra más adecuada para definirlo será “bueno” Tet que significa 9. ¿Qué significa nueve en este mundo? Los alquimistas que lo están gobernando. “El bien oculto dentro de él” Nueve materias que contraen la impureza, mantienen un equilibro para llevar a este mundo a un estado en el cual puede considerarse “puro – bueno” Es el símbolo de la verdad y la eternidad. ¿Eternidad? Inmortalidad. Y ahora… ¿Por qué no es 18? Sencillo. Si arriba nos guía a los nueve que gobiernan el mundo ¿Qué hacen los otros cuatro? Dalet, el hombre pobre, recibe caridad del hombre rico ¿entiendes mi punto? Son como una puerta, la abertura de lo que representa el mundo. Aquellos quienes a pesar de tener poder se dedicaron a ayudar a los que ya tenían suficiente poder es bueno comparándolos. 18 no está nada mal sin embargo… —Gin se levanto y camino hasta la mesa, dibujo el número 18 en un papel y luego borro la parte de adelante dejando un simple 13 —. ¿Qué crees que signifique el trece? —garabateo un poco más con los papeles —. ¿Sabes que significa D.T? —mordisqueo un poco el borrador del lápiz —, si lo vemos desde el punto de vista de los Numan seria: Después de ti ¿correcto? Estoy jugando, es abreviación. Tet y Dalet lo que realmente significa es Después de UT. Abreviación D.T. —se estiro buscando la maleta que trajo —. Eso es lo que yo realmente pienso de eso, soy malo con la historia el docente eres tú. Ah, me ha dado dolor de cabeza —Gin se estiro abriendo sus labios.

OFF<3:
Si no explique bien dime ; ; lamento dañarte la teoría pero cuando me puse a investigar y busque la posible traducción de Tet y Dalet me apareció D.T lo que para mí es la abreviación de D.UT por lo cual me pareció divertido ; ;





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Sáb Ene 25, 2014 8:57 am

Mentiría si dijera que alguna de las contestaciones de Gin no le dolieron. Algunas parecían ser pequeñas dagas que se clavaban contra su orgullo y sus principios, dispuestos a humillarlos, y demostrarle que era una tontería confiar en la gente que le rodeaba. ¡Si, le habían pillado por sorpresa! No tenía una habilidades perceptivas tan impresionantes como muchos de sus hermanos, o como el idiota que tenía delante. Él siempre lo había sacrificado todo por el conocimiento, por el saber... descubrir verdades de la historia del mundo que nadie más pudiera captar. Para él, que le dieran la inmortalidad al principio fue un regalo. ¿Qué historiador no sueña alguna vez con poder ser un testigo directo de todos los grandes acontecimientos que años más tarde son estudiados con verdadera veneración? Él tuvo ese privilegio. Pero también descubrió el lado amargo de ello. Era duro ver como las personas que conocía, buenas personas, crecían, envejecían y morían. De hecho, algunos no tenían tiempo para envejecer, ya que algún accidente podía llevárselos por delante. Eran tan frágiles. Tan... volátiles. Aún así, vivían con una intensidad que él estaba perdiendo... Otras muchas veces él tenía que elaborar su propia muerte para que no sospecharan de lo que era. Y separarse de ellos.

Por eso, cuando vio al personal de su casa, muerto... ¿cómo no iba a distraerse y bajar la guardia? Los sentimientos de pena aún los seguía teniendo... No tenía un corazón de piedra.

Se obligó a no contestarle, a dejarle que le insultara y le humillara. En parte se lo merecía, así que no iba a callarlo... ni a cortarle en dos, como una pequeña parte de él estaba deseando hacer. Es más, le escuchó con atención. Por muy idiota que fuera, y por la escasez de modales de los que hacía gala, ofrecía un punto de vista diferente. A veces tenía la sensación de que la mente de Gintoki funcionaba de forma diferente al resto de alquimistas. Y con la teoría que plasmó en un momento para su sorpresa, le daba la razón a esa teoría.

"D.T ... Después de UT" pensó, siguiendo esa nueva teoría en su mente. Cerró por un momento los ojos, sumergiéndose en los conocimientos reunidos desde hacía siglos en su cerebro. El silencio de la casa, y del exterior le ayudaron a concentrarse... y a darse cuenta de otro pequeño detalle.

Por primera vez en mucho tiempo, esbozó una media sonrisa.

-Igualmente, parece que los alquimistas estamos hasta el cuello en este asunto y...- abrió los ojos, observando a Gintoki con intensidad. -Ya sabes que soy un hombre al que le fascino la Ilustración... todo hecho debía ser probado por la razón y la experimentación de este, para que se aprobara dicha teoría- cogió su vaso de té, que había estado muy olvidado y gracias a ello ya estaba casi frío. -Antes me has dicho que si quería atraerlos aquí... la respuesta a eso es... si- dio un pequeño sorbo a su vaso. -Cuando he venido a verte pude sentir que me estaban siguiendo... si realmente necesitan a los alquimistas, no tardaran en mostrarse- jugueteó con el vaso en su mano, como si estuviera esperando ese momento. -Dime... ¿no notas el silencio que se ha instalado fuera de esta casa?-



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Sáb Ene 25, 2014 2:06 pm

Bajo la mirada de nuevo observando el papel que estaba delante de sus ojos, sus manos de nuevo lo tomaron y comenzó a hacer garabatos encima del papel, dolor de cabeza y una mierda, estaba pensando en muchas cosas en esos momentos sobre todo en el hecho de que las cosas iban pasando con demasiada rapidez, sus labios se entreabrieron suavemente mirando el numero marcado en el papel ¿Por qué todo giraba ahora en ellos? Alquimistas, era un simple titulo. Realmente la gente sentiría lastima si todos contaran su pasado, que incluía muerte de gente que amaban, personas que convivieron con ellos, que ahora ni siquiera huesos pueden tener sus cuerpos, eso… si todavía se consideraban cuerpos. Deslizo su mano hasta su mejilla observando su casa, ampliando una pequeña sonrisa realmente vivir en ese estado le causaba la más mala de las impresiones pero que podría hacer, no era como si quisiera vivir en un palacio u en una casa normal, todo le daba igual. Realmente igual, inmortalidad solamente era un don que les brindaron, sinceramente nunca hizo nada bueno para merecerlo pero I estaba ahí, viviendo con ellos, apoyándolos y luego fue traicionado y los abandono en el nuevo mundo, Papá, era tan idiota… sí, para Gin, I había sido un idiota total… ¿Por qué seguía confiando en ellos? No, ¿Ellos se seguían preocupando por él? Todos los años enviaban luces al cielo para que él se asegurara de verlos, de que seguían vivos… ¿Pero que les aseguraba a ellos que él también lo estaba? Intuición, tal vez; sea eso. Rebusco en su bolsillo, como si algo le molestara dentro de este, pero no encontró nada, con sus manos en los bolsillos y moviendo su pierna de arriba hacia abajo se encontraba sentado en aquella silla. Cerro sus ojos, esperando que su hermano hablase. Tonterías, seguramente estaba pensando. Quién sabe.

Abrió sus labios dejando que saliera un bostezo de estos. Tengo sueño…, pensó rascando su nuca en lo que se daba vuelta en el mueble y cerraba los ojos, si su hermano se colocaba a pensar totalmente en sus pensamientos le iba a tomar algo de tiempo, por lo cual él podría dormir con la mayor comodidad del mundo, sin embargo, un olor que no conocía en el barrio se infiltro por su nariz, un olor que al parecer intentaba mantenerse oculto de las demás personas ahora la tenían varias, azufre; olor a muerte. Sus ojos no se cerraron, al contrario mantenía su mirada puesta en el mueble —luego de darle la espalda a Valy—, mirando con indiferencia aquel lugar. Era como un perro, siempre lo había sabido. Una boca bastante grande para ladrar a cualquiera e incluso tener un buen olfato siempre se sintió orgulloso de aquello, pero hasta él tenía cosas que no podría hacer. Expresar sus sentimientos, bajar la guardia… en el mundo solo habían tres personas que eran capaces de que él bajara la guardia.

. No me digas… ¿Alguna información nueva? —le pregunto con sarcasmo, comenzó a jugar con la cabecera del mueble y uno de sus dedos, su casa… de nuevo iba a ser destruida seguramente, ¿Cuántas veces no había pasado ya? Siempre era un desastre porque la mayoría de los que le odiaban atacaban en su casa ¡Cada vez que les daba la gana! ¿Es que acaso no tenían modales? Bueno, si él los tuviera fuese diferente ¿no es así? Sin embargo, no los tiene; tampoco los tiene por lo cual es una mierda, totalmente —. Si, todavía me pregunto si lo que tenia Voltaire en su cabeza era su cabello… o una peluca —metió un dedo en su nariz —el más pequeño—, hurgándolo con flojera, en lo que escuchaba lo que mencionaba su querido compañero, realmente no tenía ganas de molestar, sin embargo, era bastante divertido en cierta manera hacerlo.

. Eres un desgraciado —susurro suavemente, realmente lo era y se levanto del sofá permaneciendo sentado en este, realmente no iba a tener tiempo de flojear en todo lo que restaba el día, ya que gracias a su querido amigo no iba a tener tiempo ni de respirar. Sus manos quedaron colocadas en la parte de arriba del mueble y frunció el ceño —. Bien, ya hemos hablado suficiente… ¿Qué es lo que quieres que haga? Soy un trabajador independiente, palabrerías como descifrar una antigua teoría no van conmigo. Ve directo al grano Valy, que cuando la danza comience no habrá ni tiempo de pensar en lo que seguirá en el plan —sobre todo, porque él no era un hombre de planes, el silencio de afuera era evidente, sin embargo, no lo tanto para alarmarlo, a lo mucho habían ocho hombres, que rodeaban la casa, la presencia de ellos era casi nula sin embargo, a pesar de ocultar el 99% de su presencia todavía quedaba el 1% por lo cual… —. Si mi casa, es destruida… pagaras todos los gastos —le señalo con la paleta del dulce que tenía en sus labios.





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Sáb Ene 25, 2014 9:10 pm

¿Se sentía mal por llevar a esos desgraciados ante la casa de Gintoki? No. Es más. Ojalá le destruyeran la casa. Así Valerius tendría la excusa de construirle una nueva, más adecuada. Si, adecuada en el sentido de colocar pequeñas cámaras y micrófonos por las habitaciones. No es que fuera un pervertido o un voyeaur. Era cierto que cuando no ponía esa cara de besugo, Gintoki tenía cierto atractivo que no le concedería ni muerto, pero... si hacía todo eso era por su seguridad. Un alquimista siempre sería un objetivo en este mundo. Los alquimistas eran el poder. Y Gin estaba... solo. Apartado del resto. Aunque no tanto como I... pero ese ya era otra historia.

Encajó impasible el insulto de Gintoki cuando le reveló su plan.

Tenía motivos. Ahora estaba implicado, si o si. No podía negarse. Ahora sabían donde localizarlo.

-Como tu has dicho, ya hemos hablado bastante. Tenemos muchas teorías, muchas pruebas y la carta ganadora en nuestro bando- enumeró, refiriéndose por último al colgante del demonio sellado. Se ajustó mientras hablaba los guantes de sus manos. -Pero todas esas teorías, pruebas y demases... no tienen ningún valor si quienes desean su poder desaparecen- su mirada se  afiló, adoptando un cariz siniestro. -Lo que quiero Gintoki, es muy simple. Localizar su guarida aquí, en Hortum, localizar a cada miembro de esa condenada secta y no dejar títere con cabeza. Y para eso necesito tu ayuda. Una ayuda que será generosamente pagada - se levantó de la silla y se colocó delante de su hermano alquimista, haciendo una leve reverencia. -Sabes que soy hombre de palabra, puedes confiar en mi.- se llevó una de sus manos hasta la altura de su corazón, jurándolo.

Segundos después su mirada se desplazó a una de las ventanas que daba al exterior, como calculando cuanto tiempo tenían antes de que empezara la fiesta.

-Lo primero es lo primero: nuestros invitados de afuera. Intenta dejar alguno vivo si puedes. Si puedes. -matizó, con un suspiro, como si Gintoki fuera un niño travieso. -En el caso contrario, utilizare mi Retrocognición con ellos... a ver si podemos averiguar donde se esconden- justo termino de pronunciar esas palabras cuando un disparo resonó en el aire, junto con el escándalo de unos cristales al romperse. Una bala acababa de atravesar el cristal de la ventana y había pasado a escasos centímetros de donde estaba los dos alquimistas. -Creo que te llaman, Gintoki- Valerius se sacudió la melena, como si ese asunto no fuera con él.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Dom Ene 26, 2014 2:04 am

Algo que no le gustaba, y que nunca le gustaría era aquella cara que formaban sus hermanos no de sangre —vuelvo a rectificar—, pero hermanos de alguna u otra forma. Sin embargo, cuando sonreían o cuando solían meterlo en sus planes nada ¡Nada! Resultaba totalmente bien, y lo tenía totalmente claro. Alguien o salía lastimado o terminaban destruyendo una casa, un edificio, un auto, una tienda, un árbol, incendiando un bosque, llenando de residuos tóxicos un rio o terminarían en una orgia —nada mal por cierto—, sin embargo, en esa orgia algunos terminaban penetrados por donde no debían. Se puso azul de tan solo pensarlo, y coloco sus manos entre sus rodillas, realmente era una mierda lo que estaba pasando en esos momentos Debiste huir por el baño Gintoki, por el baño se repetía, ahora no solamente acababa de meterse en una situación de vida o muerte —no tanto por la ultima—, ¡pero si de vida! Joder si dejaba alguno vivo seguramente le arruinaría la vida, todos iban a saber que ese bastardo, inútil e idiota era un alquimista… bueno Eso no suena mal, pero… ¡No! Ya tenía suficiente con su vida como para que más problemas se vinieran encima, solo iba a ayudar al gobierno, exacto… él es la Yorozuya, está ayudando al gobierno… al gobierno, se repetía una y otra vez en la cabeza.

Una carta ganadora, que no me da buena espina…, pensó. En esos momentos todo lo que tuviera que ver con Ag-chan realmente era una mierda. Comenzó a zapatear el suelo en lo que lo escuchaba hablar, su forma de decir las cosas le daba más dolor de cabeza del que ya tenía. Comenzó a hurgar su nariz en lo que colocaba una mano en la cabecera de la silla, una sonrisa se veía reflejada en el rostro ajeno lo que le daba a él, mala espina. Suspiro, inhalando una cantidad de aire luego de haberlo desechado de aquella forma, mientras enterraba más el dedo en su nariz —. Si, entiendo… entiendo. La Yorozuya hará todo lo necesario para ayudar al asqueroso gobierno que le roba a los pobres y débiles ciudadanos (aquí ingresar el nombre de Gintoki) por lo cual es mejor colocarse a trabajar —menciono tranquilamente levantándose de la silla.

Invitados afuera, aquello realmente no le molestaba en lo absoluto. La espada que estaba en su cintura fue sujetada con su mano. Matar a alguien, tenía tiempo que no hacia aquello, mordió su labio ¿alcanzaría a hacerlo ahora? La sangre en si no le causaba nada de terror, pero si, ya no podría verla de la misma forma desde hace muchos años atrás. Luego de aquello que fue pronunciado por sus labios —. ¿Por qué todo el trabajo sucio me toca a mí? —la pregunta desato la ventana rota, la bala unos pequeños centímetros delante del pie de Gintoki, y su piel totalmente pálida, que comenzó a cambiar a medida de que iba enrojeciendo volviendo de alguna manera a su color natural. Le miro durante unos segundos, cuando la sorpresa fue desapareciendo —se burlaba del ajeno al principio, y al que tomaron por sorpresa fue a él—, realmente era un idiota —. ¡Balas! ¿En serio? ¡Peleen como hombre! —grito, escucho que golpeaban del piso de abajo y a continuación el grito de su casero —¡Cállate bastardo! ¡Todavía es temprano para que estén los cobradores aquí! ¡Idiota Tennen Paama! —su piel se coloco totalmente pálida y golpeo el piso de abajo con su pierna —. ¡Cállate viejo! ¡Y escóndete debajo de tu puta cama! —cuando dijo eso, otro cristal fue roto, y así continuaron hasta que los agujeros fueron hechos en la puerta de la casa del albino, un tic se marco en su ceja y comenzó a caminar hasta la salida —. Espero… que esto lo recuerdes, tú idiota cara de pescado de cabello liso. Te hare pagar por cada una de estas cosas —le señalo para colocarse sus botas —aun tenia costumbres japonesas—, y salir directo hacia la calle.  

Mala idea, pensó observando a los tres sujetos que se encontraban delante de él, vestidos con una gabardina de color negro. Dos se encontraban en su techo —no tuvo necesidad de voltear a verlos, el olor y la presencia eran detectables—, dos más en las casas de alado y luego el que se encontraba detrás de él, no le sorprendió, sin embargo, la velocidad que utilizo le dejo desconcertado —¿Sakata Gintoki? —el albino trago seco y abrió sus labios —. ¿Quién solicita a ese inútil? —pregunto suavemente —, se encuentra sentado allá… mi nombre es Shintarou —señalo suavemente hacia atrás, sin embargo el golpe de la espalda le hizo volar hacia las casas del frente de un gran golpe.

Gin coloco sus manos en el suelo antes de aterrizar por completo y golpear la puerta sosteniéndose con estas y girando hacia atrás, para terminar sentado en el suelo, mientras lo sobaba suavemente y se levantaba. Los dos sujetos que estaban al frente se encontraban de pie, con los dos que estaban en el techo. Los de la casa se encontraban en sus posiciones con armas y el que lo golpeo se encontraba todavía en la casa —Sakata Gintoki, en estos momentos te encuentras rodeado, ven con nosotros lentamente y sin decir absolutamente nada. Si lo haces, todas las personas del barrio se irán lentamente a sus casas.

Giro hacia un lado, y luego hacia el otro buscándolos. Los niños que jugaban felices se encontraban amarrados a un lado del callejón vigilándolos se encontraban aquellos que se encontraba en la casa de la izquierda. No escuchaba el llanto, pero las lágrimas bajaban por sus ojos. Detrás de ellos se encontraba otro, aunque fuera lo suficientemente rápido, no llegaría antes de que le cortaran la cabeza a uno. Cuatro delante de él, uno amenazando a los niños. Dos en los techos y el que estaba en su casa, que al parecer era el líder. Sí, que le habían vigilado bien para posicionarse en donde se encontraban. Soltó una gran carcajada y sujeto su frente bajando la mirada Mierda, no puedo utilizar mis poderes así. Si altero la gravedad todas las casas caerán aquello le causo una gran gracia que los enemigos lo observaron, lanzo un largo suspiro de sus labios y levanto sus manos Sin embargo…. ¡Bien! ¡Lo entiendo! ¡Ustedes ganan! ¡Me rindo! —grito. Junto sus dos manos y amplio una sonrisa —. Bromeaba —sonrío suavemente en lo que susurraba —Pozo de gravedad, Gin-sama versión —la espada que se blandía en su mano termino de nuevo en esta, en lo que caminaba con suavidad hasta donde los niños se encontraban, desatándolos —. Vayan donde el viejo —señalo el bar bajo su casa, en lo que esquivaba las flechas dirigidas por los dos que se encontraban en las casas, frunció el ceño por no utilizar tanta fuerza, entre más lejos este el usuario La gravedad disminuye, pensó. Que idiota era.

Sin embargo, no tanto. Sonrío, la pelea solo estaba comenzando.

OFF:
Soy culpable, quedo corto. No comencé la pelea porque me dio sueño <3  

________________________________________________________________________________

Formación de un pozo de Gravedad: Gintoki junta sus dos manos provocando una gran cantidad de gravedad bajo el cuerpo de su víctima que es capaz de provocar una gran alteración en el cuerpo de esta persona, controlando no solo la gravedad si no que aumentando y disminuyendo su cuerpo, provocando que el cuerpo del cual este atrapado en este se sumerja en un infierno sin fin.





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Dom Ene 26, 2014 1:22 pm

"... por favor, que alguien le explique a ese idiota que si vas a poner un mote a alguien... ¡tiene que ser más corto que su nombre! ¡O pierde su funcionalidad!" pensó exasperado Valerius en cuanto Gintoki salió afuera. El alquimista XIII se paso una mano por la cara, mientras oía las quedas protestas del civil que vivía bajo la casa de su hermano. "Menudas compañías..."  negó con la cabeza, y con paso tranquilo se acercó de nuevo hasta la mesa. Ahí continuaba su té. Lo cogió, y con paso tranquilo se dirigió a una de las ventanas rotas. Haciendo un favor a su dueño, se termino de cargar el cristal, y se sentó en el alfeizar para observar el espectáculo.

"Vaya, son unos cuantos" pensó Valerius mientras tomaba lo que le quedaba de té y observaba... ese intento de lucha. Podía recordar de jóvenes las luchas que a veces tenía Gin. O las no luchas, para ser precisos. Gintoki siempre era un elemento impredecible. No sabías que método de lucha iba a elegir. O que método de escapada... por eso era tan valioso para esta misión. Necesitaba alguien hábil para medirse con esas cucarachas. Y también necesitaba a alguien con tiempo libre... y dentro de los alquimistas Gintoki siempre gozaba de ello. El mismo Valerius se había matado trabajando los últimos días para permitirse estar ausente un par de semanas de sus tareas de gobierno. Lo había dejado todo bien atado y organizado. Y había encargado a si mismo tareas que mantuvieran a VI bien sujeto a su asiento de gobernante.

Volvió a centrarse de nuevo en la fiesta. Vaya. Realmente esos tipos eran cucarachas. Tomar a niños como rehenes. Bajo, pero efectivo. Al menos cuando se trataba de Gintoki (y Valerius), porque con otros alquimistas era algo discutible si intervendrían o no... Estaba decidido a ayudar en ese trance a su hermano, ya que no soportaba ese tipo de tácticas... pero no pudo evitar sonreír levemente ante la jugada de Gintoki.

"Maldito idiota... esa ha sido buena" lo felicitó mentalmente. Si, había elegido bien al hombre adecuado para esa misión, por mucho que su paciencia sufriera por ello.

Entonces el vaso que sostenía entre sus dedos explotó por los aires cuando una bala le atravesó. Adiós a su té. Uno de los tipos que estaban frente a Gintoki le había visto.

-Que falta de educación, aún no lo había terminado- comentó, mientras caía hacía delante con un ágil salto hacía el suelo, para esquivar una segunda bala. "Como si fueran a funcionar" pensó ante la inutilidad de usar ese tipo de munición. La espada fue desplegada en su mano para cortar la trayectoria de otros dos disparos sobre él. Oyó maldecir a uno de los sujetos, visto del nulo efecto de sus acciones.

-¡Cambiad!- dijo entonces uno de los hombres allí reunidos. Estaba dentro de la casa de Gin, y parecía ser el que llevaba la voz cantante. Eso, al instante, lo convirtió en un objetivo prioritario para Valerius. Cuanto más rango, más información. Intentaría dejar a ese con vida. Pero no se dejo distraer mucho por ese dato, ya que con esa misteriosa orden, algo había pasado. Los miembros de la secta habían tirado sus municiones de balas al suelo, y había cargado otras en sus armas.

Valerius frunció levemente el ceño, curioso. ¿Qué habrían preparado ahora?

-¡En parejas!- volvió a ordenar el jefe, mientras se acercaba al grupo que estaba atacando a Gin. Estaban bien organizados. Dos parejas para cada alquimista. Dos grupos de cuatro. Estaba visto que habían practicado la jugada.

Su espada brillaba bajo la luz del sol mientras el otro grupo le cercaba a él. Uno de ellos alzó rápidamente su pistola y disparo. Valerius lo estaba esperando, y alzó su espada para bloquearlo... pero para su sorpresa el proyectil se quedo pegado a la hoja de su espada. Un proyectil que emitía una lucecita roja.

-¡Mier-! - aunque la alejó de su cuerpo en el último momento, la explosión del proyectil le tiró al suelo. Aunque aturdido, gracias a la experiencia y sus propios reflejos, una vocecita en su mente le indicó que no podía quedarse quieto. Rodó para alejarse de esos cuatro en el suelo. Segundos después, justo donde había estado, en el suelo estaba clavado un nuevo proyectil. Valerius no podía asegurarlo, pero viendo el formato de esa nueva bala, podía jurar que contenía una sustancia. Alguna droga, veneno o somnífero.

"Pues si que estaban preparados" pensó un poco irritado.

-¡Gintoki, ten cuidado con esas balas!- gritó mientras se enderezaba tras comprobar que su espada había aguantado la explosión. Necesitarían de mucho más para quebrarla.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Dom Ene 26, 2014 3:25 pm

Tarde, ese bastardo lo ha gritado tarde. Cuando aquellos sujetos se dividieron varias de aquellas balas chocaron con su Bokutou de madera, no la atravesaron, eran tan débiles que comenzaron a abrirse en lo que una cantidad de humo comenzó a cubrir la vista del alquimista. Salto hacia atrás, habiendo inhalado tan solo un poco de aquello, maldijo por primera vez el olfato que tenía. No sintió al principio absolutamente nada, evitaba el contacto con las balas e incluso que golpearan en sus armas. Logro golpear a uno de los que portaban las capuchas en la cabeza, sonrió, jugó con la espada que tenía en sus manos y la subió a una gran velocidad golpeando su barbilla. Si ese golpe no lo mataba, se preguntaba que lo haría. No apestaban a demonios, eran humanos… ¡Numan! El cuerpo del primero cayo delante de él, el segundo no tardo en caer de igual manera. Sin embargo, el cuerpo comenzó a sentirlo pesado, las articulaciones se estaban durmiendo.

Tosió, sujeto su boca tambaleándose hacia atrás, cuando vio su mano la sangre que salía de su boca le hizo reaccionar. Ese humo… ¡Era una maldita droga! Frunció el ceño y levanto la mirada, el hombre que se encontraba ahora sentado en el tejado de su casa amplio una sonrisa. Subiendo sus manos hasta su capucha dejando que se deslizara suavemente —. Gintoki, ¿Cuánto tiempo? —el albino abrió sus ojos, con sorpresa. Sus labios se cerraron con molestia ante aquella ansiedad que nació en su garganta y volvió a toser, sujetando su rostro —, ¿eh? ¿Qué te ha pasado? ¿Te encuentras bien? —la sonrisa que formo aquel hombre, fue suficiente para dejar claro que era lo que quería. Ese bastardo, no era Numan… era un demonio, aquel que estuvo alado de Ag-chan cuando la secta comenzó, quien fue el primero en oponerse a UT. Su cabello rojo que estaba amarrado en una coleta en su cabello con algunas trenzas alrededor se le veía bastante bien, el flequillo que caía hacia adelante le daba un aspecto tranquilo, sus afilados ojos de un color dorado y sus anteojos rasgados de color negro le daban seriedad. Tenía una sonrisa en sus labios y en su cuello portaba unos auriculares.

Gintoki gimió, levantándose. Sus piernas temblaron y cayeron al suelo —. Rouga… —le llamo, una gran carcajada salió de los labios del pelirrojo, quien sacudió su cabellera sonriendo —¿Te acuerdas de mí? Qué honor. Sin embargo, no es de todo un honor, has olvidado lo más importante —y volvió a sonreír, Gintoki levanto la mirada y observo dentro de su casa, escuchando como sus cosas se rompían, frunció suavemente el ceño y golpeo su cabeza contra la pared que estaba tras de él —Naberius… el marqués del infierno. ¿O el marqués que era del infierno? Traicionaste a UT y ahora quieres derrocarlo con Ag-chan… que hombre tan rencoroso —su sonrisa se quito. Esta vez, Gintoki sonrió sujetando un poco su espada Todavía, pudo moverme… sin embargo, sintió que algo le punzaba el estomago, cuando bajo la mirada se encontraban detrás de él, con dos espadas en sus costados, cualquier movimiento le otorgaría una rápida muerte. Gintoki amplio una pequeña sonrisa en sus labios —. Has hablado mucho hoy, Gintoki. Sin embargo, si te mueves… será un problema para mí, al igual que para mis hombres ¿no te parece? Eres un pez, atrapado en tu propia pecera, ahora si… ¿Iras con nosotros? —pregunto con total tranquilidad, Gin levanto suavemente su mano y levanto su dedo del medio —. Esto es secuestro, idiota —los demás levantaron una ceja, tanto solo para levantar un dedo. Volvió a toser, sintiendo que no podría mover más su cuerpo. La droga, era bastante fuerte y sentía que penetraba completamente su cuerpo. Levanto una mano colocándola en su rostro evitando toser, algo que no podría hacer.

Esto es malo… ese bastardo sigue allá arriba solo bajo la mirada y observo las dos espadas que tocaban su piel, y volvió a levantar la mirada Pero… de esta forma, podremos ir más rápido a su guarida; a lo mucho nos dicen sus planes, no creo que nos vayan a matar si no… ya lo hubieran hecho no escucho nada más de su cabeza, solo una explosión en su casa; amplio una sonrisa Era hora…, Gin… cayó bajo los efectos de la droga, el muy idiota.
OFF:
Gin es tan idiota, que me encanta<333~

http://i.imgur.com/jCwI92f.jpg <--- Aquí la cara de uno (?)





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Dom Ene 26, 2014 6:18 pm

-¡Ese idiota!-  esa exclamación salió de los labios de Valerius cuando pudo apreciar por el rabillo del ojo como Gintoki caía al suelo. Y esta vez no parecía un farol. Miro a los cuatro que tenía delante, como si fueran los culpables de todo. Oh, espera... ¡realmente lo eran! ¿Entonces porque se iba a contener? -¿Veis a ese idiota de ahí?- comentó a sus acosadores. Se notaba que Valerius ya había perdido la paciencia, y la compostura. Ahora su rostro expresaba un abierto cabreo. -¡Se suponía que tenía que ayudarme a acabar con vosotros!- les explicó, mientras activaba el generador oculto en su mano. En ese instante, cuando su espada rozo una de las pistolas de una de esas cucarachas, este salió disparado hacía atrás como un pelele. No hace falta decir que su aterrizaje fue contra la casa de Gin. (Ese sitio parecía atraer todas las desgracias.) Y es que la electricidad que recorría ahora la espada (en un margen de 15 minutos) no era ninguna broma. Potente, pero breve. Nunca se podía pedir todo.

Aún así estaba jodido. Como Gin estaba K.O, otros del otro equipo vinieron a ayudar al otro equipo contra Valerius. Entre ellos el jefe. Le había parecido que ese pelirrojo y el señor de los idiotas habían estado hablando durante un rato. Pero estaba bastante ocupado esquivando los proyectiles que estallaban, y los dardos que contenían droga. Había conseguido derribar a dos, pero estaban empezando a cambiar de táctica, acosándolo desde lejos.

Entonces sintió un pinchazo a un lado del cuello.

-¿Que coño...?- se llevó su otra mano a la zona. Una de esos dardos acababa de darle. Lo tiró con rabia al suelo, pero lo que contenía ya había entrado en su sistema. ¿Cómo? ¡No había notado a nadie acercándose desde ese lado! Pero al girarse... pudo ver que se había equivocado, pues estaba el pelirrojo sonriente. ¿Cuando había llegado ahí?

-Ya me di cuenta en tu casa que no eres muy hábil detectando a la gente-
le sonrió, confiado en su victoria. Parecía estar disfrutando de la confusión de Valerius.

-¡Tu fuiste...! - respiró hondo, corroído por la ira. -¿Quién demonios eres tu?- siseó el alquimista. En ese momento de pausa miró a su alrededor. Estaba acorralado contra la casa (medio derruida) de Gin. Ese idiota se hallaba ahora lejos, tirado en el suelo, y custodiado por dos de sus atacantes.

-Vaya, que sagaz-
parpadeó el pelirrojo, como si estuviera sorprendido, aunque su voz rezumaba del sarcasmo. Observó interesado como Valerius, en contra de su voluntad, bajaba la espada. Un molesto cosquilleo estaba empezando inundar todo su cuerpo. Ese cosquilleo le estaba haciendo perder sus fuerzas poco a poco. Así que intuía que a Gintoki le había pasado algo similar. Antes de que se diera cuenta, ya estaba de rodillas, y tenía a ese pelirrojo enfrente. Se le estaba empezando a nublar la vista, pero antes de eso, ese jefecillo le alzó el mentón y le oyó decir:

-No os preocupéis, cuidaremos muy bien de vosotros dos-


Lo último que pensó Val tras eso es que no pensaba pagar el coste de reparación de su casa. Gintoki inútil...



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Dom Ene 26, 2014 7:06 pm






Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of evil ... [Priv. Gintoki]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.