Encarcelados en un mundo donde fueron programados para vivir. Para servir a los humanos que hicieron su creación. Los hombres arrasaron con todas las mujeres del planeta convirtiendo un nuevo mundo en solo la raza masculina. No hay diferencia de géneros, se han convertido en uno solo. Prostitución, luchas, tecnología avanzada, nuevas jerarquías… Caballeros, bienvenidos al paraíso…

Homines Hortum.



BITE ME, BABY







Conectarse

Recuperar mi contraseña








¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Miér Jul 19, 2017 2:21 am.







Últimos temas
» Saint Seiya Gold Myth
Lun Jun 29, 2015 10:51 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:58 pm por Invitado

» What's Up!? The Rules—
Lun Feb 16, 2015 9:15 pm por Kyochi Kokonose

» khanes of war (Afiliacion Elite)
Dom Oct 26, 2014 11:21 am por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Sáb Sep 13, 2014 12:50 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 4:52 pm por Invitado

» Pokémon Elysium ROL [Cambio de Botón]
Miér Ago 06, 2014 7:06 am por Invitado

» [Re-apertura] Gizem - Normal [cambio de botón]
Jue Jul 17, 2014 10:26 pm por Invitado

» { Spectra Entertainment —Hermana [YAOI]
Mar Jul 08, 2014 4:16 pm por Gintoki “Grim” V. Sakata














MÁSTER TENNEN PAAMA
GINTOKI "GRIM" V. SAKATA
PERFIL - MP
TÚ OXÍGENADO ADMIN
VICTOR K. MOONSPELL
PERFIL - MP
ADMIN
BUSCANDO UN AMOR
PERFIL - MP







SOULMATE

GOLD


pandoralovers
SILVER

Academy Dark Wind

Pulse
Crear
Hatfield Universitiy
 
OnatabanaCrear foro
Bleach: Shadow Of Seireitei
Danger Clan
Infection Rol
OPPUGNO THE LIGHTS
Shinobi Wish Nova Orbis
Souls & Swords
Falthirien[k]ing Project
Sword Art Online (SAO) photo 3535_zps8cc7883a.gif
 photo 40x40-1.pngStanford University
London City RPG

Forbidden City

kuroshitsuji RolKiefer University

Game of Thrones
 Teen Titans New Generation
 Pokémon Soul

Baltofans-vocaloid
Shaman King Fukkatsu RolGakuen Shingetsu Rol
Pandora: Shin Seiki
League of Legends Rol
HOLYWELL CITY RPG

School Codes
Survival PokerCrear foroSG

Ciudad Hino [
Human DesireHell Guns RolDS
School of devil Wayi
BRONZE


DIRECTORIO





TOP

Shiki Topsite!
Vote for Homines Hortum at Top Site List PlanetOnigroup Top List
Vera's Tales TopsiteKuroi Bara Top List
 Wonderful Nightmare Top Site


BLOG'S

Forbidden Paradise
Mangas YaoiMangas Yaoi








PRÓXIMAMENTE







Este skin ha sido diseñado en su totalidad para el foro Reckless University, por su web máster Swag “Swaggie” X. McCoy, la cual fue muy amable en cedernos la totalidad del diseño para poder editarlo a nuestro gusto. la edición; el color, la historia y totalmente su administración es para el Staff de Homines Hortum; el cual no tiene ninguna objeción si alguna de las imágenes editadas que han de ver les guste y puedan tomarlas con el permitido crédito; cualquier plagio está completamente prohibido. El widget de Staff ha sido obra de Ramona de osc. Gracias por su tutoría de ayuda.
El contenido es obra de la administración de #Homines Hortum. Idea original basada del foro #Hortus Deroum el cual el administrador principal obtuvo el permiso de editar la historia y ambientarla de una manera diferente a la original. El foro quedo en estado inactivo. Idea original de #Oriana Ojeda, Ideas editadas y parte de la originalidad de #Gintoki “Grim” V. Sakata #. Diseño grafico realizado por #Gintoki “Grim” V. Sakata. Todas las tablillas son propiedad del #Staff de Homines Hortum. La originalidad es lo que llama la atención, no plagies. Se educado.


credits.
pictures: © zerochan, deviantart & we♥it
skin: © Reckless University
lyrics: © Gintoki “Grim” V. Sakata
© -



♥ Homines "Yaoi" Hortum




The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Sven M. Edmond el Jue Ene 23, 2014 2:47 pm



the dull sky


Dennis T. Edmond || Hospitium [ Hortus Deorum ] || 4:00 PM || Sven, sale del hospital y se encuentra con su hermano esperándole.




Si no recordaba mal, lo que había durado en el hospital habían sido entre dos meses e incluso uno y medio. Sin embargo, entre más trataba en salir corriendo sin recuperarse por completo se encontraba con la figura de su maldito doctor que le enviaba de nuevo a la habitación, e incluso la seguridad de la habitación creció él día que su hermano fue dado de alta —detestaba sentirse débil—, suspiro un poco de aire y dirigió una de sus manos hacia su cabeza desordenando su cabello; ese día le daban de alta, no sentía dolor en ninguna parte de su cuerpo, podría cortarle la cabeza a ese maldito rubio que se la pasaba casi todos los días en el hospital visitando a su hermano en su presencia. ¡Su presencia! ¿Es que acaso no sabe leer la atmosfera? Regresaría al trabajo, no… la mejor forma de decirlo es que regresaría a patrullar, incluso en la cama los informes llegaban y llegaban y seguían llegando. Claro, él como el capitán de la primera división de la policía tenía que revisarlos todos… ¡Y cuando era todo! Era todo. Y aunque quería hacerse el vago, ese sujeto… estaba siempre a su lado junto a su espada para cortarlo si se hacia el vago y como no tenía ni su espada ni su bazooka aprovecho todos los momentos inoportunos para vengarse de él. Pero claro, Sven tenía inteligencia y se la cobro de otra manera. Aunque su venganza todavía no había terminado.

Termino de recoger sus cosas e incluso el uniforme negro de la policía ya lo tenía puesto, esos dos meses seguramente la casa sería un desastre, esperaba que todo se hubiera manejado como él quería, después de todo su meta era hacer de su hermano un hombre feliz. Sus manos en los bolsillos y sus piernas caminando por los pasillos del hospital, muchos enfermeros se hacía a un lado; después de todo Sven no era de los que tenia paciencia con todos los que se colocaban a su alrededor, podría cortarle la cabeza a muchos si así lo quería el adolescente pero a veces se contenía, por su propio conocimiento mental. El tema de su padre había muerto desde hace mucho tiempo, no tenía ganas de seguir con él; se encontraba en paz con saber que su hermano seguía vivo, de alguna manera él también lo estaba pero… ¿Por qué le querían a él? Siempre se hizo esa pregunta, si lo recordaba mal las manos le dolían por las 1000 cartas de disculpas que le hicieron escribir. Maldijo al vice comandante de nuevo y frunció el ceño; esperaba que le diera el resto de la tarde para pasar con su hermano —que da la casualidad que venía casi todos los días—, ¿Es que acaso no tenía que trabajar en la escuela? Estaba bastante extraño, tonterías. Suspiro y giro hasta estar delante de la recepción, era necesario firmar que se iba a ir ya para su casa con sus diecinueve años ya tenía que hacer papeleos que se supone que hacia un padre de familia; pero ya estaba bastante grande para hacer todos los procesos solo. No se topo con el doctor ¡Lo agradeció! Sin embargo, la mirada de muchos dentro del hospital eran temerosas, después de todo su habitación era la más escandalosa de todas —luego de 30 intentos de asesinato hacia su vicecomandante, la bazooka y la espada fueron confiscadas—, Maldito; pensó.

Que se mejore, Señor Edmond —el hombre detrás del mostrador sonrío, Edmond le dedico una mirada con clara sospecha y luego suspiro levantando su mano en lo que salía del hospital. Realmente ahora no quería hablar, sin embargo, una sonrisa se formo en sus labios al ver a la persona que se encontraba delante de él —. Nii-san, no tenías porque venir a recogerme. Es vergonzoso… —el sonrojo de sus mejillas le delataban, la vergüenza que sentía al ser recogido por su hermano era increíble, sin embargo, sus manos que se enrollaron a su alrededor fue tranquilizador y cálido. Necesitaba ese abrazo, cuanto le extrañaba.  


Why are you running? If the fun game of death is killing you. Do not you?

CHACHACHAN!:
avatar
Sven M. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 90
Fecha de nacimiento : 05/05/1991
Fecha de inscripción : 04/11/2013
Edad : 26
Localización : ⚔ Cortándote por la mitad.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Dennis T. Edmond el Jue Ene 23, 2014 3:22 pm

¡Llegaba tarde! Enfundó dando algún que otro traspié su pierna desnuda en el lugar correspondiente de su pantalón y se lo ajustó a la cintura. Hacía únicamente una semana que sabían de la noticia de su embarazo y aunque evitó a toda costa el tema con su carnal era obvio que no podría evitar confesárselo, de todas formas, pronto podría advertirse una panza poco común en su anatomía. Con prisas se calzó. La gatita que deambulaba por la casa le miró con ojos atentos, moviendo la cola de un lado a otro. –Mostaza, debo irme, pero papá volverá.- ¡Bien! Móvil, llaves –de ambas casas- y cartera... fue palpándose los bolsillos para corroborar que todo estaba en su correcto emplazamiento y tras garabatear una nota que terminó sobre la nevera salió del lugar. Víctor estaba al caso que ése día daban el alta a Sven y cómo cada tarde, el rubio ya iba camino al trabajo, por lo que aprovecharía al máximo el poder estar con su estimado lejos de aquellas paredes. No era muy frecuente que pudieran hablar tranquilos, siempre, absolutamente siempre, algún muchacho importunaba con las medicinas, en otras ocasiones con el cambio de las sábanas, de la comida... No habían tenido siquiera oportunidad de sacar el tema de John, de la muerte de su padre, del descubrimiento al que se vieron expuestos. Aunque esa tarde alejaría las sombras: Tenía una maravillosa noticia que darle, aunque estaba casi seguro que a Sven no le causaría especial emoción y culparía a quién ahora era su pareja oficial. Los pasos del maestro eran apresurados, ¡Ahh! ¡Tenía que firmar los papeles del alta! ¡Ayudarle con las cosas! ¿Cómo demonios se podía haber quedado dormido? La siesta tras la comida que el propio Víctor le preparó le dejó totalmente inutilizado sobre el sofá, durmiendo a pierna suelta: Siquiera se había podido despedir del vampiro como cada día. Chistó débilmente y giró en el cruce siguiente pudiendo ver a lo lejos de ése camino el imperante hospital.

Con pies ligeros logró alcanzar la puerta pero tan siquiera llegó a cruzarla, jadeante hizo ademán de importunar por aquellas de vídrio pero su hermano se adelantó. –¡Jace!- se lanzó sobre él. Brazos adultos rodearon el cuerpo de su hermano con imperante necesidad de cercanía, aproximándole poco a poco contra sí al ligar ambos brazos justo en la curva natural de su espalda. El abrazo fue cálido, necesitado. Apretó un poco más el agarre antes de soltarle, aunque lejos de romper el contacto apoyó ambas manos sobre los hombros del más bajo, mirando de reojo hacia el hospital antes de volver el jade de su mirada en aquella otra. –¿Ya está todo?- la culpa se ciñó en su voz. El maestro reclinó despacio la cabeza y besó la frente de por quién daría la vida, apartándose a duras penas para poder seguir escudriñando ése enrojecido semblante. –No es vergonzoso que tú hermano te cuide.- aunque pudo apreciar como un enfermero se quedaba mirando pasmado en dirección a ambos: Muy posiblemente incapaz de creerse el gesto que Sven tenía parecía todo lo contrario a ése que era capaz de lanzárles todo tipo de cosas para vetar la entrada al cuarto cuando no le apetecía ser atendido. El docente parpadeó y miró al que aún estaba con los ojos en Sven y antes de que éste pudiera darse cuenta soltó una débil risita y atrajo de nuevo a su hermano contra su torso, dándole a ése insensato la oportunidad de irse. –He pensado que podríamos ir a cenar fuera. Tú y yo.- y si pudiese, también con Pez. Se movió despacio hacia delante sin dejar de observarle con un gesto francamente endulzado, claramente enternecido. Amaba a su hermano, era como si fuera su... hijo. Aquello logró que se llevase una mano al vientre, pero gesto no pareció pasar inadvertido y nervioso negó con aquella misma. –¡T-tengo hambre!- dejaremos tus cosas a casa y luego haremos lo que desees.[/color]- Tenemos que hablar, aquello lo pensó, pero no lo dijo... No quería asustar a su pequeño hermano.

Se posicionó a su lado y sonriente le ayudó con lo que debían cargar. –¿Has crecido?- ¿Cuánto tiempo hacía que no le veía de pie? Admiró a ése de cabellera castaña, esta parecía estar alcanzándole ya. Río por lo mismo antes de encaminarse hacia delante. Al llegar dónde los coches circulaban paró un taxi: No sería bueno que en su estado cargase demasiado peso y era obvio que no dejaría que el menor lo llevase todo consigo hasta casa. El hombre salió del auto y les ayudó a colocar las cosas en el maletero, tras ello les abrió la puerta al asiento trasero, el primero en entrar fue Dennis, quién aguardó a la llegada de su amado.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Sven M. Edmond el Jue Ene 23, 2014 5:13 pm

Vacilo, sin embargo, sus manos rodearon el cuerpo de su hermano mayor ante su fogoso grito. Sin lastimarlo, sin apresurarle con solo agarrar fuertemente la camisa del mayor en la parte de atrás mostraba lo emocionado que estaba de salir de ese apestoso lugar que sin duda no regresaría jamás —siempre decía lo mismo—, realmente le alegraba de que su hermano estuviese delante de él. Que mostrara aquella sonrisa que iluminaba todos los días su vida, que se preocupara por él aunque dijera libremente que le avergonzaba porque ya no era un niño era simplemente maravilloso saber que su hermano estaba ahí, para él. Era tonto y por todo lo que habían pasado no tenía la idea de que hablar luego de lo que sucedió, su hermano con la pierna rota, él con más de una costilla rota y con su estomago rasgado el dolor psicológico de ver al pequeño John convertido en un vampiro al servicio de su malvado e imbécil padre… pero sobre todo, lo que más le daba rabia era deberle a ese maldito rubio un favor. Suspiro, odiaba deberle favores a la gente que odiaba y ese rubio tenía todo lo desagradable que alguien pudiese tener. A parte, ¿Cómo era que su hermoso hermano mayor conoció a ese desgraciado? De tan solo pensarlo a él, solo en la noche siendo acosado por él… le subió la sangre a la cabeza, suspiro tratando de tranquilizarse dedicándole una gran sonrisa a su hermano —. ¡Sí! He firmado lo que debía y también he escuchado lo que el doctor quiere que hagacosa que no hare, porque es un maldito desgraciado que quiere aprovecharse de mi hermano para hacer lo que yo no quiero hacer, agradecía que su hermano hubiese llegado tarde, para no tener que decirle en lo que tendría que tener cuidado ya que seria extremadamente sobreprotector y necesitaba regresar al trabajo para matar al vicecomandante, digo… para vigilar las calles de la ciudad. Le miro y amplio una pequeña sonrisa sujetando las mejillas de su hermano —. No te preocupes por eso, Nii-chan. Estoy alegre de que vinieras a buscarme, así que no te culpes por no firmar mis papeles, sé que no te gustan los hospitales —y beso su frente, en un gesto fraternal, la sonrisa de Sven era grande y sus mejillas se encontraban coloradas. Era cierto, no era vergonzoso pero cualquiera pudiera apreciar libremente como el mayor sádico policía irresponsable que solo piensa en cortarle la cabeza a cualquiera que se opone siendo un dulce cachorrito frente a su hermano mayor, era algo que sin duda nadie vería. La forma educada con la que hablaba con él, no la hablaba con más nadie, arrogante, egocéntrico. ¡Para Dennis él era la cosa más linda del mundo! —. ¿Pez también vendrá? Seguramente me extraña. No he estado en casa durante un buen tiempo —rasco su mejilla, sin embargo, aquel acto de su hermano le llamo la atención, a pesar de que era bastante retorcido tenía su inteligencia y era bastante clara ¿Hambre?. Tienes hambre, hubiese comido antes de venir aquí. Es malo salir sin haber comido algo, Nii-chan. Incluso si eres tú, ¿recuerdas que de pequeño te enfermabas por no comer a la hora que era? —le señalo, colocando sus manos en sus caderas. Suspiro y amplio una sonrisa en sus labios —. Vale, haremos como dices —tomo con sus manos las maletas y suspiro mirando hacia el cielo.

. Si, te estás quedando pequeño. Nii-chan —comento con una sonrisa en sus labios. No le recrimino nada, solía ser demasiado sobreprotector por lo cual evito cualquier movimiento, tenía dinero en el bolsillo por lo cual pagaría el taxi a pesar de que su hermano le reclamara algo. Era hora de que se comprara un carro, pero ya las patrullas de la policía eran suficientes aunque no le permiten conducir —la última vez se estrello con el vicecomandante. Más bien salto del auto dejando que el vicecomandante se estrellara y luego le apunto con la bazooka—, si. Un fracaso. Se subió a un lado de su hermano y le dio la dirección al hombre del taxi, iban en silencio, uno bastante pacifico, de hecho las mejillas del capitán de la primera división estaban rojizas ya que se encontraba de regreso con su hermano sin duda era como un niño pequeño. Suspiro un poco de aire y se dedico a ver por la ventana la ciudad como si hubiese durado años fuera de ella. Los vendedores, las casas, los hombres caminando de un lado a otro, los gatos callejeros e incluso algunos animales volando a su alrededor. El mundo que tenía delante de sus ojos era sin duda perfecto alado de su hermano —. Nii-chan, ¿Quieres hablar algo conmigo? Usualmente cuando me invitas a comer, es lo que quieres hacer —Sven, conocía demasiado a Dennis.


Why are you running? If the fun game of death is killing you. Do not you?

CHACHACHAN!:
avatar
Sven M. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 90
Fecha de nacimiento : 05/05/1991
Fecha de inscripción : 04/11/2013
Edad : 26
Localización : ⚔ Cortándote por la mitad.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Dennis T. Edmond el Lun Ene 27, 2014 4:46 am

Miró de soslayo al pequeño que iba junto a él en el auto, ambos guardaban silencio pero éste no era tenso, en absoluto. La mano del mayor de los castaños buscó la de su carnal y la sujetó con mimo, rozándole los nudillos con parsimonia y esa dulzura con la que solía tratarle, calma estaba inscrita en todos y cada unos de sus gestos, si más no, fue así hasta que su hermano irrumpió la paz con una pregunta que le hizo girar el rostro en su dirección con las mejillas teñidas en el rubor que era más propio en Sven y sus gestos de retraída ternura, río de manera forzada, tal fue el gesto de poco natural que hasta el conductor les miró por el retrovisor con una ceja alzada. El maestro completamente azorado negó con ambas palmas tras soltar la mano de su hermano. –¡P-para nada! Es decir...- No se lo vas a poder ocultar para siempre, Dennis.Eh... S-sí. Tengo que decirte algo.- titubeó, aún no sabía cómo afrontaría el hecho, no tenía las palabras preparadas ni un discurso mínimamente coherente, ¡siquiera a Víctor le había dicho la noticia con palabras! Bajó la mirada y mientras buscaba una excusa para alargar la espera volvió a su sentada posición; Tarde. El conductor anunció la llegada y conociendo las costumbres de su hermano se adelantó en pagar el viaje y mientras el hombre salía del auto para sacar del maletero las cosas aprovechó para plasmar un rápido beso en la mejilla ajena antes de salir de allí. El contacto de su hermano siempre le había tranquilizado pero para ésa ocasión solo logró ponerle algo más nervioso mientras salía del auto: ¿Se lo tomaría demasiado mal? Lo cierto era que si su hermano se lo pedía él era capaz de... ¿Matar al bebé? No, no. Sven no le pediría eso. No después de todo lo que ambos habían pasado tras la desaparición de aquellos a los que por desgracia debían llamar padres. Se colocó justo al lado de la maleta del castaño menor de la casa y tiró de la misma, sabiendo que su carnal no tardaría en seguir sus pasos, ni bien metió la llave en la cerradura de aquella casa unifamiliar Pez se abalanzó fuera de la puerta teniendo como destino las piernas de Sven, a las que se restregó gustoso entre ronroneos, lo que arrancó a Dennis una risa más enternecida y transparente de las que hasta ahora procuró. –Parece que te extrañó.- el gato prácticamente no dejó caminar al pequeño, se adhirió a sus piernas entre ronroneos y frotamientos dignos de una calurosa bienvenida al hogar. La casa estaba tal y cómo ambos la tenían por norma general: Ordenada, sin nada más de lo necesario al vivir en una posición más bien humilde. Dejó la maleta a los pies de las escaleras que conducían al único y primer piso, era imposible, mirase por dónde se mirase, que pudiera cargar la maleta piso arriba. –¿Prefieres pedir algo?.- miró hacia Pez para que Sven fuera consciente del motivo por el cual decía aquello. –Hacía mucho que no estábamos en casa...- cierto deje de nostalgia se plasmó en la voz del adulto, quién contorneó la barandilla de la escalera con una sola mano, a modo tal vez de muy disimulada caricia hacia su propio hogar. –Luego podríamos bañarnos juntos... ¡Y dormir en la cama los dos!- el plan parecía digno para un niño de cinco años pero la emoción que el profesor puso al decirlo fue tal que no cabía duda que aquello era lo que más le apetecía.

Decirle aquella noticia en un lugar tan impersonal como un restaurante quizás sería... No, el calor del hogar daría a la noticia un tinte más tierno, quizás y sólo quizás... Se giró poco a poco hacia su hermano y le miró en espera de su veredicto, lo cierto es que estaría dispuesto a ejecutar lo que éste quisiera, en el momento que él gustase. No se opondría en ningún aspecto ni tampoco le retaría a hacerse su voluntad, sin duda Sven movía su mundo, para bien o para mal, el menor de ambos castaños tenía la voluntad de su hermano entre sus manos y lejos de importarle, aquello le hacía sentirse seguro. Se agachó aún encontrándose frente al menor y estiró la mano hacia Pez, quién observó esos dedos pero no se movió de entre las piernas en las que parecía tan a gusto, ronroneando e hinchando su peludo pecho en cada nuevo sonido que emitía desde lo más profundo de su pequeña garganta. Pareció pensárselo antes de avanzar hacia aquella palma a la que sólo le dedicó una lamidita antes de volver a contornearse con gracia contra Jace, el mayor de ambos hermanos suspiró antes de ponerse en pie y llevarse una mano a la nuca. -Parece que ya no le intereso.- y río por lo bajo.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Sven M. Edmond el Lun Ene 27, 2014 3:04 pm

Para nada, repitió el castaño. En su mente, no hacía nada más que visualizar un conjunto de situaciones a un lado de su hermano que podrían significar otras e incluso ninguna. El ajeno, dirigió una mirada hacia el conductor para que mantuviera sus ojos fuera de algo que no le interesaba, obedeció de inmediato sus ojos mostraba una frialdad que solo era visible para aquellas personas que estaban fuera de su círculo familiar, carraspeo un poco sin embargo, no agrego absolutamente nada, su mano repasaba la de su hermano con suavidad, jugando con esta. Pasaba sus dedos encima de la mano ajena con un movimiento suave de sus dedos una sonrisa se mostraba en su rostro mientras entrelazaba sus dedos con los ajenos se preguntaba qué era lo que le tenía que decir, podría sospecharlo. El comportamiento del rubio afeminado pervertido tenia con su hermano no era tan normal en la cercanía de los amigos de su hermano —que él conocía—, por lo cual era sospechoso. Ya había decidido que lo iba a matar, le arrancaría la cabeza y vendería su rubio cabello oxigenado. Delineo la mano de su hermano con tan solo imaginarse los negocios que tendría de vender a un vampiro muerto en manos de cualquier pervertido, eso sería sin duda una gran cantidad de dinero en su mano, podría comprarle el carro que quería a su hermano y sin duda sobraría para remodelar la casa. ¿No es mala idea, cierto? Se repetía con una sonrisa en sus labios. Levanto su mano y jugó con el cabello de su hermano, su mano jugaba en la nuca ajena, enroscando su dedo con los cabellos del ajeno en lo que reía un poco —. Te ha crecido el cabello, el mío también. Creo que hay que retocarlo un poco, aunque pensaba dejarlo crecer —susurro, su mano se levanto tocando su cabello, tenía pensado hacerlo estilo a los antiguos samurái, amarrándolo en una larga coleta; no era mala idea pero tampoco es como si estuviera apresurado por hacerlo.

El auto llego, Sven estiro su mano colocando los billetes en la mano del conductor esperando el cambio en lo que su hermano se bajaba. Lanzo un suspiro de sus labios y siguió el paso de su hermano hacia su casa, como si tenía tiempo en no verla. Sus labios se abrieron mostrando una sonrisa en estos. Cerró la puerta del taxi, caminando hasta su casa en donde su hermano se preparaba para abrirla. Abrió sus labios con una mueca de alegría al ver en sus piernas aquel pequeño minino —aquel que tanto consentía—, se agacho un poco para comenzara a mimarlo en su cuerpo, sintiendo lo seco que era la lengua esta, le cargo solo un poco juntando su nariz con la de Pez —. ¿Has cuidado a Nii-chan?, espero que si —el ronroneo de Pez le confirmo lo que había preguntado, en lo que metía una mano en su bolsillo y sacaba un ratón de juguete —. Me lo ha dado un subordinado, confirmo que te gustaba, ten~ ves a jugar —Pez tomo al rato con sus dientes y comenzó a morderlo, el sonido de aquel juguete resonaba en la sala donde Pez se dignaba a jugar con el ratón de juguete.

. ¿Pedir algo? Estas seguro. Si quieres puedo cocinar algo —giro el rostro hacia la cocina ampliando una pequeña sonrisa con sus labios, inhalo un poco de aire, sintiendo el ambientador de la casa si recordaba mal, la casa estaba en mal estado cuando la dejaron, agradecía que todo estuviera en orden. Observo el sofá y camino hasta este con una mueca de diversión, la mancha de sangre había desaparecido o habían cambiado la tela o su hermano lo había limpiado —. Está bien, ¿Qué quieres de comer? En lo que viene el pedido puedo ir alistando el baño, ¿quieres que te frote la espalda? Así como en los viejos tiempos. También podremos darle un baño a Pez —y como si fuese un rayo, salió corriendo escaleras arriba. Sven comenzó a reír y negó suavemente moviendo su rostro de un lado a otro.

. Pide lo que quieras, me gusta la misma comida que a ti, por lo cual estaré bien con lo que quieras comer —camino hasta donde su hermano, abrazándolo, mientras le daba un beso en la mejilla —. Iré a preparar el baño principal —aseguro, caminando hasta el borde de las escaleras, tomando su maleta mientras cerraba sus ojos —, también, me colocare algo más cómodo —sin duda, el uniforme no era nada bueno.

OFF:
Esposa, he movido el tema hacia las viviendas :’D queda mejor que en el hospital ya que no duramos nada ahí.


Why are you running? If the fun game of death is killing you. Do not you?

CHACHACHAN!:
avatar
Sven M. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 90
Fecha de nacimiento : 05/05/1991
Fecha de inscripción : 04/11/2013
Edad : 26
Localización : ⚔ Cortándote por la mitad.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Dennis T. Edmond el Lun Ene 27, 2014 7:01 pm

-¿Ah? ¡Cómo crees que vaya a dejarte cocinar! Pediremos algo a domicilio.- a fin de cuentas su pequeño y frágil hermano estaba recién dado de alta del hospital, su responsabilidad como hermano mayor era obviamente cuidar de él, aunque ciertamente, por una cosa u otra siempre terminaba siendo el más pequeño de ambos quién terminaba con mencionada tarea. Por supuesto, la casa estaba ya ordenada, se había encargado de que ningún recuerdo azotase la mente del pequeño al volver. No quería... No. No quería ni pensar en ése infierno. No obstante sonrisa afloró en labios de Dennis cuando el otro pareció aceptar la propuesta de quedarse en casa; Sus tobillos se lo agradecerían infinitamente. Recibió el beso en la mejilla y por su parte alzó una mano para desacomodar el cabello de su hermano, acariciándole de paso parte de la nuca y mejilla.–Intenta atrapar a Pez!- aunque la posibilidad de balarse con el gato, sin duda, era poco probable debido a lo muy poco que a éste le gustaba el agua. Suspiró y caminó hacia el teléfono cercano mientras miraba una lista de comida que había encontrado en el buzón como propaganda, aquello mismo les serviría a ambos para llenarse el estomago. Se llevó el auricular al teléfono y cuando le atendieron poco y menos tardó en demandar lo que, sabía, les gustaría a los dos. –¿Podría añadir doble ración de dando?- la comida preferida de su carnal y... todo fuera dicho, también la suya. Una vez el pedido estuvo hecho colgó el teléfono con una sonrisa de satisfacción, estando totalmente convencido que lo demandado para la cena sería sin duda del gusto de los dos. Pudo escuchar el ruido del agua caer, posiblemente Sven ya estaría acomodando los preparativos del baño. Con su hermano había vuelto la vida a esa casa a la que evitaba regresar, escondiéndose en la de Víctor para no llorar por la soledad que no tener de la mano a su pequeño le entregaba.

Antes de que su hermano hiciese acto de presencia acomodó la mesa para que ambos pudiesen disfrutar tranquilos de la cena cuando esta llegase, acomodando los cubiertos, vasos y demás utensilios.
Poco tardó en hacerlo y tras ello caminó hacia el baño principal dónde no encontró a su hermano. –¿Jace?- tocó el turno de subir escaleras y cuidadoso se llevó una mano al vientre, subiéndolas pausadamente y de una en una para no caer o terminar golpeándose la zona, se acarició aquel que aún no podía adivinarse como panza embarazada y riéndose entró al cuarto de Sven, quién parecía estar cambiándose de ropa.

No llamó a la puerta ni pareció alterado por verle desnudo. ¿Quién mejor que él conocía cada parte de su anatomía?. Se sentó sobre el colchón de esa otra cama mientras le miraba enfundarse en ropas más cómodas; Ahora. Así después podría contentarle con la cena o algún masaje en la ducha. Tomó aire por la boca y lo soltó pausada y lentamente. –Jace... ¿Te podrías sentar un momento? La cena estará en quince minutos pero antes me gustaría hablar contigo.- murmuró, mirándole como pocas veces de nervioso.

-Víctor y yo... estamos saliendo.- calló, mirándole con culpa. Hasta ahora nunca había salido con otros hombres para atenderle, para tener a su hermano lo mejor cuidado posible a pesar de llevarse pocos años. No le dejó hablar, se reclinó hacia él y tomó una de aquellas palmas que habían, posiblemente, asesinado a incontables e hizo que aquella se postrase sobre su vientre. El semblante del maestro tomó un fuerte rubor mientras intentaba ordenar la frase en su mente antes de pronunciarla. Era el momento. –E-estoy... estoy esperando un hijo, Jace.- uno de un vampiro, uno de ése hombre que parecía llevarse mal con el pequeño, pero... un bebé que necesitaba de la protección de los padres, pero también de su tío. Única familia que tenía en la tierra a la que pronto vendría. Tembloroso soltó la mano ajena por si éste deseaba separarse, sintiéndose repentinamente inseguro.

Off:
<333 Arigatô marida~




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Sven M. Edmond el Lun Ene 27, 2014 9:03 pm

. Sí, sabía que dirías eso —lo sabía desde antes de proponerlo. Qué cocinara luego de alta del hospital no era para nada interesante ante los ojos de su hermano, pero sin duda aquello le hizo sacar una sonrisa de sus labios. Sin duda le encantaba cuando su hermano se comportaba de esa manera con él, sus labios se abrieron suavemente dejando escapar una risa pequeña de estas. Observando por donde su querido Pez dejaba una corriente de aire, deslizándose entre los pasillos para esconderse —debajo de la cama de alguno de los dos—, era un caso perdido. El sonido de las escaleras rechinar le traían recuerdos, los dos no quisieron abandonar la casa donde vivían con sus padres porque eran… Dios, era la casa donde ellos habían nacido aunque esos bastardos ya no vivieran con ellos y uno de los dos estaba pudriéndose en el infierno seguía siendo su casa. Sven sujeto el pasamano y lo apretó con fuerza cayendo arrodillado en el suelo, sentía su rostro húmedo, levanto su mano observando las gotas saladas que se deslizaban por estos ¿estaba llorando? De nuevo. No delante de su hermano, el sonido moría fuera de sus labios, sentía que su corazón iba a explotar en esos momentos, la culpa le estaba matando. ¡Debía ser él! No John. ¡Él! Se levanto como pudo, la maleta se encontraba delante de él, Pez lo observaba llorar, sus ojos dilatados de gato levantaron su pata quitando un poco de las lagrimas de su dueño y comenzó a lamerlas, él era el único de la familia que lo había visto llorar —. Claro, también está el comandante en jefe, y el bastardo de Iván… pero es un secreto de los dos —limpio su rostro, caminando hasta su habitación, colocando la maleta a un costado de la cama. El baño se encontraba al final del pasillo, al entrar observo todo limpio, encendió la pluma de la tina para que se llenara, en lo que regresaba a su habitación a cambiarse, en el borde de la escalera podía escuchar a su hermano haciendo los pedidos, río suavemente Que predecible, Nii-chan, pensó, negando suavemente.

Al entrar a su habitación, se quito el uniforme aventándolo a una esquina de la cama. Pez se metió bajo esta, jalando el ratón que le habían regalado. En lo que comenzó a buscar alguna cosa para colocarse, sus bóxer estaban bañados en un campo de S no de Sven, si no de Sádico. De color rojo, estos los vendían en el catalogo de línea para adultos de la revista: Sádicos, por un mañana mejor. En lo que buscaba un pantalón de tela para colocarse, la puerta fue abierta y observo a su hermano entrar por esta, amplio una sonrisa con sus labios mostrando sus dientes, en lo que tomaba el suéter de la gran S en el centro —no S de Superman—, si no de Sádico. Y la sostenía en sus manos —. ¿Pasa algo?, Nii-chan

El ronroneo de Pez, no le causo buena espina. El chillido del gato cuando el ratón se rompió y lo rápido que salió debajo de la cama tampoco, sus manos temblaron cuando escucho lo que su hermano había dicho Lo presentía… ese bastardo pervertido sin embargo, no iba a decir nada, salir no implicaba otras cosas. Su hermano seguía viviendo con él, iban a seguir siendo ellos…

La foto perfecta de los dos hermanos se rompió, las palabras de Dennis le calaron profundamente en su corazón, sus labios se abrieron a más no poder. El aliento sofocado de Pez detrás de la puerta le dio a entender que él también sabía. No, lo podría inducir ¡Es un maldito gato! Sven inhalo una cantidad de aire, la mano de su hermano estaba temblando, pero no tanto como la de él —. ¿Estás jugándome una broma? —pregunto, se soltó del agarre ajeno —. Dennis, dime que esto es una broma

Abrió sus ojos, frunciendo el ceño. Inhalo con una cantidad de nuevo el aire y bajo la mirada apretando sus puños, mirando hacia el techo de la habitación —. Necesito… tomar aire —dijo, se coloco el suéter, y tomo la espada que se encontraba a un lado de la cama, saliendo de la habitación. Cuando cerró la puerta se apego a esta frunciendo el ceño y levantando la mirada. Lo iba a matar, iba a matar a ese maldito rubio pervertido ¡Por dañar su pequeña familia! Apretó fuertemente sus dientes, y comenzó a correr por el pasillo, las escaleras no fueron nada para el pequeño, lo último que escucho fue el gran sonido de la puerta de su casa cerrarse y al repartidor delante de él sonriendo —¿Aquí ordenaron? —pregunto, Sven bajo su mano hacia su pantalón y coloco el dinero encima del pedido —. Déjelo y váyase de inmediato, o lo corto por la mitad —frío, indiferente, la espada que saco de su mano, corto unas ramas del árbol vecino haciendo que cayeran e incluso corto tanto el tronco que se apreciaba la fuerza con la que el viento se lo llevo. Inhalo de nuevo aquel aire, que le fascinaba. Maldijo por lo bajo, después de mucho tiempo.

OFF:
:c Pobre Dennis, :c Sven asdfghjkl :'c esos dos son un amor de hermanos.


Why are you running? If the fun game of death is killing you. Do not you?

CHACHACHAN!:
avatar
Sven M. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 90
Fecha de nacimiento : 05/05/1991
Fecha de inscripción : 04/11/2013
Edad : 26
Localización : ⚔ Cortándote por la mitad.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Dennis T. Edmond el Miér Ene 29, 2014 3:32 am

Aquella pregunta le dolió tanto que fue incapaz de responderla cómo se hubiese esperado de un hermano mayor, de él, su mano cayó a un lado sin tan siquiera volver a hacer intento por agarrarle, por sostenerle. Su palma se mantuvo inerte sobre la colcha en lo que el castaño observaba los movimientos de ése que era tan parecido a él, ése que durante tantos años cuidó y se aseguró de cubrirle de todas las comodidades que se encontraban a su alcance. Se le cortó la respiración cuando los puños del menor se apretaron en su forma y el otro salía de la habitación con espada en mano. ¿Qué...? A pesar de todo, Dennis seguía viéndole como un crío, como el niño indefenso al que él se creía proteger, aunque con el paso de las consecuencias anteriores le habían demostrado que el que restaba al cuidado del ajeno no era otro que él mismo. De todas formas se negó a mantenerse ahí inerte, debía ganar fuerzas, debía... Los nervios, la sensación que le oprimía el pecho. Nauseas acudieron violentas y se vio obligado a llevarse una mano a la boca para aguantar el deseo de expulsar lo poco comido durante el día. Ahh... No, no era el momento, Jace le necesitaba. Trémulo se puso en pie y fue en ése mismo instante que los pasos de la carrera del menor evidenciaron que... No, no! ¡No podía ir a por Víctor! Aceleró el paso a como pudo y es que con las nauseas azotándole como estaba haciéndolo a duras penas era capaz de dar un paso de manera correcta sin sentir que se caería, que las fuerzas le fallarían. Y nada más lejos de la realidad sucedió. Vio a un joven dejar el pedido en el recibidor de la pequeña casa pero fuerte estruendo le obligó a precipitarse hacia fuera, apartando de un golpe casi impropio de él al chico que estaba en su morada y fue plenamente participe de ver como las ramas caían de ése árbol, cómo ése mismo parecía destrozado por un fuerte aire.

¿Le odiaba? Fuerzas abandonaron al maestro y lo tembloroso de sus piernas envió al mismo hacia el suelo de rodillas, dónde por mera inercia se llevó una mano al vientre. ¿Por él perdería a Jace? Apuntó con aquella plena de pánico al que era su persona más importante y sintió de nuevo cómo todo se le caía encima. El pequeño mundo que con tanto mimo y cuidado ambos habían mantenido ahora se derrumbaba y a pesar de todo él no podía hacer más que estar ahí, observando la espalda de su hermano. Ya no era un niño... No, espera. Sí, sí lo era, era su pequeño, eso no cambiaría por más que otro llegase, por más que alguien más le necesitase.

-Jace...- le llamó, como si estuviese implorándole que volviese a su lado, como si estuviese a punto de perderle. Tragó saliva e intentó ponerse en pie pero estaba temblando demasiado como para lograrlo. Ahí estaba de nuevo, sintiéndose un despojo humano y con la espalda de su hermano a tan pocos metros que de haber podido levantarse hubiese podido abrazarle, rodearle. Una mano sobre su hombro logró que diera un brinco y se apartase de esos dedos como si el solo tacto le quemase, aunque al mirar hacia la posición de lo que le hubo tocado pudo advertir la mirada preocupada del repartidor. El mayor de los Edmond negó con la cabeza pero ése hombre no pareció convencerse de la negativa del maestro y se acuclilló a su lado. –¿Quiere que llame a alguien?-

Dennis volvió a negar con un seco movimiento de cabeza, no, eso sólo empeoraría las cosas. Necesitaba... Sólo necesitaba que Sven se aproximase. Las sonrisa que dibujó fue suficiente como para que el hombre tomase cierta distancia con el maestro y mirase dubitativo la escena, ése chico de la espada parecía peligroso y el que estaba en el suelo demasiado frágil por lo que decidió no alejarse demasiado por si aquella escena precisaba de la ayuda de los profesionales de la justicia, no era costumbre inmiscuirse en trifulcas familiares pero hasta ahora nunca había a nadie utilizar la espada con tanta destreza y sin duda, el que estaba en el suelo... estaba aterrado. Pero lo que ése repartidor no sabía era que el miedo que pudiera sentir el profesor no era por lo que pudiera hacer Sven, era totalmente consciente que su propio hermano no le dañaría, claro que no! El pavor erradicaba en que éste fuera a por Víctor. -Por favor...- de nuevo ése tono de eterna suplica, aunque ahora tuvo que contener las lágrimas que se aglomeraron en su garganta, aunque el uno ocultase las lágrimas al otro, él a pesar de ser el mayor era el más propenso a terminar llorando.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Sven M. Edmond el Miér Ene 29, 2014 4:15 pm

El parque no estaba tan lejos, varios niños se encontraban jugando y corriendo alrededor de aquel lugar. Sus labios se abrieron un poco, caminando directamente a aquel lugar bajo el gran árbol, donde una vieja llanta de auto se encontraba cortada por la mitad, enterrada en la arena, la suciedad de la llanta era visible. Se sentó en ella clavando la espalda en la arena, mirando a todos los niños que se encontraban alrededor, la sonrisa de muchos, el llanto de otros. Sven levanto su rostro hacia el cielo cerrando sus ojos, el aire corría a su alrededor y sus labios se entreabrían dejando salir un largo suspiro de estos —. ¿Señor? ¿Se encuentra bien? —Sven bajo la mirada observando a un chico de cabellos castaños y grandes ojos jade, se pareció tanto a Dennis que sus mejillas se colorearon, sonrío colocando su mano encima del pequeño —. Sí, eso creo —el pequeño escucho sus palabras, y se sentó delante de él, estirando una barra de chocolate —. ¿Quiere? —Sven dudo, sin embargo, la tomo con sus manos y dio una mordida de ella, no era muy amante a esta clase de dulces, sin embargo, le hacía sentir realmente bien el sabor —. ¿Por qué esta solo en el parque? —pregunto el niño, Sven dirigió una mirada hacia la dirección de su casa —. Porque quiero matar a alguien, sin embargo… siento que no puedo hacerlo —coloco sus manos en su rostro, mordiendo su labio. Víctor ese bastardo… le odiaba, quería cortarlo por la mitad, sin embargo, esa expresión de su hermano, seguía calándose en lo profundo de su corazón, esas mejillas sonrojadas, temblando cuando decía las cosas —. ¡Señor no puede matar a nadie! —el chico se apoyo en los brazos de Sven —. Ninguna persona puede ser juzgada, si usted cree que no lo debe matar no lo haga —sus ojos brillaban demasiado .Sven giro su rostro y desordeno el cabello del chico varias veces —. Sí, eso creo. Ahora vez a jugar con los demás mocosos, no debes hablar con extraños —el niño parpadeo un par de veces, y movió su mano de un lado a otro despidiéndose. Esto no puede ser verdad… sus pensamientos se hacían cada vez, más profundos y sus labios se abrían más Esto, nunca había pasado. ¿Él piensa abandonarme? sus lagrimas comenzaron a caer de sus ojos Qué idiota eres… Sven miro el cielo, limpiando las lagrimas con la manga de su camisa. “Algún día, vendrá el tiempo en el cual tú hermano vaya a formar una familia, ¿Estás de acuerdo con eso?” Lo estaba… pero no estaba preparado.

Se levanto, y saco la espada de la arena. La ubico en su cintura y comenzó a caminar —de regreso a casa—, le observo desde lejos, la puerta de su casa abierta, el árbol que se encontraba en el suelo, siendo recogido por los recicladores y su hermano en el suelo… ¿Llorando? Él… comenzó a correr en su dirección, lejos se encontraba el repartidor hablando por teléfono, cuando le vio llegar comenzó a hablar de prisa —¡Vamos! Tenemos que comunicarnos con la policía —su voz sonaba bastante asustada, Sven abrió sus labios ampliando una sonrisa —. No se preocupe por eso, señor repartidor. Yo soy la policía —sencillo y corto, giro a ver a Dennis y se arrodillo delante de él tendiéndole la mano —. Que haces en el suelo, Nii-chan. Es peligroso para ti estar en esa postura, le puede hacer daño al bebé —tomo los hombros de su hermano, pasando una de sus manos por su abdomen, y luego ayudándolo a levantar poco a poco. Sus ojos se encontraban cerrados y un suspiro salió de sus labios —. ¿Realmente no pudo ser alguien más inteligente? —pregunto levantando una ceja —, bueno… tampoco soy alguien para hablar de gustos en las parejas. Pero debiste haber conseguido a alguien que valga la pena. Me siento que tengo que mantenerlos a todos. A parte, ¿Qué clase de trabajo es ese que tiene? Ser barman en un bar no da nada de dinero… si ese bastardo no se hace responsable. Nii-chan, lo corto —¿Qué acababa de decir? Ni el mismo lo sabía.

. ¿Qué esperamos? Hay que ir a cena —susurro suavemente, ampliando una pequeña sonrisa con sus labios. Sus ojos se encontraban totalmente cerrados, todavía no podría asimilar todo lo que estaba pasando pero… miro su estomago una vez más y mordió su labio. Vamos, un hijo es un regalo que no se da todos los días, él era el tío después de todo.


Why are you running? If the fun game of death is killing you. Do not you?

CHACHACHAN!:
avatar
Sven M. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 90
Fecha de nacimiento : 05/05/1991
Fecha de inscripción : 04/11/2013
Edad : 26
Localización : ⚔ Cortándote por la mitad.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Dennis T. Edmond el Jue Ene 30, 2014 3:46 pm

No supo cuanto tiempo estuvo en el suelo ¿Minutos? ¿Más de una hora? Lo cierto era que no prestaba atención a nada que no fuera aquella calle por la que vio a Sven desvanecerse enfadado, la voz de aquel amable repartidor intentaba una y otra vez llamar su atención pero el maestro se encontraba demasiado aturdido, demasiado dolido. Sabía perfectamente que la noticia podía no ser del agrado de su hermano, de hecho estar embarazado era algo que aún le asustaba a él, no obstante... Sven, su Jace, tenía que ser parte de todo el proceso, escondérselo no haría más que distanciarles. Sin embargo, todo su pavor se vio menguado al verle aparecer, se veía más sereno, aunque en su mirada había preocupación... ¿Estaría bien? La voz de Jace estaba junto a él, hablando con quién durante la ausencia de su carnal se mantuvo a su lado. Río débil cuando el otro... ¿¡Se había preocupado por el bebé!? Le buscó con la mirada tan rápido como su cabeza fue capaz de moverse, aunque para entonces el pequeño ya le tenía cogido y alzándole. Pero si se había sorprendido con lo primero...: Ahora sí se le había cortado el aliento. De un modo muy suyo, pero su hermano había acabado de decir que no solo aceptaba al crío, si no que incluso sería capaz de reñir con el vástago si no cuidaba de él, sintiendo esas palabras como protectoras por parte del castaño. –Oh, Jace...- se abrazó a los hombros del otro y comenzó a besarle las mejillas, la frente, el mentón: Todo el rostro contrario fue aplacado por constantes besos mientras lágrimas volvían a empañar su rostro. –Te quiero, te quiero.- y así lo repetía una y otra vez, sin soltarle, sin callarse. Aunque que Sven le recordase la cena le hizo abrir los ojos desmesuradamente, no por la comida, no... –¡E-el agua del baño!- soltó al otro y fue directo hacia la casa aunque el hecho de haber estado tanto rato arrodillado le hizo trastabillar un par de veces.

Se apoyó en la abierta puerta entre risas y logró adentrarse en el hogar de ambos encaminándose directamente a las escaleras. Las subió cómo pudo pero fue capaz de alcanzar el piso superior y así dirigirse directamente hacia el baño para pasar a cerrar el grifo y cortar la cascada que hasta ése mismo momento había llenado la bañera. No había rebosado por lo que no tendrían que preocuparse en limpiar los desperfectos que aquello hubiese podido ocasionar. Se alzó poco a poco de su arqueada posición y contempló su reflejo en aquella agua calmada pero vaporosa a causa de lo caliente que se encontraba. Sonrió. –¡Jace! ¿Nos bañamos antes de cenar?- llevó una mano al agua mientras hablaba, sintiendo el calor rodearle los dígitos, sin duda el pequeño sabía bien como preparar los baños que le gustaban. Se alzó poco a poco en espera que el otro apareciese por la puerta pues en caso de que el policía se negase, bien podrían cenar en ése momento y más tarde preocuparse por el baño que ambos tomarían. Jace era... Era todo lo que tenía. Se llevó una mano a la frente y se desacomodó el cabello. Aún no sabía como vivirían los cuatro juntos, pero sería un tema a afrontar... no pensaba dejar a Sven viviendo ahí solo, ni hablar. La llegada del bebé no cambiaba absolutamente nada y para él, su hermano era lo más importante, simplemente ahora se había sumado un hombre que había lograd cambiar su mundo de manera totalmente irreal: Víctor le había enamorado desde lo más profundo.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Sven M. Edmond el Mar Feb 04, 2014 12:32 am

No, el bebé era un asunto diferente a ese maldito pervertido de cabellos rubios que se aprovecho de su hermano inocente. Ese era otro asunto, su hermano se encontraba feliz. ¿Lo estaba cierto? Dennis no era de aquellos que se acostaban con cualquiera, de aquellos que se enamoraban a primera vista. Sabía más que nadie los sentimientos de su hermano y la forma a la cual reaccionaba con diferentes personas. Estaba feliz, él también debía comportarse bien, estar feliz por la decisión de su hermano. Pero tenía miedo, miedo de que quedase totalmente abandonado, al borde de la desesperación y sin su hermano viviendo con él. Crecieron juntos, se enfrentaron a tantas cosas y ahora tenía que aparecer todo lo que estaba pasando. Sus padres, John & ahora… el bastardo de Víctor —el bebé de nuevo, no tenía nada que ver—, suspiro. Sven no podría enojarse con una criatura que todavía no había nacido. Una criatura que sería su consentida. Alguien, a quien le cargaría desde pequeño… se detuvo tan solo un instante riendo de sus propios pensamientos Es imposible, no querer a alguien por la cual tu sangre corre por sus venas inhalo un poco de aire para tranquilizarse, su hermano debía mantenerse contento por aquellas palabras, él debía estar totalmente tranquilo. Coloco la espada a un costado de la escalera, escuchaba lo que su hermano decía y una sonrisa se coloco en sus labios —. Tranquilo, Nii-chan —suspiro, observándole subir. Coloco su mano en la baranda de la escalera subiendo, la puerta, escucho como se cerraba & miro a Pez que estaba caminando hasta el mueble, estiro su mano moviendo sus dedos, el viento que estaba a su alrededor comenzó a envolver al pequeño gato —. L’air humaine. Trampa para bañar a pez —menciono con burla el nombre que le había colocado a su pequeño poder. En lo que comenzaba a subir las escaleras, con el gatos tras de él, jugando con la espada en su mano.

. ¡Espera ahí! Nii-chan. Estoy guardando la espada —aviso desde la puerta de su habitación, le abrió echando la espada hacia esta, en lo que caminaba hasta el baño. Primero quito el suéter que tenia y comenzó a mover sus dedos hacia adelante, parándose a un lado de su hermano mayor —. Irónicamente, Pez al agua —se burlo, al momento de tronar sus dedos. El viento que envolvía al pobre gato desapareció totalmente y pez cayo por completo a la tina, Sven amplio una sonrisa burlona, al verlo flotar con todos sus pelos alrededor formando una bola de pelos desgastada. Su piel se alcanzaba a ver lo que le arranco una carcajada a Sven —. Lo siento, lo siento Pez… sin embargo. Como te vez de gracioso —el gato salto a los brazos de Sven temblando en lo que el niño le tomaba y le envolvía en el suéter que se había quito, era tan dramático aquel gato que se encontraba en sus manos —. ¿Cómo en los viejos tiempos? —pregunto sonriendo en lo que quitaba suavemente su pantalón y se apoyaba en el borde de la tina.

Sven no estaba capacitado para actuar como un adulto, sus ataques de celo y sobreprotección con su hermano le colocaban en riesgo. Iván se lo había dicho —aunque no le gusto para nada este concejo—, el comandante se lo había dicho. Inhalo con cantidad el aire expresado por el viento colocando una de sus manos bajo su mejilla, cerró sus ojos en esos momentos apoyándose en uno de los bordes de la gran tina. Para que su hermano entrara en el otro, Pez quejándose y ronroneando se encontraba entre las piernas del castaño menor, después de todo los baños de los tres consistía en aquellos baños inocentes en la bañera y Pez nadaba de un lado a otro con los dos.


Why are you running? If the fun game of death is killing you. Do not you?

CHACHACHAN!:
avatar
Sven M. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 90
Fecha de nacimiento : 05/05/1991
Fecha de inscripción : 04/11/2013
Edad : 26
Localización : ⚔ Cortándote por la mitad.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Dennis T. Edmond el Sáb Feb 15, 2014 3:17 pm

Tuvo que cubrirse el rostro con ambos brazos cuando prácticamente el gato que vivía con ambos desde que tenía memoria cayó contra el agua tras un bufido propinado por esa pequeña bola de pelo que les acompañaba día y noche. Su risa poco tardó en unirse a la de Sven aunque intentó con todas sus fuerzas no caer en la tentación, ver a Pez ahí en medio del agua intentando subsistir y encontrar los brazos que siempre le cobijaban en los baños era sin duda algo digno de carcajada. –Deberías ser más bueno con él... Ya es gato viejo.- observó el modo en el que su hermano, ése pequeño suyo se quitaba cada una de las telas que le cubrían para ser parte de la cristalina y candente bañera ya anteriormente preparada y no pudo más que soltar un pequeño suspiro de puro gozo antes de reanudar sus propias acciones y quitarse también las prendas, dejándolas deslizar cuidadosamente hasta las frías baldosas que estaban bajo sus pies ya desnudos. Haría posiblemente meses que ambos carnales no compartían un momento de esa índole y no por ganas, por supuesto, si no por no coincidir en casa prácticamente ningún día. A duras penas se tenía que conformar con verle dormitar en la cama del hospital o esas visitas fugaces en la sala dónde, de manera asidua estaban todos los que trabajaban con el pequeño para recibir ordenes y es que a pesar de su hospitalización, ése pequeño se había negado a dejar los cargos que le eran impuestos. Suspiró suave al pensar en aquello y es que a su modo de ver, todo aquello era innecesario... ¿Es que Sven no se fiaba de que él, cómo hermano mayor, pudiera darle una vida decente? Bien era cierto que su sueldo era más bien mediocre y las pagas ridículas pero... Pero podía alimentar a su familia, a una compuesta anteriormente por un único miembro que ahora había crecido de manera sorpresiva para todos. Al menos... Si para la feliz pareja de padres y el futuro tío.

Con la ropa ya fuera de su anatomía no tardó en meter un primer pie en el agua: Suspiró y su piel entera hizo acopio de placer erizándose bajo el gesto del maestro. Ahhh... Deliciosa. Otro pie y pronto quedó de pie ahí, frente al menor de los dos, esa pequeña alegría diaria que estaba con el gato entre sus brazos. Río débilmente antes de agazapar posición y quedar sentado frente al otro castaño. Era agua turbia debido al candor de la misma por lo que no podía verse mucho más allá de la piel encubierta por la cristalina, no obstante se le quedó observando con una sonrisa casi absurda. Estaba... Estaba ahí. Su pequeño había sobrevivido. Se había salvado tras aquella terrible pelea. Mano enguantada en húmedad fue hacia el rostro de su igual y acarició una de esas mejillas ligeramente enrojecidas por el calor del ambiente y la contorneó con suavidad, caricia tenue, suave, casi efímera. La misma murió pronto y es que su mano cayó sobre la cabeza de un gato que se negaba a soltarse por ahora de los brazos que le tenían tan firmemente amarrado. –¿Esta bien si... tengo el bebé?- abortar SI sería una opción si su hermano se negaba al crío que nacería. Aunque le partiera el alma, Jace era... era un hijo. Un hermano. Esa alma gemela de la que los enamorados hablan, pero en vez de encontrarlo en otro hombre, toda la bondad y afecto se vio reflejada en su carnal.

Estiró ligeramente las piernas, abriéndolas para que las de su hermano quedasen cómodas entre las propias, aunque su mirada estaba adherida a esos ojos prácticamente idénticos a los suyos. –Te quiero demasiado cómo para tomar una decisión que te pueda dañar, Jace.- y no mentía en absoluto, la verdad estaba toldada en cada una de las palabras a pronunciar aunque la amargura hizo amago en su timbre. Retiró la mano del felino quién pareció atreverse a separarse ligeramente del torso perfecto y desnudo de uno de sus dueños y con la mirada puesta en el otro, nadó con las cuatro patas en busca del confort en los brazos de quién los abrió para recibirle tras un ligero suspiro que intentó amenizar el ambiente, la situación. -Eres demasiado mimado, Pez... Y no sé de quién será la culpa~...- pareció canturrear esa última palabra mirándole con cierta diversión escondida.. No al gato, si no al claro causante de esa extraña "mamitis" que presentaba la mascota.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: The Skull Sky || Dennis T. Edmond

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.