Encarcelados en un mundo donde fueron programados para vivir. Para servir a los humanos que hicieron su creación. Los hombres arrasaron con todas las mujeres del planeta convirtiendo un nuevo mundo en solo la raza masculina. No hay diferencia de géneros, se han convertido en uno solo. Prostitución, luchas, tecnología avanzada, nuevas jerarquías… Caballeros, bienvenidos al paraíso…

Homines Hortum.



BITE ME, BABY







Conectarse

Recuperar mi contraseña








¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Miér Jul 19, 2017 2:21 am.







Últimos temas
» Saint Seiya Gold Myth
Lun Jun 29, 2015 10:51 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:58 pm por Invitado

» What's Up!? The Rules—
Lun Feb 16, 2015 9:15 pm por Kyochi Kokonose

» khanes of war (Afiliacion Elite)
Dom Oct 26, 2014 11:21 am por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Sáb Sep 13, 2014 12:50 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 4:52 pm por Invitado

» Pokémon Elysium ROL [Cambio de Botón]
Miér Ago 06, 2014 7:06 am por Invitado

» [Re-apertura] Gizem - Normal [cambio de botón]
Jue Jul 17, 2014 10:26 pm por Invitado

» { Spectra Entertainment —Hermana [YAOI]
Mar Jul 08, 2014 4:16 pm por Gintoki “Grim” V. Sakata














MÁSTER TENNEN PAAMA
GINTOKI "GRIM" V. SAKATA
PERFIL - MP
TÚ OXÍGENADO ADMIN
VICTOR K. MOONSPELL
PERFIL - MP
ADMIN
BUSCANDO UN AMOR
PERFIL - MP







SOULMATE

GOLD


pandoralovers
SILVER

Academy Dark Wind

Pulse
Crear
Hatfield Universitiy
 
OnatabanaCrear foro
Bleach: Shadow Of Seireitei
Danger Clan
Infection Rol
OPPUGNO THE LIGHTS
Shinobi Wish Nova Orbis
Souls & Swords
Falthirien[k]ing Project
Sword Art Online (SAO) photo 3535_zps8cc7883a.gif
 photo 40x40-1.pngStanford University
London City RPG

Forbidden City

kuroshitsuji RolKiefer University

Game of Thrones
 Teen Titans New Generation
 Pokémon Soul

Baltofans-vocaloid
Shaman King Fukkatsu RolGakuen Shingetsu Rol
Pandora: Shin Seiki
League of Legends Rol
HOLYWELL CITY RPG

School Codes
Survival PokerCrear foroSG

Ciudad Hino [
Human DesireHell Guns RolDS
School of devil Wayi
BRONZE


DIRECTORIO





TOP

Shiki Topsite!
Vote for Homines Hortum at Top Site List PlanetOnigroup Top List
Vera's Tales TopsiteKuroi Bara Top List
 Wonderful Nightmare Top Site


BLOG'S

Forbidden Paradise
Mangas YaoiMangas Yaoi








PRÓXIMAMENTE







Este skin ha sido diseñado en su totalidad para el foro Reckless University, por su web máster Swag “Swaggie” X. McCoy, la cual fue muy amable en cedernos la totalidad del diseño para poder editarlo a nuestro gusto. la edición; el color, la historia y totalmente su administración es para el Staff de Homines Hortum; el cual no tiene ninguna objeción si alguna de las imágenes editadas que han de ver les guste y puedan tomarlas con el permitido crédito; cualquier plagio está completamente prohibido. El widget de Staff ha sido obra de Ramona de osc. Gracias por su tutoría de ayuda.
El contenido es obra de la administración de #Homines Hortum. Idea original basada del foro #Hortus Deroum el cual el administrador principal obtuvo el permiso de editar la historia y ambientarla de una manera diferente a la original. El foro quedo en estado inactivo. Idea original de #Oriana Ojeda, Ideas editadas y parte de la originalidad de #Gintoki “Grim” V. Sakata #. Diseño grafico realizado por #Gintoki “Grim” V. Sakata. Todas las tablillas son propiedad del #Staff de Homines Hortum. La originalidad es lo que llama la atención, no plagies. Se educado.


credits.
pictures: © zerochan, deviantart & we♥it
skin: © Reckless University
lyrics: © Gintoki “Grim” V. Sakata
© -



♥ Homines "Yaoi" Hortum




Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Mensaje por Dennis T. Edmond el Miér Ene 22, 2014 6:47 pm

Otro día de terrible malestar generalizado que le mantuvo postrado en la cama. Si bien se había levantado para despedir a Víctor antes de que éste pusiera rumbo a Nocturna, apenas cerró la puerta, corrió al baño para reclinarse en la taza y evocar ahí el desayuno compartido con su pareja mientras se sujetaba el vientre con una mano y la frente con la otra. Para suerte del mentor de mentes jóvenes era Sábado y por consiguiente, no era menester que se moviese del lugar que se había convertido en su hogar de un modo más o menos certero. No habían hecho la mudanza y de vez en cuando volvía al departamento que le pertenecía para traerse alguna prenda de ropa, aunque después del día de Navidad, no pasó una sola noche fuera de la cama del blondo. Aquella ultima semana habían convivido cómo dos auténticos recién casados: No habían experimentado ni una sola pelea, ni una discusión. Eran algo así como su propio ideal de pareja perfecta y los días en una nube rosa le mantenía alejado del dolor de seguir teniendo a su hermano en aquel hospital. Le había ido a visitar prácticamente todas las tardes, pero la pelea le había dejado peor de lo que los propios médicos creían, por ende, le recomendaban que se mantuviese ahí a pesar de las constantes quejas de Sven.

Acarició con la mejilla la almohada que le cobijaba y buscó con los ojos entrecerrados el reloj de la mesita de noche: Eran las siete de la tarde. Calculó las horas que quedaban para sentirse reconfortado con el abrazo de llegada de Víctor, pero sin duda quedaban muchas, muchas horas. Despacio se enervó aunque un mareo típico ya en los últimos días le hizo llevarse una mano a la boca, como si con ello pudiera bloquear las ganas de vomitar. Aunque sí calmó a groso modo su deseo prosiguió con las molestias, a lo que prefirió salir de la cama e ir a al pequeño comedor, quizás allí y ante el cambio de aires lograse algún tipo de mejoría.
Ni bien puso los pies en el suelo una muy pequeña forma de vida peluda se contorneó entre los pies del maestro mientras maullaba con timbre débil: A fin de cuentas, seguía siendo un bebé con un par de semanas más al que debían alimentar cada tres horas –y debía admitir que Kai lo hacía ya de manera perfecta e incluso se despertaba a media mañana para cumplir su cometido-. –¿Qué pasa, Mostachan? Te dimos de comer hace poco...- antes de alzarse del camastro bajó ambos brazos y tomó al minino, afianzándolo contra su cuerpo en un abrazo endulzado que se ganó ronroneo potente por parte de una caja torácica tan pequeña. –¿Extrañas a Víctor?- hizo un mohín desconsolado. –Yo también...-y dicha aquella confesión se alzó despacio procurando apoyar bien los pies para no tropezar o caer por el mareo que persistía en implantarse en su sistema inmunitario. ¿Se estaría resfriando?.

Prácticamente ya se movía por el hogar como si fuera suyo, posaderas del maestro se encontraron con la amplitud del sofá cercano al calefactor tras sujetar el mando del televisor con Mostaza en el regazo, esta se apoyó sobre el muslo más cercano a la fuente de calor y pareció quedar dormida mientras el que se creía acatarrado se pasaba la frazada que Víctor tenía especialmente para él sobre aquel mueble por la espalda, acurrucándose contra ella. Pasó los canales sin demasiado interés hasta que dio con un programa que detallaba la vida de las orcas, reportaje marino con imágenes impactantes que llamaron la atención del castaño desde un inicio, fueron 20, quizás 30 minutos de programa y pasaron a los anuncios. Apuntó con el mando hacia el aparato para volver a cambiar de canal pero lo dicho por el actor que apareció en pantalla le paralizó el brazo tendido, el dedo dispuesto en el botón de next.

-¡Recuerde practicar el sexo seguro!- mientras un tercero decía eso, se pudo apreciar a dos jóvenes tórridos, cercanos y cómo en el mismo anuncio uno de ellos sacaba el condón, el otro negó con la cabeza. La voz volvió a tomar protagonismo. –Las consecuencias podrían ser fatales.- una oleada de imágenes –a cada cual más desagradable- pasó frente a los ojos dilatados de quién estaba observando la caja tonta: Primero una prueba positiva de VIH, después... un chico aferrado a un inodoro vomitando. Su pareja sujetaba un test de embarazo.

El corazón se le aceleró. ¿Y si...? ¿Y si las molestias...? tembloroso miró hacia la gata que de buena gana descansaba entre sus piernas. No. No podía ser... Ellos... Oh. Sí, sí podía ser.

Con manos ciertamente más trémulas que nunca sostuvo a la pequeña gatita que pareció reacia a deshacerse del contacto paternal y sacó las uñas, no para arañar, si no para sujetarse a la zona de la que le estaban desprendiendo de manera tan gratuita. –P-papá ahora vuelve, Mostaza.- la dejó ahí, junto al calefactor y la manta que hacia un par de segundos le cubrió a él y con prisas volvió al cuarto.
Se vistió con lo primero que alcanzó y es que para su suerte él y Víctor gastaban tallas similares, así que con unos Jeans del mismo vampiro y una camisa que le pertenecía a sí mismo salió con poco más que billetera y llaves en mano por la puerta.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Miér Ene 22, 2014 7:35 pm

Hoy era de sus últimos días en el Nocturna. La carta de renuncia ya estaba en manos del asistente de Alexiev y tal como sabía, en menos de quince días estaría dejando el lugar para sumergirse en una búsqueda de algo un poco más tranquilo y con menos gente...conocida. Ugh. Debía ser de esos días en los que definitivamente le hubiese gustado quedarse en casa y es que extrañamente aquellos a los que comúnmente atendía parecían estar más reacios a perderse entre las olas y olas de gente que bailaba y disfrutaba de sus tragos en los asientos que decoraban algunas secciones del local. Les tenía allí, conversando alrededor de la barra mientras preparaba lo que consumían pero aun así, sentía que le miraban más de lo usual. Bah, quizá aquél chismoso había ido con la noticia de que andaba con alguien más, pero realmente no creía que aquello fuera tan novedoso para ellos, al fin y al cabo, en algún momento tenía que sentar cabeza ¿no? Suspiró mientras terminaba de entregar un "Insomnia". En verdad que extrañaría aquél sitio, aunque solo porque Alex era demasiado permisivo y también porque su propio espacio de trabajo era una maravilla en comparación a otros que había visto en locales vecinos. Pero aquello no era razón suficiente para que la decisión que había tomado pudiese flaquear. Quería un horario de trabajo en el que pudiera estar más tiempo con Den y con mostaza y eso, lamentablemente no podría conseguirlo en un lugar en el que sus turnos debían ser sí o sí de noche y parte de la tarde.

Se limpió las manos y antes de que el grupo de tres chicos que le observaban pudieran tan solo pensar en abordarle, se dirigió hacia un pequeño espacio que tenía a un costado de la barra y apoyo la espalda contra una columna que pasaba justo por allí. Extrajo el móvil y observó una vez más la foto que Den-chan se había tomado con Mostaza. Y aunque no fuera consciente de ello, sonreía, sonreía lleno de un extraño y cálido sentimiento  y muchos se dieron cuenta de aquello a su alrededor. Quizá Den estuviera durmiendo pero, estaba algo preocupado por él, ya que rato antes de salir le había visto algo pálido y con evidentes molestias. Le había dicho que no era necesario que se levantara para despedirlo, pero el otro de todos modos se había movido de la cama para seguirle hasta la puerta y darle un beso. Mierda. Era como una de esas familias de los comerciales que desperdigaban amor por todos lados. Entonces fue que se decidió a abrir la opción de mensajes del móvil y allí marcó un corto pero cariñoso mensaje para el castaño:

Destino: Den-chan escribió:Hey~ ¿Todo bien?
Espero que te sientas mejor. Ya sabes que cualquier cosa, me dices ¿sí?
Dale mimos a Mostachan por mí.
¡Los quiero!

Y ya que el mensaje hubiera sido mandado, volvió a bloquear su móvil y nuevamente regreso al trabajo. Varios le sonrieron curiosos por el romance del blondo, aunque les costaría mucho más que un par de tragos el que el vástago quisiera tan solo nombrar a la persona con la que estaba viviendo y que resultaba hacerle sonreír de aquella forma. No, mucha de la gente que iba al Nocturna casi todas las noches resultaba no pertenecer a la clase de gente que Víctor permitiría que se acercara a Dennis y por lo mismo, quería protegerle, incluso aunque se pudiera pensar que se pasaba de sobreprotector. La verdad era que ya había metido en suficientes problemas al maestro como para seguir causándole más problemas. La música mientras llenó el espacio que abarcaba el enorme recinto y el barman volvió a hacer de las suyas mientras preparaba un nuevo trago. Otra vez todas las miradas sobre él y aquellos dedos que hacían girar botellas de forma increíblemente ágil por los aires. Estaba seguro de que Alex no se esperaba que renunciara, pero si era su amigo o algo semejante, sabía que comprendería sus motivos, pero aunque Víctor no lo supiera, no podía estar más lejos de la verdad.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Mensaje por Dennis T. Edmond el Miér Ene 22, 2014 8:08 pm

Las mejillas le ardían, le quemaban. El farmacéutico le miró con una sonrisa enternecida digna demostración de cualquier anuncio dental y le extendió el test de embarazo. Las manos del castaño estaban tan temblorosas que no logró sostener aquella cajetilla embolsada y la misma cayó sobre el mostrador, ganándose la risa endulzada del comerciante. –¿Primerizo?- no le hizo falta respuesta, la mirada esquiva del maestro se lo confirmo. –¿Sabes como funciona, muchacho?- la mirada del castaño le buscó entonces: Cierto. No tenía ni la más remota idea. –Es sencillo. Deberás aplicar algo de orina dónde se te indica: Saldrán unas rallas de colores. Si es azul no debes preocuparte, si salen rosas... te aconsejaría que fueras al médico para asegurarte que realmente estás en cinta.- Dennis asintió vagamente, enrojecido, realmente enrojecido. Aquello... aquello era vergonzoso. ¿Pensarían que no sabía quién era el madre? Extendió un billete y cuando la mano se deslizó por el mostrador fue capaz de ver como el orgulloso hombre que le atendió observó el anillo que no se quitaba siquiera para dormir: Cierto. Podía presumir de estar atado a alguien. Tras pequeña reverencia, palabras de ánimo y deseo mutuo de un próspero año nuevo salió de la tienda para chocarse con el frío invernal.

Entró en aquel paraíso de vástagos y saludó con la cabeza al que merodeaba tras su lugar de empleo resguardando por las idas y venidas de los propietarios y aunque reclinó la cabeza a modo de saludo no pudo evitar sentirse preocupado por Víctor, claro. A ése otro a duras penas le conocía. Pero sospechó de la conducta del castaño cuando éste, con cierto recelo, escondió una bolsa bajo el abrigo y salió despavorido y rojo hacia el elevador.
El maestro tuvo que intentar insertar la llave por la rendija varias veces una vez salió a paso raudo del ascensor: No entraba, la mano le temblaba tanto que aquello metálico no terminaba por encajarse dónde correspondía. ¡Ahh! ¡Bien! Por fin lo logró y un suave chasquido evidenció que podía entrar en el inmueble siendo recibido por la no muy lejana melodía de su móvil, abandonado en la mesita de noche. Llevando aún consigo aquella bolsa fue a la habitación: Ni un maullido. La hija de ambos descansaba tranquila y ajena a que tal vez...

Tomó el móvil y tras desbloquearlo leyó el mensaje, esbozando un gesto enternecido. Pero no contestó. Sólo... sólo serían cinco minutos.

Dejó las llaves y la cartera sobre la cama junto al abrigo, solía ser ordenado pero aquella vez la imperante urgencia le llevó a mostrarse algo desordenado con sus pertenencias. Bolsa y móvil en mano y nervios bombeándole bajo el torso hizo todo lo que el farmacéutico le recomendó, una vez aquello fue ejecutado, dejó el test de embarazo sobre la superficie marmórea y miró la hora. Cinco, únicamente serían cinco minutos. Los segundos parecían no pasar y el posible futuro padre se mantuvo aferrado cerca del lugar donde yacía el test para no perder las fuerzas, para asegurarse que las rodillas no le fallarían. Un hijo. Un bebé. Un crío fruto de... del amor Víctor y suyo. Sin poder aguantarse se mordió ligeramente el labio inferior, pellizcándoselo con la ansiedad plasmada mientras mejillas se teñían nuevamente del color de la vergüenza. Un hijo desestabilizaría la vida de Kai. Él lo tendría más fácil: En su trabajo le darían los días oportunos para cuidarse del bebé y aunque seguramente el embarazo no sería bien visto al no estar casado... ¡Ah! ¿Por qué estaba ya organizando la vida de padre sin haber visto el resultado? Quizás... Quizás y sólo quizás hubiese deseado que el test diera positivo.

Desbloqueó el móvil: Tiempo límite.

Asustado por lo que pudiera ser tomó poco a poco aquella prueba, ése dispositivo que despejaría las dudas de sus nauseas: Rosa. Dos rallas. Ambas rosas. Las piernas flaquearon y el numan cayó sin más sobre sus rodillas sobre el frío suelo de aquel baño. Con la mirada fija en algún punto que nadie hubiese podido adivinar se llevó la mano al vientre, acariciando lo que daría protección al cigoto. Él... él estaba verdaderamente... estaba... Las lágrimas se aglomeraron en esa mirada jade y las convulsiones llegaron mientras abrazaba la coraza de dónde se resguardaba ya la señal de vida que ambos habían creado. Las nauseas, los vómitos... aquellos ataques de hambre a las tantas de la madrugada en las que Víctor se reía de él por estar volviéndose nocturno. ¿Todo era por él? ¿Por ése pequeño?

Víctor... Víctor... ¡Víctor! Trasteó el móvil entre temblores pero estaba con la mirada tan repleta de lo cristalino de lo salino que no fue capaz d poder escribirle un mensaje. Además... además necesitaba escuchar su voz. Apretó el botón de llamada y tras sorberse la nariz se llevó el aparato al oído, aún arrodillado tal y cómo había caído sobre el suelo del baño.

Apenas fueron dos tonos. Pudo escuchar su voz detrás del claro alboroto que parecía estar dándose en Nocturna.

-V-victor...- estalló de nuevo en llanto. ¿Por qué estaba tan sensible si la noticia era buena? Es decir... ése niño... ése niño era, por su parte, deseado. –Ven a casa.- le dejó asimilarlo, hablar. Sorbió de nuevo. –Ven a casa ahora, por favor.- la voz le tembló y no sabía si el otro sería capaz de distinguirle, pero esta vez se lo imploró. -V-ven...Por favor...-




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Miér Ene 22, 2014 10:35 pm

Debieron haber pasado poco más de cinco minutos antes de que al parecer recibiera respuesta. Sacó el móvil del bolsillo de su campera negra —aún no compraba una roja que reemplazara la que había quedado algo magullada y, para ser francos, no quería pedírsela a Dennis, quizá porque pensaba que le gustaba.— y atendió tan pronto como se movió hacia el mismo rincón desde el que había mandado el mensaje. —Hey~ .—Pero tan pronto como saludo al otro, sintió que algo no iba bien con Dennis, podía escucharle extraño, como si estuviese llorando, pero no fue hasta que el otro habló que se aseguró de que aquello en verdad estaba ocurriendo. Mierda, ¿Se sentiría mal? ¿Qué ocurría? —¿Den? Tranquilo, ya voy ¿sí?...ya voy... En nada me tendrás en casa. —Y no dudo ni un segundo en dar por terminado su turno tras cortar la llamada, y aunque le hubiese gustado saber qué era lo que le ocurría al otro, sabía que gastaría tiempo que podría utilizar en llegar más pronto a casa para estar con él. Fuera lo que fuera estaría allí para ayudarlo. Los otros chicos lo miraron con curiosidad cuando se retiró y algunos se alejaron de la barra tan pronto como Víctor desapareció entre la gente rumbo hacia la salida. Estaba ya prácticamente anochecido y muchos de los suyos esperaban a la hora en que los incautos salieran del club con la guardia baja para poder hincarles el diente, aunque otros tantos los engatusaban desde adentro del club y se los llevaban hasta hoteles donde...bueno, obtenían todo lo que deseaban de sus víctimas escogidas.

El guardia de la salida se despidió de él con una sonrisa, aunque lo oyó preguntar a la distancia por lo que ocurría, pero lo cierto era que el vástago no se detendría por nada ni nadie y así, sus pasos cruzaron la ciudad acoplándose a la oscuridad y utilizando la misma para hacer el camino corto sobre los tejados de algunas casas que quedaban en perfecto diagonal hacia el edificio en el que residía. Estaba algo nervioso por cómo se había escuchado la voz de Dennis, ¿Y si eran aquellos de Exules nuevamente? ¿El padre de Dennis? ¿Y si se quería llevar de nuevo al castaño para atraer a Sven?
Los dientes del blondo se apretaron mientras procuraba ir lo más rápido que podía. Pero de todos modos, el viaje hasta casa le tomó alrededor de diez minutos hasta que cruzó la puerta principal del edificio y saludo al guardia. De necesitar el aire seguramente ahora estaría sumamente cansado y agarrotado por la corrida sobre-humana que había hecho hasta el edificio, pero en su lugar, solo se sentía algo ansioso de llegar hasta el piso donde aún le debía estar esperando el castaño y la hija de ambos.

El ascensor se abrió frente a la figura del blondo y tan pronto como supo que podía salir, se lanzó hacia la puerta del departamento donde ahora vivían ambos. Uno de los vecinos le miró con extrañeza pero Víctor no se detuvo más que a sacar la llave para poder con torpeza —y luego de tres intentos fallidos— dejar que la misma desbloqueara el cierre de la puerta y le dejara entrar. La maraña de pelos rubios otra vez le cubría la vista pero aun así se movió hacia adelante, buscando la figura de su pareja entre el iluminado del cuarto de estar. —¿Den-chan? —Le llamó mientras se echaba la capucha hacia atrás, arreglándose el pelo para poder ver mejor a su alrededor. Y efectivamente lo vio, ahí delante suyo con Mostachan en sus pies y rozándose contra sus pies. Víctor le observó sin comprender bien, ¿Por qué lloraba? —¿Den? ¿Qué ocurre? —Dio un paso y luego otro, hasta que las distancias entre ellos no fueron más que un par de centímetros.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Mensaje por Dennis T. Edmond el Jue Ene 23, 2014 10:41 am

Observó la pantalla oscura del móvil cuando la llamada llegó a su fin. Estaba convencido de que Víctor no tardaría demasiado pero el hecho de apartarlo de sus tareas habituales le causó cierto remordimiento interno que cesó al recordar el calibre del a noticia que tenía que darle. No era cómo si pudiera esperarle dónde se encontraba, el frío estaba adormeciendo lo que eran unas prendas cubiertas por fina tela de otro de los pijamas que se encargó de robar a su pareja y la posición no era cómoda. Suspiró y con todo su cuerpo tembloroso se apoyó en los muebles para ser capaz de alzarse. Miró con esos grandes jade llorosos la prueba de embarazo que estaba señalizado con un potente rosa, iban a... El malestar de nuevo atacó y siendo brusco esta vez se reclinó en la taza del baño para intentar sacar lo que el embrión ya se había encargado de expulsar con anterioridad, en su cuerpo no restaba un solo alimento pero no podía frenar el impulso de empujar desde la garganta lo que fuera, siendo así cómo bilis quemó garganta y logró gestos asqueados por parte del futuro padre.
Tiró de la cadena y se limpió la cara con agua caliente. Estaba ojeroso, con el cabello totalmente desparramado, pero no se vio con ánimo de darse una rápida ducha o de intentar parecer más presentable. Guardaría la llegada de Víctor cerca de Mostaza, ella le devolvería la paz que se había consumido tras el resultado de aquel test. No podía creerse que el destino jugase así, que las cosas fueran así.

No, no era que no quisiera... ¡Él ya amaba a ése bebé! Mientras caminaba hacia el salón su brazo rodeó con ademán protector lo que aún no tenía ningún indicio de embarazo. Era pleno responsable de no haber utilizado el condón y aunque en el momento de acostarse con Víctor siquiera pensó en ello ahora sin duda sería algo que marcaría a fuego relaciones venideras –eso, claro, si aquello quedaba en un falso resultado positivo.- Se sentó tembloroso sobre el sillón y pequeña bolita de pelos no tardó en ir hacia él para acariciarse contra uno de sus costados, maullando débil en lo que enroscaba la álgida cola. Observó a la hija de ambos con aire totalmente distraído, algo poco común en el maestro. ¿Qué haría? ¿Y si Víctor no lo deseaba? ¿Y si...? ¿Y si le apartaba de su vida al no querer hacerse responsable? No sabía del cierto cuantos años vampíricos tenía su pareja, tampoco si a lo largo de su existencia había experimentado la paternidad, empero el miedo estaba fluctuando en cada poro de ése que temblaba, que lloraba. No abandonaría al bebé, no lo haría. Decisión del rubio sería si se embaucaba con él o no en el cuidado del mismo.

Le escuchó llegar y su mirada se alzó lentamente, aunque para mayor comodidad bajó a la gata del sillón. Esta, reacia a apartarse demasiado de su estimado se paseó entre sus pies aunque cuando el blondo entró en escena esta le miró ronroneante: Ése otro chico también le gustaba.
Las distancias entre vástago y numan quedaron reducidas a la nada y pudo ser participe de toda la marea de emociones que atravesaban aquellos preocupados. ¿Y ahora? ¿Cómo se suponía que debía afrontarlo? Le sonrió, fue una sonrisa plena, verdadera y amplia empero en el cierre de los jade lágrimas se derramaron por la forma natural de sus pómulos. –Víctor...- empezó a hablar y para entonces sus párpados alzaron poco a poco posiciones hasta que aquellos aguados volvieran a enfocar a su pareja. No fue capaz de ponerse de pie, ni de pedirle al otro que se sentase a su lado, el corazón le bombeaba con tanta fuerza, con tanta...

Quiso decírselo, de verdad que lo intentó. Como un pez fuera del agua boqueó un par de veces empero ni un sonido manó de aquella garganta suya, el terror le tenía totalmente paralizado, consumido. Alzó temblorosa diestra y se intentó retirar las lágrimas del lado de zurdo de su mejilla. De repente supo el modo de decírselo sin tener que aclamar a una voz que no parecía desear participar en el pecado. ¿UT estaría al corriente de que un mero numan había quedado en cinta de uno de sus estimados hijos?. –E-el baño...- ahí estaba el test, sobre el mármol. –M-me traes... me traes papel del baño, por favor...?- y que le perdonase si su cobardía no dejaba que sus ojos volvieran a cruzarse con los de su pareja mientras pedía aquello a voz de susurro.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Jue Ene 23, 2014 5:11 pm

Parpadeo completamente confundido, el otro...estaba sonriendo ahora. Ah, pero las lágrimas no tardaron en salir y Víctor estuvo a punto de arrodillarse para ver que le ocurría a aquél, pero sin embargo, su pareja le miró y volvió a hablar. Al menos podía estar seguro de desechar su teoría de los vampiros, después de todo no podía sentir ningún aroma que no fuera el de los tres que estaban en aquella sala. Y sin embargo el maestro parecía no poder hablar, ¿Qué ocurría? Entonces escuchó el pedido del mismo, aunque el maestro no volvió a mirarle, entonces ¿De verdad se sentía mal? Pero entonces ¿Por qué había sonreído?

Se rascó la cabeza completamente confundido, pero sin más, asintió y tomó camino hacia el baño, aunque la pequeña de ambos pareció haberle echado de menos porque en cuanto se movió el blondo, ella le siguió con sus pequeñas patas. No, no parecía que nadie hubiese entrado a la casa y realmente le parecía extraño que el otro sonriera entre las lágrimas. "A no ser que se le haya contagiado algo de mi locura" pensó el blondo mientras se libraba de los zapatos de camino al baño. No, eso era imposible, seguramente ahora que volviera del baño con el papel, el otro accedería a contarle el por qué lloraba de aquella forma.

Encendió la luz de la habitación y se adentró en la misma hasta que las baldosas del piso le recibieron con su cómoda frialdad. También encendió la luz de aquél lugar y se arrodillo frente al mueble del baño para buscar el repuesto de los pañuelos de papel que solía dejarle Jake junto con todo lo demás. Y ciertamente las encontró, sin embargo, cuando su rostro se hizo hacia el frente, se dio con la punta de un pequeño objeto de plástico que no recordaba haber visto antes en ese lugar. ¿Sería de Dennis?
El vástago se levantó con los pañuelos de papel en una de sus manos, pero desde las alturas pudo ver mejor aquél objeto, aunque en un principio no lo identificó, no hasta que sus orbes fueron a parar hasta la caja que estaba caída entre el inodoro y el lavado. Levantó la misma aunque Mostaza se aprovechó para colgarse de sus cabellos rubios. —¡Hey! Pequeña traviesa. —El vástago alejó con sus dedos a la minina como si los mismos fueran una pequeña persona que la hizo acostarse sobre el suelo panza arriba. —Eso, ahí, quieta. Luego jugaré contigo. —Víctor sonrió pero volvió pronto la vista hacia la caja que ahora sostenía entre sus manos. Y sus orbes se abrieron como si hubiera visto la cosa más extraña del mundo. Lo cierto es que cuando fue a levantarse, se dio en la cabeza contra el borde del lavado y estaba seguro de que Dennis debió haber escuchado la maldición que echó al aire.

Era...era un test de embarazo, claro, ahora lo reconocía y es que, no había tenido nunca antes uno delante. Eso solo podía significar que los malestares de Dennis se habían debido a... ¿A un bebé? Con torpeza dio vuelta la caja y comenzó a leer la explicación de la misma para darse sentido a aquellas rayitas rosadas que podía ver en un delgado espacio del test. Y debió haber pasado un minuto antes de que su labio se desencajara y cayera a un lado de Mostaza sobre el piso. La gata lo miró y él le devolvió la mirada sin decir nada por unos momentos, hasta que por fin decidió hablar a la pequeña. —Mostachan...vas...vas a tener un hermanito. —Su rostro no reflejaba sonrisa pero ciertamente estaba impresionado con lo que iba a decir. —...Voy a ser papá. —Y de a poco, pero muy poco se fue delineando una sonrisa en su rostro. Iba a tener un bebé, bueno, no él, sino Dennis pero...pero el mismo sería de ambos. —Cierto...¡Dennis! —Mostaza debió haberse asustado un poco al ver como el vástago se levantaba a los tumbos para regresar los pasos que había dado con los pañuelos de papel.

Su cuerpo apareció por el pasillo hacia la sala donde se encontraba el maestro aún sentado. —¿Es en serio?...¿vamos a tener un bebé? —Necesitaba la confirmación de él y no dudo en acercarse hasta estar prácticamente delante de él y allí mismo se arrodillo para poder mirar hacia aquél desde arriba mientras le extendía los pañuelos. Su vista pasó de los orbes de Dennis hasta su estómago, y aunque el mismo seguía normal, seguramente en un tiempo podría ver aquél bulto crecer. La sonrisa volvió a crecer al levantar de nuevo la vista hacia su pareja. Se sentía tan raro, como si estuviera en un sueño y es que, la sola idea de tener un bebé le habría parecido completamente descabellada antes y sin embargo, saber que tendría uno con Den-chan le provocaba algo de calor en su frío interior.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Mensaje por Dennis T. Edmond el Jue Ene 23, 2014 5:43 pm

No podía. No podía decírselo... No era tan directo con ése tipo de cosas y estaba convencido de que Víctor sabría perdonarle aquello. Estaba ahí, en el sillón, más nervioso de lo que juraba no haberlo estado nunca y es que todo el miedo pasado en aquella pelea que llevó a ambos hermanos al hospital no era nada en comparación a todo lo que sentía ahora. Pavor. Verdadero pánico.
Su espalda se irguió cuando escuchó la voz de su pareja lanzar un improperio al aire. ¿Esa era su respuesta? ¿Esa vejación al cielo? Si bien intentó mantener su alegría a pesar de las lágrimas todo rastro de sonrisa se vio erradicado, muerto. Víctor... No, era imposible. Podía poner la mano en el fuego por ése vástago, estaba convencido de que aquello, aquel improperio no iba dirigido a él y tampoco para el que estaba comenzando a gestarse en su interior. Debía haber sido Mostaza, sí, ella le habría hecho tropezar o caer... No, no tenía que ver con ellos. Y así, se intentó convencer de que todo estaba bien. Abrió la comisura y optó en respirar por aquella entreabierta en vago pero certero intento de proclamarse calma, as pulsaciones se le habían disparado al llegar a imaginarse lejos del vástago si éste renunciaba al bebé. De todas formas estaba tardando demasiado, ya debería... Y como si su pareja le hubiese leído la mente los pasos acelerados y torpes de éste se abalanzaron hacia la salita dónde el docente aún restaba en espera de su compañero.

La pregunta le llegó directa: Así era Kai. Alargó lentamente la mano para tomar posesión de los pañuelos y mientras lo hacia el foráneo quedó arrodillado en el sofá, mirándole. No se atrevió a devolver aquel gesto pero el hecho de que la pregunta la formuló en plural le alivió. Sacó uno de aquellos de papel y se aseguró de quitarse la mucosidad de la nariz, teniendo las manos temblorosas a causa de la cantidad de emociones que estaban surcándole. Miedo. Pero una infinita alegría... No había sido un crío buscado, ni mucho menos, pero crecería como el más amado.

Al volver a mirarle para intentar confesarle lo que éste ya sabía se lo encontró... ¿Sonriendo? Ojos aguados se abrieron con sorpresa e incapaces de comprender aquella alegría pero ése gesto se emuló en su rostro, sonriéndole de nuevo con ése re-gusto de amargura. No quería arruinar la vida de Víctor. –S-si...- tomó aire con lentitud desde una ahora despejada nariz y apretó el pañuelo entre sus dedos. Desde su desventajosa posición al encontrarse algo más abajo que el otro que le ganaba por un par de centímetros alzó el mentón buscando con inquietud esa mirada que tanto se asemejaba. –Vamos a ser papás.- había podido decirlo y si bien le tembló la voz la alegría estaba inscrita en cada sonido que de su boca manó. Extendió los brazos hacia el rubio y los enroscó entorno a su cuello logrando ganar algo de altura pero quedando medio-colgado de ése otro cuerpo que tenía las rodillas ahí hincadas, por su parte, su trasero se elevó mínimamente del mueble mientras se producía el abrazo. –V-vamos a ser papás.- y lo repitió, aunque esta vez contra el oído del blondo, a voz suave.

Pero la reina de la casa no estaba contenta. ¡Claro que no! Su persona preferida no sólo le había desatendido en el baño, si no que después había salido del mismo sin ella entre sus brazos. Altanera apareció por la puerta y moviéndose sin hacer el menor ruido se movió hacia dónde aquellos dos estaban abrazados. Se agazapó en posición y cuando consideró oportuno saltó, cayéndole a Víctor en el regazo el liviano peso de la pequeña, uno que también estaba siendo invadido por su pareja. La gata maulló descontenta en clara búsqueda de atención.

Pero por primera vez desde la adopción de Mostaza el castaño no la consintió, no la acarició. Estaba con los brazos echados a los hombros y cuello del futuro padre del bebé que traería al mundo... Y por primera vez fue egoísta.
Su comisura buscó la del rubio a tientas pues tan siquiera se molestó en abrir los ojos, de tanto llorar estos le picaban e incordiaban. Cuando los encontró se aseguró que aquellas dos voluminosidades carnosas encajasen como dos piezas del mismo puzle, aunque fue suave, tierno.

Quedaban cientos de preguntas en el tintero y la más importante sin duda sería el lugar al qué vivir. No vetaría a Víctor la oportunidad de ver crecer al pequeño –aunque eso era algo que él tampoco deseaba- aunque... No dejaría a Sven sólo. Prefirió centrarse por ahora en el frío de ése otro cuerpo, en su textura y aroma. Tendrían largos meses para preocuparse y hacer toda clase de preparativos.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Jue Ene 23, 2014 11:43 pm

Tan pronto como escuchó aquella frase siendo asegurada por su pareja, pareció que de nuevo el calor se extendía por su frío cuerpo. Iba a tener alguien más de quien ocuparse en unos cuantos meses, un hermanito para Mostaza, una razón más para darse cuenta de lo diferente que Dennis era para él del resto del mundo...lo más importante, sí, su castaño y el pequeño en su vientre eran ahora su razón para seguir viviendo. —Hm, y vamos a ser los mejores. —Sonrió y rió ante su propio comentario, padres inexpertos sí, pero era más que seguro que con aquellos dos nada podría faltarle a la pequeña criatura que se estaba formando dentro de Den-chan. Sus manos se acomodaron contra la cintura de su pareja, con un toque suave, una caricia que se extendió por la espalda del maestro. Sin embargo, bastó un ronroneo para que recordara a quien había dejado panza arriba en el baño. ¡Cierto! La misma pequeña cayó sobre sus piernas y aunque estuvo tentado a mirarle, el rostro de su pareja se movió y pronto los labios del castaño se encontraron con los suyos. Los dedos del vástago se afianzaron sobre la espalda del maestro aunque no le apretó contra él sino que lo mantuvo en aquella misma postura en la que solo sus extremidades les unían. Acarició los labios de Dennis con los propios, haciendo el beso suave y con una que otra pausa antes de volver a por ellos. Y ahora las preguntas comenzaban a golpear a su puerta, ¿Cómo le llamarían? ¿Se parecería más a Dennis? Esperaba que sí, sobre todo si ponía esa misma expresión al ruborizarse pero...¡ah! Quizá estaba algo perdido en el tema de los nacimientos pero, ya había escuchado que los hijos entre vástagos y humanos conservaban los genes vampíricos, eso...¿Tendría un seguimiento en específico?

Una de sus manos subió hasta la nuca del maestro y le acaricio con cariño el cabello. Espero a un momento en el que Den-chan se separara para respirar para comentarle lo que había estado pensando, aunque aún no se podía creer que iba a tener un pequeño a quien cuidar ahora además de a Den-chan. —Sería bueno que fueras al médico cuanto antes para ver que el test haya salido correcto. —Aunque a estas alturas realmente esperaba que sí. Era como un niño contando los caramelos que compraría al llegar a la tienda. —Si quieres te acompañaré, no, mejor dicho, es seguro que iré contigo. —Sus orbes verdes observaron al otro al recordar a alguien del que se había olvidado por un momento. —Ah...y tendrás que contarle a tu hermano. Aunque seguro querrá matarme cuando se entere. —Una risita nerviosa escapó de entre los labios de Víctor. Y realmente en ese viaje no estaba muy seguro de acompañar al castaño mayor, pero no porque temiera de Sven, sino porque se sentiría muy mal por provocar la ira del otro al estar éste en el hospital. Se preguntaba si en los días venideros le darían el alta al pequeño capitán. Estaba seguro de que aquél se sorprendería mucho cuando supiera que iba a ser tío y que el padre era al que había llamado "oxigenado".

Su cuerpo se hizo hacia adelante y atrapó a Dennis en un abrazo más cómodo, aunque Mostaza se paseaba por entre sus piernas queriendo atrapar su atención por lo que tras dar un beso en la mejilla al padre de su hijo, le dejó mínimamente para poder girarse hacia la pequeña y tomarla con una de sus manos, acomodándola así sobre su brazo. La gata le miró ciertamente molesta, aunque pronto pareció relajarse al ver que nuevamente tenía la atención del blondo sobre ella. —Ahora tendremos que dividir los cuidados entre Mostachan y el pequeño. —Sus orbes volvieron a fijarse en Dennis al tiempo que su otra mano rascaba el lomo de la gata. Levantó a la minina entre sus manos, alzándola hacia arriba como si se tratara de un niño de verdad. Mostaza respondió con un maullido entre aquél ronroneo que movía su panza.



~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Mensaje por Dennis T. Edmond el Sáb Ene 25, 2014 4:49 pm

La mirada jade del maestro se iluminó en clara y evidente alegría: Víctor... Víctor seguiría los avances del embarazo junto a él, o si más no, parecía dispuesto a acompañarle a la primera visita, aquello logró que su vientre se removiera en gustosa sensación cálida: No estaría solo, su novio había aceptado –parecía- de buena gana aquella noticia que en un inicio turbó al que se encontró en aquel hogar solo y con un test de embarazo en positivo. Pero ahora no había que temer, el pequeño muy posiblemente saldría fuerte cómo su padre, si más no y según tenía entendido, la raza del mismo sería vampírica ya que se trataba del gen fuerte entre los dos, por consiguiente, éste soportaría los muy posibles torpes pasos de unos padres primerizos. Se río por lo bajo al escucharle, pero no estaba muy alejado de la realidad: No quería ni podía llegar a imaginar la reacción de su hermano. ¿Se alegraría? ¿Se enfadaría? A duras penas conocía a Víctor y con lo protector que era... Suspiró tras aquella risa que se acopló a la del blondo. –No creo que te mate... Eso significaría que me quedaría viudo.- procuró reírse a pesar de que se le atropelló un sentimiento de culpa en la voz. Si Sven realmente blandía katana contra su pareja sería su culpa... Aunque Kai, suponía, no se dejaría ganar, más tampoco dañaría a su hermano. Aquello sería complicado. Estrechó a su pareja en el abrazo compartido empero pronto permitió que éste impusiera cierta distancia pues cierta pequeña parecía totalmente dispuesta a ganarse las caricias y atenciones del mismo. –Sí... aunque parece que Mostachan tiene papitis.- al terminar de decir aquello y alzar su visión de la gata que se arremolinaba bajo las caricias se encontró con aquellos tan sumamente parecidos. Eran... ¿Eran entonces una familia de verdad?

Al verle acunar a la pequeña contra su brazo un ligero rubor amaneció en las mejillas del embarazado al imaginarse que era un crío y no en gato lo que ahí pronto estaría. Mostaza se mantuvo con la panza arriba y con las pequeñas patitas buscó atrapar algún mechón de ése pelo rubio con el que le encantaba jugar, no haciendo más que sacudir la zarpa de un lado a otro hasta que posiblemente cansada de su propio contoneo giró en brazos de su padre y agazapó las orejas, escondiendo la cara contra el pliegue del codo de ése que pese a todo seguía acunándole. La mano del castaño se alargó con pasividad hacia esa adoptada el día de navidad y a duras penas rozó la cola de la pequeña con un par de dedos, fijándose nuevamente en esta y en todo lo que hacía con tal de estar pegada contra Víctor. –Mañana pediré hora para ir al médico... P-pero no es necesario que me acompañes.- quería, pero no sabía si aquella experiencia sería demasiado para quién durante siglos no se preocupó más que de tener el estomago lleno. Risueño se llevó la mano con la que procuró atención a la gata a un costado de su estomago, era extraño pensar en la posibilidad de que ahí estaba gestándose un pequeño que se parecería a ambos.

Las lágrimas dejaron de brotar aunque la ojerosa mirada de quién a duras penas podía dormir por las molestias evidenciaban cansancio, alegría... eran demasiadas emociones. –Víctor...- ¿Cómo afrontar el tema? Se encogió ligeramente y poco a poco buscó el confort del sofá tras de sí, apoyándose en la zona mientras observaba a su pareja con atención pero claro pavor. –¿Dónde...?- se recriminó mentalmente al tiempo que intentaba verbalizar las dudas, no era momento de pensar en eso, tendrían meses para ello, por lo que intentando no parecer ansioso le dedicó una sonrisa pequeña pero significativa. –... Dónde iremos a cenar para celebrarlo?- era consciente que al paladar del foráneo nada contentaba si no era sangre, pero de ello se encargaría cuando estuviesen a solas.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Sáb Ene 25, 2014 10:30 pm

Mientras desperdigaba caricias por sobre la panza y orejas de Mostachan, volvió a mirar hacia su pareja, estaba seguro de que ahora sería aún más difícil el sacarle un ojo de encima, después de todo, ahora llevaba otra pequeña criatura dentro suyo, una que necesitaba de la protección y afecto de ambos. Dennis se encontraba sonrojado y por lo mismo el blondo sonrió, aunque no sabía que era exactamente lo que había provocado el nuevo sonrojo del castaño. Una de las manos de Víctor se dejó atrapar por las garras de su hija y aunque, una mínima punzada de dolor le recorrió los dedos, no los alejo de la pequeña, sino que la distrajo con los mismos para que dejara sus rubios mechones tranquilos. Un par de toques más y la minina cambio de posición, haciendo que su nariz húmeda se rozase contra el brazo del vástago antes de que escondiera la cabeza sabiéndose traviesa. Víctor hizo un pequeño mohín al escuchar la respuesta de su pareja. Lo cierto es que no quería que nada le pasara ni a él ni al bebé, aunque tampoco debía volverse posesivo de ambos. Era difícil pelear contra sí mismo, pero finalmente terminó por dar una respuesta que sabía, sería la correcta. —Está bien, pero iré el día del turno. —Y en eso sí que no habría opción a negativa. Esto significaba que tendría que encontrar un nuevo trabajo pronto, aunque realmente no pensaba que le fuera a costar mucho; Víctor confiaba en que no había mejor barman en la ciudad que él, a pesar de que aunque él no lo supiera, tanto su experiencia con los tragos como su propia físico era lo que le ayudaba en el negocio y en la búsqueda de uno nuevo no sería diferente.

Los dedos del blondo se pasearon por la columna de su hija, desembocando en su cola para volver al principio de la cabecita de la misma, entre las peludas y puntiagudas orejas. Intercalando miradas entre Dennis y Mostaza, la nueva pregunta de su pareja le dejó pensando. No era que no conociera buenos sitios para comer, pero quería llevar a un sitio especial al castaño por lo que se le ocurrió un pequeño restaurante que quedaba junto a un lago artificial. El lugar era particularmente visitado de noche por las lámparas flotantes que se dejaban allí todas las noches con los deseos de los visitantes; ese sería el tipo de lugar que seguramente al maestro le gustaría y haber encontrado su respuesta hizo que apretara los ojos al tiempo que una amplia sonrisa se dejaba mostrar. —Ya se dónde. —Y su mirada volvió a centrarse en su pareja antes de que dejara a Mostachan en el sofá junto a Den. Elevó uno de aquellos dedos con los que no había rozado a la pequeña y lo apoyo mínimamente sobre el labios inferior del maestro. —Pero no te diré hasta que vayamos al mismo. Será una sorpresa para la madre de mi hijo. —Apoyo la frente sobre la de Dennis, sintiendo como tantas otras veces, el calor propio de su cuerpo. Y por un momento, espero que su hijo también estuviera disfrutando de aquél calor que solo la persona más importante para ambos podría hacerles sentir.

Envolvió una de las manos del maestro entre una de las de él, entrelazando sus dedos y dejando que el calor de estos mismos se pegara a su propia piel. Si alguna vez había deseado un cambio para la vida que había llevado hasta ahora, era Dennis quien había traído los mismos y seguirían, ahora con una paternidad que le daba algo de curiosidad, incluso algo de temor, pero estaba seguro de que lo haría bien, por su hijo y por Den-chan, daría lo mejor de sí mismo. Su rostro se movió, acoplándose al del maestro para que sus narices no se encontraran, pero sí sus labios. Su mano instantáneamente se apretó más contra la del otro y el beso se volvió más firme. "Te quiero" pensó, pero en su interior, quizá el sentimiento ya no cabía en esa palabra.



||TEMA CERRADO||


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Frutos inesperados y amados. { Priv. Victor

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.