Encarcelados en un mundo donde fueron programados para vivir. Para servir a los humanos que hicieron su creación. Los hombres arrasaron con todas las mujeres del planeta convirtiendo un nuevo mundo en solo la raza masculina. No hay diferencia de géneros, se han convertido en uno solo. Prostitución, luchas, tecnología avanzada, nuevas jerarquías… Caballeros, bienvenidos al paraíso…

Homines Hortum.



BITE ME, BABY







Conectarse

Recuperar mi contraseña








¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Miér Jul 19, 2017 2:21 am.







Últimos temas
» Saint Seiya Gold Myth
Lun Jun 29, 2015 10:51 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:58 pm por Invitado

» What's Up!? The Rules—
Lun Feb 16, 2015 9:15 pm por Kyochi Kokonose

» khanes of war (Afiliacion Elite)
Dom Oct 26, 2014 11:21 am por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Sáb Sep 13, 2014 12:50 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 4:52 pm por Invitado

» Pokémon Elysium ROL [Cambio de Botón]
Miér Ago 06, 2014 7:06 am por Invitado

» [Re-apertura] Gizem - Normal [cambio de botón]
Jue Jul 17, 2014 10:26 pm por Invitado

» { Spectra Entertainment —Hermana [YAOI]
Mar Jul 08, 2014 4:16 pm por Gintoki “Grim” V. Sakata














MÁSTER TENNEN PAAMA
GINTOKI "GRIM" V. SAKATA
PERFIL - MP
TÚ OXÍGENADO ADMIN
VICTOR K. MOONSPELL
PERFIL - MP
ADMIN
BUSCANDO UN AMOR
PERFIL - MP







SOULMATE

GOLD


pandoralovers
SILVER

Academy Dark Wind

Pulse
Crear
Hatfield Universitiy
 
OnatabanaCrear foro
Bleach: Shadow Of Seireitei
Danger Clan
Infection Rol
OPPUGNO THE LIGHTS
Shinobi Wish Nova Orbis
Souls & Swords
Falthirien[k]ing Project
Sword Art Online (SAO) photo 3535_zps8cc7883a.gif
 photo 40x40-1.pngStanford University
London City RPG

Forbidden City

kuroshitsuji RolKiefer University

Game of Thrones
 Teen Titans New Generation
 Pokémon Soul

Baltofans-vocaloid
Shaman King Fukkatsu RolGakuen Shingetsu Rol
Pandora: Shin Seiki
League of Legends Rol
HOLYWELL CITY RPG

School Codes
Survival PokerCrear foroSG

Ciudad Hino [
Human DesireHell Guns RolDS
School of devil Wayi
BRONZE


DIRECTORIO





TOP

Shiki Topsite!
Vote for Homines Hortum at Top Site List PlanetOnigroup Top List
Vera's Tales TopsiteKuroi Bara Top List
 Wonderful Nightmare Top Site


BLOG'S

Forbidden Paradise
Mangas YaoiMangas Yaoi








PRÓXIMAMENTE







Este skin ha sido diseñado en su totalidad para el foro Reckless University, por su web máster Swag “Swaggie” X. McCoy, la cual fue muy amable en cedernos la totalidad del diseño para poder editarlo a nuestro gusto. la edición; el color, la historia y totalmente su administración es para el Staff de Homines Hortum; el cual no tiene ninguna objeción si alguna de las imágenes editadas que han de ver les guste y puedan tomarlas con el permitido crédito; cualquier plagio está completamente prohibido. El widget de Staff ha sido obra de Ramona de osc. Gracias por su tutoría de ayuda.
El contenido es obra de la administración de #Homines Hortum. Idea original basada del foro #Hortus Deroum el cual el administrador principal obtuvo el permiso de editar la historia y ambientarla de una manera diferente a la original. El foro quedo en estado inactivo. Idea original de #Oriana Ojeda, Ideas editadas y parte de la originalidad de #Gintoki “Grim” V. Sakata #. Diseño grafico realizado por #Gintoki “Grim” V. Sakata. Todas las tablillas son propiedad del #Staff de Homines Hortum. La originalidad es lo que llama la atención, no plagies. Se educado.


credits.
pictures: © zerochan, deviantart & we♥it
skin: © Reckless University
lyrics: © Gintoki “Grim” V. Sakata
© -



♥ Homines "Yaoi" Hortum




A different night [Valerius]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Vie Ene 17, 2014 7:50 pm

Un suspiro de cansancio escapó de entre sus labios. Las puertas de la Panadería donde trabajaba se abrieron para dejarlo salir de aquél lugar tras que el dependiente —su jefe— le arrojara uno de aquellos dulces de fresa que a Haziel le gustaban a modo de despedida. Otro día de trabajo había terminado y con ello la noche había caído sobre Hortus. El azabache tomó su bolso —el que contenía la ropa de la escuela— y mientras lo colgaba de uno de sus hombros, dio el primer paso fuera del local, siendo recibido por el frío invierno de la ciudad. Y bastaron un par de segundos en que el numan tomó dirección hacia el centro de la ciudad, para que un vaho de vapor escapara de su boca a cada nueva expiración. Por suerte había llevado algo de ropa abrigada, aunque incluso aquél chaleco con el que cubría su cuerpo sobre una camiseta sin cuello no parecía ser suficiente. Se encogió de hombros, metiendo las manos en los bolsillos de su pantalón, el grosor de la bufanda cubrió su mentón y se rozó contra los oscuros cabellos del joven. Era viernes y por ende todo el mundo había salido a las calles para ir tanto a los locales nocturnos de la ciudad, como para ir a aquellos en los que muchos perdían sus fortunas. Haziel se divertía en días como aquél jugando juegos de video o viendo alguna película y es que, no era muy dado a la vida nocturna como el resto de sus compañeros que de hecho, muchas veces le habían invitado a salir incluso si se unía luego de salir del trabajo, pero siempre rechazaba las mismas.

Se detuvo en el borde de la calle, mientras la luz del semáforo parpadeaba en un color rojo brillante. ¿Y esta noche? ¿También iría a casa?

Suspiró. Eso no tenía que pensarlo mucho. Extrajo su móvil de su bolso y miró la hora: Eran las nueva y media. Quizá sería bueno que comprara algo para comer, porque si lo pensaba, no era como si tuviese muchas ganas de cocinar. Sí, algo simple bastaría además, no podía derrochar el poco dinero con el que mantenía su pequeño hogar y a sí mismo. —Estaré bien. —Se dijo a sí mismo, pero sabía que Kuroh le escuchaba y que estaba de acuerdo con él. El cambio del semáforo mostró ahora un dibujo en verde y Haziel se aprestó a cruzar la calle, aunque su vista subió del frente hacia aquél cielo cubierto en nubes negras, ¿Tormenta?

Parpadeó al ver que algo se venía sobre su rostro, pero en cuanto lo mismo hizo contacto con su nariz, el chico sonrió continuando su camino. Había sido solo una pequeña muestra de que pronto nevaría. Volvió a guardar el teléfono móvil, sin embargo su ropa se atoró en el cierre del mismo y fue, mientras caminaba sin mirar hacia adelante, que alguien golpeó contra su hombro izquierdo y lo sacó completamente de balance, haciendo que su cuerpo se tambaleara hacia atrás antes de caer sobre la fría vereda. —Agh. —Había apoyado mal la mano sobre el piso y la misma realmente le dolió en cuanto la quitó del mismo usándola como apoyo. Claro que había logrado destrabar los hilos de su ropa del cierre, pero ahora que se veía la mano, la misma estaba algo colorada y entre medio le ardía, quizá porque apenas se había rasmillado la misma. No era nada del otro mundo y sus cosas estaban bien por suerte. Y aunque aquella persona no se había detenido al verle caer, tampoco era como si Haziel fuera a gritarle algo, después de todo, la gente era así y no podría hacer nada para que la misma cambiara.

Gente caballerosa ya no quedaba por aquí ¿no? Espera ¿eso existía?

Sonrió como si aquello le causara mucha diversión.

Claro, eran solo leyendas de los libros que leían en la escuela. Negó con la cabeza, desechando esas ideas antes de ponerse de pie, aunque cuando se preparó para lo mismo, una sombra se cernió sobre él y unos dígitos enguantados quedaron justo delante de las grises orbes del numan. ¿Sorprendido? Si, lo estaba y de hecho, ¿aquella persona a la que ahora observaba era de verdad? Porque realmente lucía como alguien de mentira, alguien salido de algún libro, ¡ah! ¿El golpe le habría afectado?


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Sáb Ene 18, 2014 11:29 am


Se levantó del sillón de su despacho soltando un pequeño suspiro de cansancio. Algunos de sus huesos crujieron lastimosamente al haber estado sometidos a la aburrida rutina de estar durante horas inmóviles largos informes. Desde el comercio, la distribución de la energía, a asuntos tan serios como violaciones, robos, muertes... todo tipo de información y hechos pasaban por su despacho, para ser aprobados, sellados o seguir con su evaluación.

Pero por hoy... ya era suficiente.

Apagó su portátil, y se dirigió al perchero donde colgaba su abrigo. Se lo puso con movimientos automáticos, pero de tal forma que quedaba impecable en él. Tenía el cuello alto, que tapaba la mitad inferior de su rostro, hasta la nariz. Además poseía capucha, y como venía siendo su costumbre se la alzó para cubrir su cabeza. Dejó solo un par de sus mechones blancos cayendo libres y sueltos por delante, pero se recogió el resto para que permanecieran dentro de la capucha y el abrigo.

Se encamino hacía la salida del palacio. Necesitaba salir a tomar aire y despejarse.

Pese a lo cubierto y abrigado de su aspecto, los vigilantes que montaban guardia por los pasillos y a la salida le saludaron con respeto, reconociendo a Valerius. Este respondía únicamente con secos asentimientos. Pero antes de salir uno de esos guardias le detuvo.

-Espere señor Kyllmann. Tome esto- le tendió un paraguas negro con movimientos profesionales. -Esta previsto que nieve, señor. Tenga cuidado- le deseo el guardia con una leve reverencia.

-...- Valerius cogió el paraguas y asintió. -Lo tendré en cuenta-

Utilizando el paraguas como un bastón, salió del palacio y se sumergió en la bulliciosa noche que podía ofrecer Hortus. Andaba con pasos largos, pero tranquilos. La espalda estirada, el mentón alzado... era la personificación de la seguridad en si mismo. Quizás por eso la gente se apartaba de forma automática de su camino. Podían percibir de forma inconsciente el aura de mandato que desprendía el alquimista de incógnito por esas calles.

De repente el andar de Valerius se detuvo. Alzó la vista observando como se estaban empezando a formar los primeros copos de nieve. Algo de vaho se escapó de sus labios, saboreando esa visión. Le parecía tan pura... por un momento no fue consciente del trasiego de gente que le rodeaba. Seres que vivían sus fugaces vidas con tanta intensidad... esa intensidad que Valerius había olvidado desde hacía bastante.

Estaba sumergido en sus pensamientos, quieto en mitad de la calle, cuando oyó algo parecido a un golpe y un quejido.

Dos hombres acababan de chocar, y uno de ellos había caído al suelo. Valerius se fijo en su expresión de dolor y abatimiento... y automáticamente clavó sus ojos en el otro hombre con el que había chocado. Este exhibía una expresión airada e irritada. Parecía que tenía prisa, pero esas no eran las formas. Ni siquiera se había detenido a ayudar al otro hombre.

Se acercó lentamente, observando como las demás personas que circulaban en la zona ni se volteaban a ver si el hombre estaba bien. A medida que se acercaba pudo apreciar que el hombre tenía unos rasgos juveniles. Era atractivo, con cierto aire ingenuo que solo poseen aquellos que todavía no han sufrido la crueldad del mundo... pero a la vez tenía una mirada triste, como si gestos como los que estaba sufriendo ahora en mitad de la calle, se lo recordaran.

Así que Valerius no pudo evitar extender su mano izquierda ante el rostro del chico, para ayudarle a que se levantara.

-¿Estas bien, chico?- preguntó con voz clara, quizás autoritaria. -No creo que el suelo sea muy cómodo-
avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Sáb Ene 18, 2014 7:08 pm

Haziel parpadeó antes de tomar de aquella mano enguantada. El peso de su cuerpo fue repartido entre la mano que mantenía sobre el piso y aquella que ahora estaba tomada de la de aquél hombre que se había detenido a ayudarle. Un poco de fuerza basto para que pronto estuviera nuevamente sobre sus dos piernas, aunque una de las mismas avanzó hacia adelante intentando hallar equilibrio y por lo mismo, se estrelló contra el pecho del otro, ah, otra persona alta. El golpe no había sido fuerte, por lo que se separó del otro dando dos pasos hacia atrás, terminando así con el contacto entre su mano y aquella que le había parecido extraña al tacto...como si no fuera humana. Sus orbes grises se fijaron en la silueta de aquél, quizá percatándose de que alguien tan bien parecido —y con aquellas ropas— no podía ser cualquier persona. Pero entonces recordó que le debía un agradecimiento por haberle ayudado a pararse y aunque no era de mostrar fácilmente lo que pensaba, cumplió con aquello. —U-Umm...Gracias por ayudarme. —Una de las manos del azabache fue a parar hasta su nuca, aunque fue justamente la que se le ardía por lo que la devolvió hacia un costado de su cuerpo. —La verdad es que no, el suelo no ha sido un lugar muy agradable donde caer. —Estaba hablando con un extraño, con alguien que apenas conocía, pero lo más sorprendente era que su lengua había aflojado lo suficiente para contestar a cada una de las palabras del otro. Quizá lo mismo fuera a causa de que le había ayudado, o quizá porque no todos los días se podía ver a alguien como él caminando por la calle, entonces, ¿Había picado la curiosidad de Haziel?

Otro copo de nieve dio contra la punta de su nariz, distrayéndole de aquella persona de largos cabellos grises. Le gustaba la nieve, aunque esperaba que la misma no cayera con violencia hasta que volviera a casa. Sin embargo, cuando levantó la vista hacia el cielo, pudo percibir varios de aquellos mismos cayendo sobre su cabeza. Tendría que apurarse si quería pasar por algo de comer a la tienda de conveniencia —que estaba unas cuadras más adelante— y llegar a casa antes de que el clima empeorara. Un vaho de vapor escapó de entre sus labios antes de que volviera su atención a quien no había parecido moverse también. Y ahora que se fijaba un poco en el mismo, traía paraguas así que, probablemente estuviera informado de las condiciones meteorológicas. Su cuerpo dio un leve respingo al darse cuenta que muy probablemente estuviera deteniendo al otro, ¿Quizá porque esperaba algo a cambio? No, realmente no creía que le hubiese ayudado solo para obtener algo a su favor, pero de cualquier modo y para quitarse esa sensación de encima, buscó entre las cosas de su bolso hasta que encontró el pequeño caramelo que le había dado su jefe. Lo estiró hacia el otro mientras daba un paso hacia el costado, preparándose para reanudar la marcha. También tendría que comprar algunas tiritas adhesivas para la piel. —Lo siento, es todo lo que puedo ofrecerte por detenerte a ayudarme. —Y sus labios se apretaron ligeramente antes de agregar algo más. —Y de verdad quiero que lo aceptes. —Por qué a Haziel no le gustaba deberle nada a nadie. Era de esas personas que buscaban valerse por sí mismos y aunque sabía que pedir favores era inevitable en la vida, los mismos estaban hechos para devolverse tanto en forma de gratitud como de otras maneras. Por eso era que deseaba que aquél aceptara el dulce antes de que se marchara.

Pero entonces fue que aquél con el que había chocado pareció haberse devuelto, porque fue esa propia mano la que le tomó por un hombro antes de sacudirlo. —Me has robado. —Fue lo que escuchó decir a sus espaldas y lo que le obligó a girar en dirección que ahora lucía bastante molesto. —¿Eh? —¡Eso era mentira! Nada había robado de aquél que solo le había pasado a llevar momentos antes. Pero aquél sujeto le sonrió con desprecio. —No te hagas el tonto, chiquillo, te chocaste conmigo y me robaste mi móvil. —Haziel observó a aquél con claro gesto de saberse en problemas. Claro que no le había robado el móvil, pero ¿cómo podría probarlo cuando su propio móvil no tenía ni un solo número registrado? —Eso no es cierto, es imposible que haya robado su móvil porque no soy ningún ladrón. —Pero el otro hombre no pareció muy contento con que Haziel le discutiera y por lo mismo tomó del bolso del azabache, tironeando para poder quitárselo de entre las manos mientras decía: —¡Ladrón! ¡Mentiroso! ¡Devuélveme mi móvil! —Poco debía importarle a aquél el que otra persona se hallara allí y tampoco era como si a esas alturas se fuera a ir solo con un móvil.


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Sáb Ene 18, 2014 8:43 pm

Estaba empezando a pensar que quizás la persona que estaba ayudando no era muy... ágil. Solo había que  ver como había chocado con él solo con ayudarle a levantarse. Pero por lo menos no era lento de reflejos, y reacciono rápido, alejándose y tomando una distancia que mantenía una formal distancia entre ambos.

Mientras se disculpaba ante él con un tono dudoso y nervioso (seguramente por la vergüenza de verse en tal situación), Valerius pudo examinarlo con atención. Si, sus rasgos era de un joven bastante atractivo, aunque esa inseguridad que parecía esgrimir le quitaba cierta masculinidad a sus facciones. Le recordaba a las viejas damas del siglo XVI antes de UT.

Cuando el chico dejo de hablar salió de sus pensamiento, temiendo no haber estado prestando suficiente atención y que el joven le hubiera dicho algo que no había alcanzado sus oídos. Pero... no. El chico estaba mirando hacía el cielo. Los copos de nieve iban aumentando, y era una... hermosa escena. Pero nadie se detenía a observarla... excepto ese chico.

Valerius casi estuvo tentado de sonreír. Parecía tan inocente... era curioso ver a un joven así de obnubilado por una nevada. Bueno, era joven. Eso podía significar que era su primera nevada en directo... y las primeras veces eran siempre algo digno de ser recordado. Tanto lo bueno, como lo malo. De ambas experiencias siempre se aprendían. Por eso Valerius se quedo tranquilamente ante él, disfrutando extrañamente de observarlo.

Debían estar ofreciendo una imagen bastante extraña, pero la gente estaba demasiado centradas en sus propias vidas. Pero finalmente hasta el chico se extraño de que amos estuvieran ahí plantados sin hacer o decir nada. Vio como se turbaba un poco y rebuscaba entre las cosas de su bolso. Para su sorpresa le tendió un... caramelo.

Lo cogió casi por acto reflejo, pero no pudo evitar parpadear incrédulo. ¿Le estaba dando un caramelo? Tuvo que alzar una de sus manos para ocultar la sonrisa traicionera que asomaba a sus labios.

-Gracias, pero no era necesario- se guardó el caramelo en el abrigo, con una leve inclinación de cabeza. Iba a decirle algo más, como ofrecerle acompañarlo de camino hasta su casa con el paraguas, cuando el sujeto con el que se chocó antes volvió... y no para ayudar, sino para ofrecer un espectáculo lamentable.

Cuando empezó a tirar el bolso del chico no pudo aguantar más, y extiendo su mano artificial (con esa clase de sujetos no le importaba ser un poco más laxo en temas de educación y ser un buen ciudadano) agarró con una presa de acero la muñeca del hombre.

El hombre intentó soltarse, soltando unos insultos que Valerius olvidaría segundos después por lo soez y vulgar que sonaban; y no tardo en darse cuenta que había algo extraño en esa mano. La fuerza era desmedida, y el hombre paso de soltar a suplicar para que le soltara.

-Un hombre con tantas prisas como tu... bueno, estoy seguro solo con ver como estas vestido que eres un desastre de persona. No me quiero imaginar como serás respecto a la higiene personal, así que... si realmente has perdido tu móvil, no eches la culpa a este joven de aquí- habló con voz helada al tiempo que alzaba el brazo de ese sujeto, que ya gimoteaba. -Si fuera un ladrón se habría ido corriendo nada más verme... los ladrones no son muy sociables, ¿sabes? Y segundo... -le soltó de un empujón, tirándolo al suelo sin ningún miramiento. -Todavía no te he oído pedirle disculpa a este chico por chocar contra él y tirarlo al suelo- lo miro desde las alturas, como si fuera una miserable cucaracha.
avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Dom Ene 19, 2014 10:26 am

No supo bien en qué momento su bolso volvió a ganar peso sobre sus manos y era que, el otro hombre lo había soltado. Haziel observó como el albino que le había ayudado a levantarse, ahora tenía tomado por la muñeca al otro tipo y...realmente parecía que le estaba tomando con bastante fuerza. Los insultos del mentiroso no tardaron en llenar el alrededor de aquellos tres, aunque el resto de la gente no se detenía a observar prefiriendo no meterse en problemas. Si, seguramente si no hubiera estado aquél, quizá hubiera terminado entregando su móvil solo para deshacerse de aquél idiota. Y es que no era cobarde, pero no le gustaban ni las peleas ni meterse en problemas. Estaba muy lejos de ser lo que en su otra subconsciente era incluso sin saberlo. El azabache abrazó su bolso hacia su cuerpo al tiempo que daba un paso hacia atrás, pero no tardó en clavar la mirada en el albino quien, estaba consiguiendo que quien antes se había mostrado realmente molesto, ahora parecía suplicar verdaderamente por que le soltara. ¿Dolor? ¿Sentiría dolor? Guio sus orbes grises hacia el suelo y volvió a escuchar al albino, esta vez dirigiéndose con sagacidad a quien mantenía atrapado por una muñeca. ¿Quién era el albino? ¿Vampiro? ¿Demonio?...¿quizá un androide? Y era que, mostraba tal fuerza y seguridad que le parecía difícil creer que era un humano, sobre todo después de haber tenido contacto con una de sus manos.

El sujeto molesto cayó al piso y desde allí miró hacia ambos, albino y azabache, aunque particularmente parecía no ser capaz de perderle el rastro al albino por lo que, se arrastró hacia atrás —manteniendo la mirada sobre el albino— hasta alejarse lo suficiente como para girarse y prorrumpir en una torpe escapada. Haziel suspiró. Era obvio que esa persona no pediría perdón, pero realmente no le importaba. Cuando decías cosas por obligación era casi como mentir ¿no? Los grisáceos orbes del azabache volvieron a toparse con el rostro del albino. Era una de esas noches donde las cosas no salían muy bien para él ¿eh? Sí, seguramente debiera ir pronto a casa. Su rostro hizo una pequeña mueca sabiendo que ya había molestado dos veces a aquél y por lo mismo, se obligó a sí mismo a hablar un poco más de lo que estaba acostumbrado con la mayoría de la gente que no conocía. —Lo siento mucho en verdad. —No hubo reverencias ni nada semejante pero su disculpa era verdadera. —Pero... —Apretó los labios antes de terminar la frase. —En verdad estoy agradecido de haberme topado contigo...con usted. —Arg. Ahora no sabía si estaba dirigiéndose de la forma correcta hacia aquella persona. ¿Y si se molestaba por su falta de educación? Después de todo, la gente mayor solía ser muy quisquillosa con los de su edad y más pequeños.

La nieve comenzó a caer con mayor fuerza alrededor de ellos y pronto el cabello del azabache comenzó a humedecerse. No sería bueno que se quedaran allí detenidos si aquello en verdad iba a empeorar. Entonces...entonces debía despedirse ¿no? Ah, pero ahora le debía otro favor a aquél albino del que aún desconocía su identidad a pesar de que creía haberlo visto en algún lugar antes. ¿En la televisión quizá? La verdad es que era un desastre con las caras y a pesar de que aquella persona le resultaba conocido, no podía recordar de quien se trataba, pero de ser alguien famoso quizá lo recordaría...¿Tal vez...? Y entonces el rostro de aquella persona se dibujó en su cabeza tomando el espacio del salón de clases. ¡Claro! Habían estudiado acerca de sus líderes y aquél era uno de los que había visto junto al gobernante. Pero aunque su cara se torció en una expresión de sorpresa, pronto no supo bien que hacer. Seguramente le había incomodado. Mierda, ¿en serio? ¿Por qué justamente él tenía que toparse con alguien así? y ¿se notaría que lo había reconocido? Quizá con aquello le molestaría. ¿Y por qué jodones de repente se sentía tan nervioso?

Se abrazó a su bolso, mirando hacia un costado antes de devolver la mirada hacia el otro por unos leves segundos antes de volver a repetir lo mismo. Ah, seguro que el otro pensaría que era un raro de aquellos.


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Dom Ene 19, 2014 12:04 pm

Como la cucaracha que era ese sujeto, se fue arrastrándose por el suelo, escapando asustado. Valerius por un momento acarició la idea de seguirlo así, tal y como estaba y patearlo... pero eso no lo hacían hombres como él, educados en la más alta moral y educación, así que lo desechó. Era tentadora la idea, pero... mejor no. Ya bastante se estaba exponiendo al actuar así en público para que se corrieran rumores de una actitud abusiva suya contra los ciudadanos. Ese no era su papel en la sociedad... lo que si podía hacer cuando volviera sería localizar a ese individuo, averiguar donde vivía y trabajaba y... complicar su existencia.

En fin, ya vería. Tampoco era especialmente vengativo.

La voz del joven le sacó al final de los planes que pululaban por su mente. Se giró para observarlo con atención mientras hablaba. Si, realmente estaba nervioso. ¿Le disgustaba llamar la atención? Era cierto que algunos transeúntes se les quedaban mirando, pero la mayor parte seguía por su camino. Puede que fuera que porque un perfecto desconocido le había ayudado sin pedir nada a cambio... de momento. ¿Le tendría miedo?

Valerius aflojó un poco su expresión, adoptando una postura más relajada, si bien la vacuidad de expresiones en su rostro seguía siendo la misma. Mientras el joven le lanzaba miradas nerviosas a través de la nieve que empezaba a caer con fuerza a su alrededor, el alquimista decidió que podían irse a hablar a otro lado. Se ajustó los guantes y se limpió el abrigo con unos suaves toques. Entonces extendió el paraguas y lo abrió sobre el joven, ya que él tenía una capucha que lo protegía de la nieve.

-Te acompañare hasta tu casa, por si ese sujeto se atreve a seguirte- comentó con tranquilidad. -Parecía lo suficientemente necio como para hacerlo- añadió, para aligerar un poco el ambiente... o eso intentaba.

Aunque... ¿se atrevería a seguirlo siendo un desconocido?

-Por cierto, soy Valerius. Un placer- se inclinó levemente, sin perder las buenas formas. Prefería no decir su nombre completo. No le apetecía llamar la atención innecesariamente.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Mar Ene 21, 2014 12:12 am

Parpadeó suavemente al ver como aquél paraguas se extendía por sobre su cabeza y aunque se quedó mirando hacia el mismo, pronto volvió la mirada hacia el hombre de albinos cabellos y mirada resplandeciente. Es que realmente esa persona no debía ser humana, todo en él apuntaba a que debía tratarse de algo más, un ente de características tales que haría a cualquier sentirse inferior, aunque él no se sentía inferior sino simplemente...sorprendido. —U-Ummm...no debería molestarse. —Su mirada recayó en el piso. Sabía que muy probablemente tuviera razón y aquél que ya le había abordado una vez quizá estuviera esperando a librarse de la presencia del albino, después de todo, Haziel no debía ser un problema para alguien como aquél tipo y era que el azabache tampoco era del tipo que le gustaba golpearse contra otro aunque se tratara de defender sus cosas. De cualquier forma, podía confiar en el albino ¿no? Si realmente era parte del gobierno de Hortus, estaba seguro de que nada malo sucedería, aunque todavía no podía comprender el por qué se rebajaría a acompañar a un simple estudiante como él hasta su casa.

Fue el hecho de que el otro se presentara lo que hizo que los grises de Haziel volvieran a posarse sobre la figura del albino. Valerius había dicho llamarse, un nombre poco común aunque recordaba haberlo leído en algún lado. Seguramente se acordaría de donde había escuchado el mismo tiempo después de aquél encontró. Y correspondía presentarse de igual forma por lo que el azabache sonrió tenuemente antes de dejar que sus labios modularan su nombre. —Haziel y...el placer es mío. —Era cierto, sino fuera por aquél ahora quizá estaría caminando a casa sin su bolso ni ninguna de las pertenencias que allí manejaba, hubiera sido un problema el moverse al otro día sin su identificación ni su móvil, aunque el último solo lo utilizaba para ver la hora y escuchar música. Pero no podía dejar que aquél ya le hubiese ayudado dos veces y ahora también le acompañara hasta casa a cambio de nada, por eso mismo, se hizo un poco hacia adelante quizá de manera algo despreocupada. —Entonces...entonces al menos, permítame cocinar algo para usted a cambio. —Sabía que aquello sonaría muy extraño, pero ya que le iba a acompañar hasta su casa y que además le había ayudado con ese hombre, no podía hacer menos. —No me malentienda, es...es solo que...no me gusta deber favores a los demás. —La vista del azabache pasó del albino hacia el piso antes de que diese un paso hacia atrás. Quizá debía estar sonando como alguien extraño, tal vez estaba incomodando al otro quien solo le había ayudado como un acto de gentileza de su parte. Pero...pero deberle favores a la gente le hacía sentir como alguien incapaz de cuidar de sí mismo. No tenía un tutor y no lo necesitaba o más bien, simplemente, no quería que alguien completamente ajeno a él intentara tomar el lugar de sus padres. No, él podía cuidarse bien solo, a pesar de que a veces...como en esta ocasión, necesitara de alguien más para poder salir adelante sin caerse.

No quería quedarse allí por más tiempo, a la vista de quien podría estar pensando erróneamente acerca de sus intenciones, fue por lo mismo que comenzó a moverse en la misma dirección hacia la que se dirigía antes de haberse encontrado con Valerius. Estaba seguro de que aquél le seguiría si en realidad planeaba acompañarlo hasta su casa y —suspiró suavemente— necesitaba calmar sus pensamientos. Quizá simplemente estaba contento de saber que alguien le acompañaría a casa aunque solo fuera para que no le ocurriera nada, pero entonces es que no podía entender por qué prefería alejarse de sus compañeros y de todo aquél que pretendía acercarse ¿Era por temor? ¿Miedo al rechazo? ¿Temor a perderlos como había perdido a sus padres?
La mano con la que sostenía su bolso se apretó contra el mismo, aunque pronto devolvió la mirada hacia quien esperaba que le acompañara. ¿Acaso nadie estaría esperando por aquél? ¿Nadie se enfadaría por que le acompañase hasta su casa? Quiso preguntarle aquello al albino, pero sintió que sonaría demasiado fuera de lugar respecto a aquellas preguntas.


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Mar Ene 21, 2014 9:11 am

Haziel... Así que ese era el nombre del muchacho. Lo pronunció varias veces en su mente, deteniéndose en cada letra, y como sonaba en conjunto... sino le fallaba la memoria -y no solía- ese nombre provenía del antiguo hebreo. Era una variante de Chazaiah que venía a significar "Dios ve". Valerius no pudo evitar sonreír para sí con amargura. Era de lo más irónico ese nombre, vista la ceguera que había mostrado Dios a lo largo de los siglos...

Aún así, el nombre sonaba bien. Sonaba delicado, con una suave cadencia. Se ajustaba al manso carácter que había visto hasta ahora en el chico. Y por ello, estaba seguro que su presencia le iba a suponer una molestia, y se iba a deshacer de su presencia en cuanto pudiera. A Valerius no le importaba. Simplemente... había cosas que tenían que hacerse. Y dejar a ese joven a la merced de ciertos "tiburones" no era una de ella.

Fue entonces cuando la invitación de una comida le fue propuesta. Una invitación de lo más osada para alguien tan tímido. Por un momento un sinfín de retorcidas razones pasaron por la mente del alquimista que justificaran tal invitación, como el envenenamiento.

Quizás percibiera un ligero brillo de desconfianza en su mirada, pues Haziel segundos después añadió:

—No me malentienda, es...es solo que...no me gusta deber favores a los demás. —

Ah. Eso tenía sentido. Además no veía a ese joven engañando a nadie por fines deshonestos. No podía evitarlo, tenía debilidad por los jóvenes... además... seria agradable comer con alguien, para variar. Una vez al año, no hacía daño.

-Entonces aceptare tu invitación- respondió en un tono rígido. Casi parecía molesto, pero no lo estaba. Quizás ... ¿él mismo estaba nervioso? ¡T-Tonterías!

Alzó el mentón, en ademán orgulloso y confiado, marcó paso seguro con el que se aseguraba alcanzar a Haziel y colocarse a su lado.

Sin embargo, sus ojos percibieron como el chico se aferraba a su bolso con gesto inseguro, como si buscara protección de él. Valerius apretó los labios. Supongo que no inspiraba mucha confianza. Y Haziel era tan joven... todos los alquimistas habían sido jóvenes en algún momento, y todos ellos experimentaron en miedo y las dudas mientras la vida mortal corría por sus venas. Ahora, tal vez por ese pacto, habían olvidado una parte muy humana de ellos... y Haziel se la acababa de mostrar y recordar.

Iba a decir algo, pues un tenso silencio se había ido instalando entre ambos a medida que caminaban, y la soledad de esa calle lo acentuaba, pero... un movimiento fugaz entre las sombras de un callejón hizo que Valerius se tensara. Extendió el brazo en el momento justo para apartar a Haziel de un disparo que sin duda rozó alguno de esos mechones de ébano.

Pegó el cuerpo del chico contra el suyo a modo de escudo. Él no podía morir, después de todo... pero Haziel si.

-Al parecer si es tan necio para volver... pero no solo- comentó al joven que estaba pegado a su pecho. Se movió hasta una pared cercana, y girándose para colocar a Haziel a su espalda, se encaró con no una, sino cuatro figuras armadas, que sonreían confiadas.

-Je je je... hola de nuevo- saludó la cucaracha de antes. -Cuando les dije a mis amigos, aquí presentes, la humillación que cometisteis hacia mi... bueno, no podíamos permitirlo y... ¡nos pusimos de acuerdo en haceros una visita!-  sonrió como una babosa. -Siento decirte que antes me hubiera conformado con tu bolso, chico... pero ahora, vamos a saborear ese delicioso culito que tienes, mientras tu novio albino mira como te la metemos hasta el fondo-  lamió la pistola con gesto obsceno.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Miér Ene 22, 2014 2:01 pm

Tal como había pensado, el otro le siguió acomodándose a sus pasos. Realmente aquella noche no llegaría solo a casa yeso, eso hizo que una muy fina sonrisa naciera en sus labios a pesar de que algo le apretaba en lo profundo de su corazón, como si a alguna parte dentro de sí mismo aquello no le terminara por gustar. Pero prefirió no prestarle atención a aquello y el silencio se hizo entre aquellos dos que ahora caminaban por la vereda que poco a poco iba adquiriendo un color blanquecino debido a la nieve que ahora comenzaba a caer con mayor ímpetu por la ciudad. Haziel dio una mirada de reojo hacia Valerius, preguntándose por lo que debería cocinar para aquél, aunque no contaba con mucho en casa pero...

Su cuerpo de un momento a otro fue empujado hacia atrás, haciendo que sus cabellos se balancearan por la fuerza del agarre, pero no fue eso lo que sin duda le asustó, sino el sonido de un disparo que pasaba justo en esos momentos por delante de sus ojos, a escasos centímetros de donde se encontraba detenido ahora. Sus orbes grisáceos se abrieron con completa sorpresa y sin embargo, pronto su cuerpo estuvo apegado contra el de Valerius, casi detrás del mismo, como si él estuviera ejerciendo de improvisado escudo. Mierda, ¿Que se suponía que pasaba ahora? El albino se había referido a la persona de antes, pero Haziel no pudo creer que se tratara del mismo hasta que por un costado y de reojo alcanzó a ver cuatro figuras delante de ellos, todas armadas y, efectivamente, uno de aquellos tipos era con el que había chocado antes.

Uno de los brazos del azabache se aferró a las ropas por la espalda del albino. No, no podía ser que ahora les estuvieran apuntando cuando ellos estaban completamente desarmados y...
Haziel puso algo más de fuerza en su agarre sobre la ropa del mayor. Había metido en problemas a Valerius y este todo lo que había hecho era ayudarle, entonces, entonces si algo le pasaba al albino, sería solo su culpa por haberle arrastrado con él. La voz de aquél tipo y sus palabras hicieron eco dentro del estudiante, quien tembló ligeramente. ¿Qué podía hacer? No tenía nociones sobre como pelear y mucho menos sobre cómo defenderse de cuatro tipos armados a la vez pero no podía dejar que le hicieran daño a Valerius, incluso si con aquello tenía que dejar que el otro se fuera. Apartó la vista al ver aquél gesto hecho por aquél sobre su pistola. —Valerius...no deberías, ellos...ellos están armados. —Murmuró al otro. No parecía haber ninguna patrulla de la policía cerca y era obvio que si intentaba tomar su teléfono móvil los otros reaccionarían y...lo que más le preocupaba a Haziel era que pudieran emprender fuego contra el albino y lastimarlo. El azabache apretó los labios antes de que soltara las ropas del otro y se moviera hasta terminar en su costado. Su mirada subió hasta que se encontró con la de Valerius, pero sin embargo, pronto la misma se alejó para encarar a los hombres que los habían acorralado. —Y-Yo...cooperaré con ustedes pero...pero tienen que dejar que él se vaya. —La voz del azabache se oía de todas formas excepto segura y es que, del solo pensar en lo que aquellos harían, sus piernas parecían desear flaquear y quedarse estáticas en aquél lugar.

Los otros rieron y se miraron entre sí sin bajar las armas. —No veo por qué deberíamos hacer caso a un niñato como tú...pero... —Y el sujeto que antes Valerius había espantado miró ahora al albino. —Si te vas ahora sin decir nada me olvidaré de tu osadía hacia mí y te evitaré el ver como follamos a tu perra. —Pero ahí no había signos de que lo mismo fuera una pregunta, era una más bien una alternativa...como si aún no hubiese terminado de hablar el otro. —Y si no quieres marcharte pues...te meteré un tiro en el medio del estómago, ¿te parecería bien eso? ¿Quieres desangrarte delante de tu noviecito? —Haziel volvió a mirar hacia Valerius, esta vez con un gesto temeroso, implorante, no por él mismo, sino por el albino. Pero tan pronto como desvió los ojos del grupo, fue que uno de ellos avanzó y le sujetó por la palma de su mano derecha.


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Miér Ene 22, 2014 8:02 pm

Podía sentir la cálida presencia de Haziel detrás de él. Sentía los pequeños copos de nieve acariciar la piel de su rostro, y podía ver como se iba cuajando en la calle. Sin duda ofrecerían al día siguiente una estampa muy hermosa. Y Valerius iba a tener que pedir perdón interiormente, pues seguramente esta noche él iba a mancharla de rojo... El agarre del chico iba aumentando en su espalda, como si quisiera sujetarlo. Pero era inútil. Valerius se había educado en ciertos principios básicos. Algunos los había desechado, pero otros... no. Y esos principios que había aceptado en su ser, y había grabado a fuego, no podían aceptar que tales cucarachas se atrevieran a desafiarlo y amenazar la vida de un inocente justo delante de sus narices.

Hoy, después de mucho tiempo, saldría a bailar. Una danza de muerte, tal bella como letal. Sencilla y básica. No había movimientos complicados, ni habilidades ocultas. No, esa noche todo su cuerpo se movería al son de la enseñanzas de combate aprendidas siglos atrás. Lo único que importaba era salir vencedor. No había bondad y compasión en una lucha a muerte. Esa ley primigenia la hacía tan hermosa... el valor, la decisión... en un duelo de esas características se vertía todo el valor y habilidad de los combatientes. Pero entonces... tuvieron que crearse las armas de fuego.

Y esos cuatro imbeciles iban pavoneándose con ellas, sintiéndose muy seguros. Y no era para menos. Esas armas solo las utilizaban los cobardes. Hacían sentir seguros y poderosos a las ratas. Si hubiera previsto el alcance que iba a tener su invención... se hubiera cargado a su creador, para que los planos no hubieran salido a la luz.

Adelanto ligeramente un pie, preparándose para librar de sus hombros esas cabezas huecas que sostenían. Le pareció oír un nervioso murmullo de Haziel a su espalda, pero lo ignoró. Todos sus sentidos estaban ahora centrados en esas alimañas. Ya había desarrollado más de diez formas rápidas y eficientes de cargarse a esos cuatro. Serían una lacra menos para la ciudad.

Pero un movimiento en su espalda le hizo bajar la mirada. Se topó con ese par de ojos grises. Estaban asustados, como un cervatillo que está ante una manada de lobos, pero brillaba en ellos una resuelta decisión. Una decisión que no había visto mucho en estos días de decadencia.

Parpadeó sorprendido ante el trato que ofreció Haziel a los ladrones. Se... ¿se estaba sacrificando por él? Casi podía notar como su boca se abría de la incredulidad.

¿Aún había gente así... en el mundo? Una pequeña emoción latió dentro de él. Tuvo ganas de echarse a reír. ¡Si, no era para menos! ¡Sentía que todo su trabajo, todo el trabajo de los alquimistas y sus ideales habían servido para algo! Y aunque por dentro bullía de emoción, y sus ojos brillaban, su rostro se mantenía tan pétreo como siempre.

Haziel se giró para mirarlo, suplicándole con esa mirada tan expresiva como pura, que aceptará la oportunidad que le daba para escapar.

Fue entonces cuando los acontecimientos se precipitaron solos.

Al darles la espalda, uno de esos sujetos se adelanto veloz como una culebra para agarrar el brazo de Haziel. Segundos después ese mismo sujeto observaba el muñón sangriento que se había convertido su brazo. Soltó un grito histérico que inundó la calle. La sangre salpicó el suelo, el abrigo de Haziel y dio un siniestro color a la espada que había surgido veloz de la mano mecánica de Valerius. Y antes de que el resto de los presentes pudieran reaccionar Valerius ya había atravesado las tripas de otro de los atacantes. Tenía que ser rápido. No podía permitir que un disparo diera al joven que estaba protegiendo. Veloz, efectivo y letal. Se movió entre los dos que quedaban en pie, que le miraban histéricos, como si una bestia salvaje se hubiera materializado ante ellos. Tal era su nerviosismo que se dispararon entre ellos, mientras Valerius les esquivaba con facilidad. Este solo tuvo que rematar el trabajo.

La cálida sangre empezó a inundar el suelo, derritiendo la nieve. Él mismo la sentía correr por su rostro.

-¡Q-Quieto! ¡O me lo cargo! ¡M-Maldito cabrón! ¿Te lo has cargado a todos!-
gimió una voz abordada por el terror detrás suya.

Se giró para observar como el sujeto que había dejado sin un brazo había aferrado con el otro a Haziel por el cuello. En su temblorosa mano aferraba un fino puñal. Debido a sus temblores ya había arañado la pálida y suave piel de la mejilla del joven.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Miér Ene 22, 2014 11:15 pm

Sintió el agarre por parte de uno de aquellos y esperaba que ese fuera el momento adecuado para que Valerius se marchara...antes de que lo viera como no deseaba ser visto por alguien como él, por quien se había detenido a ayudarle aun cuando nadie más lo hubiese hecho. Apretó los ojos y entonces, sintió como su abrigo era empapado por algo caliente al tiempo que la mano que le había jalado ahora le soltaba. Los gritos a su alrededor se hicieron imágenes propias de una película de acción cuando abrió los ojos y enfocó tanto a Valerius como a los que estaban ahora en su mayoría, completamente cubiertos por su propia sangre. ¿Qué...? ¿Qué había pasado? Dio un paso hacia atrás antes de fijarse en la espada —ahora cubierta de sangre— que salía desde uno de los brazos del albino. Entonces estaba en lo correcto, aquél...¿aquél era un androide? Pero más allá de eso, fue la rapidez con la que todo paso delante de sus ojos; los otros, sus propias ropas, el aroma de la sangre estaba por todo el lugar a su alrededor y aquella vista pareció activar en su cerebro el recuerdo del accidente de sus padres, aunque todo lo que podía ver de aquello —como siempre— eran manchones en tono escarlata. El sonido del disparo de balas cortó los pensamientos del azabache. La nieve ya no era blanca y...

—¡Ugh! —Un paso hacia atrás por obra de una mano ajena y pronto estuvo otra vez atrapado por quien ahora le agarraba por el cuello de forma precaria aunque con la fuerza necesaria para hacerle difícil al azabache la tarea de respirar. De cualquier modo, lo que más temía Haziel, era el filo de la cuchilla que temblaba contra una de sus mejillas. —¡Agh! —No pudo evitar el quejarse al sentir como la misma le atravesaba la carne de aquella zona sensible en cada sacudida que el nervioso tipo propinaba. Podía sentir como la sangre escurría de aquél otro por su brazo, misma que también manchaba sus ropas por la cercanía. ¿Cómo podía aún mantenerse de pie? Por ley general un cuerpo humano solo soportaba hasta cierto límite la pérdida de sangre y aquél realmente parecía estar llegado a ese punto. Haziel llevó ambas manos hacia el brazo de aquél hombre, pero el mismo volvió a amenazarlo con cargárselo, por lo que sus dedos se quedaron quietos en aquél lugar, al tiempo que intentaba fijar la vista en Valerius. Se sentía estúpido por haber conducido a aquella persona a tal acto y el aroma a sangre estaba provocando que perdiera el control sobre sí mismo. Por lo mismo intentó concentrarse en aquél y en la posibilidad de que tal como había acabado con aquellos, también lo haría con el que le sujetaba por detrás, sin embargo, el hombre que lo mantenía quieto tosió y escupió sangre hacia un costado, pero su tos no se detuvo ahí y pronto se separó por acción propia del azabache. Luego procedió el ahogo, y en cuanto aquella cuchilla estuvo lo suficientemente lejos, Haziel se movió junto al albino, lo más cerca posible de él.

El hombre que aún permanecía encorvado hacia adelante con la cuchilla en mano, lucía realmente pálido y mal, su brazo ya no parecía aquello sino en su lugar un manejo de carne abierta que hizo que el ojigris tuviera que cubrirse la boca para intentar contener las ganas de vomitar. Sangre por todas partes y el recuerdo nebuloso de sus padres. Una de sus manos se sostuvo de la ropa del albino mientras intentaba controlar su respiración y el revoltijo que había tomado lugar en su vientre. Su casa, quería ir hasta su casa, muy lejos de todo aquello teñido por lo rojo. Sin embargo, movimiento por parte del mayor le hizo mirar de nuevo hacia Valerius. —Por favor...vámonos de aquí. —Lo pidió en un murmullo, quizá temiendo en verdad el largar todo lo que su estómago contenía, por culpa de aquella escena. Era obvio que los otros estaban muertos, porque fuera de su voz, la de Valerius y la de aquél tipo que parecía estarse quejando adolorido en el piso, no podía escuchar a nadie más, ni ver sus cuerpos moverse a causa de la respiración. Valerius los había matado…


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Jue Ene 23, 2014 7:09 am

Valerius se quedo inmóvil. Ni parecía respirar mientras sus ojos seguían el brillo de esa navaja. Una navaja que creo perlas de sangre en la mejilla de Haziel. La mirada de este estaba sumergida en el miedo, y le miraba casi sin parpadear. Su rostro había adquirido una palidez que haría temblar de envidia a la nieve. Pero, mientras, la mente de Valerius barajaba a gran velocidad todos los movimientos posibles que podía realizar para acercarse, salvar a Haziel y machacar a esa alimaña para que se fuera hacer compañía a los otros desechos que había liquidado. Había muchas probabilidades de que saliera bien... pero también de que saliera mal, por eso dudaba. No se atrevía a exponer a Haziel ante el azar. Sobretodo porque la buena suerte estaba empeñada en separar su camino del de Valerius.

Fue entonces, como si esta solo quisiera llevarle la contraria al alquimista, que las leyes de la naturaleza empezaron a obrar. La perdida de sangre en ese individuo no era ninguna tontería. Valerius sabía por experiencia que perder un miembro era una autentica putada. Había que saber reaccionar rápido para que el manantial vital que era la sangre no huyera de sus habituales cauces. Y ese individuo... había ignorado ese hecho por su ansia de venganza y enfermo del miedo.

Haziel se escurrió hábilmente de su atacante aprovechando su momento de debilidad. Esa víbora estaba volviendo a su elemento natural: a ras de suelo. Valerius sentía que su trabajo ya estaba hecho. Además, matarle en ese instante habría sido un acto de piedad... algo que no estaba muy dispuesto a ofrecer, sobretodo todo al sentir el tembloroso cuerpo de Haziel pegado al suyo. Bajo la vista y examinó al chico con atención. Estaba como él, con las ropas manchadas de sangre. Su tez estaba incluso más pálida que antes y su respiración sonaba entrecortada. Mierda... ¿estaba entrando en estado de shock? No es que le extrañara, pero atenderle en mitad de la calle (una calle con tres muertos y un moribundo) no era la mejor idea.

Aún así, tenía a atenderle si eso le ocurría... pero una temblorosa voz salió de los labios mustios del chico, pidiéndole que lo alejara de allí. Bueno, al menos no presentaba alteraciones en el estado de la conciencia. Aún sabía donde estaba y lo que quería. Podía hablar. Esa era buena señal.

"Es fuerte..."
pensó como si fuera un padre orgulloso.

Sacudió la espada en el aire para limpiarla con rapidez de la sangre que aún se escurría por ella, y segundos después se plegó en el interior de su mano mecánica.

Con delicadeza alzó con su otra mano el mentón del chico, para que lo mirara a los ojos.

-Muy bien, eso haremos. Vamos a ir a tu casa Haziel, por eso necesito que te concentres y me lleves allí-
le pidió Valerius con voz firme. Tenía que ocupar la mente del joven con algo que no fuera el festival sangriento que los rodeaba. Algo tan querido como el hogar sería lo ideal. Además, allí podría tratarle si sucumbía a la presión.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Jue Ene 23, 2014 4:08 pm

Sus orbes apenas volvieron a mirar la figura del otro que parecía cada vez más quieto sobre el suelo, ¿estaría muriendo también? S-Si, a menos que llegaran una ambulancia pronto pero...nadie más que ellos parecía haberse quedado en el lugar luego de que los balazos comenzaran, aunque a la distancia le pareció escuchar el sonido de sirena de la policía. Ah, así que alguien ya los había llamado. El azabache se irguió nuevamente antes de que su mentón fuese atraído por una de las manos del otro. Y los grises de Haziel se encontraron con aquellos semejantes a los suyos, aunque quizá fuera una de las pocas cosas que tuviera en común con aquél otro de aspecto fuerte e inamovible. Le estaba dando el ok para volver a casa luego de aquella escena de sangre y realmente agradeció aquello, aunque el goteo que corrió por su mejilla hasta su mandíbula le hizo apenas mover la vista de él mientras buscaba una parte limpia de su abrigo para limpiar la sangre que resbalaba de la herida que le había hecho aquél. Lo cierto era que aquello rojizo no le gustaba para nada, pero teniendo a aquél otro a su lado, también tenía otra cosa a la que prestarle atención, algo más que no fuera la herida, el charco de sangre sobre el que estaba parado...el olor a muerte que le rodeaba. Negó con la cabeza y volvió a mirar al otro directo a los ojos. Estaba bien pero...pero sentía que si daba un paso terminaría por flaquear y caer...no, no quería tener más contacto con aquello que le manchaba.

Por lo mismo, el azabache se tomó de uno de los brazos del albino antes de dar un nuevo paso lejos de los muertos en el piso. Sabía que el se daría cuenta por como caminaba del que las piernas le temblaban. Y sentía que aún no reaccionaba como se debía ante lo que sus ojos habían visto pero, era como si una parte de sí mismo hubiera tomado las imágenes, su miedo, y lo hubiera suprimido por él, ¿Quizá...quizá era la persona de sus sueños? ¿Kuroh? Otro paso y volvió la vista hacia el albino nuevamente, mantener el silencio le tensaba, sobre todo sabiendo lo que la policía encontraría allí cuando llegaran. Cierto...¿Buscarían a Valerius por esas muertes?
Haziel no pudo evitar el sentirse algo culpable, pero tenía que preguntar aunque...aunque su estúpida curiosidad no le dejaba ir lo que había visto con tanta facilidad. Volvió sus grises hacia el camino y agradeció que la nieve hubiera dispersado a la gente que caminaba hasta hace unos minutos por la calle, pues sabía que no debían tener muy buena pinta ni Valerius ni él. Una de sus manos aún se mantenía tomada de la ropa de brazo del albino, sin embargo, a cada paso nuevo que daba, lejos del escabroso escenario de atrás, parecía ir perdiendo los temblores de sus piernas. —¿Entonces...entonces eres un androide? —Era una suposición que suponía quizá correcta, después de todo, lo había visto sacar aquella espada desde el interior de su mano, y aunque la misma parecía tener la apariencia de una mano normal, cuando la había tocado la había sentido muy distinta a una mano humano, aunque no podía explicar el calor del resto del cuerpo del albino en el poco contacto que tuvo con él. —Ummm...disculpa si te molesta la pregunta, es que...vi tu espada y...no pude evitar pensar que debías ser alguna clase de androide. ¡P-Pero está bien si no respondes! —El azabache miró hacia otro lado con su rostro neutro. ¿Y si le estaba molestando ya con tanta mala suerte? Es que aquella noche se habían propuesto dejarle al menos un recuerdo al parecer, como aquella marca en su mejilla.

—¿No tendrás problemas con la policía por...las bajas? —En realidad estaba muy agradecido con él y era por lo mismo, que preguntaba aquello, por supuesto para una persona normal aquello sería un claro pase a la cárcel pero si él en realidad era del gobierno, quizá entonces no tendría muchos problemas aunque aquello podía sonar como privilegio. ¡Arg! pensar en aquello hacía que se le revolviera la cabeza. No tenía idea de quién era el otro —aparte de saber su nombre— y por lo mismo no podía andar pensando si no tenía una base sobre la que basarse. Su boca se torció en una expresión casi infantil antes de que una última cosa se dejara escuchar entre ambos: —Gracias...otra vez.


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Jue Ene 23, 2014 8:55 pm

Empezó a caminar con Haziel cogido de uno de sus brazos. Camino con paso lento pero seguro. Cuanto antes abandonaran ese sitio mejor, sobretodo ahora que oía a la policía que se acercaba. No le apetecía nada tener que dar explicaciones... todavía. Sabía que luego tendría que hacer un par de llamadas y rellenar unos informes extras por lo ocurrido esa noche. Pero eso ahora... no era lo importante. Pudo percibir como los pasos vacilantes de Haziel iban haciéndose más firmes. Asintió para sí, como si estuviera confirmando algo: si, el chico era fuerte. Cualquier ciudadano tendría motivos más que justificados de entrar en estado de shock o sufrir un ataque de nervios. Pero ahí estaba ese muchacho. Guiándolo pese al trance sufrido. Igualmente estaría atento. Algunas veces los síntomas tardaban en aparecer.

—¿Entonces...entonces eres un androide? —

Esa pregunta tan repentina, que rompió el silencio que los había rodeado hasta entonces, le hizo girarse para mirar sorprendido al joven. No pudo evitar arquear una ceja. Bueno... era obvio que se hubiera fijado, después de todo lo que había hecho con la espada. Pero por eso precisamente le sorprendía que sacara el tema. Generalmente ante esa traumática experiencia... ¿no debería evitar mencionar cualquier cosa que se pudiera relacionar con el incidente? Es más, ya le estaba sorprendiendo que se acercara a él. Se acababa de cargar a cuatro hombres sin dudar ni por un instante. Eso... ¿no debería afectar a cualquier persona normal?

Ese chico... estaba resultando ser un divertido enigma. No lo acababa de comprender del todo. No podía seguir el hilo de sus pensamiento. Y eso en él, era... extraño.

Se dio cuenta de que se había quedado en silencio, mirándole por la nerviosa respuesta de Haziel.

—Ummm...disculpa si te molesta la pregunta, es que...vi tu espada y...no pude evitar pensar que debías ser alguna clase de androide. ¡P-Pero está bien si no respondes! —


Apretó los labios, para ocultar una leve sonrisa. No. Se lo estaba pasando... bien, pero no era excusa para filtrar sus sentimientos en su rostro.

-No soy un androide. Solo una pequeña parte de mí es mecánica- respondió finalmente. No le estaba mintiendo, ya que odiaba las mentiras. Pero no le podía contar todo. Confiaba en el chico. Al menos, un poco. Pero no lo suficiente como para revelar quien era. -Y no te preocupes- respondió en un tono más relajado. -No me molestas. Sino ya no estaría aquí- respondió con una dolorosa sinceridad. Alzó una mano para acariciar por un momento su mejilla. La sangre manchó su guante, pero no le importó. Ya había decidido que iba a quemar esa ropa...

-La policía no es problema, pero recuerdame que cuando lleguemos a tu casa revise este corte... y también lo que te hiciste cuando te caíste al suelo- bajó la mirada, para observar una de las manos de Haziel. Según recordaba se la había arañado.

Y ahí ya guardo silencio. Sobretodo ante su inocente "gracias". No se sentía merecedor de ellas. No después del espectáculo que le había ofrecido.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Vie Ene 24, 2014 3:57 pm

¿Uh? Así que realmente no era un androide, aunque, por la forma en como lo dijo, Haziel comprendió que el otro no se debía de sentir cómodo con las preguntas referentes a su raza y por lo mismo, decidió dejar el tema en un rincón para no importunar al albino. El tacto en la mejilla herida le hizo hacer un pequeño movimiento hacia atrás, pero no porque rechazara el mismo, sino que porque le dolía el corte, la zona le ardía, seguramente porque debía estarse infectando aquél lugar, después de todo, no podía decir que aquellos siquiera mantuvieran desinfectadas sus armas. Por suerte resulto que el otro en verdad podría manejar lo de la policía —o era la conclusión que sacaba por su forma de hablar del tema con aquella expresión tan tranquila— aunque, el hecho de que se preocupara por sus heridas hizo que el azabache esquivara la mirada del otro y la centrara en el otro lado de la vereda, donde los muros cercanos al lugar donde vivía comenzaban a tomar forma. Solo sería caminar hasta la siguiente cuadra y dar la vuelta en la esquina. —No es necesario que te ocupes de mis heridas, no será la primera ni la última vez en que tenga que curar algo por mí mismo. —Realmente no puso ningún gesto importante en su rostro al decir aquello y de hecho, fue casi como si cualquier expresión de pronto abandonara su rostro. —Además ya has hecho suficiente por mí en una sola noche. —Y solo entonces los grises de Haziel volvieron a mirar el rostro de Valerius, aunque solo fue por un leve instante.

La iluminación allí era realmente pobre, pero la zona era tranquila, o al menos lo había sido desde que se había mudado a la misma. Sus vecinos solían mirarle por la ventana cuando llegaba, quizá para asegurarse de que estaba bien. Es que no debía ser nada común ver a un chico de diecisiete años sin un tutor desde los quince, pero él había demostrado que podía cuidar bien de sí mismo...exceptuando el caso de esta noche, aunque incluso una persona adulta se había visto en problemas si le hubiesen saltado al paso aquellos tipos armados. Los pasos pasaron en silencio, restando distancia entre el hogar y aquellos dos, aunque sin duda se sentía algo nervioso de llevar a alguien más al pequeño cubículo donde residía, aunque se sentía bastante orgulloso de poder mantener aquél lugar perfectamente ordenado luego de que pasara casi todo el día fuera del lugar. Al fin quitó su mano de sobre el brazo del otro y le hizo un gesto para que doblara con él hasta una de las calles laterales, donde justo una farola iluminaba un enorme cuadrado de color azul oscuro que era en definitiva donde el azabache vivía. En el mismo había cuatro departamentos, dos arriba y dos abajo. Su rostro se sonrojo mínimamente y es que, seguramente aquél debía de haberse esperado algo más grande quizá un sitio donde los padres de Haziel le estuvieran esperando.

Pero alejó esos pensamientos de su cabeza. Efectivamente uno de sus vecinos pareció sentirlo y echó una leve mirada hacia afuera por la ventana del departamento, pero al ver a Haziel y a Valerius  —y seguramente la sangre en las ropas de ambos— volvió a cerrar la cortina tras dejar ver una expresión sin duda perturbada. El azabache subió por una escalera que había del lado izquierdo del edificio y por la cual efectivamente llegaba a uno de los departamentos de arriba, al suyo y de Poro. —Es aquí. —Murmuró hacia Valerius antes de buscar y encontrar la llave que se había estado escondiendo entre las cosas de la escuela y del trabajo que transportaba en su bolso. El maullido de su gato pareció ser como un "bienvenido", aunque solo para entonces Haziel ya había metido la llave en el pomo y girado la misma. —Umm...siento si te pido que te quites los zapatos. —Aunque no tenía otro par de pantuflas para el albino por lo que le sedería las suyas. Palmeó la pared hasta encontrar la luz del lugar y pronto reveló el interior de un pequeño mono ambiente en el que todo parecía estar completamente ordenado y reluciente. Poro apareció por la puerta del baño, luciendo su cara de molestia tan propia de su raza. —Ya he vuelto. —Y estaba seguro de que si el gato pudiera reaccionar a su apariencia, seguro se habría asustado al ver a su amo cubierto en sus ropajes por un charco de sangre. Haziel se quitó los zapatos antes de entrar, dejando que el otro también pasara luego de él y en cuanto ambos estuvieron adentro del lugar, cerró la puerta. Su bolso fue a parar sobre un pequeño sillón verde que había junto a la entrada y en cuanto a las ropas, tendría que quitárselas en el baño para no ensuciar nada.


Algo así(?):


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Sáb Ene 25, 2014 8:04 am

El corte tenía mala pinta. Algo que se confirmó cuando el chico se echó hacía atrás de forma casi automática cuando le rozó la zona afectada. Le dolía, sin duda. O también fuera porque... le incomodaba el toque de alguien que se había cargado a cuatro tíos enfrente de sus narices. Era ese tipo de cosas que en esos manuales que te aconsejaban como iniciar una buena relación con alguien te recomendaban evitar encarecidamente. Si, si, tipo: "Si desea que esa persona no le evite, ni salga despavorido de su vida, evite carnicerías sangrientas en su presencia"..

Bueno, ya había tocado fondo. Intentaría enmendarlo como pudiera con el chico...

Escuchó en silencio como le pedía que no se molestara más con él, que tenía experiencia curándose las heridas... ¿qué debía interpretar de ello? ¿Que abusaban de él? ¿Que era muy torpe? ¿Ambas? Lo miró de arriba a abajo... si, desde luego que podían ser ambas. Además, tenía cierto aire de indefensión y vulnerabilidad que... bueno, no le extrañaría que se ensañaran con el pobre.

Tras esas palabras, el silencio volvió a inundar el espacio entre ambos. A Valerius no le incomodaba. Así aprovechó para inspeccionar los alrededores. Su mente automáticamente memorizaba todo cuanto veía. No lo hacía a propósito, pero su mente era así. Lo registraba todo. Su memoria tenía esa infinita capacidad. El problema es que era demasiada información. Tenía tantos datos almacenados... si no hubiese ideado el método de sacar los recuerdos de su mente y almacenarlos podría haberse vuelto loco. Bendito fuera su Banco de Recuerdo... aunque también era un método que le podía dejar vulnerable y abierto a cualquiera que se hiciera con ellos. Por eso estaba oculto, en lo más profundo y en la zona más segura de su casa.

Y hablando de casas... ya habían llegado a la Haziel. El chico se soltó de su brazo, y se encaminó a un modesto conjunto de apartamentos. No había ya luces encendidas en los edificios. ¿No lo estaban esperando sus padres? Apretó levemente los labios ante tal irresponsabilidad... aún así pudo percibir movimientos en una de las cortinas en una de las ventanas del edificio. Una expresión aterrorizada se visualizo por la luz de la calle, y se cerraron de nuevo. ¿Porque esa cara? ... ah, si. La sangre. Se estaba preguntando si Haziel le dejaría darse una ducha. No estaba muy seguro de como iba a ser recibido en su casa.

Le siguió en silencio mientras subían una escalera que llevaba hasta uno de los edificios superiores. Observó ligeramente divertido como buscaba la llave que tenía oculta, y pudo oír el maullido de un gato al otro lado de la puerta. Eso tensó un poco a Valerius. Los animales y él... nunca se llevaban bien. No eran seres... lógicos. Y por ello el alquimista no sabía como tratarlos, y se mostraba muy incomodo ante la presencia de una de esas criaturas no racionales.

En cuanto entraron al pequeño piso pudo apreciar que era bastante practico, bien aprovechado su limitado espacio. Presentaba un orden que complació al alquimista... pero aparte del gato no había nadie.

Se quito los zapatos con cierta torpeza.

-Con permiso...- murmuró, analizándolo todo con la vista. -¿Tus padres no están en casa?- preguntó, buscando algún marco que guardara alguna foto familiar. No sabía muy bien hacía donde moverse, estando como estaba cubierto de sangre. No quería mancharle nada. Lo ideal sería el baño... pero le parecía de muy mala educación adelantarse a las indicaciones de su anfitrión.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Sáb Ene 25, 2014 7:44 pm

La pregunta ya se la esperaba, aunque las cosas de sus padres las manejaba en una caja de zapatos bajo una pila de libros que había ido juntando con el correr de los años y en realidad, parecía que tenía más libros que cualquier otra cosa en aquella habitación. Y ahora que se detenía a mirar al otro, era evidente que el necesitaba el baño más que él y por lo mismo se aprovecharía de aquello para evitar el tema de sus padres; por lo mismo, dio una respuesta rápida mientras observaba a Poro, quien se paseaba por entre sus pies en aquél momento, era evidente que le había extrañado. —En realidad, ellos murieron hace unos años atrás. Vivo solo aquí, —el gato maulló a sus pies, como si estuviera recriminándole el que no le contara como habitante de aquél piso.— ¡ah, claro! y con Poro por supuesto. —Haziel sonrió antes de que intentara desviar la atención del albino, tal como había pensado en un principio. —Umm...sería bueno que usaras tú primero el baño si así lo deseas, después de todo has quedado cubierto por la sangre de aquellos. —Y el solo mencionar la misma hizo que su estómago se contrajera, pero sin embargo, siguió hablando. —Puedo darte algo de mi ropa para cambiarte, después de todo, no tenemos mucha diferencia de estatura. —Y de hecho, parecía que Valerius medía uno o dos centímetros más que Haziel, por lo que su ropa seguro le quedaría bien, aunque no tenía nada como lo que aquél llevaba puesto, después de todo, él era un estudiante y uno que rechazaba la vida social, por lo que sus tenidas eran bastante simples.

El azabache bajo la vista antes de arrodillarse frente a su cama y atrapar con los dedos un cajón movible en el que guardaba algo de su ropa. De allí extrajo unos jeans oscuros y una camiseta de manga corta del mismo tono. Al menos mientras el otro estuviera en casa, no necesitaría usar abrigo pues el departamento contaba con calefacción, pero de cualquier modo, también tomo un pullover delgado de a rayas blancas y negras. Y ya con todo eso entre sus manos, se lo tendió al otro sin mostrar una expresión definida. —El baño esta tras aquella puerta. —El azabache apuntó hacia el espacio rectangular que había entre una pila de libros y un estante también con varios de estos. Se lo pensó un poco pero y sin embargo, pronto recordó lo que le quedaba por decirle al otro. —En el baño creo haber dejado unas toallas, así que puedes usarlas con confianza. —Aquella era la única forma en que siempre podía esquivar cualquier conversación referente a su familia, sacando cualquier otro tema a colación y aferrándose a él hasta que el peligro hubiera pasado. No, no le gustaba tocar ese tema, porque no recordaba nada y odiaba saber que todo lo que podía conservar como un último vistazo de ellos, eran unas cuantas manchas. —Iré a pedir algo si no te molesta. —Y aunque sabía que le había ofrecido una cena a aquél, ya era demasiado tarde como para cocinar algo que al otro pudiera llegar a gustarle, así que encargaría algo a ese local al que siempre pedía cuando no llegaba de humor para cocinar.

Otra vez, rebuscó el teléfono entre las cosas de su bolso y en seguida marcó el número del local. Mientras esperaba por que llegara la comida se ocuparía de la herida, para aquél momento la sangre parecía haberse coagulado, pero no dejaría que la herida se cerrase si estaba infectada. —Uh ¿Sagara? —Habló en cuanto respondieron al otro lado. El hombre al otro lado del móvil le identificó de inmediato y por tanto, tomó su pedido sin hacerle esperar demasiado. Aunque en realidad, no tenía idea de si lo que estaba pidiendo le gustaría al otro. Aquél era día de pastas en el local así que luego de pensarlo un poco, terminó inclinándose por dos porciones de ravioles rellenos de pollo y cubiertos de salsa. Ya sabía que el mismo se tardaría al menos una media hora en llegar, tiempo más que suficiente para que pudiera revisar la herida y tomar un baño luego de que Valerius terminara. Poro se había subido hasta su cama y sus uñas hacían un leve ruido contra las mantas de la misma. Pero otra vez el aroma a sangre le hizo hacer una arcada y por lo mismo fue hasta la cocina (tras esta puerta)y se quitó allí mismo el abrigo que traía puesto con imperiosa necesidad de alejarse de él y del aroma que parecía habérsele impregnado. Y era curioso que una personalidad se sintiera asqueada de la sangre mientras que a la otra no le importaba mancharse con la misma, aunque claro, Haziel no era consciente de que la existencia de Kuroh. Se reclino sobre el lavado, dejando sus manos apoyadas en el borde de este. El abrigo permanecía ahora en el suelo, junto al bote de la basura.


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Dom Ene 26, 2014 12:12 pm

-Lamento su perdida- contestó en voz baja Valerius en cuanto su pregunta fue respondida. Claro. Eso explicaba también que el chico se viera tan indefenso... estaba solo. Haziel había contestado como si eso no tuviera importancia, como si ya se hubiera acostumbrado. Pero eso era algo imposible para el ser humano. Nunca te podrías acostumbrar a la falta de un ser querido. Dejaban un hueco en tu vida que difícilmente alguien podía ocupar. Y menos un condenado gato... aunque algunos decían que esas clases de seres hacían compañía. No entendía como, eran independientes, olían, maullaban, comían, dormían... ¿cómo podía hacer compañía una criatura como esa?

El cielo se le abrió cuando el chico le ofreció el baño. Era buen anfitrión. Acababa de sumar otros dos puntos en la clasificación mental de Valerius. Hasta le ofrecía su ropa. Y aunque no era la ropa con la que se mimaba el alquimista, no era tan desagradecido para aceptar una limpia pero humilde, a cambio de una cara y sucia. -Te lo agradezco. Te aseguro que te serán pagadas estas molestias- Si. Cuando volviera a palacio mandaría que enviaran dinero suficiente al chico como para que pudiera mantenerse cómodamente durante un año. Cogió la ropa que le tendía con cuidado de no marcharla. Miró hacia donde le indicaba que estaba la puerta del baño, y asintió con un quedo cabeceo, indicando que había comprendido.

Finalmente le chico se escurrió, alegando que iba a pedir algo para cenar. También le tendría que pagar la cena. Sin falta se lo apunto mentalmente. Aunque otra parte de su mente le cuchicheo que el joven se había escapado muy rápido en su presencia, como si ocultara algo.

Valerius suspiró. Era difícil ignorar esa voz. Ya investigaría sobre ello... pero ahora la ducha le esperaba.

El baño era tal pequeño y practico como el resto de la casa. Una pequeña lámpara en el techo iluminaba los blancos azulejos. Las paredes estaban pintadas con el mismo color que había por las paredes del hogar. Sin perder el tiempo, pues su anfitrión esperaba se quito la ropa con un suspiro de alivio. Sentía su cuerpo pegajoso. Cuando llegó hasta sus guantes dudo... uno, porque no estaba acostumbrado a mostrar su mano mecánica, y dos... su otra mano era aún más problemática. Todos los objetos que le rodeaban era potencialmente propensos a ser utilizados por su Retrocognición. Todos los objetos del mundo tenían recuerdos y sensaciones en ellos. No todos le daban imágenes nítidas... pero no estaba dispuesto a observar lo ocurrido en ese baño (y en el resto de la casa) de su anfitrión. Hasta cierto punto entendía la intimidad de las otras personas. Decidió quitarse finalmente el guante, pero cuidando de no tocar nada que no fuera su propio cuerpo. Por eso utilizó su mano mecánica para coger el jabón y el champú.

En cuanto el agua empezó a acariciar su cuerpo desnudo se permitió por unos minutos relajarse. Movió sus hombros, que crujieron dolorosamente. Y por unos instantes... no penso en nada. Obligó a su mente a permanecer en blanco. Esos breves instantes de paz no podían durar mucho, pero... disfrutaba cada segundo.

Se enjabonó con dedicación, y al cabo de cinco minutos cerró el grifo del agua. Salió con cuidado de la ducha, para no resbalarse, y se secó levemente el cuerpo y su melena. Bueno, su melena era algo más complicado. Sobretodo se secó las manos, para ponerse de nuevo los guantes. Pero tenía un problema. Con su pelo. Esa larga melena lisa. Ahora mismo estaba chorreando. No podía ponerse las ropas que le había cedido Haziel para mojarlas. ¿Tendría un secador a mano? ¿En donde?

Así que con la toalla anudada a la cintura, descalzo, y únicamente vestido con los guantes. Se encaminó fuera del baño para localizar a Haziel. Y en cuanto se lo encontró, su mirada se tornó preocupada al verlo en esa postura, inclinado sobre el lavabo.

-Haziel, ¿estas bien? -se acercó rápidamente al joven.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Dom Ene 26, 2014 5:17 pm

Debió haber permanecido reclinado allí por un par de minutos mientras el agua fría caía sobre el drenado del fregadero. Se había mojado el rostro intentando quitar los restos de sangre, pero tocar la herida había hecho que el ardor volviera a presentarse. Tras tomar un baño vería de desinfectar aquello como correspondía. Al menos su nariz ahora estaba más despejada y sin embargo, no podía quitarse la sensación de haber entrado en contacto con la misma. Para su suerte, la voz de Valerius atrapó su atención, haciendo que volcara su mirada sobre él. ¿Eh? Parpadeo un par de veces antes de girarse precipitadamente para mirar hacia otro lado. Ah, mierda. En serio, no se esperaba que el otro se apareciera en toalla por ahí además...además por lo que había alcanzado a ver, estaba totalmente seguro de que no podría comparar a ninguno de sus compañeros con aquél. Claro, el cuerpo de un adulto era en definitiva muy diferente al de los demás de su curso o al de él mismo, aunque él se consideraba ya bastante crecido físicamente como para el curso en el que estaba. Negó con la cabeza mientras espantaba ese tipo de pensamientos de su cabeza. Si el albino pudiera leer sus pensamientos, seguro se sentiría molesto con él y por lo mismo, el azabache decidió cambiar de tema tras volver a girarse algo más calmado hacia él y...¡ah! —El agua. —Cerró la cañilla. Puede que no se hubiera dado cuenta entonces, pero se había olvidado del aroma a sangre tan pronto aquél había vuelto a hacer acto de presencia. Y ahora que lo veía nuevamente, el cabello blanco suelto estaba goteando sobre el piso.

—¿Quieres el secador? —No necesitaba una respuesta obviamente, pero si el otro quería contestar ya sería cosa de él. El numan se movió de su lugar para pasar junto al albino y llegó hasta uno de los muebles donde unas pequeñas cajas de madera blancas se encontraban apiladas. En la misma guardaba el secador de pelo para que no tuviera contacto con la humedad del baño. Al final resultaba ser que seguía siendo algo infantil con respecto a sus propios pensamientos pero, al menos ellos estaban a salvo en su cabeza, no harían daño a nadie y tampoco le dejarían expuesto, pero eran las reacciones de su cuerpo las que le preocupaban; no solía sonreír o mostrar otro tipo de expresiones en su rostro para no atraer a la gente, pero parecía que aun así había personas que estaban destinadas de una u otra forma a toparse con él. Sus orbes se fijaron en el suelo al tiempo que llevaba el secador hasta donde se encontraba el mayor y lo dejo en sus manos. —Si necesitas algo más no dudes en pedirlo. —Se preguntó si realmente podía estar tranquilo con una persona que no rechistaba a la hora de matar, pero al final, el que podría yacer ahora muerto sería él y no aquellos con los que se habían encontrado antes; y aunque él no juzgaba su existencia tan importante, no podía desmerecer que el otro se hubiera arriesgado por él, aunque realmente casi podía asegurar de que Valerius no había tenido que esforzarse para acabar con ellos.

Por suerte fue el timbre el que le libró de seguirle quitando el tiempo a aquél que aún lucía semi-desnudo. —Umm...debe ser el chico de la tienda. —No, debía ser obvio que no podía llevar una charla normal de más de unas cuantas palabras. ¿Le molestaría aquello al albino? —¡Ya voy! —Se mordió el labio al tiempo que tomaba su bolso. Del mismo extrajo su billetera y tras encontrarla, abrió la puerta y salió hacia afuera, cerrando tras de sí. Allí al pie de la escalera fue visible el hijo del dependiente de la tienda a la que había pedido comida. Bajó la escalera y tras asegurarse que el pedido estaba bien, pagó el mismo y se despidió. Podía sentir como alguien otra vez le miraba desde el departamento de abajo, pero en cuanto se giró para asegurarse, la puerta del mismo se abrió y la figura de uno de los dos que vivían allí en pareja —y que eran universitarios casi graduados— se dejó ver frente al azabache. —¿Está todo en orden? —El rostro de aquél estaba algo tenso; la mirada del hombre se movió hacia la escalera que daba al departamento de Haziel por lo que el mimo pudo deducir que debía referirse a Valerius y las manchas de sangre que los cubrían. El rostro de Haziel volvió a adquirir esa fría neutralidad propia de él antes de responder al otro. —Está bien, es solo que nos hemos encontrado en medio de un asalto y esa persona me ayudo. —Suficiente información, realmente odiaba que aquellos se preocuparan de él. No necesitaba la preocupación de nadie, podía solo con él y sus problemas, aunque en casos excepcionales como el de aquella noche, había aceptado la ayuda de Valerius.

—Si me disculpa. —Un ligero asentimiento de cabeza y el azabache volvió a subir la escalera rumbo a su hogar. El pomo se sintió frío al tacto. La nieve aún caía y parecía que no se detendría en un buen tiempo. Sin duda un baño de agua caliente sería más que reconfortante ahora. Giró el pomo y entró, siendo recibido nuevamente por un maullido de Poro, pero también por el perfume de su shampoo, el cuál parecía haberse esparcido en el aire. ¿Estaría listo ya el albino?
Caminó hasta la cocina con la bolsa y la dejó sobre la mesa para cuatro que se encontraba en el medio de la misma. Su abrigo pareció recordarle que aún estaba tirado allí y por lo mismo, el azabache lo tomó y lo llevó hasta el bote donde juntaba la ropa para hacer la colada, allí no estorbaría ni tampoco podría ver nuevamente las manchas que definitivamente lo habían arruinado. Luego tendría que deshacerse de él. Suspiró antes de girarse de nuevo. En esa corta salida se le habían enfriado los brazos y sus mejillas lucían levemente sonrojadas. Sí, salir solo con la camisa de manga corta de la escuela no había sido una de sus ideas más brillantes.


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Lun Ene 27, 2014 5:50 am

El chico las captaba al vuelo. Nada más verle, Valerius no tuvo ni que abrir la boca. Ya sabía lo que necesitaba el alquimista. Le resultaba un tanto incómodo presentarse ante él solo con una toalla cubriendo su cintura y lo que había bajo a ella, pero no quería gritar para llamar al chico. Eso era de muy mala educación. Y en ese tipo de casas las paredes eran de papel. No quería avivar la imaginación de los vecinos. Que a saber lo que estaban pensando ya cuando los vieron a los dos subir las escaleras cubiertos de sangre. Y todo por esos idiotas de antes... aún se ponía de mala leche al recordarlos. Lo único bueno de todo esto es que ya no volverían a molestar a la ciudad, ni a ninguno de sus habitantes. Y en el caso de que tuvieran amigos que pudieran tomarse el asunto como algo personal, para realizar la debida venganza... ¿cómo ban a relacionar lo ocurrido con Haziel? Hasta ahí donde entendía todo había sido un conjunto de casualidades.

Cogió el secador, examinandolo con ojo crítico. Si, era un modelo antiguo, pero esttaba resultando rentable. Estaba en muy buenas condiciones, lo que decía mucho del joven. Era de los que cuidaban sus objetos. Ya se podía ver en el mimo que había dedicado a guardarlo, y en las demás cosas que se podían apreciar de la casa. -Gracias- hizo una leve inclinación. De todas formas, Valerius iba a insistir en si estaba bien, cuando fue interrumpido por el timbre de la puerta. No pudo evitar esbozar una leve mueca de disgusto. Al parecer era la comida que había pedido... No iba a hacer ascos a nada que le ofreciera su anfitrión, pero confiaba que no fuera algo con pescado. Odiaba el pescado.
Mientras Haziel se iba a atender la puerta, Valerius se encamino de nuevo hacía el baño, con cuidado de no manchar el suelo con el agua que goteaba de su pelo. La toalla hasta el momento había evitado ese problema.

En cuanto llegó, enchufó el aparato y empezó con la larga tarea que era secarse su liso cabello. No era una tarea breve. Además con lo mirado que era Valerius para su aspecto, no iba a dejar ningún mechón medio húmedo, o mal colocado. Un recuerdo se filtro en su memoria. A veces, cuando era pequeño, a la pequeña Cassandra le encantaba cepillarle el pelo. Podía estarse horas, sin aburrirse. Y hablaban de todo, que si el cielo, los pájaros, la nueva receta de la cocinera, el nuevo descubrimiento de su padre... ¿cómo una relación tan buena podía haber acabado tan... mal? Ah, si. Por su culpa. Se olvidó de su hermana. Por su propio egoísmo, por su propio provenir, había preferido su brillante carrera como escritor e historiador que como un hermano para la frágil Cassandra, que era despreciada y ignorada por todos en casa... y al final, también lo fue por su hermano. Nunca olvidaría los fallos que cometió con su familia.

Y uno de esos errores había sido la falta de comunicación. Algo que no iba a permitirse que pasara con Haziel. Estaba seguro que el chico, en su soledad, se había olvidado confiar en otras personas, contar sus problemas, sincerarse... le recordaba a Cassandra en cierto sentido. Y no iba a permitirlo. No podía cerrarse al mundo... era tan joven. Debía vivir con intensidad su vida, pues solo tendría una...

Apagó el secador, satisfecho con el resultado, y con la nueva resolución adoptada en su mente. Se vistió, y recogió todo, para que Haziel pudiera ser el siguiente. Si bien no sabía que hacer con ese montón de ropa de marca cubierta de sangre. Él quería quemarla, pero dudaba que Haziel le dejara...
Así que fue en su búsqueda.

-Haziel, ya puedes entrar. Muchas gracias por dejarme tu baño. Pero antes... ¿donde puedo quemar esto? - por probar...



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Lun Ene 27, 2014 5:35 pm

Tal como había pensado antes, sus ropas habían resultado quedarle bastante bien al albino. Le observó por unos segundos, sin reparar en lo dicho por el otro, aunque en cuanto las palabras tomaron sentido en su mente la respuesta acudió por sí misma. —N-No creo que podamos hacerlo aquí adentro...digo, ummm... —En realidad estaría feliz de deshacerse de su propio abrigo manchado, pero quemar algo así allí adentro era imposible y si los vecinos les veían quemar las ropas allí afuera seguramente llamarían a la policía y lo que esperaba que fuera el comienzo de una noche tranquila se iría  al bote de la basura. El azabache se rascó una mejilla, quizá lo único que podían hacer con aquellas de momento era dejarlas en una bolsa. Luego las sacaría para que el recolector se la llevara por la mañana. Por lo mismo se movió hasta uno de los extremos de la cocina y de un pequeño cajón extrajo una tira de bolsas verdes, de la cual tironeó una y se la acercó a Valerius. —Lo mejor será que la dejes allí adentro  y mañana se la entregaré a los del camión recolector. —Así su casa no correría riesgo de incendiarse, nadie se quejaría del aroma a quemado y sus vecinos no tendrían que llamar a la policía, además...si tenía problemas estaba seguro que volvería a tener que hablar con aquél juez y no quería verse expuesto a tener que aceptar un tutor. El azabache se volvió a mover ahora, rumbo hacia la salida de la cocina, aunque antes de abandonar la misma, se giró nuevamente hacia Valerius.

—¿Te importaría preparar la mesa? La comida se encuentra en aquella bolsa sobre la mesa y, espero que te gusten las pastas. —No se entretuvo demasiado para no hacer esperar más a aquél. —Uh, iré a darme un baño entonces, no tardaré. Quedas en tu casa. —De nuevo estaba haciéndolo, cortando toda posible charla con aquél ¿Por qué? ¿Era porque no quería crear más molestias? Lo cierto es que era igual con todos, agradable pero cortante sin parecer que lo era, engañaba a todos con su buena actitud y se mantenía a salvo de los que le rodeaban, protegiendo su corazón y su mente de invasores; estaba bien solo, lo había estado desde la partida de sus padres y podría seguir con aquello si se lo proponía, a pesar de que solo era un impulso el que le llevaba a actuar así, alguien que vivía en lo más hondo de él y que le negaba el acercamiento a otros. Un paso hacia atrás...otro...y finalmente se giró para dirigirse al baño luego de medio sonreír ante sus propios pensamientos.

Apenas cerró la puerta del baño, encendió el agua de la tina y dejó que la misma se llenara con una mezcla de agua fría y caliente. Eso le relajaría, aunque fuera un baño rápido. Se deshizo de la ropa con cuidado de no arrugarla y la dejó en un pequeño cesto que tenía para que la misma no se humedeciera. El baño no tardó en cubrirse de una delgada capa de vapor que de inmediato tranquilizo al azabache y, al primer contacto con la misma, suspiró. Se sentó en aquél lugar para poder mojar su cabello y poner algo de shampoo sobre el mismo ya humedecido. El aroma a flores del mismo le agradaba, no era demasiado fuerte ni tampoco pasaba desapercibido, no le daba una sensación demasiado dulzona tampoco. Y con el cabello ya limpio pasó a mojar sus brazos y hombros. Tomó el jabón entre sus dedos y sin embargo, se detuvo cuando la voz de aquél le llamó desde lo más profundo de su cabeza. Era tal como todas las noches, le escuchaba pronunciar su nombre, pero sabía que era su imaginación, que aquella persona no existía. —Kuroh... —Haziel apoyó la cabeza sobre el respaldo de la tina y miró hacia el techo del lugar. Podía ver como el vapor se agolpaba allí, curioso. Pero más curioso era, que a cada nuevo parpadeo, sentía una extraña sensación de tranquilidad y desapego al lugar en el que estaba.

Otra vez la voz de aquél resonó en su cabeza. ¿Por qué le llamaba? El jabón resbaló de sus dedos y se perdió entre el agua que cubría su cuerpo. No era que no quisiera creer en aquél, pero pensar que alguien le hablaba desde su mente podría terminar por arrastrarlo a un sanatorio y él...él no estaba loco, no lo estaba. —No lo estás. —Susurró la voz contra su oído. Pero ya era tarde para reaccionar. Su cuerpo yacía dormido en el baño y su mente estaba siendo conducida hacia un encierro por el ente que cada noche tomaba su cuerpo prestado para calmar su sed de sangre en Exules o en donde fuera. Pero se tardaría un poco en lograr que Haziel se dejara a sus impulsos y por lo mismo, el silencio se prolongó durante varios minutos en el baño. El hombre conocido como Kuroh no se tardaría mucho más en despertar.


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Mar Ene 28, 2014 6:32 pm

Lastima que su casa no disponiera de un jardín cerrado y privado. Allí podrían haber quemado las ropas. O en su defecto haberlas enterrado bajo tierra. Ambas opciones eran buenas opciones. Pero ninguna estaba disponible ante la falta de jardín. Tsk. Parpadeó cuando le vio dirigirse hacía la cocina y volver trayendo una bolsa. Ah. Chico listo. Le estaba ofreciendo una tercera opción que no había visualizado. Después de todo, él no estaba acostumbrado a ... ¿tirar la basura? Eran sus criados los que se encargaban de todo eso. Así como de limpiar, planchar, cocinar, etc... ¡No es que supiera hacer esas cosas! Pero tenía una agenda muy apretada para perder su valioso tiempo en esas tareas.

Por eso su petición de colocar la mesa le descolocó un poco. Bueno... ¿no podía ser muy complicado?

-Tranquilo, date esa ducha a tu ritmo, y relájate. Te lo mereces tras esta noche, Haziel- respondió haciendo una leve reverencia. Le observó desaparecer tras la puerta del baño en silencio. Fue entonces cuando se desplazó con cuidado hasta la mesa donde reposaba la cena que había encargado el joven anfitrión. ¿Pasta había dicho? Que afortunada coincidencia. A Valerius le encantaba la comida italiana. No podía explicarlo, era una de esas cosas ilógicas, que solo eran marcadas por la personalidad de cada uno... pero amaba la comida italiana. Sin abrir la bolsa la olió con cuidado. Ahh... olía bien. No parecía lo preparado por sus mejores chefs, pero olerlo sirvió para aumentar la sensación de hambre que inundaba su estómago.

Pero no debía tocarlo. No, tenía un deber, una misión. Y pensaba cumplirla a la perfección. Valerius, con una expresión mortalmente seria...estaba preparado para poner la mesa! Tomaría de ejemplo las mesas que le servían sus sirvientes. Primera tenía que encontrar un mantel de tela. Los manteles estaban cosidos con las mejores telas, y a veces bellamente decorados con bordados. Empezó a buscar por la cocina... y por toda la casa. Pero no encontró nada que se ajustara a tal descripción.

"Bueno, no pasa nada... dejemos esta parte para luego" pensó un poco irritado por su primer fallo. "Debe ser un mantel excepcional para estar tan bien escondido"

Ahora tenía que encontrar un jarrón para colocar unas bellas flores en él, y un par de velas que dieran una hermosa iluminación a la mesa. Encontró una pequeñas velas usadas, y un jarrón con flores artificiales... pero no tenía nada mejor. ¡Qué remedio! Ahora tocaban los vasos, copas y cubertería. Sin olvidarse de los platos y las servilletas.

Todo resulto muy confuso para Valerius. Tenía muy pocos cubiertos. ¡Pobre chico! Sus platos estaban desgastados, y el cristal de los vasos habían perdido su brillo. ¡Y no pudo encontrar servilletas de tela! ¿Estarían escondidas con el mantel, formando un juego completo?

Minutos después una humilde mesa (para Valerius) estaba puesta. Para alguien tan perfeccionista como él todo esto resultaba un fracaso...

Alzó la mirada hacía el reloj para comprobar cuanto había tardado. Bastante... ¿y Haziel no había salido? Un ligero presentimiento le invadió. ¿Estaría bien el chico?

Se encaminó hacia el baño y llamó con suavidad a la puerta.

-¿Haziel? ¿Estas bien? La mesa ya esta lista- le informó, con el oído atento de lo que podía oír adentro del baño.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Jue Ene 30, 2014 11:45 am

Fue efectivamente el sonido de alguien tocando a la puerta y la voz de aquél mismo lo que le despertó. Su cuerpo estaba completamente hundido bajo el agua a excepción de su rostro sin embargo, había algo en su expresión que evidenciaba que aquella no era la misma persona que se hacía llamar "Haziel". No respondió de inmediato al llamado sino que primeramente se movió para quedar sentado sobre la tina y posteriormente se levantó del lugar, dejando que el agua escurriera por su cuerpo hacia abajo antes de que las palabras se dejaran sentir. —Estoy bien. —¿Qué hacía aquél en su casa? Así como Haziel no sabía de él y de lo que pasaba mientras Kuroh tomaba su cuerpo, Kuroh tampoco tenía gran cabida en los recuerdos de su otra parte, por lo que no tenía idea de quién era el hombre que se hallaba afuera aunque muy probablemente fuera alguno de aquellos tíos con los que a veces se había encontrado durmiendo. Ese idiota seguía metiendo gente extraña a su casa a sabiendas de que no podía confiar en nadie que no fuera él. Arrugó por tanto la expresión y salió de la tina para comenzar a secar los restos de agua. Aún era temprano y posiblemente en un par de horas llegara a su destino, eso sí, quizá esta vez fuera mejor encargarse de la basura que parecía estar recorriendo las calles de Hortus, aunque sin duda la policía sería una puta molestia. El pequeño espejo que se hallaba sobre el lavamanos, le devolvió la expresión fría y descorazonada de su yo. El agua goteaba por sus cabellos y por lo mismo secó todo lo mejor que pudo antes de calzarse las ropas que el otro había arrastrado hasta el baño para cambiarse. Una remera blanca, un pantalón ajustado de tono azul, una chaqueta oscura y un par de zapatillas. No se molestó en secar su cabello pues el mismo tomaría contacto con el frío del invierno que reinaba fuera y por ende no tardaría mucho en secarse por sí mismo.

Lo cierto era que permanecer en esa casa le molestaba, le provocaba ansiedad y por lo mismo se aprestó para salir de aquél pequeño cuarto que era el baño entre una nube de vapor que le sofocó y agradeció que se perdiera tan pronto como la luz del exterior le golpeó. Quizá el rostro de Kuroh solo revelara una expresión más molesta y fría que la curiosamente tranquila de Haziel, pero por más que otra persona intentara diferenciarlos, la única diferencia clara a la vista se daba cuando actuaban. Aquél otro que había hablado antes estaba allí, en la cocina seguramente, pero no quería saber con qué nuevo tipo andaba Haziel, todo lo que necesitaba se encontraba en aquella habitación. Dio dos pasos hacia adelante y levantó el colchón de la cama, allí al principio todo lo que se veían eran las tablas propias que sostenían el colchón, pero sin embargo, junto a una de estas y en perfecta posición, se hallaba una larga katana perfectamente limpia, aunque el arma en sí no era visible pues se hallaba guardada en su funda. Kuroh la tomó entre sus dedos y dejó el colchón en su lugar. Tendría que salir de allí pronto antes de que llamara la atención del hombre que se hallaba en la cocina. Por lo mismo, cogió un abrigo negro de entre la ropa del castaño y tras calzárselo, se aprestó hacia la salida.

El cuerpo de Poro se erizó desde su posición en el sofá al sentir la presencia de este pasar a su lado, sin embargo Kuroh solo le dio una mirada vacía antes de que la puerta volviera a abrirse y el hombre saliera hacia afuera, aunque antes de cerrarla, dejó que su voz llegara hasta el otro que se encontraba en el cuarto. —Será mejor que te largues pronto. —Palabras secas antes de que la puerta se estrellara contra el umbral de la misma. Y el frío aire invernal recibió a quien solo por estar afuera ya parecía comenzar a excitarse. Sonrió afiladamente y bajó las escaleras a paso calmado y firme. Aquella sería una nueva noche de caza, de tranquilidad para sus ansias de justicia y de muerte. Sobre una de sus manos el arma se mantenía firme, por lo que con la otra fue que el castaño arrastró algunos cabellos hacia atrás. Ya casi podía olerla, así como el eco de noches pasadas, de gritos e improperios se colaba en su mente. Haziel nunca sabría lo divertido que se lo pasaba en la noche y quizá nunca lo sabría, ya que pronto hallaría la forma de controlar ese cuerpo y ser solo él la personalidad que reinara. —La noche está por comenzar en verdad. —Murmuró para sí. La fría calle se hallaba completamente vacía a excepción de la presencia de los copos de nieve que caían unos sobre otros sobre el suelo de aquella parte de Hortus.


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Valerius XIII. Kyllmann el Vie Ene 31, 2014 9:01 pm

Tardo un poco, pero finalmente oyó:

—Estoy bien. —

Valerius suspiró para sí. Quizás el chico solo necesitaba un poco de espacio, y tiempo para pensar en lo ocurrido. Y el baño era un sitio ideal para ello. El agua siempre tenía la virtud de llevarse el cansancio y las lágrimas...

-Bien, te esperare fuera para la cena Haziel- dijo finalmente, para después apartarse de la puerta. Se fue a sentar y se quedo durante unos minutos mirando aparentemente al vacío. Pero no. Estar ocioso era algo que Valerius desconocía. Mientras sus ojos registraban cada detalle del apartamento, de la mesa, de los libros... su mente estaba planeando que iba a hacer con lo ocurrido esa noche. Haziel vivía solo. No tenía nadie que le protegiera. Y si esas cucarachas de antes tenían amigos, y estos se enteraban de los ocurrido... irían directos a por el joven. Y eso le preocupaba. Tendría informarse sobre la identidad de los cuatro cadáveres que ahora estaría recogiendo la policía, y después hacer un par de llamadas. También tendría que otorgar algo de dinero a Haziel con el que suplir los problemas causados... o... mejor aún. ¿Porque no contratar al chico? Parecía formal, serio y ordenado. Esas tres virtudes ya le hacían un candidato potencial. Ahora lo siguiente sería ver en lo que trabajaba. Así podría otorgarle un puesto en el palacio. Oh, pero si hacía eso desvelaría su identidad ante el chico... tsk. Tendría que actuar de forma más indirecta. Pero no importaba. Lo importante era que el chico estuviese cerca, protegido.

Eso andaba cavilando cuando oyó la puerta del baño abrirse. El ahora del champú y el jabón se filtró en el aire. Espero paciente a que Haziel entrara, y así los dos iniciaran las tareas culinarias para así empezar a cenar, pero... no entró en la cocina. Es más, le llego bien claro a sus oídos como la puerta que daba a la calle se abría nuevamente.

-¿Ha-?- empezó a preguntar, pero la fría voz del chico le dejo literalmente helado.

La puerta de la calle se cerró, dejando a un Valerius totalmente confuso. ¿Q-Que había hecho? ¿Se había enfadado por algo que el alquimista hubiera hecho mal? La confusión adornada la mirada de Val, y eso no era algo muy común. Recobrando su aplomo, se encamino para seguir los pasos de Haziel.

No tardo en alcanzarle, con esa prenda oscura que destacaba con la blanca nieve que les estaba empezando a rodear. El frío se clavo inmisericorde en la piel de Valerius, pero el frío era el menor de sus problemas. Acababa de fijarse en el pelo húmedo de Haziel, ¿cómo se le ocurría salir a la calle con el frío que hacía, con el pelo mojado? ¿Es que quería morirse de una pulmonía?

-¡Haziel! ¿Pero adonde vas así? Sécate el pelo antes, o tu cuerpo sufrirá las consecuencias- posó una mano sobre su hombro, para detenerlo y llamar su atención.



Lo que pasa por la mente de Val cuando VI se escaquea del trabajo:

avatar
Valerius XIII. Kyllmann
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 09/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Haziel "Kuroh" Rozenberg el Jue Feb 06, 2014 9:56 pm

Alcanzó a dar un par de pasos hacia adelante antes de que unos pasos se escucharan tras de él y, finalmente nuevamente la voz de aquél sujeto de antes...Valerius...llegó hasta él. Este le pareció en ese momento, algo más molesto que el resto de los que habían pisado aquella casa antes, sí, los otros generalmente se iban sin pedir explicaciones, porque después de todo, Haziel los invitaba para pasar el rato únicamente, para desaburrirse de la misma rutina de todos los días...del estigma de no encajar con el resto, de sonreír cuando en realidad no podía confiar en nadie, porque su propia naturaleza era así. Kuroh se detuvo en el medio de aquella calle ya media cubierta por una ligera capa de nieve que volvía todo algo resbaladizo. A su alrededor no había casas, sino que, allí justo se encontraba una pequeña plaza vacía y hacia el frente de la misma, un grupo de edificios en construcción. Kuroh sonrió ampliamente antes de darse la vuelta, y la risa no tardó más en salir de entre sus labios mientras le daba la cara al albino. La katana roja seguía segura entre los dedos de una de sus manos, esperando por la ansiada sangre de sus víctimas. —Ummm...¿Cómo debería decirlo? —El azabache miró al otro con cierta diversión en su mirada, pero sus ojos más que diversión, reflejaban una frialdad impropia de Haziel. —Lo cierto es que no me preocupa si el cuerpo de Haziel sufre o no por un resfriado, mientras no se muera de forma penosa, es más que suficiente para mí. —Sí, suponía que pediría mucho al desear que la muerte de Haziel no fuera algo natural o por un mero accidente, porque su otra mitad era demasiado torpe...demasiado humana.

Kuroh apoyó el mango de la katana sobre uno de sus hombros al tiempo que con su otra mano echaba algunos de sus mechones hacia atrás. ¿Lo habría notado? ¿Se habría dado cuenta ya? No le importaba si aquél pensaba que estaba loco, o que pensara que estaba bromeando, no, todo lo que deseaba era que le dejara en paz a la hora de seguir el camino hacia su destino, pero primero, era necesario que le dejara a aquél una última advertencia si es que no prefería hablar con su katana en lugar de con él, y aunque Kuroh prefería no meterse con las personas de Hortus —para no tener a la policía del lugar tras él— no le importaría mancharse un poco las manos si es que podía contaminar la impoluta melena blanca de aquél que aún se encontraba frente a él. —Lo diré una vez más, solo porque hoy estoy de buenas. —Y avanzó de vuelta hacia donde estaba el albino, hasta que las distancias entre ellos se redujeron tanto, que tras estirarse un poco, sus labios quedaron a escasos centímetros de uno de los oídos de Valerius. Fue entonces cuando las palabras volvieron a nacer en un susurro seguro y frío, solo aliviado por el vapor tibio que expulsaba entre sus labios con cada nueva palabra. —No te acerques a Haziel...él es mío y el que otros se acerquen le molesta, me molesta; así que te lo vuelvo a repetir para que te quede claro: Vuelve por donde viniste y no interfieras. —A Haziel no le había molestado el que Valerius estuviera con él, claro que se sentía algo extraño, porque no estaba acostumbrado a tratar con otras personas si no había sexo o escuela de por medio, pero Kuroh sabía que si le permitía a aquél entrar en la vida de su otra personalidad, eso supondría claras trabas en sus planes y sobre todo en sus movimientos.

Dio un paso hacia atrás, luego otro y finalmente, volvió a girarse, rompiendo así la distancia que antes había acortado. El camino se mostraba vacío y absorbido por la nieve que parecía no dejar de caer. Frunció el ceño. Demasiado blanco, demasiado perfecto, odiaba todo lo que pudiera reflejar perfección, porque la misma no existía, era solo una mentira, todo estaba corrompido...todo...incluso el propio Haziel, Kuroh era su corrupción. Los copos de nieve cayeron sobre la katana y sin embargo, resbalaron por el mango de la misma, tiñéndose de rojo, del mismo color del arma, como si sangre la impregnase y quizá...aquello no era tan solo un decir.


La katana de Kuroh:


EN SILENCIO LA SERPIENTE SE RÍE



Personalidades: [Haziel]//[Kuroh]
avatar
Haziel "Kuroh" Rozenberg
Humano
Humano

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A different night [Valerius]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.