Encarcelados en un mundo donde fueron programados para vivir. Para servir a los humanos que hicieron su creación. Los hombres arrasaron con todas las mujeres del planeta convirtiendo un nuevo mundo en solo la raza masculina. No hay diferencia de géneros, se han convertido en uno solo. Prostitución, luchas, tecnología avanzada, nuevas jerarquías… Caballeros, bienvenidos al paraíso…

Homines Hortum.



BITE ME, BABY







Conectarse

Recuperar mi contraseña








¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Miér Jul 19, 2017 2:21 am.







Últimos temas
» Saint Seiya Gold Myth
Lun Jun 29, 2015 10:51 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:58 pm por Invitado

» What's Up!? The Rules—
Lun Feb 16, 2015 9:15 pm por Kyochi Kokonose

» khanes of war (Afiliacion Elite)
Dom Oct 26, 2014 11:21 am por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Sáb Sep 13, 2014 12:50 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 4:52 pm por Invitado

» Pokémon Elysium ROL [Cambio de Botón]
Miér Ago 06, 2014 7:06 am por Invitado

» [Re-apertura] Gizem - Normal [cambio de botón]
Jue Jul 17, 2014 10:26 pm por Invitado

» { Spectra Entertainment —Hermana [YAOI]
Mar Jul 08, 2014 4:16 pm por Gintoki “Grim” V. Sakata














MÁSTER TENNEN PAAMA
GINTOKI "GRIM" V. SAKATA
PERFIL - MP
TÚ OXÍGENADO ADMIN
VICTOR K. MOONSPELL
PERFIL - MP
ADMIN
BUSCANDO UN AMOR
PERFIL - MP







SOULMATE

GOLD


pandoralovers
SILVER

Academy Dark Wind

Pulse
Crear
Hatfield Universitiy
 
OnatabanaCrear foro
Bleach: Shadow Of Seireitei
Danger Clan
Infection Rol
OPPUGNO THE LIGHTS
Shinobi Wish Nova Orbis
Souls & Swords
Falthirien[k]ing Project
Sword Art Online (SAO) photo 3535_zps8cc7883a.gif
 photo 40x40-1.pngStanford University
London City RPG

Forbidden City

kuroshitsuji RolKiefer University

Game of Thrones
 Teen Titans New Generation
 Pokémon Soul

Baltofans-vocaloid
Shaman King Fukkatsu RolGakuen Shingetsu Rol
Pandora: Shin Seiki
League of Legends Rol
HOLYWELL CITY RPG

School Codes
Survival PokerCrear foroSG

Ciudad Hino [
Human DesireHell Guns RolDS
School of devil Wayi
BRONZE


DIRECTORIO





TOP

Shiki Topsite!
Vote for Homines Hortum at Top Site List PlanetOnigroup Top List
Vera's Tales TopsiteKuroi Bara Top List
 Wonderful Nightmare Top Site


BLOG'S

Forbidden Paradise
Mangas YaoiMangas Yaoi








PRÓXIMAMENTE







Este skin ha sido diseñado en su totalidad para el foro Reckless University, por su web máster Swag “Swaggie” X. McCoy, la cual fue muy amable en cedernos la totalidad del diseño para poder editarlo a nuestro gusto. la edición; el color, la historia y totalmente su administración es para el Staff de Homines Hortum; el cual no tiene ninguna objeción si alguna de las imágenes editadas que han de ver les guste y puedan tomarlas con el permitido crédito; cualquier plagio está completamente prohibido. El widget de Staff ha sido obra de Ramona de osc. Gracias por su tutoría de ayuda.
El contenido es obra de la administración de #Homines Hortum. Idea original basada del foro #Hortus Deroum el cual el administrador principal obtuvo el permiso de editar la historia y ambientarla de una manera diferente a la original. El foro quedo en estado inactivo. Idea original de #Oriana Ojeda, Ideas editadas y parte de la originalidad de #Gintoki “Grim” V. Sakata #. Diseño grafico realizado por #Gintoki “Grim” V. Sakata. Todas las tablillas son propiedad del #Staff de Homines Hortum. La originalidad es lo que llama la atención, no plagies. Se educado.


credits.
pictures: © zerochan, deviantart & we♥it
skin: © Reckless University
lyrics: © Gintoki “Grim” V. Sakata
© -



♥ Homines "Yaoi" Hortum




Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Sáb Ene 11, 2014 9:40 pm

—Bueno, si los dulces se escapan podrás echarme la culpa, aunque estoy seguro de que esperarán por nosotros, por otro lado, ya deberías acostumbrarte a que diga cosas solo para ponerte nervioso. —El vástago le guiño un ojo mientras disfrutaba de aquella nueva cercanía entre ambos. Quizá...quizá debiera mantenerla mientras...
Su cuerpo pareció estremecerse ante el contacto entre su propia erección y la del castaño. Realmente, cuando pensaba que era él quien estaba yendo rápido, el otro le forzaba de aquella manera tan exquisita a apresurar el contacto y si era más franco, a desear adentrarse hasta el fondo en él. No pudo evitar el reír en cuanto escuchó al otro nuevamente. —¿Extraño? ¿Te refieres a extraño como bien? —Los labios del vástago se rozaron contra los del otro, aunque el mismo contacto no terminó en un beso, todo debido a la continuación de Dennis. Mierda, si resultaba que ambos estaban de igual forma excitados y Víctor no pudo no notar los movimientos ejercidos por el trasero del castaño. A la mierda eso de ir lento. De cualquier forma sería divertido verle improvisar al otro más tarde. —Entonces vamos a por ello, Sensei. —La sinhueso del vástago se estiró hasta rozarse contra el labio inferior del castaño, y manteniendo la mirada firme sobre él, le levantó ayudándose con sus dos manos, haciendo lo menester para que el otro estirara las piernas y así pudiera librarse de la ropa de él que frenaba su caliente erección.

Pero incluso para él no sería fácil el quitarse la última prenda que le quedaba si el maestro se quedaba allí. —Solo será un momento. —Murmuró contra la piel de su pecho antes de empujarle hacia atrás, dejando que el mismo cayera suavemente sobre la cama. Pero no importaba en qué posición terminara Dennis, como fuera que lo viera seguía luciendo igual de atractivo y lujurioso. Ah, sí, no importaba cuanta inocencia derrochara el otro, debía admitir que en la cama y así de excitado, lucía mucho menos santo y mucho más provocador. El vástago se mordió el labio inferior antes de estirar sus manos hacia la ropa interior ajena, tomándola por los bordes para comenzar a descender con la misma, dejando así que la húmeda polla del otro encontrara su lugar entre los dos, al fin libre de su prisión de tela. La ropa interior del maestro terminó por ser arrastrada por los pies del otro y finalmente Víctor la dejo volar por los aires con todo y aquél pantalón de pijama que también se había puesto. Ya se lo había dicho al maestro y estaba cumpliendo con aquello, la ropa volaría por los aires y sería lo único que presenciara el momento de amor entre aquellos dos. El vástago dio una lamida a una de las piernas del castaño, rozando con la misma fría desde la rodilla hasta muy cerca del miembro del otro por el interior del muslo.

Quizá estuviera siendo algo cruel, pero en parte sabía que el otro lo gozaría más si lo hacía desear su intromisión, pero de cualquier modo, solo era la segunda vez de Dennis y ya había pasado un tiempo desde que lo habían hecho por lo que en definitiva tendría que volver a prepararlo con calma antes de tomarlo. La figura del vampiro fue la que en esta ocasión se movió para poder librarse de su propia ropa interior, por lo que, se movió hacia atrás solo lo menester para que sus piernas dieran con el suelo y de aquella forma, poder quitarse la misma sin mayor problema. Y en cuanto su miembro se vio libre de la ropa, el vástago volvió gateando hacia la cama, en dirección hacia su presa. Esta vez no habría lubricante, quería intentar algo más interesante y por lo mismo, en cuanto estuvo delante del otro, arrodillado entre sus piernas, una de sus manos se estiró hacia la boca del castaño, rozando con el dedo índice los labios del otro y con una sonrisa se atrevió a pedirle al maestro: —Lámelos, así será mas fácil Den-chan. —Sonrió de forma provocativa, manteniendo su vista sobre él, esperando porque aquellos dedos fueran bañados por la tibia y húmeda del maestro. No creía que fuera necesario el decirle a donde irían a parar aquellos, pero tampoco se permitiría que el otro se negara a que lo preparara. No tenía pensado hacerle daño y por mucho que le deseara ya, ese no sería un paso que fuera a saltarse además...debía admitir que la vista de aquello sin duda le haría desearlo aún más.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Sáb Ene 11, 2014 10:12 pm

Quizás... Quizás estaba haciendo que el engranaje de ése delicado mecanismo del cortejo estuviese moviéndose más veloz de lo necesario, de lo permitido, pero no podía evitarlo, Víctor le empujaba a desear más que un par de besos y unas superficiales caricias. ¿Estaría volviéndose un pervertido? Poco le importaba ya. Asintió despacio a las palabras del blondo y fue así como su cuerpo volvió a dar con la cama, aunque para esta vez el contrario no fue tan brusco y él no cayó con tanta fuerza. El maestro se limitó a mover meramente un brazo para apoyar el codo sobre el colchón y así quedar ligeramente erguido: Mal hecho. Le vio quitarle un pantalón que literalmente, voló hacia el suelo y luego... Luego fueron sus calzoncillos los que fueron a parar al suelo. Sentirse ahí, desnudo, le hizo volver a plantearse lo que la primera vez y los deseos de escapar se hicieron latentes. Eso era tan... En redondo y grande, sus ojos tomaron mayor tamaño cuando esta vez fue el vástago quién quedó desnudo frente a su mirada sin ningún acopio de vergüenza, pero sin poder cruzar una sola palabra con él, el foráneo ya estaba sobre una de sus piernas, humedeciéndole aquella de tal manera que el castaño n pudo más que soltar un suspiro y tragarse a la fuerza un gemido. Por Ut. Por UT que ése demonio sabía dónde tocar y hacia que lugar dirigirse para desesperar un cuerpo que a pesar de estar ya dispuesto y preparado no descendería nivel de libinidad sin que entre ambos sucediera lo que sin duda pasaría esa noche, en esa cama. Su labio inferior fue ligeramente presionado por dos dedos y confundido buscó aquella mirada del mismo color del mar. Rubor certero se hizo más tenaz en sus mejillas. –S-sí.- no fue tanto la voz, si no la sonrisa que le acompañó lo que sin duda logró que el maestro desviase el gesto, que huyera del mismo.

Lengua cálida salió de la boca de quién yacía acostado sobre la cama del blondo y esta consiguió el primer roce para con aquellos que estaban justo delante de sí. Fue lento en el primer encuentro y es que la punta de su húmeda bañó en saliva la base del dígito antes de ascender la caricia, poniendo especial atención a la zona de sus uñas y yema, pues eso sería lo primero que... que le metería. Cerró los ojos y es que saberse mirado y mirarle llegó a causarle verdaderos estragos y fuerte nerviosismo, así que movido por aquel instinto que anteriormente le mencionó Víctor repitió las lamidas una y otra vez para con ambos dedos hasta que imitando lo que anteriormente hizo con su lengua, ahora eran esos dos dedos los capturados por su boca quienes disfrutaron de la ligera succión por parte del numan, quién avanzó y retiró la cabeza en un firme vaivén, más en ningún momento soltó la dermis contigua.
Poco a poco la boca del castaño se abrió y cuando su paladar y lengua dejaron de envolver aquellos dos que pronto merodearían su interior la saliva hizo un puente entre su boca y la piel del rubio. Eso era tan excitante... abrió poco a poco los párpados ahora que daba por finalizado su ataque contra los presentados frente a sí. Pero esas lamidas no únicamente habían, posiblemente, conseguido que aquellos ya restasen preparados para penetrarle, si no que su propia erección, debido al contacto, se endureció aún más hasta tal punto que... Oh, sí, dolía.
En su vida, en toda su vida, se había corrido dos veces. Únicamente dos. Y ambas fueron gracias a los gestos del vampiro, ahora que su cuerpo conocía las maneras de liberarse de la tensión le obligaba a desear finiquitar con aquello, a acelerar lo que debería ser lento.

-V-víctor... E-espera...- ¿A qué? Era algo que ni él mismo sabía pero la humedad de sus ojos se notó, le abrumó incluso a él. estaba sintiéndose débil para con su propia voluntad. Deseaba el contacto, ése que había vivido anteriormente en una ocasión, ése que le elevó al más oscuro cielo y le hizo retorcerse entre las sábanas bañado en sudor. Mano derecha se apoyó sobre el pecho del vástago mientras que con nublosa expresión buscaba los conocidos orbes de su amante... Pero su cuerpo no parecía predispuesto a obedecer a una mente que tenía miedo a terminar con los dolores de la otra vez. Mano ahí dejada por inercia comenzó a moverse por encima de lo muy oscuro de ése cuello debido a la tinta ahí empleada y despacio deslizó sus acciones por las líneas paralelas que seguían a ése tatuaje, procurando memorizarlo, empero su mano no se detuvo ahí. Siguió deslizándose hacia abajo y aunque la posición era complicada para ejecutarlo, las piernas del castaño se flectaron, los talones se pegaron contra su trasero exponiendo tanto trasero como testículos a quién tenía delante y así, no tuvo más que estirar el brazo y rozar con los dedos principales lo húmedo de su polla, sintiendo un muy curioso escalofrío surcar su cuerpo entero al dar con aquello que se encontraba tan predispuesta como la suya. -Está tan dura...- habló con ternura a pesar de estarse refiriendo a la entrepierna que palpaba, pero era en esos momentos en los que la voluntad de Dennis caía, como en la vez pasada, para convertirse en un amante que procuraba entregarse totalmente a ése ser que tenía muy claro que amaba.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Dom Ene 12, 2014 10:24 am

Su gesto se ladeó en lo que observaba al castaño. El mismo se había tomado en serio aquella tarea y su polla parecía reaccionar ante aquellos movimientos otorgados por la boca del maestro. Si se suponía que el debía ser el que perdiera el control, ahora luchaba copiosamente por no perderlo, por no tomar de aquél y hundirse en el fondo donde sabía que su erección hallaría la paz. Ah, mierda. Claro que le estaba costando, pero...pero incluso el deseo de protegerle estaba allí, luchando contra el de poseerle. Su lengua se paseó por su propio labio inferior. Estaba listo para seguir ahora que aquellos habían sido humedecidos por el castaño, sin embargo, fue detenido por este mismo, a lo que el blondo se le quedó mirando con cierta curiosidad en el instante en que nuevamente los tibios dedos del maestro rozaron la parte ennegrecida de su anatomía. Los orbes verdes del vástago siguieron el recorrido del rostro del maestro, hasta que pareció detener aquél tacto sobre su propia erección. Y sus palabras consiguieron que volviera a reír. —Sí, lo está, tanto como la tuya Den-chan. —Víctor hundió la cabeza en los marrones cabellos del otro, consiguiendo que una de sus manos en el trayecto se colara por la espalda del maestro, volviéndole a acercar con la misma, esta vez tanto, que las erecciones de ambos se vieron obligadas a permanecer juntas en aquél estrecho espacio entre los vientres de ambos.
Lo mismo hizo que su piel se estremeciera del gusto, pero su principal objetivo, era utilizar aquél contacto para distraer al maestro de la tarea que los dedos de su otra mano estaban prontos a cumplir mientras intentaba satisfacer un poco aquella dureza que se frotaba contra su propia erección.

La lengua del vástago dio contra el cuello del maestro, rozando el mismo con su aliento y su fría saliva. Las piernas de Dennis pasaron a ocupar el mismo lugar que rato atrás habían abandonado por acción del vampiro y para poder quitarle la ropa interior. Con aquella mano sujeta a la altura de la cadera del castaño (aunque rodeándole el ancho por detrás), levantó un poco el cuerpo del numan para que sintiera aquella dulce fricción entre su propio miembro y el del vástago. En cuanto a su otra mano, aprovecho también aquél movimiento, y uno de sus dedos —el corazón— se hizo de cierto espacio entre las nalgas del castaño, rodeando el terreno de la entrada por unos cuantos segundos antes de adentrarse dentro del mismo, aunque durante aquellos mismos momentos no dejó de provocar la fricción entre sus erecciones. Sus labios rozaron la extensión del cuello de Dennis hasta que llegó sobre una mejilla del mismo, cuyo borde mordió apenas y sin real fuerza, pero no se quedó allí tampoco, sino que siguió por el costado hasta que su lengua se topó con la boca del otro, atrapando en ese mismo momento el labio inferior de su pareja, chupando el mismo antes de colarse en el interior de aquella boca.

Era imposible que aquellos cuerpos pudieran estar más pegados y sin embargo, el brazo del vástago que mantenía a Dennis atrapado contra él, busco que aquella delgada figura se acercase aún más. Una vez más, el cuerpo del castaño subió y bajo en aquél mismo lugar, rozando su polla contra la del vástago y produciendo una eléctrica sensación que recorrió el cuerpo de Víctor, y resultaba que aquél mismo movimiento era aprovechado para que el dedo que se hallaba en el interior del castaño se metiera hasta el fondo, abriendo el interior del castaño para lo que sería mucho más grande, pero por aquello mismo, pronto otro dedo se hizo de espacio junto al corazón —el índice— y profundizo dentro del estrecho culo del maestro. Aquello le resultaba tan excitante que casi no podía retenerse más y tenía que decírselo al otro, hacerle saber que hasta allí llegaba el control sobre sí mismo. Y muy posiblemente hubiera podido controlarse si no se hubiera tratado de Dennis, porque de alguna extraña forma, el otro parecía simplemente sacar lo peor de él, incluso en el ámbito entre las sábanas. —Den-chan... —Se separó apenas de los labios del otro para poder exhalar algo de aire frío sobre la boca del otro antes de continuar. —Lo siento, ya...no puedo esperar más. —Y los dedos del rubio retrocedieron lentamente, mientras mantenía aquella cercanía entre ambos.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Dom Ene 12, 2014 2:42 pm

Era vergonzoso que el otro le hablase con esa soltura en la cama, pero no había queja alguna por su parte, a fin de cuentas, los susurros eran parte del cortejo entre ambos y quisiera o no, estaba excitándose al escucharle, saber que era su vampiro el que estaba allí... Un pequeño gemido escapó cuando ambas pollas quedaron unidas por la acción del vampiro y esa mano que en un inicio contorneó la del vampiro no dudó siquiera en acoger ambas para procurarlas juntas en todo momento, ayudándose de todos sus dedos de la misma palma para que la fricción fuera total y extrema, claro que no se esperó que el contrario actuase tan rápido, tan... –¡A-ah!- si bien el dedo contorneando su cuerpo antes de la intromisión le avisó de lo que sucedería, el sentir el dígito en su interior le recordó a aquella otra ocasión y lejos de causar rechazo, su cuerpo pareció aclamar por ése dedo, tragándoselo gustoso mientras el maestro luchaba por no perder la respiración de manera temprana: Aún les quedaba mucho por hacer, no podía desfallecer por un dedo... por mucho placer que éste estuviese otorgándole. Por mera inercia su cuello se estiró por encima de la almohada, y ahí, justo en medio de su propia marea de placer sintió la boca del otro abordando cada centímetro de piel con besos, lamidas e incluso mordiscos que jamás llegaron a ser agresivos, pero parecía ser que su compañero estaba tan conectado a él que supo lo que necesitaba: El beso, ése que se dio entre ambos de un modo natural cuando el ajeno así se lo permitió. Jadeó en la primera lamida pero ése sonido se tornó puro y descarado placer cuando su estimado hundió aquella húmeda y la suya pudo hacer acto de presencia, torciéndose para con la otra, arrimándole, lamiéndole. ¿Cómo podía ser tan delicioso todo aquello? se olvidó del dolor en su baja espalda (Que siquiera lo hubiese etiquetado como eso. Era... era un muy sutil molestia a fin de cuentas era sólo un dedo).

Pero tormento sí llegó cuando el segundo se unió a la caricia interna y a pesar de estar tan sumamente arrimado a su pareja su cuerpo pujó hacia arriba, casi como si buscase escapar, su mano detuvo la torpe masturbación que a ambos dedicaba al mismo compás y susurró el nombre foráneo entre saliva y gemidos: Estaba volviéndose loco.
La boca que de tan buena gana le hundió en sensaciones placenteras se apartó de la suya y entonces pudo escucharle. Aquel mero comentario hizo que el vientre del menor sufriera una ligera presión placentera y esa mirada hasta ahora oculta buscó la de su acompañante con rubor marcado. Cierto... ¿Cuánto tiempo Víctor habría pasado sin...? ¿Sería desde la última vez de ambos? Su culo no se lo dejó fácil a esos dedos para abandonarle y se contrajo entorno a aquellos alargados como si realmente su placer se fuera con ellos: No, no. ¡No podía parar! Su ano yacía abierto gracias a la acción de aquellos dos y su recto aseguraba palpitaciones que apresarían sin vergüenza lo que pronto se conectaría a su cuerpo. –... Yo... Yo tampoco.- murmuró, claramente titubeante y es que aún seguía sin acostumbrarse a estar hablando de sexo de manera tan abierta y despreocupada, aunque sabía del cierto que a Kai aquello le encendía, el compartir toda palabra, el hacerle saber cómo se sentía, si le gustaba o no.

Soltó las pollas, ambas y buscó con la mirada el rostro ajeno. En la ocasión anterior Víctor tenía ése plástico que le protegía de enfermedades, de embarazo. ¿Dónde estarían? Le miró una vez más. El pecho del maestro subía y bajaba por la brusquedad de una respiración truncada por culpa del placer que con descaro le hubo azotado el cuerpo entero y despacio, dedos húmedos por los líquidos de ambos volvieron a tomar posesión de una de aquellas duras, esta vez fue la de Víctor la que su mano sostuvo desde la base. Se aseguró de propinarle un par de masturbaciones, terminando en la misma punta antes de descender por ése cañón erguido y encendido y sin mediar palabra el maestro expuso su trasero, alzándolo en medio del abrazo compartido para que el otro supiera que estaba listo y es que verdaderamente lo rosado de ése ano estaba incluso dilatado en espera de lo inevitable. Él mismo para animar la acción se condujo aquella hacia su cuerpo, olvidándose de lo que le hubiera gustado preguntar dónde se encontraba y así, la rosada y redondeada punta de Víctor quedó frente a un cuerpo que no dejaba de contraerse por culpa del placer, de la ansiedad.

-P-pero despacio.- le alertó, soltándosela para pasar ése brazo por la espalda del rubio y aproximarlo un poco más. Fue culpa del abrazo, del movimiento que hicieron sus piernas al enroscarse mejor en la cadera del otro o el hecho de que su cadera bajase la posición pero el capullo enrojecido y húmedo del vástago entró en su cuerpo, arrancándole un gemido tan imperante que posiblemente hubiera conseguido despertar a la pequeña de ambos.
Sólo eso, sólo la punta estaba dentro, el resto del falo quedó apuntando hacia él mientras que su recto se retorcía entorno a lo que estaba ya dentro. D-Dios... Aquello era mejor, mucho mejor de lo recordado.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Dom Ene 12, 2014 9:55 pm

No tendría excusa frente al hecho de que tener un condón a mano simplemente no se le había pasado por la cabeza. Incluso ahora que Dennis tenía su erección entre sus dedos, la idea de protección estaba muy lejos de siquiera cruzar la mente del vástago, ¿por qué? Quizá porque el castaño y sus movimientos le estaban volviendo un poco más loco de lo que ya algunos le declaraban. Ah, ¿no había conocido a Dennis en uno de aquellos días?

Se mordió el labio inferior a causa de aquellos dedos que le masturbaban. Mierda. En serio, tener a aquél sonrojado y tan cerca de su cuerpo, sumado al hecho de desear entrar en él le estaba llevando al mismísimo averno una vez más. Luego vinieron las palabras del maestro, pero antes de que siquiera pudiera pensar en las mismas, su pene se encontró con la entrada de aquél que sostenía entre sus brazos y la punta gustosa y mojada se hizo dentro de él con un movimiento propio del castaño. Le gustaba como le pedía que fuera más lento cuando en realidad el cuerpo de aquél parecía desear que la metiera toda de una vez, pero tal como estaba ahora, con una mano recorriendo la espalda del maestro y la otra sobre su cintura, se concentró en relajar a Dennis antes de terminar por entrar en él. —Tienes que relajarte, Den. —Susurró contra el cuello del otro, esperando ser oído por aquél que parecía temblar de deseo. Lento, la mano sobre la cintura del maestro presionó sobre la misma hacia abajo, conduciendo aquél interior sobre su miembro, abriéndose paso entre aquellas carnes calientes del apretado culo de su novio. —A-Ah. —El vástago no pudo evitar estremecerse ante aquél infierno que le recibía allí adentro, apretando de forma deliciosa su erección. Mierda. Aquél debía ser la entrada al cielo y al infierno a la vez, y solo necesitaba moverse para alcanzar alguna de aquellas puertas. Solo restaría allí un par de segundos más...solo un par de segundos...para que el castaño pudiera acostumbrarse a la fría invasión en su interior.

Pero...

Su fría respiración dio contra el cuello de Dennis antes de que Exhalara nuevas palabras contra el mismo: —Si estás listo, voy a moverme ¿sí? Despacio... —Lo intentaría, pondría toda su fuerza de voluntad en ello, hasta que el mismo se hiciera del espacio necesario para golpear con mayor rapidez dentro del castaño. Nuevamente su mano ejerció cierta presión sobre la cintura del otro, esta vez, volviendo a subir con él, tan lento como su agitado cuerpo se lo permitía, y luego otra caída igual de lenta. Den-chan no podría decir que no estaba intentando ser amable con él, y lo cierto era, que en cada nueva caída, el erecto miembro del vástago se hundía hasta el fondo de aquél recto humedecido. Mierda. Solo...solo un poco más rápido.
Sus orbes verdes buscaron las del otro en aquella pequeña diferencia de estaturas que ahora hacía que el menor de ambos se viera mucho más alto que el blondo. La sinhueso de Víctor se rozó contra el mentón del numan en lo que evidentemente debía ser una llamada de atención para Dennis...para que le mirara. La mano que mantenía sobre la espalda del otro rozó con cada uno de los dígitos la misma, subiendo y bajando en tanto las estocadas se volvían de a poco más seguidas, más fuertes.

Un gruñido salió de lo más hondo de su ser en cuanto supo que le necesitaba, que ya no podría continuar manteniendo aquél ritmo pausado. ¿Por qué podía perder el control tan fácilmente con aquél? ¿En verdad hacía tanta diferencia el sentir algo más que mero placer sexual? Fue para entonces que aquello que se había olvidado le golpeó en la cara y sus ojos se abrieron grandes. Mierda. El condón. Había pasado monumentalmente de aquello y ahora estaba allí, jalando de aquél contra su cuerpo, contra su miembro, hundiéndose en el infierno desatado que creaba el interior de Dennis para él. Joder, tener que parar...en un momento así. Pero ¿podría pasar algo? En realidad, muchas parejas pasaban meses o incluso años buscando por tener un bebé entonces, si aquella era la primera vez que lo hacía con Dennis sin protección, ¿podría ser que algo ocurriera? ¿Debería arriesgarse? —Ah, mierda. —Por UT que aquello se sentía realmente bien. Sus pensamientos se quemaban en aquella ola de calor que creaba el cuerpo de su pareja y no podía negarse a seguir, quería continuar y hundirse al completo en aquella ola de fuego.

Apretó sus dedos sobre la piel del castaño, dejando marcas rojas sobre la misma mientras el sonoro ruido de las nalgas de Dennis contra las piernas del vástago inundaba la habitación.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Dom Ene 12, 2014 10:43 pm

A duras penas se introdujo la enrojecida punta su mirada buscó el semblante de su pareja, encontrándose con un gesto que le robó el aliento que la penetración estaba truncándole. Le tenía encima con una cara que sin duda gustaba de ser él el único protagonista: Excitado... Se le veía excitado, necesitado de más de lo que a duras penas estaban iniciando. Le sonrió aún desde el colchón, tan excitado cómo él, aunque por su parte también estaba sonrojado e incluso, sudoroso.

¿Relajarse...? Aquello era sencillo de decir si no se estaba en su posición con aquel Dios penetrándole. ¿Se daría cuenta Víctor de lo mucho que le atraía? ¿De lo atractivo que le veía? –A-ah...!- su sonido prácticamente se acopló al del blondo, aunque el suyo pareció contraer algo de dolor, a diferencia de la voz del rubio, quién segregó puro placer. Su cuerpo recibió de buena gana al invasor y aunque los anillos de su recto parecieron adherirse a ése falo para apretarlo no le negó la entrada ni se contrajo violentamente, todo transcurría bien. No había demasiado dolor, quizás debido a que podía estar confiado en que si le decía que dolía el otro lo solucionaría, ahora... ahora era todo muy distinto a la primera vez que se encamaron. Su culo le cobijaba, pero como era de esperar, su novio no tardó en moverle. El maestro se mantuvo dócil al cambio de posición y negándose a crear cualquier tipo de distancia entre ambos, llevó los brazos entorno a los hombros de su pareja, adueñándose de su espacio vital, importunándole el aire con su aliento. Suyo... Todo lo que le tocaba era suyo. Arqueó la espalda ligeramente y aquello logró que su torso quedase a medias tintas expuesto a su compañero, pero éste parecía más entretenido en lamerle la zona por la que solía alimentarse: La fuente de vida, la vena mayor. Gimió ronco y dejó los labios entreabiertos para asegurarse a sí mismo que podría tomar aire cuando lo desease. Fue un lametón el que logró que el maestro mirase en dirección al ajeno... No tuvieron que hablar, supo lo que éste necesitaba y por mera inercia su cadera intentó subir y bajar a un ritmo más seguido, bajando en su totalidad el trasero para penetrarse a sí mismo ése falo de tamaño considerable.

Sin embargo...

Se encontraba con su propia erección golpeando el vientre de Víctor, tenía la punta blanquecina a causa del semen que empezaba a manar de la pequeña uretra pero fue aquel quejido lo que logró descompensar vagamente el ritmo que había conseguido llevar. –A-ah... ¿E-estás bien...?- fue la voz preocupada del contrario, aquello que... ¡Ah! Algo golpeó un punto especifico de su anatomía y tal fue la ola de placer que aquello congregado en su punta se deslizó por todo lo recto de su erguida anatomía, temblando masivamente. Si seguía penetrándole de ése modo no soportaría por mucho más.
Brazos temblorosos se anudaron con mayor vigor entorno al cuello del rubio, el sonido de sus posaderas impactando contra las piernas foráneas le resultaba altamente sexual, además... lo estaba disfrutando y prueba de ello era que por cuenta propia volvió a tomar el control de las estocadas, asegurándose que el pene de su pareja quedaba tan enterrado que le golpeaba la parte interna del vientre. Eso era... era delicioso... no había modo de expresarlo. Su rosada entrada se contraría para más tarde aflojar el agarre impuesto y todo su recto mantenía a ése falo presionado con cierta fuerza, pues, a fin de cuentas, era la segunda vez que alguien se adueñaba de ése conducto y por consiguiente, el mismo aún se mostraba receloso en abrirse, cosa que provocaba mayor placer a los dos que estaban realizando el acto.

Bajó la cabeza, estaba empezando a... El cabello de ambos amantes se movía en cada estocada, en cada bajada. El sudor ya era parte de la anatomía de la espalda del maestro, todo estaba volviéndose oscuro y es que la necesidad de eyacular era imperante. –N-no podré... Y-yo...- estaba claro que el tembloroso ya ni se acordaba del plástico ni de su función a pesar de haber disgregado a diestra y siniestra a sus alumnos el uso del mismo. ¿Pero quién le iba a decir que existía tal nível de excitación que te privaba de razonamiento? Su boca encontró la frente fría del vampiro y la llenó a besos hasta que... le rodeó con mas fuerza aún y prácticamente le obligó a estrecharse contra su agitado torso, la cadera del maestro... se descontroló. Ya no parecía sentir dolor o molestia y es que a pesar del finísimo hilo de sangre que escurrió del sexo del blondo hacia la cama el que le tenía insertado comenzó a moverse a un ritmo que no parecía tan siquiera mundano. En cada movimiento hacia abajo se aseguraba de rotar ligeramente la cadera, de ejercer un movimiento circular, cosa que le hacia gemir tan fuerte que quienes vivieran en casas contiguas no podrían pegar ojo y es que mencionado movimiento lograba que el pene de su acompañante rozase su punto más sensible, el más profundo. Las uñas del castaño se clavaron en la piel de su compañero: No, no, no... Debía aguantar.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Lun Ene 13, 2014 10:16 am

Fue en algún instante luego de aquél gruñido en que la cadera de Dennis comenzó a moverse a un ritmo distinto, más activa, que la de Víctor. Y a pesar que este último estaba tratando de no apresurar demasiado rápido el movimiento del maestro, fue el propio quien sostuvo un nuevo ritmo al cuál el vástago no tardo en acoplarse. Intentó mover su cadera de tal modo que su vientre diera una y otra vez contra la erección que allí se alojaba, sintiéndolo caliente, duro y mojado. Sus parpados se apretaron mientras daba una nueva y profunda estocada; los dedos de aquella mano en la espalda del castaño resbalaron a duras penas sobre su columna y sin embargo, los mismos subieron hasta posarse sobre el borde de los hombros del castaño, manteniendo su otra extremidad sobre la cintura de su pareja, ayudándose así en el continuo vaivén de aquella cadera contra los muslos del otro. El aroma de aquél cabello, del cuerpo excitado de su pareja, sus latidos, aquél abrazo y el continuo y delicioso roce...todo...todo le fascinaba de aquél otro. El interior de Den-chan parecía haber aflojado algo ante su presencia y sin embargo seguía sintiendo el delicioso cosquilleo de la presión ejercida por los anillos de su trasero contra su miembro.

Negó con la cabeza al escuchar las nuevas palabras de Dennis. —No...yo... —Tampoco. Un jadeo terminó por salir en lugar de aquella última palabra. Era culpa de aquél, sí, toda la culpa era de Den-chan y de su apretado y cálido culo. Su lengua volvió a dar un recorrido algo más torpe por la zona media del cuello del numan, permitiendo así el sentir como aquellos labios le rozaban la frente una y otra vez, antes de que el mismo castaño se aferrase más contra él. Pero...pero otra vez, Dennis. —Mgh... —Un sonido ronco escapó de su garganta al sentir el nuevo y acelerado movimiento del maestro. Sonrió sin embargo, aquél parecía estarlo disfrutando al punto que su timidez se había esfumado por completo, dejando en su lugar a alguien que parecía comenzar a experimentar con su propio cuerpo para sentir más placer. Los gemidos y jadeos del propio maestro subieron de tono acompañados por los del blondo, prestándole nula atención a lo que los vecinos podrían pensar. No, quizá también pudieran tener tan buen sexo como ellos si les escuchaban. Víctor rio ante aquél pensamiento mientras el aroma a sangre parecía llegar a su nariz sin embargo, en lugar de preocuparse —como estaba seguro que habría hecho en una situación distinta— terminó volcando todo su deseo sobre aquél en lo que debieron ser las últimas estocadas más firmes y placenteras.

Gimió al sentir las uñas clavarse en su piel. Pero sin embargo la mano que se hallaba en la cadera del castaño se dirigió hacia la húmeda erección de este, haciendo algo de espacio entre ambos para poder colar su mano alrededor de esta y tomarla. La apretó entre sus dedos, dejando que el líquido blanquecino del maestro escurriera por sus dedos. Sintió una electrizante sensación que nacía en sus huevos, ya no aguantaría más y por lo mismo, aquella improvisada masturbación que había ofrecido al otro fue detenida en cuanto las últimas estocadas se mostraron algo más fuertes sobre aquél que le recibía. La voz del vástago se pronunció en un  jadeo largo mientras su hundido miembro desparramaba en el interior del otro lo caliente de su semilla...extrañamente una de las pocas cosas que podía ofrecerle al otro con un calor similar, o tal vez era que el mismo se había contagiado con el abrazante calor del otro. Hundió la cabeza en el cuello del maestro mientras su espina dorsal era recorrida por las nuevas sensaciones que el éxtasis había traído para él. Lo quería, claro que lo quería y claro que había hecho una diferencia el saberlo, el desearlo no solo en su cama sino también en su vida.

Se abrazó como pudo a Dennis, dejando que su palpitante se mantuviera dentro de aquél por algunos momentos más, disfrutando de la nueva presión que parecía ejercer el interior del castaño sobre aquella que, para sorpresa del vástago no parecía querer aflojar.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Lun Ene 13, 2014 10:45 am

-¡Aahh! ¡Ah! Ví... Ah...- intento fallido por hablar y es que la mano foránea le acogió de tal modo la polla ya predispuesta a venirse que quería comunicar su inminente corrida pero no fue capaz, no podía hacer otra cosa que dejar salir mediante jadeos y gemidos todo lo que en ése instante estaba sintiendo gracias a los contoneos de ambas caderas. Estaban hechos para encajar y es que a pesar de poco experimentado su recto acogía y apretaba al que parecía estar hinchándose por momentos ahí dentro. Aunque si bien era excitante sentir la mano del rubio sobre su endurecida extensión, más lo fue escucharle expresar su gusto con voz alta y clara, como si no se avergonzase de estar ahí, acostándose con él, con todo un inexperto en la matería, con alguien que tan siquiera conocía los mundos en los que el barman se movía. Sus dedos se afianzaron aún más en la piel del de cabellera clara, creando pequeñas heridas en la zona empero una de sus palmas se unió al lugar en la que residía la de su pareja y así fue como su mano se posó sobre la del contrario para hacerle saber los movimientos que necesitaba para terminar con aquello, no quedaba mucho. Realmente, no quedaba absolutamente nada para que alcanzase el cielo. Aceleró los movimiento que la mano del vástago le propinaba, apretándole los dedos, rodeándole los nudillos...

Su mente se quedó en blanco y una profunda ola de calor arrasó su cuerpo entero, desde la punta de los pies le envió una muy profunda corriente eléctrica y a duras penas el pene foráneo le caldeó las entrañas con su esperma, él se vino contra los vientres que yacían juntos, escurriéndose aquello lechoso y candente por entre las manos de ambos, pero a pesar de que la masturbación cesó, su pene seguía derramando de aquello, de manera constante aunque menos torrencial a la inicial pérdida. Pareció perder las fuerzas pero antes que aquello fuera fehaciente su cadera se estocó por cuenta propia la polla del blondo, pero no fue ni una... tampoco dos. Ni tres. El maestro, jadeante y con el sudor barriendo cada centímetro de su piel inició un vaivén entre ambas caderas: Actuaba como el animal que buscaba absorber todo lo ofrecido para la posterior gestación, aunque sin duda estaba haciéndolo por inercia. El calor de ése esperma en su cuerpo le conectaba al otro: Ahora más que nunca, su cuerpo formaba una muy extraña conexión con ése otro. Estaba agotado, pero a pesar de que acababa de soltar lo que ahora bañaba ambos cuerpos su erección no bajó ni un ápice... Seguía tan o más predispuesto a más que al inicio de todo aquello.

El trasero del castaño palpitaba entorno al falo que yacía insertado, quizás y siguiendo primitivos instintos lo hacía para terminar de hacerse con el líquido de sus pelotas y es que en cada nuevo apretón propinado su cadera descendía, como si cada gota tuviera que terminar rozándole el útero. Pero... el peso de la cabeza del otro contra sí hizo que su mentón se apoyase sobre la misma aprovechando su altura y su mano libre, aquella que anteriormente se aferró a la piel del inmortal, subió temblorosa hasta que consiguió rozarle la nuca y acomodarle correctamente contra sí. –Víctor...- habló en un muy jadeante y casi sensual susurro. ¡Por UT! ¿Qué pasaba? No entendía el por qué del accionar de su propia anatomía pero a pesar de tenerla ensangrentada por las acometidas más feroces estaba aún centrad en menearse encima de él. Apoyó la planta de ambos pies sobre el colchón y se ayudó de una mano para apoyarse sobre el otro y así sacarse la polla del vampiro de su culo. La sangre escurrió por los temblorosos muslos del semi-erguido, así como parte de la corrida del blondo. Despacio giró su cuerpo y apoyó los hombros sobre el camastro, dejando erguió su trasero. Lo que antes era rosado ahora yacía en un color rojizo debido a la fricción del acto sexual en cuestión, además estaba decorado con aquello que escurría por las piernas de quién estaba ofreciéndose de nuevo. Mano zurda sobre una de sus propias nalgas y se la separó de la contraria, estirándose la piel para exponer aún más su ano. –M-más.-

No sabía si estaba actuando bien pero el deseo imperaba, las ganas eran tan fuertes que le dolían los huevos y aunque aún temblaba por el orgasmo anterior, juraba que le quedaban fuerzas suficientes cómo para diez rondas más, aunque tras esta que vendría le tomaría a él. Sí, también experimentaría su primera vez penetrando con el otro y aunque se mostrase torpe, se lo haría y le mostraría todo el placer que el otro volcó en su cuerpo. Sin condones, sin nada de ropa... Sólo ellos. Únicamente con sus cuerpos.
Una parte de su mente, posiblemente la única con algo de conciencia pensó en las consecuencias de aquello... y juró, callado, responsabilizarse de lo que pudiera venir.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Lun Ene 13, 2014 9:56 pm

El calor de la venida de su pareja le corrió por el estómago hacia abajo, sus dedos también recibieron parte de la semilla así como aquellos ajenos que se habían unido a los suyos hace algunos segundos atrás. Su respiración dio contra la piel cálida del cuello del otro más sin embargo, fue sorprendido por un nuevo movimiento por parte del castaño, quien volvió a caer directo sobre su polla en un vaivén que tenía de por medio aquello que había derramado en el interior de Dennis. Podría ser que en realidad no estuviera tomando el peso de aquella acción o que incluso si lo pensaba, en realidad, sabía que no podría dejar solo a aquél con la responsabilidad de ambos, después de todo, lo quería, no de una manera posesiva...o bueno de esa forma también, pero más allá de eso, lo quería de aquella forma que lograba hacerle sentir tan débil, incluso humano a veces. Nuevamente el aroma a sangre llegó hasta su nariz y esta vez sus orbes se movieron para buscar el origen del mismo, sabía que aquella provenía del cuerpo de Den-chan, pero...
La voz y el tacto del numan hicieron que el vástago volviera a mirar en dirección a aquellos orbes tan semejantes a los suyos. La voz de Dennis había sonado muy diferente a como la había escuchado antes e incluso aquello llegó a hacer que se preguntara si en verdad no estaba despertando a un íncubo encubierto por su padre. El semblante del vampiro hizo un ligero gesto de molestia en cuanto aquella se separó de su falo. Y lo cierto es que allí adentro había encontrado un lugar caliente y acogedor, un sitio en el que de alguna forma creía encajar a la perfección. Si hubiera sabido la vista que se le vendría ahora...

Víctor arrastró una de las manos que se había separado del cuerpo del castaño al este girar, hasta su rostro. Mierda. Allí erguido sobre la cama, observó como aquél asumía una nueva posición y aquél infierno era expuesto al son de una voz que irradiaba lujuria pura. Pero, pero aquél pequeño agujero que antes le había recibido no estaba de ese puro tono rosado, sino que, ahora el firme color rojizo de la sangre escurría por el mismo, apenas entremezclándose con el propio fluido del vampiro que también escapaba por los muslos del numan desde el interior. El blondo observó aquella espalda que ahora quedaba a plena vista y su cuerpo atinó a moverse hacia adelante, abrazándose a aquella cintura con la derecha antes de que su boca rozara pleno medio de la columna del otro. Un beso suave en aquél lugar antes de preguntar: —¿Seguro que está bien? —Su otra mano rozó los dedos con los que el otro mantenía separadas sus nalgas. —Lo siento, no quería causarte daño. —Las palabras salieron roncas desde su garganta y era que su miembro ahora había asumido lugar entre aquellos músculos que ahora le quedaban tan a mano como si el otro le estuviese retando a jugar con los mismos. Pero en aquella posición ahora sería más fácil y los movimientos podrían darse con mayor libertad, y no solo eso.

La lengua fría del vástago hizo un recorrido por la columna del otro hasta que llegó hacia aquél lugar donde los animales tenían en efecto una cola. Y la visión de Den-chan con la misma hizo que sonriera bobamente antes de que una de sus manos —aquella que antes había rozado los dedos del otro— diera un pequeño y sonoro golpe contra una de aquellas nalgas. Ah, ¡se declaraba culpable! No podía resistirse y era que ese castaño de mirada inocente/lasciva le empujaba a hacer aquél tipo de cosas. La extensión del pene del vástago se rozó contra la entrada del castaño al tiempo que aquella mano que le había sostenido desde la cintura ahora se movía escurridiza hasta el falo del numan, atajándolo con sus dedos por la mitad antes de descender por el mismo hasta donde se hallaban sus huevos, ¿Se lo diría otra vez? —Eres un pervertido Den-chan...y eso realmente me gusta de ti. —Su cadera hizo un movimiento que llevó a su propia erección a hacer creer al otro que entraría, y de hecho, cuando la punta parecía haberse metido por unos muy pocos centímetros, el vástago se hizo hacia atrás, jugando con aquél solo para desconcentrarlo y pillarlo por sorpresa cuando su endurecida polla volviera a penetrar profundo en aquella mojada abertura que simplemente le encantaba atacar una y otra vez.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Mar Ene 14, 2014 7:09 am

Ahí, dándole la espalda mientras exponía su cuerpo no se sintió avergonzado... ¿Qué estaba pasando? Su cuerpo actuaba por cuenta propia y lo único que deseaba era que el foráneo se enterrase de una buena vez entre sus nalgas en una nueva y excitante pelea entre ambos cuerpos. Como si desease apremiar sus gestos la cabeza del castaño buscó la cabeza del rubio por encima de su hombro aunque antes de ejecutar el mencionado gesto de manera certera sintió la mano de éste atajarle por la cintura y aunque por ahora no tocó ninguna zona erógena el castaño exhaló un fuerte jadeo y de nuevo su cabeza se reclinó hacia el colchón sin poder esconder lo muy agitado de su propia respiración en ése momento. –N-no duele.- aseguró, arrastrando las palabras al hablar y aunque si sentía molestia no era siquiera consciente que la envergadura de aquella verga había rasgado su interior. Incomodidad, tal vez... ¿Pero dolor? Ni hablar, aquello estaba siendo sublime. La mirada del docente se abrió de par en par cuando una muy fría húmeda se hizo con la piel de su espalda y tembloroso buscó enterrar la cara contra el colchón que acogía media anatomía suya al tener la otra realzada en dirección a su amante y pareja. Potente nalgada logró que gimiera aunque de inmediato se llevó la mano perdida entre las sábanas a callarse. Poco a poco dejó de separar sus nalgas con aquella mano ahora prácticamente bañada en los fluidos que manaba de su retaguardia para intentar cogerle de la polla, ah, no. Si quería jugar le demostraría que él aprendía rápido. –Tengo un buen maestro...- susurró una vez giró la cara y su mejilla derecha se apoyó sobre el colchón en busca del aire que todo aquello lograba arrebatarle.

Lo suyo erguido palpitó entre los dedos del rubio y es que a pesar de que ya habían rendido a placer hacia un par de minutos y cómo si estuviera bajo los efectos de algún tipo de estimulante, no se bajó su erección, muy por el contrario estaba aún más caliente y deseosa de atenciones. –Víctor... no seas así...- su tono de voz rozó lo pervertido, lo apremiante. Entre ése quejido expresado en voz la mano del maestro sujetó la base de aquello erguido que le pertenecía al vástago, habiendo posteriormente metido la mano entre ambos cuerpos para alcanzarlo y llevándosela hacia su agujero, rozándoselo con descaro, como si aquello duro y mojado fuera una brocha y su culo la pared a pintar. Poco a poco su cadera reculó hacia lo que él mismo estaba propiciándose y se bastó con afirmar el sexo de su novio para que entrase de un solo golpe: Duro, profundo. El movimiento fue tan brusco que sus nalgas parecieron aplaudir cuando chocaron con brutalidad contra los muslos y bajo vientre del rubio. Gimió con fuerza y mantuvo la boca abierta así como su mirada, una perdida en algún punto... Pero no estaba ya en ése cuarto, su mente estaba perdida en el placer. Mano que utilizó para guiar al otro dónde debía cayó contra el colchón y se dio lugar sobre el mismo meramente para ayudarse a todo él a buscar punto de apoyo para empujarse contra lo que se le insertaba.

-Ngh... Ah...- no, ya no eran los movimientos acompasados que ambos ejecutaron la primera vez, tampoco se trataban de los moderados que compartieron segundos antes cuando su cuerpo residía sobre las piernas del blondo: Oh, no. Ahora la cadera del maestro buscaba con brusquedad ser penetrado por el vampiro y era él mismo quién se empujaba con fuerza contra la zona mientras gemía una y otra vez, posiblemente asustando incluso a los que vivieran en casas o pisos colindantes, pero no podía parar. ¿No podía...? No, no era eso, realmente no quería frenar su deseo. No sabía si era por el hecho de no estar utilizando gomita lo que había enloquecido sus instintos o el hecho de no sentir a duras penas dolor estaba llevándole a desear experimentar más, pero el hecho de que su cadera se accionaba por cuenta propia era una realidad fehaciente. Esta se contorneaba mientras su vientre se contraía por culpa de la mano que tenía presa su erección. Eso era... Era una locura.
Giró la cara y volvió a esconderla contra el colchón en lo que sus rodillas intentaban tensar algo más las piernas en vago intento por mantener el culo erguido y en ofrenda para el rey de la noche.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Mar Ene 14, 2014 1:46 pm

Ah, en definitiva había despertado a una bestia sedienta por aquél tipo de sensaciones. Y era que cada día descubría algo nuevo del castaño que le ataba más hacia él, hacia aquella personalidad que comenzaba a destapar puntos que muy posiblemente incluso Dennis desconociera de si mismo hasta ahora. Su polla se hundió en el otro no por su propio movimiento sino por la presencia de los dedos del otro sobre la misma, aquellos que le habían arrastrado hacia su caliente interior. Los dedos del vástago que se habían alojado sobre la erección nuevamente dura del castaño, decidieron moverse hacia la punta, rodeando la uretra antes de hacer un movimiento hacia atrás, pero no le masturbó, sino que recorrió toda la zona mojada antes de tomar firme control de la misma, acariciándola en lo que comenzaba a ser un movimiento en forma de vaivén. El calor se extendía por los costados de su propia polla y el oír y verse mover a ese cuerpo bajo él...contra él...le llevó a salir apenas del interior de aquél antes de dar una nueva y profunda estocada en su interior. La mano que sostenía a Dennis por la cintura tampoco hizo amago de quedarse quieta, no, ¿quién podría? El cuerpo del vástago se irguió hacia adelante para que sus dedos llegaran hasta el pezón izquierdo del numan, rozando aquél mismo justo antes de pellizcarlo con los de sus extremidades hasta que el mismo se endureció dulcemente bajo su frío tacto.

Su lengua pareció hallarse gustosa fuera de su cavidad, dejando la punta apoyada entre sus dos labios, mojando estos mismos mientras su cadera provocaba un nuevo sonido indecoroso por parte de aquellas nalgas contra las que se golpeaba cada vez que volvía a adentrarse en él. Seguramente sus vecinos habrían apagado el maldito porno para prestar más atención y aprender de lo que ellos estaban haciendo allí, justo en ese momento. Claro, por algo debía ser que aún no le golpeaban las paredes ¿no?

Sonrió antes de que su aliento golpeara contra la espina dorsal del maestro. —Mmmm...Definitivamente llegarás a hacer muy bueno en la cama, Den. —Si ahora le calentaba de aquella forma, con tan poca experiencia por delante, podía imaginarse lo que lograría aquél en los meses venideros. Mierda. No podría haberse equivocado de persona, era él, el indicado, el que había confiado en él, el que le protegía y había adoptado a una pequeña a quien ambos cuidarían de hoy en adelante. Lo quería, quizá más de lo que él mismo pensara. Y la verdad era que él no le había enseñado nada, hace mucho que había dejado de hablar para dedicarse a hacer, por lo que solo podía pensar en que todo lo que aquél estaba haciendo era por cuenta propia, nacido quizá de haberse guardado hasta entonces. Lentamente su mano descendió del pezón del maestro en una caricia que se convirtió en un roce de sus uñas contra la piel del torso y estómago del castaño. Víctor se hundió con mayor ímpetu dentro del castaño, apoyando nuevamente aquella mano sobre su cadera antes de que el movimiento se hiciera más seguido, trayendo consigo muchas deliciosas sensaciones sobre su propia polla.

No había abandonado su tarea sobre el miembro del castaño aunque a veces perdía el ritmo por culpa de las embestidas, sin embargo, sentirlo mojado bajo el toque de sus dígitos hacía que continuara con aquello en busca de llevar al otro nuevamente hacia las puertas del cielo. Ah y lo haría cuantas veces pudiera mientras estuviera al lado de aquél. Por UT que podía sentir las lenguas del infierno contornearse alrededor de su miembro. La perversión demostrada por el otro le hacía sonreír completamente arrastrado por el placer a cada nueva y deliciosa estocada, provocando un ruido casi constante contra las posaderas de Dennis. Mierda. Joder. Ese cuerpo...terminaría por arrastrarle a la locura si las cosas seguían así.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Mar Ene 14, 2014 8:19 pm

Si hasta ahora sintió un placer que creía que no se podría superar, estaba totalmente equivocado. Cuando el blondo se hizo hacia delante y apoyó el torso frío sobre su espalda sudorosa para alcanzarle un pezón su cuerpo experimento una electrizante sensación que le llevó a soltar un nuevo alarido que le hizo vibrar cada cuerda de su garganta: Por UT que aquello debería estar considerado algo menos tabú. Era descontrol, era locura. Un arañazo mermaba ahora en lo blanquecino de su piel a causa de la mano que se pasó por la zona, marcándola como una retorcida propiedad: Suyo, lo era, era suyo. Y no podía demostrarlo de mejor manera que en esa que compartían como verdaderos animales en época de celo. Ahí tenía a su albina pantera, ciñéndose a sus posaderas y agarrándole por la cintura, como si estuviera prohibiéndole cualquier vía de escape. Inocente.... Quizás quién debería escapar era justamente ése que se abría paso con su polla en el interior de unas paredes que recibían el trozo de carne de buena gana, arrastrándolo a su interior, empujándolo hacia dentro entre contracciones de los rugosos anillos ahora completamente húmedos por el esperma del que pronto y sin saberlo, sería padre. Y es que las cosas en su cuerpo ya comenzaban a girar y la semilla se deslizaba por el conducto apropiado para la gestación, aunque alejado de todo eso estaba el que gozaba bajo el cuerpo del vástago, retorciéndose en el más puro placer en cada nueva estocada, lejanas le parecieron las palabras de su pareja, pero llegó a responder con una sonrisita enmarcada en un rostro que si bien se adivinaba lujurioso, aún podía considerarse tímido. –A-así. Evitaré... ah, ahí...! ¡A-aahí! ... ng... q-que me dejes.-

Por UT, por Dios, por quién fuera... ¡Que no parase!
Quizás no era un numan, tal vez ese baile estaba volviéndole a su verdadera esencia. ¿Cómo eran aquellos...? ¡Ah! ¡Íncubo! Estaba totalmente convencido que las horas de aquella noche navideña no serían suficientes para saciarse de su pareja, para quedar totalmente satisfecho.

El sonido de su culo impactando contra el vientre y piernas de su compañero era cada vez más frecuente y es que la velocidad aumentó por momentos, la gruesa polla de su amante se veía succionada una y otra vez por el trasero del maestro aunque los retrocesos eran menores y ahora a duras penas se movía para dejar fuera poco más de medio falo, insertándoselo de inmediato. Jadeos. Más jadeos. Sus pelotas se balanceaban en cada vaivén, chocando incluso con las del rubio en más de una ocasión, estaba siendo brusco en los movimientos y es que la molestia había pasado a un segundo... tercer... No, no había molestia. Todo su deseo recaía en que ése falo permaneciera estocado en un punto que, había descubierto, le mojaba aún más de cómo ya lo estaba y es que el pene que el blondo tenía entre sus manos estaba deshaciéndose en esperma que se escurría por sus dedos, dejándole a la evidencia que pronto sería el momento del esperado clímax. –¡A-ah!- apretó las manos, ambas, contra aquellas sábanas que estaban impregnadas en el aroma de su estimado, de su novio... Y su culo ahora sí, se contrajo violentamente contra esa erección. Raudo, necesitado... el humano llevó una mano hacia la que el blondo tenía sobre su cadera y le jaló con fuerza hacia su cuerpo, hacia su culo, con tanta brusquedad que el pene de éste pudo llegar a traspasar la barrera de lo imposible dentro de su fisonomía, arrancándole un alarido de placer, de dolor. No quedaba claro que fue el sonido aunque ése maestro desquiciado en aquella pelea dentro de la cama no dudaría en señalarlo como placentero y es que incluso se corrió entre los dedos del blondo una vez aquella extensión de carne, creyó, se anidó en su vientre. Había ido más lejos que hasta ahora, más profundo. Verdaderamente se sintió incluso partir en dos tras la sacudida que prácticamente le obligó a ejercer.

De nuevo algo cálido escurrió entre sus muy temblorosos muslos, pero llegados a ése punto no supo identificar si sería sangre o esperma, sea como fuere, el agitado se vio en la necesidad de estirar las piernas, haciendo con ello que la penetración peligrase, que la posición lo hiciera. Pero... Pero aquello no terminaba. Estaba agitado, ciertamente su respiración en esos momentos era acelerada, pesada... Pero no podía contener el deseo, no hacía él.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Miér Ene 15, 2014 1:16 am

Una risa se escapó al escuchar aquellas palabras por parte del otro. ¿Dejarlo? ¿Por algo como inexperiencia en la cama?
Negó con la cabeza mientras proseguía con las embestidas, aunque encontrar las palabras adecuadas para responder a aquello sin detenerse fue complicado, pero las mismas terminaron por llegar a él y dejarse escuchar ante el castaño. —¿Cómo podría...? En verdad, ¿crees que podría querer a alguien como te quiero a ti solo porque tuviese más experiencia en la cama? ¡Ngh!...¿hm?... —Los dedos que mantenía sobre la polla del otro parecieron aferrarse más a esta en cuanto sintió el líquido caliente que volvía a desprender el mismo en pequeñas cantidades, usando así este mismo para masturbarlo con mayor rapidez. Quizá Dennis no pudiera comprenderlo aún, pero tal como la vez anterior, no estaba dispuesto a alejarse de quien había despertado aquella clase de sentimientos, solo había alguien capaz de arrebatarle la felicidad de modo que el no pudiera hacer nada y no volvería a dejar que aquella le quitara a su humano especial. La muerte se tragaría su orgullo cuando descubriera la forma de hacer vástagos...solo uno...a su Dennis. Se apretó contra las nalgas del otro, mandando su falo hasta el interior de aquél, dejando que aquél mismo averno le succionara de aquella forma tan deliciosa que solo lograba alimentar una adicción a aquello que antes había realizado por el placer y sin embargo ahora, sus propios sentimientos se veían entregados allí también. El frío aliento escapó entre sus labios para golpear contra la espalda del castaño y lo sabía, que o duraría mucho si continuaba con aquél ritmo en las embestidas, así como también podía deducir que Dennis pronto acabaría también.

Los dedos que sostenían al castaño por la cintura se vieron sujetados por el mismo para llevar una nueva embestida hasta las mismas entrañas del numan y aunque Kai sintió aquello de maravilla, le preocupaba que aquél se hiciera verdadero daño en el interior. Pero lo mismo pareció no solo ser placentero para él, sino que también para el maestro, quién terminó por lanzar un caliente chorro sobre los dedos del vampiro. El culo de su pareja se contrajo sobre su erección y cuando se aprestaba para dar una última estocada, las paredes se cerraron en torno a su miembro y desde sus huevos subió aquella misma y electrizante sensación. Un fuerte jadeo se dejó escuchar mientras se ensartaba en aquél. Las piernas de Víctor temblaron cuando su semilla volvió a llenar al castaño y al chocar con la anterior, terminó por ser más de lo que el interior del mismo pudo aguantar y resbaló por las temblorosas piernas de su pareja. Su miembro palpitó en el interior de aquél mientras los segundos a continuación de la venida le hacían estremecerse de gusto. Apoyo la frente por leves instantes sobre la espalda de aquél, antes que ambas manos —la pegajosa y la no tanto— sujetaran al maestro por la cintura y le ayudara de aquella forma a estirarse hacia atrás al tiempo que su polla se hacía fuera del caliente cuerpo del maestro. Los restos del semen del vampiro escurrieron del interior del castaño aunque el objetivo de Víctor fue dejar a aquél apoyado contra su cuerpo, dejando que la espalda de Dennis se acomodase contra su torso y sus piernas encontraran cobijo entre las suyas propias.

No le creería a aquél si le decía que no estaba cansado, porque aún podía ver el deseo implantado en aquellos orbes tan similares a los propios y sin embargo, el cuerpo del maestro también reflejaba el obvio cansancio luego de dos venidas. Así que para distraerle un poco y obligarle a descansar hizo mención de aquél árbol de chocolate que le había comprado: —Nee Den-chan, ¿Te parece si compartimos algo de postre antes de que cambies de lado? —Y la verdad era que sus pensamientos volaban imaginándose tomado por aquél, porque aunque a Víctor le viniera bien estar arriba, no era como si no disfrutara recibir de vez en cuando. Sus manos rodearon el estómago de su pareja en un firme abrazo antes de que su boca buscara la mejilla izquierda del mismo y la lamiera con suavidad, como una muestra de afecto semejante a un beso aunque más propia de su estilo. Se apretujo contra aquél que parecía ahora oler a sexo y a aquél aroma dulce que tanto le gustaba, pero no era solo eso lo que le atraía, sino que también su calor y todo lo que hasta entonces había recibido de aquél. Suspiró unas nuevas palabras: —Te quiero Den...así que no pienses en que podría dejarte ¿sí? —De hecho, en algún momento se había preguntado, como es que un maestro tan correcto como aquél había venido a dejarse engatusar por alguien como él, pero ahora...ahora en realidad agradecía el poder tener una nueva oportunidad de compartir aquellos sentimientos con alguien.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Miér Ene 15, 2014 2:13 pm

Aquello... Aquello se sintió tan bien que no fue capaz de soportar el peso de su propio cuerpo, no, no era capaz. Sentía el fuerte calor del esperma de Víctor adueñándose de sus entrañas y de manera contradictoria como unas frías manos rodeaban su escueta cintura para, muy posiblemente, evitarle caída futura contra el colchón. Pero a pesar de ello su cadera intentó balancearse un par de veces más para asegurar a buen recaudo aquello que al estar desbordando en su recto caía de manera indecorosa por su ano y se abría libre espacio en la parte interna de sus muslos, actuando nuevamente como si una voz le estuviera hablando al oído para decirle exactamente qué hacer, cómo ejecutarlo y en que medida debía hacerlo, pero para recuperarse de esa batalla que desordenó las sabanas se encontró con el reconfortante frío de una muy conocida piel. –Mmhg...- gimió plenamente gustoso cuando su sudorosa espalda impactó contra él y poco tardó en acomodarse de manera apremiante contra él, ése, justamente ése era su lugar, contra él, unidos en un abrazo que muy posiblemente reconfortase a ambos. Aunque el deseo seguía latente era cierto que a duras penas era capaz de controlar su pesado aliento, además y tras la posición llevada ahora también le dolía el trasero, uno que ahora alejado de la mirada del vástago estaba tan rojo como una manzana por las constantes nalgadas que él mismo se propinaba al chocar tan burdamente contra el cuerpo de su pareja. –Ahh... Cierto, hay chocolate!- un poco de energía antes de renovarse... Sí, eso no sonaba nada mal. Un... ¿Le había dado un lametón? Su rubor, uno ya aposentado en su rostro por el esfuerzo pareció expandirse todavía más en sus mejillas pero poco tardó el maestro en girar algo más su propio rostro para dedicarle, por su parte, un suave beso en la mejilla. –Amor...- primer apelativo cariñoso y salió natural, sin ser forzado. –Sé que no me dejarás.- le sonrió en busca de otorgarle veracidad a su sentir en aquellas palabras, no, no era como si penase eso, aunque ciertamente, Víctor tenía un muy amplio abanico de dónde poder elegir a la persona con quién realmente se compenetrase. ¿Era él?

Sacudió la cabeza para alejar pensamientos negativos y se intentó alzar. Intentó. Sí. Lo tembloroso de sus piernas le hizo caer de nuevo contra el blondo. –¡P-perdona! ¿Te he hecho daño? ¿Estás bien?- apoyó una rodilla sobre la cama y buscó el poder girarse para así contemplar a aquel contra el que hubo caído mirándole con clara y sincera preocupación, con la diestra capturó el semblante del vástago y le dedicó unas suaves caricias debajo del mentón a modo de clara disculpa, pronto dejó de hacerlo para apoyar la mano contra el lecho y reclinarse hacia su pareja. Tras suave beso esta vez en la comisura volvió a intentarlo. Ahá, bien. Ahora estaba de pie sobre el suelo, desnudo, las piernas le temblaban y lo que antes escurrió por la parte interna de sus muslos, la gravedad ahora lo empujaba hacia las piernas haciéndole sentir sucio. Arremolinó un par de aquellos almohadones desperdigados por la cama y se aseguró de cubrirse con ellos la entrepierna, observándole avergonzado. Era como... como si cuando lo hacía todo cambiase, pero al dejar de ejecutar la acción del sexo todo volviera a ser normal, maestro de personalidad vergonzosa. Como pudo sostuvo ése pantalón que el propio vástago le quitó antes de que todo se diera y caminando sin darle la espalda y –para no mostrar más de lo necesario- se enclaustró en el baño. Dejó los cojines que hasta ahora le habían cubierto el pene a un lado, aunque... se miró al espejo y no se encontró a sí mismo. El reflejo le devolvió la mirada de alguien completamente enamorado, enrojecido, con el cabello revuelto tras aquel tórrido encuentro. Se llevó una mano a las hebras y se las peinó a cómo pudo, riéndose por lo bajo: Le amaba y era algo que supo desde el primer día.

Se limpió los rastrojos de sangre y semen que había entre sus piernas emulando un pequeño sonido lastimero cuando su húmeda mano pasó por encima de su propio trasero. Quizás si había sido un poco brusco al... se mordió el labio, no, si pensaba en eso volvería al cuarto pero no para comer chocolate, si no para comérselo a él.
Ya con las piernas sin aquellos fluidos –aunque el semen parecía insistir en salir de su recto- se puso el pantalón de ése olvidado pijama y al hacer el gesto de subírselos fue capaz de observar el arañazo que le llegaba desde la altura media del torso hasta más debajo de dónde el pantalón le cubría. Ahhh! ¿Cuándo...? Oh. Sí. Vaya, parecía ser cierto eso que el sexo era increíble y si bien la primera vez le dolió, no fue para nada traumática, muy posiblemente por ser Víctor quién le abrió las puertas a ése mundo de placer, sudor. Sonriente abrió la puerta de ése gran baño y se dirigió de nuevo hacia el cuarto, atajando a su compañero por la espalda para llenarle un hombro de besos. –Vi-chan...~ Tengo hambre.- le habló contra esa fría piel a la que no cesó de dedicarle atención.





<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Miér Ene 15, 2014 7:12 pm

¿Ah?...No, en serio, su expresión pareció quedarse en blanco cuando aquél apodo rebotó contra sus oídos, ¿dónde...donde mierda podía esconderse? Ah, cierto, no se sonrojaría y aun así sentía la cara con un calor imposible de ser normal. El vástago buscó mirar hacia otro lugar mientras una de sus manos intentaba cubrir de forma normal su expresión, y fue por estar haciendo aquello que no se dio cuenta de los movimientos del otro hasta que el cuerpo de este mismo calló prácticamente sobre el de él. Por supuesto que no le había dolido, no, seguramente el día que le dolieran los golpes de un humano —flacucho y con cara de ¿enamorado? como Dennis— sabría que su vida corría serio peligro. De cualquier forma se rindió más que complacido a las caricias que prosiguieron de parte del castaño, aceptando sus besos y aquella ternura que parecía disgregar. Pero fue verlo mientras intentaba ponerse de pie lo que hizo que terminara por confundir un amago de risa con algo de tos para que el otro no se molestase. Las piernas del castaño temblaban como si hicieran treinta grados bajo cero y le pareció ver como su propia esperma descendía entre aquellas. Ah, mierda. Eso era sucio, aquél le estaba incitando sin siquiera ser consiente de aquello. —Buh~ —Bufó cuando el otro se cubrió con los almohadones, aunque aquello le divirtió. Había captado el preciso momento en el que el íncubo chocaba las cinco con el maestro tímido que también adorada Víctor.
Los ojos carmines del blondo siguieron a aquél en el recorrido que hizo este mismo hasta el baño, aunque no pudo evitar enarcar una ceja al prestarle atención al pantalón que sostenía. —Van a volver a volar por los aires, Den. —Lo cierto era que el otro parecía tener algo del pudor que al vampiro simplemente parecía faltarle.

Se puso de pie de un solo movimiento y sabiendo que su hija debía estar durmiendo, atravesó las puertas de la habitación en silencio y en completa desnudes. Su objetivo se encontraba entre ceja y ceja y era aquél regalo que había guardado en la nevera y que tenía la perfecta forma de un árbol de navidad. Pronto, estuvo irrevocablemente sobre su presa, a la cual cercenó y extrajo dos trozos del tamaño de la palma de su mano. Por dentro el relleno era claramente semejante al de un pastel y el aroma hizo que sonriera nuevamente agradecido por aquél obsequio. Ubico los mismos sobre un plato y se dirigió hacia la habitación, esperando que el otro no le hubiese ganado. Y Mostaza ni siquiera se inmuto con los pasos de su blondo padre, ella tan siquiera seguía cómoda y acurrucada cerca del calefactor.
Efectivamente Dennis aún no salía del baño y el rubio tomó uno de los trozos del dulce. Lo correcto sería esperar a Den-chan...y se lo repitió un par de veces pero, ¡pero el maldito pedazo de bizcocho le hacía ojitos!

Pillado en medio de una mascada. Los brazos de Dennis le apretujaron desde la espalda y el blondo intentó tragar antes de mirar hacia aquél otro, pero el chocolate en sus labios y el obvio pedazo aún presente en una de sus manos era la firme evidencia de que no había podido detenerse al tener a aquella tan apetitosa a tan corta distancia de él. Sonrió antes de responder a aquél otro. —Traje algo de tu regalo y en realidad está sumamente exquisito Den-chan. —Estiró su brazo hacia el castaño para ofrecerle parte de su propio pedazo, algo que sin duda no habría hecho con alguien más. La comida podía compartirla, pero sus dulces eran suyos, propiedad de Víctor y de nadie más...aunque ahora esa misma barrera parecía estarse agrandando solo lo suficiente para que el maestro también pudiera entrar en ella. El vástago se giró dentro de aquél abrazo y su mano libre terminó por hacerse de la cadera del castaño, atrayéndolo contra su cuerpo. Su calor era demasiado cómodo y muy probablemente, ya se hubiera acostumbrado a aquél. —Me gustó cuando me llamaste de aquella forma... —prácticamente ronroneó contra uno de los oídos del otro. Era como si sin darse cuenta estuviera hecho para poner nervioso al maestro. —¿Me llamarías así de nuevo? —Y esta vez mantendría sus orbes sobre él en el momento en que las palabras salieran por aquella boca carnosa y rojiza, muy probablemente a causa de los besos, chupetones y mordidas anteriores.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Miér Ene 15, 2014 8:02 pm

¿Cómo...? ¡¿Cómo se podía ser tan sumamente atractivo? En un inicio, cuando el blondo giró el rostro para encararse hacia él pudo sentir que su corazón se paraba de inmediato. Todo lo malicioso y quizás agresivo que podía lucir en el rostro del barman se veía totalmente cubierto cuando éste tenía frente a sí un dulce, pero... pero... tenerle justo frente a sí con los labios teñidos en chocolate... –Te has manchado, pecador.- salió de su propio estupor con aquella frase y es que no se acostumbraba aún a la presencia de ése otro. Tan... tan increíble. ¿Estaría mal si...? Ah, ya habían hecho cosas de mayor sexualidad y perversión pero fuera de la cama... No, espera. ESTABAN en la cama. Animado con el reciente descubrimiento por su parte reclinó el rostro hacia el vástago y aunque éste estaba hablando el sabor del dulce la lengua del maestro no tardó en abrirse paso y delinear la comisura foránea, retirándole así parte de la masa que se había adherido. Procurando actuar con normalidad a pesar de su marea de nervios instaurada en su estómago, una vez retiró el dulce de esa comisura abrió la boca y no dudó en morder lo ofrecido: No era aquella la primera vez que el uno daba de comer al otro por lo que no tembló al hacerlo, tampoco titubeó. Esa compañía... a pesar de tan frío cuerpo, le otorgaba una extraña calidez en el pecho, en el alma. Víctor estaba haciéndose sagrada paciencia con sus sonrojos y por su parte, el maestro intentaba no ponerse en evidencia. Aún rodeándole fue capaz de sentir como su pareja giraba, aunque no se esperó el jalón propinado por la mano compañera, tampoco que ambos cuerpos quedasen tan unidos en ése abrazo. El susurro llegó a volver a potenciar el rubor en sus mejillas, vaya...

-¿V-vi-chan...?- ¡demonios! Sabía perfectamente que no era ésa la manera en la que el otro quería ser nombrado. Sus dos manos subieron desde la cintura foránea hasta sus costados y de ahí, los dígitos del castaño avanzaron posiciones hasta instaurarse sobre la espalda del rubio, acariciándola y abarcándola a placer: Olía a sudor, a sexo. –Claro..., a-amor.- lo murmuró esta vez y sus labios temblaron al pronunciarlo. Si bien antes salió de forma totalmente espontanea ahora se vio arrancándose a sí mismo un apodo que, prometía, pondría más en práctica ya que parecía que al otro no le incomodaba. Oh, sí, era de esa clase de hombre que se desvivía por y para su pareja... aunque por ahora la suerte no le había sonreído y se había tenido que valer por medios propios para mantener a buen recaudo a su hermano. Pero ahora las cosas habían cambiado de tal modo que en cierto modo podría llegar a asustarle. Él... –T-te... yo... te quiero, mi amor. Te... Te llamaré así siempre que quieras.- estaba totalmente enamorado. Enamorado de un vampiro. De un ser de la noche. De alguien que posiblemente abandonaría su vida cuando la suya llegase a un punto avanzado en la edad humana.

Su cuerpo entero se hizo algo más hacia delante y aprovechándose en ventaja apoyó una mano en la cadera de su amante, la otra alzó posición y le agarró con sutileza por la nuca para, con pasividad, estirar el cuerpo del contrario sobre el colchón al ir inclinándose el mismo en busca de guiar los movimientos. Ahí le tenía: Para él. Seguro que de existir un corazón con vida éste yacería con un bombeo incontrolado y las mejillas de Kai... ¿Estarían sonrojadas? Una vez le tuvo sobre la cama ambas manos soltaron lo que para él era un delicado –aunque muy bien formado- cuerpo y así pudo llevar su diestra hacia uno de los tenedores dispuestos al lado del dulce, no le importó si el pedazo que agarró era suyo o de su pareja, pero lo llevó en dirección al blondo mientras sonreía. –Di aah~...!- ¡Oh! Pero todo parecía apuntar a que Dennis estaba más nervioso posiblemente de lo que en ése instante pudiera estar haciendo halago y es que el trozo del dulce cayó del mencionado cubierto. Su mirada siguió el recorrido de aquello y no pareció dudar demasiado. Bueno, Víctor antes dijo que si algo no le gustaba lo diría, así que... Soltó primeramente el cubierto, dejándolo a un lado de la cama y su rostro descendió hacia el pecho de su amante, propinándole una lamida que barrió con el chocolate que manchó tan fina piel, por otro lado, su diestra tomó con los dedos el que hubo caído en senderos epidérmicos y se lo ofreció, aunque esta vez y mirándole con una sonrisa algo más sinuosa, repasó con el mencionado dulce la boca ajena, volviéndola a teñir en chocolate antes de empujarla casi con seducción hacia el interior de esa boca ya probada en tantas ocasiones.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Jue Ene 16, 2014 12:36 am

Otra vez. Una sonrisa se instauró en sus labios tras oír aquél término nuevamente. Nadie le había llamado así antes y aunque se le hacía algo demasiado meloso cuando lo había visto en otras parejas, ahora que era a él mismo a quien llamaban de esa forma, parecía como si cientos de aquellos insectos voladores...¿mariposas?...sí, como si muchas de aquellas revoloteasen en su vientre. Apegó la cara contra uno de los hombros de aquél cuando la frase incluyo un "te quiero", ah mierda, en serio ¿Qué era aquello que parecía generar tal calor dentro de su frío cuerpo? Sin duda debía ser la presencia de aquél y todos los sentimientos que parecía irradiar hacia él, le mareaba con su tibio aroma entre lo perverso y lo dulce. Pero las manos ajenas no se quedaron quietas y le empujaron sobre la cama hacia atrás, dejando su rostro al descubierto y frente a aquél que ahora le observaba con un marcado interés. De broma se preguntaba por aquél maestro que había conocido hará un mes atrás, en aquella callejuela, como un gatito perdido lejos de su hogar; ahora le tenía allí en su cama, sobre él...dejando caer un trozo de aquél dulce sobre su cuerpo. Una leve risita escapó de sus labios al ver el evidenciado nerviosismo de su pareja y sin embargo, se quedó en aquella misma posición, quieto y esperando por las siguientes maniobras de su ¿Presa? ¿Cazador?

Las mismas no tardaron en llegar en forma de una lamida sobre la piel que había manchado el trozo de dulce, cosa que hizo que el pecho del vástago se contrajera apenas ante el tibio contacto. Pronto, los dedos de su pareja guiaron lo caído hacia sus labios y los mismos volvieron a quedar cubiertos por el oscuro dulce. Sus orbes se centraron en el rostro del otro antes de que dejara paso a aquél que se presionaba contra su boca; el chocolate no tardó en derretirse dentro de su cavidad pero la atención del vástago fue dirigida a un nuevo y divertido descubrimiento. —¿Quizá soy...una mala influencia para Den-chan? —El blondo se acomodó en su lugar, levantando una de sus manos para atraer hacia él al que le había embadurnado los labios en chocolate. Y era divertido saber que de alguna forma había cambiado la vida del castaño, aunque si bien, había traído malas experiencias para el mismo pero...pero le protegería de ahora en adelante, no se separaría de él ni lo dejaría en manos ajenas. De aquí y hacia el futuro las cosas mejorarían, ahora también tenían a Mostaza y el hecho de que le habían puesto un nombre a lo que tenían...e incluso se habían dicho "te quiero", todo era más serio. Víctor, él mismo se había vuelto alguien más centrado luego de conocer a Dennis, incluso llegando a dejar de lado a sus otros juguetes ocasionales por él. Estaba...enamorado.

Sus labios se rozaron contra los del castaño antes de que susurrara contra los mismos: —Limpia bien lo que has ensuciado, Sensei. —Y aquella mano que mantenía cercano a él al maestro, se hundió entre aquellos desordenados cabellos. Claro que estaba enamorado y esta vez cuidaría a aquella persona, la sostendría firme entre sus brazos y hallaría de algún modo la forma de permanecer con él para siempre...pero ¿Dennis querría? Dejar su humanidad por estar con él, dejar de lado el calor de su piel, el pálpito de su corazón y asumir un nuevo tipo de apetito y de vida. No, aquello no era algo de lo que tuviera que preocuparse ahora, no aún. Sus piernas se elevaron y encarcelaron al otro entre las mismas, presionando sin fuerza contra la cadera de su pareja. La lengua del vástago jugueteó contra los labios del otro, sintiendo como el dulce de alguna manera también se había pegado al castaño y por lo tanto, si antes quería lamer y chupetear aquellos, ahora lo deseaba con aún más ahínco y estaba seguro de que Dennis lo notaría así como otras cosas que pasaban por su cuerpo al tenerlo a aquél tan cerca y haciendo cosas que de seguro Den-chan habría catalogado como pervertidas.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Jue Ene 16, 2014 10:20 am

Se río con desparpajo cuando su compañero se sentenció como culpable en aquella nueva faceta suya: Oh, sí. Muy posiblemente Víctor fuera el responsable directo de que se sintiera con menos vergüenza cuando ambos se encamaban, mano fría le sostuvo y le hizo reclinarse oportunamente hacia delante, el atacante al siguiente beso fue el rubio y él se encargó de corresponderle con mimo, pero susurro ajeno logró que se sintiese nuevamente un primerizo. ¿Limpiar? Ah, claro, claro. ¡E-el chocolate! –No te preocupes, amor~…- ah, ¿Sería ése el modo más frecuente por el que le llamaría? Lo cierto es que le salía tan natural como el mismo nombre del rubio. –... Lo dejaré todo bien limpio.- y si nunca jugó con segundas al tratarse de un chico que más bien resguardaba sus propios deseos, aquella vez sonó malicioso. Lengua juguetona de su vástago se adueñó nuevamente de aquella boca suya y como si de una serpiente buscando asfixiarle se tratasen aquellas piernas, se enroscaron en su cadera obligándole a sentir el amor que nuevamente despertaba en Víctor. Era tan sumamente adorable, tan tierno... ojos a medio cerrar no se despegaron del semblante de ése otro, contemplándole como si se tratase de lo más hermoso visto hasta ahora. El dulce que sujetaban aún sus dedos se medio derritió en su dermis pero para cuando el maestro quiso reaccionar éste cayó sobre la cama, manchándola del dulce en cuestión.

Apartó lentamente su rostro del contrario para poder observarle de cerca era tan sumamente hermoso... La mano manchada en chocolate acarició una de las mejillas del blondo, disgregando dulce en la zona, lo rubio de ése pelo distendido por el colchón, su cuerpo desnudo en espera del suyo y alguna que otra marca enrojecida que evidenciaba su paso anterior por su cuerpo. Todo, todo lo que contemplaba llegaba a excitarle a un nivel que ni el mismo podía comprender al no haberse dejado a los placeres del sexo hasta que él, un barman con sed de sangre, apareció en su vida. –Moo~... No debes besarme, eso me distrae.- hizo un intento por mostrar la cara de enfadado que solía utilizar para con sus alumnos, aunque el rubor delataba más que simple rabieta. Sin más, dejó la posición en la que se encontraba y pasó a ponerse en pie, frente al otro se quitó esos pantalones que el otro mencionó que también volarían de su posición y con ellos en mano se arrodilló a la cama y gateó hasta quedar nuevamente sobre el cuerpo que tenía toda intención de poseer una y otra vez en el transcurso de aquella noche, cuyo lema era Paz y amor. ¡Qué acertado hacerlo así en Navidad! –Eres malo.- murmuró, sentándose ahora sobre el vientre del rubio para evitar cualquier movimiento que el otro pudiera ejecutar, jugueteó con el pantalón entre sus manos. –Por eso, no me dejas otra opción.-

Atrapó ambas muñecas del vampiro y le obligó a tenderlas por encima de la cabeza, una vez conseguida mencionada hazaña bastó con utilizar la ropa para atarle las mismas con una de las piernas del pantalón, anudándolas con fuerza para evidenciar que deseaba poner en práctica lo aprendido sin necesidad de ningún tipo de guía o empuje que dictase por dónde debía seguir. Una vez logró tener esas manos foráneas quietas bajó el rostro y con su nariz acarició la de aquel cuyo rostro yacía manchado en dulce y respiró de su aliento, abrió la boca sobre la del otro y... poco a poco descendió posiciones. Poco a poco su boca iba centrándose en lamerle el cuello, recreando y emulando los roces que el mismo vampiro alguna vez ejecutó en él. Sabía a sudor...Se relamió los labios y aquellas que se dedicaron a recorrer los costados del blondo mientras él se abría lugar en su cuello agarraron al otro por la parte posterior de los muslos y los apretó ente sus dedos, dejando pequeñas evidencias rojizas de su paso. –Sepáralas...- fue firme, aunque su tonalidad endulzada imperó en aquel mandato, en su primer mandato como el activo. Él mismo acompañó a esas piernas a bajarse de dónde yacían aun enroscadas y con el rostro descendiendo posiciones, su lengua ahora rozó con uno de los rugosos y enervados pezones de su pareja, envolviéndolo con la húmeda.

Sujetándole por la parte flexionada de ambas rodillas y una vez su compañero postró la planta de los pies sobre la cama, abandonó el pezón tras una densa y muy húmeda lamida. -Sabes mejor que el chocolate.- se río de su propio comentario a pesar de tener la respiración alterada, la cara roja. Una de sus manos se apoyó sobre la rodilla del vástago y la otra tomó nueva acción de movimiento, deslizándose por su desnudo costado hasta alcanzar el pezón que no fue atendido por su boca.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Jue Ene 16, 2014 10:41 pm

Sonrió intentando parecer inocente ante aquella llamada de atención por parte del castaño, pero lo cierto era que le gustaba ponerle nervioso y desconcentrarlo, o en realidad, quería saber que la atención de aquél solo estaba sobre él. Ya sabía que aquellos no durarían puestos más que un par de minutos y aunque creía que los mismos terminarían desperdigados en el suelo, su gesto se volvió aún más divertido cuando vio al otro gatear por sobre él con aquellos en mano. Víctor asintió ante el comentario de Dennis, sí, aceptaba que a veces podía ser malo en muchos sentidos, incluyendo el hecho de que era un desastre cantando y cocinando (sobre todo en esto último). Apenas alcanzó a erguirse un poco cuando el peso de su pareja sobre su vientre le hizo volver a caer sobre el colchón. En serio ¿sería amordazado?
No pudo evitar echar la cabeza hacia atrás mientras una risita divertida escapaba por entre sus labios. Sven le mataría si supiera en lo que estaba convirtiendo a su tímido e inocente hermano mayor. Ah, aquello sería divertido...ver como el maestro se hacía con su cuerpo sin su ayuda y por supuesto que él lo disfrutaría.
Sus rubias hebras fueron pasadas a llevar apenas en cuanto pasó las manos por arriba de su cabeza, dejándolas a buen cuidado de quien no tardó en pasar la tela por alrededor de sus muñecas, atándole de tal forma que tuviera que estarse quieto, tarea difícil para el vástago, pero que intentaría con tal de ver como Den-chan se desenvolvía del otro lado. Ahora estaba atado y manchado en dulce, a completa merced de quien hizo amago de besarlo y que sin embargo, siguió un recorrido por su cuerpo hacia abajo.

¡Cruel! Había pensado que tendría esa boca de nuevo sobre la suya, pero y sin embargo, sus reclamos internos cesaron cuando la lengua del otro hizo tibio contacto sobre la piel de su cuello, mojando la zona con su sinhueso; Víctor no podía observarlo por el espacio que debía dejarle al otro en su cuello, pero decidió dejarse completo a las similares sensaciones que provocaba en otros, aunque obviamente no era lo mismo, la piel de aquél era caliente, olía a sudor, sexo y chocolate, y él...él estaba realmente loco por aquél que ahora recorría sus muslos, pidiéndole que separara las piernas. ¿Cómo podía negarse a tal pedido cuando lo hacía de aquella forma? En silencio sus extremidades inferiores se separaron de la cadera del castaño, siendo acompañadas en aquél recorrido por las manos de quien ahora dejaba descansar su boca sobre uno de los pezones del blondo. —Mmm... —No era como si el vástago quisiera reprimir lo que su pareja le hacía sentir y estaba muy lejos de sentir vergüenza...o al menos en ese momento no la sentía. Estar expuesto de aquella forma ante él ciertamente se le hacía extraño porque, porque no era como si se dejara amarrar de aquella forma por otros, pero Den-chan era Den-chan y con él sentía que podría probar cosas que incluso en esos ciento cincuenta años de vida, aún no se había atrevido a probar. Su pezón reaccionó ante las atenciones del castaño, enervándose al igual que aquél que tras la pausa apenas se había tomado un descanso. Mierda...esos comentarios. Víctor rió uniéndose a la carcajada del otro, quizá evitando de aquella forma el dejar que sus emociones se mostraran en su rostro. Ahhh...es que la gente no solía hablarle mientras lo hacían y Dennis...él le decía cosas demasiado tiernas como para mantener la calma.

Quiso estirar sus manos para abrazar al otro pero ¡ah! estaba amarrado y no quería romper la fantasía de ambos, por lo que hecho una mirada hacia el otro, a aquél recorrido que ahora tomaba como punto de llegada su otro pezón. —Hn...entonces...entonces tienes que comerme antes de que me derrita, Den-chan. —Sus orbes se mantuvieron fijos sobre aquél que ahora tenía pleno control sobre su cuerpo, le miró con una sonrisa maliciosa, pervertida, y era que, no sentir deseo por alguien como aquél era imposible. Se rió de sí mismo al encontrarse pensando en qué tan bien se sentiría tener aquello —de un tamaño ciertamente considerable— dentro suyo. UT, UT era el responsable de su debilidad por la carne y Den...él debía ser un enviado de UT para hundirlo en aquella perversión sobre la que ambos nadaban una y otra vez. Su lengua se paseó por sus labios aunque la misma quedó expuesta tras el ligero contacto de la boca del otro y su pezón. Como pensaba, incluso en aquella posición podría hallar diferencias, pero no estaba dispuesto a apartar su mente de las sensaciones que recorrían su cuerpo por culpa del castaño.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Vie Ene 17, 2014 10:03 am

Su boca se encontraba abarcando toda el area de ése erguido y rugoso pezón, hasta ahora él se había dejado hacer por el experto y no había participado a duras penas en ninguno de esos procesos por lo que si bien parecía seguro, en sus primeros movimientos titubeo, más pronto su boca encontró el modo de succionar de ése montículo de carne y su mano hizo acopio de firmeza sobre aquella exquisita tetilla. Le miró de reojo aún encontrándose sobre su pecho y por algún motivo su mirada se cruzó con la del blondo, sintiéndose atrapado e incluso, de cierta manera, arrastrado por la voluntad de éste.
Rojo como un tomate maduro descendió esas lamidas aunque antes de separarse totalmente de la zona le propinó una densa lamida entorno a su aureola. Pasó por su costillar y dejó allí también un sendero de pequeños besos y húmedas contiendas que dejaron medio encharcada la zona. Por lo mientras la mano en su pezón le pellizcó del mismo –sin demasiada fuerza- para grabarse a fuego sus acciones y saber como poder actuar en un futuro-, su otra mano, esa perdida en la parte posterior de la pierna de su compañero también tomó movimiento e interno su ahuecada palma entorno a su muslo en caricia firme y descendiente, sus dígitos rozaron el inicio de la desnuda nalga de su amante y fue entonces cuando su cuerpo se arrastró hacia atrás. Dedos que permanecieron enroscados entorno al atendido pezón dejaron su tarea para tantear por encima de ése vientre que anteriormente se contrajo a su paso, el maestro levantó la cabeza en busca de aquella mirada tan similar y distinta a la vez. –Víctor...- pareció gemir su nombre, realmente aquello estaba excitándole a pesar de tan siquiera estar tocándole. –Si no te gusta dímelo. ¿Vale?- gentil, sí, pero también inexperto.

Ya posicionado para su siguiente acción no tuvo más que encorvar muy levemente la espalda y agachar la cabeza, ahí estaba... erguido frente a él, con el aroma de ambos mezclados en un mismo sexo. ¿Estaría bien lamerlo si había merodeado por ahí abajo? Seguiría las indicaciones de Víctor: Le limpiaría.
Finísimo hilo de saliva dejó escurrir de su comisura hacia abajo en lo que aquella mano perdida en el vientre del blondo sujetaba ahora su polla por la base para encararla contra aquello traslucido que le acarició la punta y continuó su camino verga abajo, una vez se consideró satisfecho cerró el grifo de saliva que él mismo procuró y así, esa que hacía de férrea sujeción enervó su posición manteniendo siempre los dedos enroscados entorno al falo. Comenzó con ello una pausada y meticulosa masturbación que logró esparcir su baba por aquella fría y rígida extensión de palpitante piel. No sabía si aquello que hacía realmente limpiaba o ensuciaba aún más pero su mirada, una ahora entrecerrada por el repentino cambio de ambiente que pudo notarse, no se apartó de aquel sexo que ya había estado en su cuerpo, que ya le había atravesado. El deseo creció y cada nueva sacudida de su mano era una punzante tortura para el castaño, quién soportaba como podía el peso de su propia erección.

No pudo soportarlo. Aquel rostro reclinado abrió las puertas y las mismas apuntaron hacia lo que masturbaba, no... No hubo preliminares. Y no por no desear hacerlo, si no por no saber exactamente como ejecutarlo para que resultase placentero, su boca se abalanzó –literalmente- sobre aquello erguido, engulléndoselo y aplastándolo entre las candentes paredes de su cavidad bucal. El sabor era extraño, más no desagradable, así que una vez lo tuvo cobijado en dónde casi podría rozarle la garganta hizo muy poco a poco la cabeza hacia atrás, prácticamente como si estuviese arrancándoselo de la gola para ejercer otro nuevo movimiento y volver a hacerse con ése falo.
Su mano acompañó durante un par de movimientos más empero una vez el maestro creó un ritmo más o menos constante, sus dedos rozaron débilmente los testículos de éste, bajando por su polla poco a poco a dar con estos. No les dedicó demasiado tiempo y es que esos humedecidos por saliva y esperma buscaron la entrada al cuerpo de su compañero. Al encontrarlo volvió a sentir una punzada de puro placer: Todo, todo de ese cuerpo le atraía, le gustaba. Un dedo, el más largo de los cinco contorneó dulcemente el que daría paso a su conducto y poco tardó en sumergirse en el lugar. Fue lento, condenadamente lento... contrarestando aquello, su cabeza se movía con habilidad, aunque llegados a ése punto su lengua también participó en aquel juego, apresando lo duro de aquello y empujándolo contra una de sus mejillas para que sintiera presión en la misma punta.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Vie Ene 17, 2014 6:04 pm

Mierda. Quizá no mentía cuando decía que podría llegar a derretirse y era que solo ahora se daba cuenta de lo poco que estaba acostumbrado a recibir tantas caricias por parte de otro. ¿Cómo podría no gustarle algo hecho por aquél? Si tenía más que claro que ninguno de los dos podría hacer daño al otro y la posibilidad de que aquél se volviera sadista era...no, el pensamiento hizo que una nueva risita escapara de entre sus labios, entremezclada con un nuevo y bajo gemido provocado por las atenciones que ahora bajaban por su cuerpo por obra de la boca de su castaño. —Ngh... —Miró hacia abajo, enfocando el trabajo del castaño, viendo como aquél hilo de saliva caía de forma tan indecorosa...caliente, sobre su miembro. Joder, si no tuviera que estarse atado, seguramente no sabría qué hacer con sus manos para no interrumpir el trabajo del otro ni atosigarlo con manoseadas así que, después de todo, mantenerlo de aquella forma no había sido del todo malo. El primer contacto y luego volvió la exquisita sensación de movimiento sobre su miembro. ¿Cómo podía disfrutar tanto de algo a lo que ya estaba acostumbrado? No, es que no se había dado a la tarea de caer en la rutina y siempre hallaba la forma de cambiar la forma de hacer las cosas, aunque ahora su cambio se llamaba Dennis y mierda que le gustaba.

Pero si aquello se sentía bien, cuando fue engullido por la húmeda boca del castaño sin pensárselo dos veces, el vástago solo pudo hacer la cabeza hacia atrás en lo que un largo y bullicioso jadeo escapaba de su comisura. No lo hacía mal, para nada, incluso podía sentir la sinhueso del otro deslizándose por su polla dentro de aquella rojiza cavidad. —Mmmm...Den... —Le hubiera gustado el poder bajar una de sus manos para acariciar aquella mata de cabello castaño mientras el otro le comía, pero estando así y procurando el mantenerse de aquella forma por el otro, se concentró en separar más sus piernas para poder dejarle espacio a aquella mano que parecía más interesada en otro de sus lugares. El sonido de la mamada inundó el espacio alrededor de ambos y Víctor sonrió enviciado por aquello. Pero no podía retenerse, menos cuando una de las falanges del castaño se había inmiscuido en su interior, el problema era saber si menearse contra aquél dedo o contra la boca que hacía maravillas sobre su verga. Ah pero, realmente no quería interrumpir la tarea de quien se había tomado en serio aquello de "limpiar", por eso mismo fue que su cuerpo hizo un suave movimiento sobre aquél dedo en su interior, demostrándole así al otro que aquello no le incomodaba para nada. Si hasta podría habérsela metido toda de una y estaba seguro que todo lo que habría salido de su boca hubieran sido jadeos y gemidos placenteros. Era un pervertido después de todo, pero se contentaría con ver a aquél trabajar y abrirse paso sobre su cuerpo, le daría así la práctica suficiente como para que después se tomara la confianza suficiente como para saber cómo manejarse con él cuando le penetrara.

Sus piernas parecían no poder estarse quietas sobre la cama y cada cierto tiempo las levantaba, dejándolas suspendidas en el aire quizá en espera de un poco más de rudeza por parte de aquél. ¿Estaría bien aquello? Que el otro se percatara que los gustos del vampiro iban por un claro espiral de sexo duro. —D-Den... —Pero no quería venirse así, no tan rápido. Entonces ¿Por qué su miembro parecía no escucharle y mandar aquellas sensaciones de placer por su cuerpo? Las mismas se mezclaban con aquellas que llegaban desde su trasero con un mínimo enfoque de dolor. Sus piernas se flectaron, abandonando la firmeza de las sábanas y supo que no podría contenerlo más. —Mierda....yo... —Otra vez su cabella cayó hacia atrás, ahogándose en un largo gemido  antes de que su propia lefa escapara sin más desde el endurecido miembro del vástago, golpeando contra la boca del castaño y resbalando de la misma por su mentón. No, ese chico no era inexperto, y si lo era había disfrazado aquello con la propia lascivia que su cuerpo demostraba e impartía ahora sobre el del vástago. Su palpitante miembro parecía estar agradecido del trato por parte del castaño mas no pensaba caer tan fácil, no mientras aquella vista se mantuviera frente a los orbes verdes de Víctor. —Mi polla y yo decimos que...eso nos ha gustado...mucho. —Un pequeño escalofrío que le recorrió de mis a cabeza interrumpió sus palabras.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Sáb Ene 18, 2014 7:10 am

El hecho de que las caderas del vástago se empujasen por cuenta propia hacia el dedo que le penetraba sólo pudo indicarle al maestro qué tal vez el rubio no necesitase tanta preparación previa cómo su propio cuerpo antes de la intromisión por lo que simplemente contorneó el lugar con el dedo, rotándolo en aquel interior para ser conocedor, por primera vez en su vida, de cómo era un cuerpo por dentro, concretamente ése recto, el intestino del primero, y se juraba, que del único hombre que amaría. Pudiera ser que el barman no le aceptase como única pareja, tal vez llegados a un punto le pidiera volver a sus quehaceres nocturnos de antes... ¿Quién sería él para impedirle la libertad que destilaba su mirada? Por UT que le amaba y lo aceptaría todo con tal de estar a su lado. Todo.
Lengua encasillada entre el falo de su compañero y la propia limitación de su boca procuraron diversas caricias entorno a la dureza de ése compañero suyo, subiendo y bajando la húmeda mientras su boca se encargaba de la absorción sobre la uretra foránea, succionando cómo si aquello fuera su único cometido en la vida. Su nombre... ¡Estaba llamándole! Más sonrojado de lo que ahora ya pudiera estarlo prosiguió con su tarea en un casi infantil intento por proseguir arrancándole más jadeos que no tuvieran otra cosa que su nombre.
 
Algo tremendamente caliente en comparación a lo que estaba rozando impactó contra su lengua y alertado se alejó justo cuando el segundo chorro de esperma salía de ése otro cuerpo, impactándole contra una mejilla. Ah... ¿Se había corrido?. Tragó lo que aún merodeaba por su boca sin hacer ascos o cara que indicase que aquello le había molestado: Todo lo de ése cuerpo le gustaba, le atraía. No había nada que rechazar si se trataba de Víctor. Se sentó sobre sus propias rodillas en lo que con una mano se apartaba lo que caía por entre su piel, aunque las palabras del hijo de UT logró volver a arrancarle un rubor tan pronunciado que seguramente sería captado por su compañero. –N-no digas esas cosas.- volvió a sonar molesto cuando verdaderamente lo que sucedía era que la vergüenza le ganaba terreno y aquello sin duda no podía ser. No ahora, no cuando una de sus manos aún estaba ahí dentro, insertado en un trasero que se contraía débilmente –posiblemente, pensó, porque acababa de correrse-. Con un cuidado siempre mostrado por el numan a la hora de ejecutar cualquier roce para con el otro apartó el mencionado dígito de su interior y le sonrió débilmente mientras se agarraba a sí mismo aquella erección suya, casi como si estuviese escondiéndola entre sus dedos, aunque le fue imposible a pesar de estar utilizando ambas palmas: Era grande, de tamaño similar a la del propio vampiro, aunque tal vez no tan gruesa como la de éste. –Víctor... N-no puedo más.- si bien hubiera deseado alargar el momento en el que se mostró el demandante en aquella cama, juraba que reventaría de no poder dar rienda suelta a lo que su propia polla marcaba: Lo necesitaba, y lo necesitaba ya, aunque... Por supuesto, antes necesitaba de la confirmación del rubio.
 

Despacio se soltó aquella palpitante que procuró esconder y pasó a reclinar el cuerpo hacia delante, pero algo en el brillo de la mirada de Víctor, algo... Algo le dijo que no debía preguntar. Dudó un momento, sólo un momento. Pero para su propia sorpresa una sonrisa que rozó la lujuria e incluso la burla amaneció en una comisura que hasta ahora jamás dibujó tal gesto.

Una mano, concretamente la zurda, fue a parar al costado de la cabeza de su amante, de su compañero...; De su pareja. Sus dedos sostuvieron con mayor fuerza aún la tela que sostenía debajo de sí prensándola entre unos dígitos que no temblaron, en absoluto. Su otra mano, sin embargo, menguó posición hasta que se agarró a sí mismo de del pene para colocarlo a la entrada del cuerpo de su pareja. Ahí iba. Le miró a los ojos mientras sus piernas se arrimaban a las expuestas nalgas de su compañero y sus muslos cobijaban parte de aquellas otras piernas, haciendo con ello que prácticamente le rodease la cadera. –T-te quiero.- bien, aprendería poco a poco a dejar las melosidades de lado durante el sexo pero siendo que aquella era la primera vez no podía evitar mostrarse débil ante él, ante su carne, su cuerpo. No fue gentil en su gesto y es que su propia necesidad le llevó a empujar su cadera con tanta fuerza que se internó de una sola estocada en aquello que pareció engullirle. –¡N-no hagas eso... AAah…!- Oh, bien, no, no era conocedor de los espasmos que un recto podía otorgar y aquellos contra su propia polla estaban dificultándole la respiración. Su sudorosa cabeza se reclinó hacia el cuerpo de su pareja mientras empujaba un poco más y... Aaah. Sí, estaba dentro, completamente. –A-aaah... Ví...- no pudo hablar, un jadeo irrumpió sus propias palabras cuando quiso recular la cadera, siendo nuevamente ahogado por aquella tersa piel. La mano que posteriormente guió su propio sexo al ano foráneo cambió posición, sujetándole ahora por una rodilla para asegurarse que mantenía las piernas completamente abiertas. Aquello... aquello debía ser el cielo.

Tal parecía que ni el uno ni el otro pensaron en protegerse antes de penetrar a su compañero pero su mente en ése momento estaba muy lejos de desear frenar, no entendía del todo el mecanismo para alcanzar las sacudidas que tan deliciosas se le presentaban cuando las hacía su pareja, no obstante, intentaría imitarlas. –A-ahh...- el problema venía cuando no podía contener su propio placer y es que a pesar de estar siendo él el activo esta vez, su cuerpo temblaba de manera imperosa, estando por alcanzar el clímax de manera temprana por culpa de aquella presión que el otro le ofrecía en su zona baja.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Sáb Ene 18, 2014 10:23 pm

Rió divertido ante la reacción del otro ante sus palabras. Ya sabía cuál sería la reacción de Dennis y es que era una persona de fácil entendimiento, pero eso era lo que le gustaba de él, poder leer tan claro las emociones provenientes de él, de su voz, incluso de aquellos ojos color jade. Ah, claro que él también quería aquello dentro; el dedo de ante no sería nada en comparación a la palpitante erección del castaño abriéndose paso en su interior. De solo pensarlo se revolvía en su lugar inquieto, observando hacia aquél que le había amarrado y que ahora anidaría en su interior. Como una ayuda, Víctor levantó lo que pudo las piernas para dejarle el camino más o menos despejado al castaño, mas sin embargo, su concentración paso a aquellos en los que podía verse reflejado y en la suave voz del otro diciendo lo que esa noche ya se habían dicho tantas veces, como si estuvieran reafirmando el sentimiento una y otra vez; y claro que le gustaba escucharlo de los labios de Dennis, saber que era especial para aquél de la misma forma en que lo era para él. Víctor alcanzó apenas a sentir la presencia ajena en su entrada antes de que el mismo foráneo se hiciera paso en su interior arrancándole un sonoro jadeo. Mierda...mierda...aquello que tenía dentro se sentía tan caliente, grueso y...¿caliente? Entonces comprendió una gran diferencia entre lo que había hecho antes y lo que estaba haciendo ahora, y es que, nunca había permitido que le follaran sin el plástico de por medio. Aquello hizo que sonriera algo extrañado de sí mismo, ni siquiera había pensado en utilizar condones, ni en él ni en Dennis. ¿Y si...?

Pero la voz del castaño le sacó de su perplejidad. Rió nuevamente, ¿Que no hiciera qué? Si él estaba ahí como todo un "mansito" siendo abatido por su cazador. —Ngh... —Tenía que admitir que tener sexo sin el plástico era realmente de otro mundo; sentir que aquello caliente retrocedía y se volvía a sumergir en su interior una y otra vez, haciéndose conocedor de la zona... —¿Den?... —Lo veía temblar a pesar que sus orbes se hallaban entre cerrados. Ah, ¿estaría por llegar a su límite?

No, todavía no, sensei.

Adiós al hermoso pantalón que pijama de Den. Las manos del vástago escurrieron de él tras que la tela perdiera ante la brutal fuerza del que hasta entonces había permanecido en aquella posición, quieto. Pero no tardó en moverse y alejarse de aquella polla que hasta entonces había estado en su interior. Claro que no cambiaría papeles, pero le ayudaría un poco y a la vez...bueno, quería sentir un poco más del miembro de su compañero. Una de sus manos se arrastró hacia adelante, tomando al otro por una de sus extremidades para hacer que el mismo se tendiese sobre la cama. Ah, pero no le dejaría tiempo a escapar, no. Víctor gateó hasta aquél cuerpo mientras su lengua, deseosa por la figura que se encontraba a tan poco de él y al que llegó, y sin siquiera pedir permiso, paso una pierna por sobre el vientre de Dennis, dejándola del otro lado del cuerpo del maestro y por ende, bloqueándole así el escape. —Lo siento Den, sé que duele...así que haré que te sientas mejor ¿sí? —Sus largas falanges se pasearon por el cuerpo del numan antes de que se detuvieran sobre los costados de su cintura y con las mismas, logro levantarse para dejar aquél falo de nuevo sobre su entrada, aunque esta vez fue el mismo quien se lo metió hasta el fondo.

Joder. Aquello se sentía tan bien que tuvo que echar la cabeza hacia atrás por un segundo —para disfrutar la sensación de la erección mojada y palpitante de su compañero— antes de mover su cuerpo hacia arriba para volver a salir a medias. —Ngh...Ahh... —Una vez más volvió a caer sobre la misma y realmente quería hacer venir al otro, pero ya que su propia erección no deseaba abandonar el juego aún, el blondo tomó una de las manos del maestro con suavidad, dándole un par de veces torpes sobre las puntas de los dedos antes de guiarla hasta su propia erección. Una sacudida y otra le siguió. Los cabellos rubios de Víctor se balanceaban de arriba hacia abajo cada vez que volvía a incrustarse en el miembro de Den, pero fue cuando tocó aquél delicioso y excitante punto que un fuerte jadeo escapó de su boca y sintió la necesidad imperante de volver a llegar a él. Tan caliente se sentía aquél pedazo de carne en su interior que quiso que el otro permaneciera allí hasta el final, hasta que sus mismas entrañas se llenaran de su leche. —D-Den... —Se sentía tan indefenso cuando estaba con aquél, porque todas sus defensas no parecían reaccionar ante el castaño.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Dom Ene 19, 2014 8:21 am

El ruido de la tela desgarrarse fue lo que hizo que el maestro abriese los orbes en busca del motivo y... ahí se lo encontró. El pantalón no fue rival para la fuerza sobrehumana de un vampiro y así, sin aviso ni preámbulo de ningún tipo su pareja se desligó de la conexión entre su polla y el culo al que bombeaba con movimientos más bien torpes, estaba... Víctor se había alejado... los pensamientos negativos le bombearon sin piedad dejándole medio lloroso en su posición.

¿E-eh...? ¿Por qué se separa? ¡Y-ya he hecho algo mal! ¡P-puedo mejorar, Víctor! Yo...

-A-ah!- excitado, con su propio sexo al aire y con ganas de volver a estar entre las estrechas paredes de ése perfecto cuerpo no tuvo siquiera oportunidad de chistar cuando el vástago tiró de una de sus extremidades y le hizo caer contra el camastro que adornaba la habitación. Empero no se esperó aquello, en absoluto. ¿Era una manera callada de ayudarle?. Le miró directo a los ojos ahora que le tenía sobre sí y sintió la ligera presión del ano foráneo estar rozándole aquella sensible punta suya. Por UT que sería capaz de desmayarse por el placer, por la intriga. Todo sentimiento estaba arremolinándose en su vientre de un modo ciertamente delicioso. Llevó una de sus temblorosas manos a la cadera adyacente y le ayudó a descender, aunque el rubio fue tal vez demasiado violento y se vio obligado a soltar un jadeo quejumbroso por la repentina cárcel que ése recto se hubo convertido al cruzar el umbral. Se arqueó muy débilmente bajo el cuerpo del otro y conforme éste subía y bajaba adentrándose su erección fue capaz de sentir el movimiento del desatendido pene golpear contra su vientre una y otra vez en cada nueva penetración. No podía más, tenía que verlo, que observarle, que fascinarse con aquello.

Desatendió la cadera foránea estando completamente seguro que el vampiro sería capaz de llevar el ritmo por cuenta propia y esa mano fue a parar al colchón, aunque flexionada de manera que el codo le diera cierta estabilidad al enervarse y así, con la espalda ya sin contacto contra el colchón pudo ver con toda precisión como su propio cuerpo se hundía en el interior de ése culo que se lo tragaba todo de buena gana, envolviéndole entre una muy caliente carne que parecía estar comprimiéndole y succionándole. Entrecerró un ojo al no poder soportar las sensaciones electrizantes que le recorrían desde la punta de los pies hasta la punta de lo que estaba totalmente hundido en el cuerpo de su amante. Fue el mismo vástago quién le tomó de una de aquellas tan temblorosas manos y se la guiaba hacia aquello que durante el proceso rebotó varias veces contra su vientre. Gustoso aceptó la acción y dedos firmes envolvieron aquello que se encontraba húmedo, totalmente húmedo pero... ¿Cómo un vampiro podría disgregar ése tipo de calor? Su culo era el agujero perfecto y esa polla... ¿O sería su mano la caldeada? El único ojo que fue capaz de mantener abierto se entrecerró débilmente cuando las sacudidas de ambas cinturas se aceleraron y así, su mano se movió entorno a aquella ya conocida envergadura, masturbándole de manera frenética, posesiva. –A-ahh... ¡Nn..no puedo...! ¿D-donde... debo...?- correrse, sí. En su primera vez detestaría dañar el sistema del vástago y de hecho no sabía del cierto si el esperma causaría algo extraño en su organismo, ¿Embarazo? ¿Enfermedad? Se arqueó bajo él anunciando el claro final, la mano que le sirvió de apoyo perdió las fuerzas pero no se dejó caer contra el colchón, oh, no, no podía abandonarle.

De la manera más certera en la que pudo moverse teniendo en cuenta que una mano aún atendía la baja entrepierna de su amante se movió hasta que quedó totalmente sentado sobre el colchón con el rubio insertado en su falo. Ahhh... Así podía olerle... Mano libre se abrazó a la sudorosa espalda del vástago y le guió en los movimientos que poco a poco y entre los dos consiguieron que fueran bruscos pero no menos armoniosos. Lo cierto era que en cada nueva estocada sus huevos tenían que soportar el peso de su pareja lo que le hacía desear verterse en su interior y llenarle de su leche. –V-victor...!- su boca fue brusca al capturar la de su pareja pero su cuerpo actuó por cuenta propia al iniciar unos contoneos aún más violentos contra ése otro cuerpo, adentrándose lo más profundo que la fisonomía del otro le permitía al vetarle que penetrase más allá de su base y es que su polla desaparecía completamente en ése ano, ni un milímetro de palpitante piel se desperdiciaba, cada centímetro de extensión se escondía en ése interior adueñándose de lo que posiblemente en tiempo atrás ya hubiera sido de otros, más eso no era ahora importante. Era él. Era su rubio. Eran los dos. Y él ya no podía más, temblaba, jadeaba contra la fina piel de su amante. De seguir así se volvería totalmente loco.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Dom Ene 19, 2014 2:31 pm

Echó la cabeza hacia atrás cuando los dedos sudorosos del castaño se enredaron en torno a su erección. Mierda, no, si seguía así no dudaría mucho más y...Ah, pero Dennis tampoco parecía que fuera a aguantar por mucho más. Un gruñido escapó desde lo más profundo de su garganta, mientras su trasero subía y bajaba al ritmo de las embestidas, uno que de a poco había tomado fuerza y el cuál le estaba provocando espasmos adelantados de puro placer. Y es que era lo caliente que tenía enterrado entre sus carnes que llegaba a tocar ese delicioso punto una y otra vez, desquiciándole, perdiéndole en el intenso vaivén. Otra vez intento contestar al castaño y no fue un nuevo gruñido lo que salió de su garganta, sino una simple y ahogada palabra. —Adentro. —Mierda, estaba bien, en ese momento no podía siquiera pensar en permitir que el otro se derramara afuera, no, al menos por esta vez, por esta única vez. Uno de sus brazos se movió para que las falanges del vástago pudieran tomarse de uno de los hombros de su ahora erguida pareja, así le resultó más fácil el empujarse hacia abajo, sobre la carnosidad palpitante de Den-chan.

Pasara lo que pasara habría una solución, él siempre encontraba una solución aunque no fuera la más recomendable, pero por primera vez esperaba que su cuerpo se amoldara a sus caprichos y no le castigara por seguir sus deseos. Quizá fue gracias a la poca diferencia de estaturas entre ellos que logró apoyar apenas la frente sobre el hombro de quien ahora le abrazaba contra su cuerpo. —¡A-Ah!...no...Den...yo... —Cada nueva caída sobre el miembro del otro le hacía temblar de pies a cabeza, pero fue cuando sus piernas se acomodaron contra el culo de Den que pudo sentirlo verdaderamente entrando contra él y lo supo, que el orgasmo estaba tocando a la puerta. Su idea de levantar la cabeza para mirar hacia el otro terminó cuando el castaño avanzó sobre sus labios, cubriendo sus gemidos. Pero así estaba bien, así no le miraría, así no activaría en el lo que nunca había sentido delante de nadie más, vergüenza.

—Mhg...Nnh... —Entre el beso, todo lo que podía sentir ahora era la adictiva sensación de la polla de Dennis saliendo una y otra vez, además de aquellos contorneos provocados por el cuerpo del otro. No. Lo sintió a través de los dedos del otro, lo mojado de su erección y finalmente, el tan deseado orgasmo acudió a él, esparciendo su semilla por el vientre y dedos de su pareja pero también, apretando en su interior aquello palpitante y caliente dentro suyo. Sus labios se despegaron del otro al tiempo que los dedos que había mantenido sobre el hombro de este apretaban la zona, disfrutando así de la eléctrica sensación que subía desde sus pies y llegaba hasta su cabeza, pero en especial, recorriendo sus huevos y su propia polla. Marcas rojas seguramente quedarían sobre la piel del maestro, pero Víctor también conservaba aún aquellas marcas de las uñas del otro sobre su vientre. Un par de sacudidas más sobre el pene de su pareja bastaron para que la exquisita sensación continuara por leves instantes más y es que, luego de conocer el cielo, al menos quería mantenerse allí por unos momentos más antes de volver a los cálidos brazos de su pareja.

Mierda. Aquello era realmente adictivo, sentir el cuerpo del otro de aquella forma... Pero se preguntaba si el otro se habría enfadado por el cambio de postura. Por lo mismo se abrazó a él por los hombros, disfrutando de aquella posición por un instante más. Y suspiró. Al final no se sentía nada de mal el hacerlo sin el plástico y quizá, eso era lo que se ganaba cuando decidías ir por una pareja estable. Placer, sentimientos y esa sensación que parecía recorrer su cuerpo cada vez que tocaba al otro.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.