Encarcelados en un mundo donde fueron programados para vivir. Para servir a los humanos que hicieron su creación. Los hombres arrasaron con todas las mujeres del planeta convirtiendo un nuevo mundo en solo la raza masculina. No hay diferencia de géneros, se han convertido en uno solo. Prostitución, luchas, tecnología avanzada, nuevas jerarquías… Caballeros, bienvenidos al paraíso…

Homines Hortum.



BITE ME, BABY







Conectarse

Recuperar mi contraseña








¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Miér Jul 19, 2017 2:21 am.







Últimos temas
» Saint Seiya Gold Myth
Lun Jun 29, 2015 10:51 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:58 pm por Invitado

» What's Up!? The Rules—
Lun Feb 16, 2015 9:15 pm por Kyochi Kokonose

» khanes of war (Afiliacion Elite)
Dom Oct 26, 2014 11:21 am por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Sáb Sep 13, 2014 12:50 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 4:52 pm por Invitado

» Pokémon Elysium ROL [Cambio de Botón]
Miér Ago 06, 2014 7:06 am por Invitado

» [Re-apertura] Gizem - Normal [cambio de botón]
Jue Jul 17, 2014 10:26 pm por Invitado

» { Spectra Entertainment —Hermana [YAOI]
Mar Jul 08, 2014 4:16 pm por Gintoki “Grim” V. Sakata














MÁSTER TENNEN PAAMA
GINTOKI "GRIM" V. SAKATA
PERFIL - MP
TÚ OXÍGENADO ADMIN
VICTOR K. MOONSPELL
PERFIL - MP
ADMIN
BUSCANDO UN AMOR
PERFIL - MP







SOULMATE

GOLD


pandoralovers
SILVER

Academy Dark Wind

Pulse
Crear
Hatfield Universitiy
 
OnatabanaCrear foro
Bleach: Shadow Of Seireitei
Danger Clan
Infection Rol
OPPUGNO THE LIGHTS
Shinobi Wish Nova Orbis
Souls & Swords
Falthirien[k]ing Project
Sword Art Online (SAO) photo 3535_zps8cc7883a.gif
 photo 40x40-1.pngStanford University
London City RPG

Forbidden City

kuroshitsuji RolKiefer University

Game of Thrones
 Teen Titans New Generation
 Pokémon Soul

Baltofans-vocaloid
Shaman King Fukkatsu RolGakuen Shingetsu Rol
Pandora: Shin Seiki
League of Legends Rol
HOLYWELL CITY RPG

School Codes
Survival PokerCrear foroSG

Ciudad Hino [
Human DesireHell Guns RolDS
School of devil Wayi
BRONZE


DIRECTORIO





TOP

Shiki Topsite!
Vote for Homines Hortum at Top Site List PlanetOnigroup Top List
Vera's Tales TopsiteKuroi Bara Top List
 Wonderful Nightmare Top Site


BLOG'S

Forbidden Paradise
Mangas YaoiMangas Yaoi








PRÓXIMAMENTE







Este skin ha sido diseñado en su totalidad para el foro Reckless University, por su web máster Swag “Swaggie” X. McCoy, la cual fue muy amable en cedernos la totalidad del diseño para poder editarlo a nuestro gusto. la edición; el color, la historia y totalmente su administración es para el Staff de Homines Hortum; el cual no tiene ninguna objeción si alguna de las imágenes editadas que han de ver les guste y puedan tomarlas con el permitido crédito; cualquier plagio está completamente prohibido. El widget de Staff ha sido obra de Ramona de osc. Gracias por su tutoría de ayuda.
El contenido es obra de la administración de #Homines Hortum. Idea original basada del foro #Hortus Deroum el cual el administrador principal obtuvo el permiso de editar la historia y ambientarla de una manera diferente a la original. El foro quedo en estado inactivo. Idea original de #Oriana Ojeda, Ideas editadas y parte de la originalidad de #Gintoki “Grim” V. Sakata #. Diseño grafico realizado por #Gintoki “Grim” V. Sakata. Todas las tablillas son propiedad del #Staff de Homines Hortum. La originalidad es lo que llama la atención, no plagies. Se educado.


credits.
pictures: © zerochan, deviantart & we♥it
skin: © Reckless University
lyrics: © Gintoki “Grim” V. Sakata
© -



♥ Homines "Yaoi" Hortum




Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Vie Ene 03, 2014 11:49 am

Bolsas por aquí, por allá, Mostaza maullaba por lo bajo contra Víctor y el tintineante sonido de las llaves sobre el platillo de la puerta resonó: Había sido el maestro quién abrió la puerta y tras dejar las bolsas sobre el doble escalón de la entrada giró su posición para ayudar al otro a deshacerse de todo lo que venían cargando desde las tiendas que, sin duda, no quedaban nada lejos. Sabía que un vampiro contaba con más fuerza que un humano pero no por ello le dejaría con todo el peso. Una vez estuvieron más o menos desocupados se quitó los zapatos, siendo que la primera vez que pisó el lugar el otro le hizo descalzarse y ponerse unas zapatillas que posiblemente otorgase a todo el que entrase ahí, aunque esta vez no las buscó y permaneció con los calcetines cubriéndole la desnudez. –Ah...- suspiró vagamente, ése lugar le traía calidez, ¿Víctor había puesto el calefactor o era su imaginación? Fue desabrochándose el abrigo y tras dejarlo colgado en su respectivo lugar volvió a tomar las bolsas que él hubo llevado, mirándole sonriente: Parecía de verdad una familia, una escena común de un día cualquiera en casa de una feliz pareja que empezaba a vivir en común. –Huele a comida.- anunció, estirando el cuello para buscar la mesita del comedor y sí, efectivamente ahí tenían lo que el amigo de Víctor encargó.
Sabía que el barman se había encamado con varios, que ser tan atractivo a vista de cualquier numan conseguiría que se llevase a la cama a quién gustase, sin embargo no tuvo ni un solo sentimiento de celos al saber que ése otro estuvo ahí y se había tomado la libertad de encargar incluso comida. Si el rubio estaba ahí, debía significar algo... ¡Habían hasta adoptado un bebé!

Dejó ahora el cargamento sobre el suelo del comedor para empezar a alistar la casa: Luces, árbol, los calcetines... Y con un nuevo miembro más correteando por el hogar. Aquella casa con las ventanas tapiadas se había vuelto todo lo contrario a lo que en un principio era. Ya no habría más soledad por el constante patrulleo que haría Mostaza, las luces artificiales del árbol harían competencia con ése astro que no tocaba el suelo del hogar.. Era consciente que desde su llegada en la vida del vampiro todo había cambiado pero por ahora éste no parecía molesto de que estuviese girándole de manera tan radical los planes, las acciones, las actividades.
-¿Qué te parece si después hacemos una vídeo llamada para Jace?- habló mientras miraba qué era lo de la mesa, sintiendo repentina hambre por la delicia que ahí estaba apoyada. Alzó la mirada para buscar ése océano azulado. –Así le presentamos a Mostaza.- sería tarea complicada meter a un animal en ÉSE hospital, era demasiado hermético y lo vigilaban los encargados de la seguridad nacional, por ende, su hermano debería conformarse con aquello por ahora y mientras estuviera ingresado, algo que según tenía entendido se alargaría unos meses debido a la gravedad de su estado. Demasiada energía gastada en un cuerpo tan pequeño y frágil.

Navidad. Noche dónde las hubiera escrita para los románticos. Navidad... La primera con alguien que se había abierto verdadero espacio en su corazón. Se mordió ligeramente el labio inferior en gesto nervioso, estaba ahí de nuevo, en la casa dónde hacia poco menos de un mes el otro le quitó la virginidad, dónde se habían disgregado cientos de caricias, el techo que les había dado un pequeño espacio dónde esconderse del mundo para entregarse... Ahora que lo pensaba en frío, ahora que verdaderamente se daba cuenta de dónde estaba su seguridad fue menguando y de nuevo se sintió perdido. Aunque ya el uno tuviera confianza con el otro, Víctor seguía imponiéndole. Era demasiado atractivo, era demasiado para alguien... Alguien que se sonrojaba con un mero roce entre ambas palmas.


Última edición por Dennis T. Edmond el Sáb Ene 11, 2014 4:22 pm, editado 1 vez




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Vie Ene 03, 2014 1:50 pm

¿Era su idea o Mostaza parecía más contenta? Lo cierto es que cuando llegaron a casa y se adentraron, la pequeña levantó la cabeza entre los pliegues de la bufanda para poder mirar hacia el nuevo lugar al que había sido llevaba. Un maullido y un giro en su posición parecían ser su forma de decir que estaba complacida y Víctor rió ante aquella mientras la llevaba hasta uno de los sillones. El aroma a comida se encontraba esparcido por toda la casa y aunque rara vez comía algo del repertorio que no fueran dulces, estaba seguro de que el otro habría pedido algo con lo que impresionar al castaño. Definitivamente se lo agradecería cuando lo volviera a ver, después de todo, era el que limpiaba sus desastres y espantaba a propósito a los otros de su casa cuando se ponían demasiado cargantes. Aunque ese chico también debía de haberse dado cuenta de que parecía haber caído en un embrujo, sí, Dennis definitivamente era algún tipo de mago blanco del que simplemente no quería separarse. Habría arrojado el abrigo por los aires —porque su ropa parecía estar más cómoda en el suelo que en las cajoneras y percheros— sino hubiera sido porque estaba el castaño, quizá esa fuera una buena excusa para comenzar a ser algo más ordenado...o al menos intentarlo. Se movió hasta donde el árbol descansaba en el suelo, aunque antes de tomarlo miró de soslayo a Mostaza, quien parecía moverse entre el bulto hecho por la bufanda. —Quédate ahí Mostachan. —Era claro de la minina no le entendía ni pretendía hacerle caso, porque sus patas se movieron por sobre la bufanda y su cuerpo color amarillo crema se dejó ver sobre el sofá. Víctor la miró con una sonrisa divertida en sus labios, aunque pronto cambio su atención hacia el castaño y sus palabras. Tomó el árbol y lo sacó de la bolsa para comenzar a arreglar las ramas plásticas antes de responder a Den. —Seguramente luego vendrá y tratará de clavarme su espada al saber que estas aquí. Pero claro, por mí no habría problema. —Esperaba que el otro notara que estaba bromeando respecto a lo primero, aunque de cualquier modo sería divertido ver su expresión de terror. De cualquier forma, no era mala idea ir a ver qué tal seguía el pequeño capitán además, aún tenía algunas dudas sobre los padres de Dennis, dudas que no estaba muy seguro de preguntarle a él o no al menos por ahora.

Con el árbol ya estirado, caminó hacia una esquina de la casa y colocó el mismo junto a un enchufe, insertando allí el alargador de las luces que pronto comenzaron a parpadear nuevamente, tal como lo habían hecho en la tienda. Y a todo esto, ¿Dónde era que había dejado aquella cajita de antes?  —Mmmm... —Se rascó la nuca mientras trataba de recordarlo, pero no fue hasta que escuchó un ruido semejante a...¿rasguños?...
Se movió hasta donde había dejado a mostaza y efectivamente vio que esta había encontrado su paquete antes de que lo hiciera él...o Dennis. —Muchas gracias señorita. —Por suerte la minina no había alcanzado a dejar el mismo demasiado aboyado por lo que llevó el paquete cerca del árbol, colgándolo como si fuera un adorno más del mismo y es que su tamaño así lo permitía. Se preguntaba si habría que darle de comer a Mostaza, aunque pensándolo bien, no tenía la más mínima idea de cómo hacer aquello por lo que se movió hasta la cocina y observó al castaño. Le gustaba ver ese lugar tan animado, después de que solo le servía para dormir y otras cosas que ya no haría —con otras personas al menos—, no se movía mucho por el mismo y definitivamente sabía que no lo aprovechaba del todo. Jake, el chico de la limpieza, siempre que le encontraba despierto le decía el hermoso lugar del que disponía, a excepción de lo que había hecho con las ventanas, sí, tal como lo había hecho Den en algún momento, el otro también le había llamado la atención por aquello. —Nee Den. ¿Me ayudarás luego a darle de comer a Mostaza? —La verdad era en parte que al verla tan chiquita y sabiéndose algo torpe, no quería utilizar más fuerza de la necesaria con ella y terminar por hacerle daño. Olisqueó el aire, por cierto que había estado mirando de camino aquella bolsa que traía el castaño y que definitivamente olía dulce.  ¿Dónde la habría puesto?
Dio vueltas por la cocina en su búsqueda, hasta que finalmente la halló junto a una botella de vino. ¡Allí estaba! rebosante de un aroma que le hizo sonreír y alargar una de sus manos hacia ella. ¡Ah! Definitivamente quería saber qué se escondía en el interior de la misma.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Vie Ene 03, 2014 2:24 pm

El tono jocoso en la voz del rubio le hizo saber que estaba bromeando en referencia a la espada y a su hermano pero no obstante su gesto mostró pavor al, realmente, ser capaz de saber que Sven... –¡Mostaza!- fue hacia la gata casi al unísono que lo hizo el vástago, aunque éste se contento con agarrar un... ¿Era una bola de las del árbol? Parpadeó en un intento de centrar toda atención en aquello pero un maullido le hizo bajar la mirada. Ahí estaba la minina, con su pequeño trasero alzado y moviendo la cola de manera serpenteante en lo que con sus pequeñas patitas atrapaba y soltaba algún hilillo que sobresalía de la bufanda, parecía eternamente entretenida y enternecido por la escena se quedó observándola no escuchando siquiera los pasos del rubio dirigirse hacia la cocina, aunque... oh, claro. ¡claro! Tenían que alimentarla. –¡V-voy!- dudó. ¿Debería...? No lo pensó por mucho más. Agachó ligeramente su posición y tomó a la bebé de ambos entre sus manos, esta se quejó y buscó liberarse del agarre pero en cuanto el castaño la aproximó hacia su torso, ésta cesó todo intento por desprenderse del abrazo y ronroneó, gustosa del calor, tal vez. Sonriente fue directo hacia la cocina y vio como Víctor tenía en sus manos la bolsa con los regalos a lo que un rubor apareció en sus mejillas y presuroso fue hacia él, quitándole la misma de las manos y medio escondiéndola a como pudo tras su espalda y es que en su otro brazo aún tenía a Mostaza firmemente sujeta, tiernamente abrazada. –¡E-eso no se mira!- terció todo lo serio que pudo pero lo cierto era que el tartamudeo y el rubor del castaño muy posiblemente dejaría a la duda el enfado que el otro parecía predispuesto a mostrar.
Pequeño suspiro y dejó la bolsita cerca de ambos aunque ahora a su vista para que su pareja no tuviera la oportunidad de ver nada así que, tras ello, le tendió a la pequeña quién nuevamente dejó los ronroneos para protestar. –Voy a preparar el biberón.- le dedicó otra de sus más grandes y endulzadas sonrisas y cuando la gata estuvo ya segura en brazos de su compañero fue directo hacia dónde habían resguardado esas bolsas con cientos de cosas para la recién llegada al hogar y con pasos realmente raudos se dirigió hacia el mármol esparciendo todo lo necesario para preparar la comida de la hambrienta.

-Mira... Primero debemos calentar el agua.- tomó un vaso y lo llenó del agua del refrigerador, mostrándoselo al vampiro antes de meterlo al microondas, seleccionó el tiempo. –Y ahora... Tenemos que medir... ahh...- tomó la caja de la leche en polvo y rebuscó los gramos que deberían añadir de aquello al agua para contentar el estomago de Mostaza y cuando lo encontró una sonrisa triunfante iluminó las fracciones del maestro. –¡Dos! Serán dos cucharadas.- asintió para sí mismo y tras aquello el peculiar pitido les indicó a ambos que el agua estaría ya caliente y preparada así que abrió el electrodoméstico y sacó de ahí el vaso. Al poco de hacerlo miró hacia Víctor y cuando se aseguró que le observaría y aprendería, volcó lo necesario de ése blanquecino polvo en un agua que rápidamente se tornó de un color hueso, mezcló aquello con la misma cuchara anteriormente utilizada y ahora, llegó el turno de buscar el biberón. –Ya queda poco, ya queda poco.- era cómo si pudiera escuchar el llanto, cómo si fuera capaz de comprender todo el hambre que en ése momento estaba pasando aquella que había sido abandonada. Volcó aquello semi-pastoso en el biberón que se habían provisto en la misma tienda y posteriormente enroscó la tetilla del mismo, girándose hacia su pareja, hacia su hija...: Hacia su familia.

-¿Le damos primero de comer a ella? A saber cuanto hace que no...- para su suerte, Víctor había sido capaz de montar por su cuenta el espacio navideño y aunque faltaban por ultimar detalles podrían hacerlos tras la ingesta de la gata, esa que ahora mordía las ropas del vástago casi con rabia, como si buscase el modo de sacar algún líquido de ahí. Hizo un gesto al rubio para indicar así que le siguiera y mientras ambos se dirigieron hacia el sillón reclinó el biberón para que aquella comida le rozase la piel y verificar así si quemaba o no... Templado. Perfecto. Estaría ideal al paladar de la que pronto estaría con las patitas sobre aquello de plástico. El numan tomó asiento sobre el sillón y palmeó su costado para indicarle al otro que debía sentarse. –Deberás cogerla como antes en la calle... Procura que la pancita esté apuntando hacia abajo, ella sola abrirá la boca para comer, parece verdaderamente hambrienta.- subió uno de sus pies desnudos sobre el sillón, observando al otro maravillado. -Yo... yo estaré aquí.- dijo, tendiéndole ahora el biberón.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Vie Ene 03, 2014 7:20 pm

—¡Ah! ¿Por qué no? —Su expresión cambio a una curiosa en cuanto la bolsa se alejó de él. Tsk. Había estado tan cerca de aquellas delicias que el otro escondía, ¡ah! pero aún le quedaba aquél dulce en forma de árbol de navidad que le había traído al principio, aunque ahora que tenía a Mostaza en brazos sería imposible ir a por ella. Ah, Den-chan la había jugado muy bien. Su hija se dedicó a morder las mangas de la camiseta que traía quizá en respuesta a aquél cambio de brazos tan repentino aunque la misma se quedó quieta tras un par de segundos; no seguía siendo más que una cría con menos de un mes de vida así que sus prioridades distaban mucho de las de un gato un poco más grande, pero Víctor esperaría ansioso a que se volviera una ágil criatura con la cuál jugar. Mientras dejo que uno de sus dedos molestara a la pequeña, dándole suaves golpes contra la nariz y contra aquella boca que apenas abría para rezongar. Y así mantuvo entretenida a la minina mientras ahora su atención recaía sobre el castaño y aquello que había comenzado a hacer. Aquello cada vez se parecía más a cuidar de un bebé humano, aunque en su vida había visto como se cuidaba de uno. Generalmente cuando sus compañeros del Nocturna quedaban de alguna manera embarazados, desaparecían por un par de meses antes de reaparecer con unas ojeras dignas de cualquier mapache pero con una sonrisa de felicidad que ni Alex —con todo el trabajo que luego les daba— podía quitarles.

—¡Ay! —Sintió como las garras la pequeña bandida que tenía como hija se clavaban en su dedo. —Sí sí, ya sé que tienes hambre. —La miró aunque muy probablemente poco se viera a través de aquél flequillo que insistía en cubrirle los ojos. Por suerte los pasos para "armar" la comida de Mostaza no parecían ser muy difíciles, incluso había resultado más sencillo que cocinar un huevo en aquél aparato, sí, recordaba que la vez que lo había intentado Jake, el chico de la limpieza, no se había mostrado muy amable con el blondo. El vampiro asintió ante la pregunta de Den. Sería mejor dejarla satisfecha antes de que ellos se volcaran sobre lo-que-fuera que habían pedido para ellos, además, tal como había comentado a medias su pareja, no sabían desde cuando no probaba bocado y hacerla esperar más con aquél aroma a comida esparcido por la casa seguro que sería una tortura para la pequeña. —Oye, me vas a arrancar un pedazo de camiseta. —Habló a Mostaza en cuanto esta pareció identificar el aroma de la leche cerca. Víctor se preguntó si tendría tan buen olfato como él. Ambos se movieron tras el castaño rumbo hacia uno de los sillones y en cuanto este se sentó y palmeó a su lado, el vástago le imitó con cuidado de no hacer saltar a la pequeña por los aires.

Tras las indicaciones de Dennis, cambió la posición de Mostaza —lo que no le gustó mucho a la minina— y cuando ya estuvo en su lugar, tomó del biberón para llevarlo hasta la boca de la misma. Hizo una expresión de sorpresa al ver como la otra abría la misma y su lengua se rozaba una y otra vez contra la punta de aquél objeto que contenía su comida, parecía lamerla con ganas, una vez inmediatamente después de la otra. Y tras unos segundos de contemplar aquello, sus orbes verdes se fijaron en la figura de su lado, en el castaño, aunque pronto dobló la mirada. Lo cierto es que el tenerlo allí a su lado mientras estaba haciendo aquello le había dado algo de ¿vergüenza? Parpadeó intentando no hacer ningún movimiento fuera de lo normal y que pudiera desbalancear a la pequeña que se alimentaba en sus brazos. Pero antes de volver a enfrentarse a ese rostro algo sonrojado y sonriente, prefirió mirar hacia el frente y hablarle sobre algo de lo que tenía pensado hacer por él...por los dos. —Yo...había querido decirte algo en lo que estuve pensando estos días...ummm... —Hizo una pausa antes de seguir. —Y la idea creo que se volvió más fuerte desde que...bueno...eso. —Intentaba referirse al hecho de que ahora eran pareja, pero de forma estrepitosa decidió continuar, chocando palabras e incluso hablando algo más rápido de lo usual antes de llegar a la parte importante. —El punto es, que estuve pensando en dejar de trabajar en el Nocturna. —Y ahora sí buscó con la mirada la del castaño. —Ya sabes que ahí hay mucha gente a la que no le gustaría saber que estoy fijo con alguien y...no quiero que te vuelva a pasar nada, menos por mi culpa. —Parpadeó mientras ladeaba el gesto. —Además no creo que sea muy difícil hallar trabajo en otro lugar, después de todo, tengo un buen tiempo trabajando allí y algunos contactos que quizá me puedan ayudar. —Sonrió, al menos en este caso, alguno de todos aquellos números que almacenaba le serviría.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Sáb Ene 04, 2014 2:11 pm

Estaba encantado con la escena... ¡Era tan tierno! Su sonrisa no menguó ni un momento mientras contemplaba la manera tan torpe en la que sujetaba a la gata, por lo que de vez en cuando fue él mismo quién la acomodó, asegurándola quieta en su posición para que Víctor pudiera seguir alimentándola sin que ninguno de ambos terminase con aquel brebaje por encima, cuando el ajeno le miró él mismo movió la cabeza hacia aquella por si deseaba decirle algo, aunque... ¿Estaba avergonzado? ¿Ése barman que por norma general iba semi-desnudo en un lugar repleto de hormonados adolescentes tenía vergüenza de alimentar a una gatita? ¿A la hija de ambos?. Se llevó una mano a los labios para cubrir la risa que no llegó a nacer pues antes de ejecutar la misma las palabras del vampiro irrumpieron toda mofa que el numan hubiera podido representar en ése instante y aunque el blondo pareció evadir su atenta mirada él no apartó su atención del rostro de su pareja aunque la primera frase le impactó de tal manera que se vio incapaz de rebatirle, de negarse, de... ¿Estaría escuchando bien? Dejó que éste terminase su frase, ordenándolas cuidadosamente para posteriormente hacerse un vago esquema: Dejaba Nocturna por los tipos con los que... Una de las manos del castaño se alzaron lentamente y apartó el rubio cabello de su acompañante con dulzura inscrita y es que podía llegar a molestarle que uno de aquellos orbes estuviera en su mayoría de veces entapiado por aquel fino cabello. –No es necesario, Víctor.- jugó a rozar su pelo, a enredarlo entre su propio dedo al trazar espirales imaginarias logrando que aquello fino y suave se enroscase entorno su falange. –Yo... Yo sé cuanto te gusta tu trabajo.- sonrisa ahora menos flameante fue la protagonista. –No quiero que... Que dejes de hacer algo que te gusta por mi culpa. Si lo que te preocupa es que me hieran no iré más.- soltó el pelo de su pareja para bajar la mano hacia la que seguía amamantándose de la tetilla artificial y tocó la cabecita de ésta de manera enternecida. –Podríamos vernos en otros lugares.-

Aquello era tan... tan intenso. No se esperaba algo así, sin duda, no creía al otro capaz de dejar Nocturna. –¿Estos días...? ¿Estos días no me has contactado por pensar en eso?- ¿Estaría maquinándolo ya? ¿Estaría eligiendo entre su trabajo o él? ¿Y... había ganado él? observó ahora hacia la gata, solía ser quién buscaba la mirada del rubio para procurar siempre averiguar intenciones pero para aquella ocasión se bastó con observar a la pequeña, una que poco a poco dejó los lametones en aquello que estaba ofreciéndole alimento y se acomodó contra el regazo de ése que le había rescatado de una muerte segura, aunque ingeniosa y lista apoyó una de sus pequeñas zarpas sobre la mano del blondo como si estuviese negándose a que la comida fuera retirada pues ciertamente, muy posiblemente ésa pequeña bolita de pelo no supiera del cierto si podría volver a comer o no. La pequeña tripita de la minina estaba ligeramente hinchada por la clara ingesta de aquello similar a la papilla de los bebés y el maestro propinó una pequeña caricia sobre la columna de aquella felina, contorneando la forma de la misma con ése único dígito utilizado antes para rozarle la cabeza. Aquella conversación estaba... estaba volviéndose seria y se negaba a volver a sentir esa sensación de estar fuera de lugar, de no encajar en la vida del vampiro. ¿Por eso quería cambiar sus hábitos? Debía actuar. Y debía hacerlo ya.
Llevado por algún impulso se puso en pie, no, no no. ¡Era navidad! Casi con movimientos robóticos y ciertamente forzados el maestro fue hacia la cocina, seguido por la mirada de la gata y es que a pesar de estar a gusto en los brazos de su héroe particular el calor de ése castaño se sentía bien sobre su pelaje. Maulló y estiró la espalda de manera que su trasero quedó ligeramente alzado, ronroneando al sentirse liberada de algún tipo de inexplicable tensión, aunque poco tardó en volverá enroscarse sobre su padre.

Por su parte el maestro volvió con la bolsa que antes alejó de las manos del vástago y con una risa nerviosa y claramente forzada se la mostró al contrario. –¡D-decorar! ¡Vamos a decorar el árbol! ¡Y... después de cenar nos daremos los regalos! ¡Y podríamos ir a mirar los fuegos desde la terraza!- todo ello lo dijo de carrerilla intentando realmente desviar la atención de la decisión de Víctor, aunque sabía que tarde o temprano debería enfrentarse a ella, sacó una de aquellas gominolas envueltas de una de las bolsas y la colgó del árbol pero su sonrisa, su gesto, todo pareció apagarse mientras enroscaba ése fino hilillo en una de las verduscas ramas del abeto que ambos hubieron elegido. –... Si dejas Nocturna... No trabajarás de noche...? Bueno, quiero decir... Mostachan necesita un padre y yo...- sí, estaba proponiéndole vivir juntos. Se giró poco a poco hacia el rubio y del bolsillo posterior del pantalón sacó una pequeña caja que le tendió con manos temblorosas, con el rostro encendido. Bien, se adelantaría en el regalo. Bajo aquella decorada con motivos navideños del más puro estilo de Dennis yacía escondido un anillo plateado, sencillo, sin ornamentas, sin inscripciones: Sin nada. Mero anillo de plata fino y elegante. Se río nervioso una vez fue el mismo descubierto. –N-no escribí nada por que realmente aún no tenemos nada... Pero...- Pero quería seguir con esa historia y ser capaz de escribir algo más adelante en aquel ahora regalado. Quizás la fecha de un nacimiento, quizás la de una boda.

Desvió el gesto, estaba claro que él era mucho más hablador que Víctor, más expresivo con lo que a sus sentimientos se refería. -Yo.. estoy enamorado de tí desde que te ví.- y no mentía.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Sáb Ene 04, 2014 10:41 pm

Parpadeó algo sorprendido ante toda aquella luz que de repente le llegaba directo a los ojos. Escuchó al otro con atención y aunque sabía que le podía rebatir de aquella forma, no era como si tuviera preparado un contra discurso. Era cierto que le gustaba su trabajo, allí se sentía cómodo...pero era un trabajo en el que ya se había hecho "popular" y sí, era por la seguridad de Dennis pero además de aquello...no quería darle razones para que siquiera pensara en dudar de él. Por supuesto que sabía que Den no era de la clase de chico celoso, pero tampoco quería transformarlo en aquello, le gustaba tal cual era y con un trabajo en otro ambiente e incluso ahora que estaba comenzando a acostumbrarse a moverse de día —por cortos períodos de tiempo de momento— quizá pudiera pasar algo más de tiempo con él y con Mostaza por las noches. Mostaza parecía estar satisfecha de momento, aunque tan listilla como su padre, le había clavado sus pequeñas garras para impedir que la comida se fuera muy lejos de ella. No era como si pretendiese arruinar el ambiente navideño y tampoco quería que Den se tomara aquello con tanta seriedad o ¿de verdad debía tomárselo de forma seria? Suspiró. No era muy dado cuando de reacciones como las de las otras personas se trataba, pero en este caso intentó buscar la mirada del otro para asegurarse de que no había echado todo a perder. Mostaza parecía contenta ahora que tenía la panza llena y uno de sus padres le llenaba de caricias, mas sin embargo, fue el mismo castaño quien de repente se puso de pie y camino de forma extraña hacia la cocina, dejando al blondo y a la pequeña blonda con sus miradas torcidas en su la dirección hacia donde había ido.

Víctor pasó su dedo índice y anular en una suave caricia por el lomo de la minina antes de que la misma se enroscara sobre su brazo y lanzara un breve bostezo. Ah, la señorita está cansada. Aunque la misma dio un leve respingo en cuanto Dennis volvió con claros planes sobre cómo seguir la noche. Y pensar que a él se le ocurría todo sobre la marcha. Dejó a la minina recostada sobre la comodidad del sofá y en cuanto a él, se puso de pie para observar como el otro sacaba una nueva figurilla de aquella bolsa que le había mostrado y la colgaba junto con las demás en el árbol navideño. Su pregunta le dejo claro que el otro se había quedado pensando también en aquello e incluso, parecía haberle leído la mente y encontrado una de las principales razones por las que el otro pretendía dejar Nocturna. El vástago miró hacia el techo mientras la respuesta salía de entre sus labios con una clara perspectiva. —Bueno, de a poco me estoy acostumbrando a tanta luz, así que supongo que podrá trabajar de día muy pronto y seguro que será en algún lugar con un ambiente distinto. —No podía estar muy seguro realmente, pero incluso aunque trabajara de Barman directamente, ya no volvería a ser igual. Quizá fuera un poco despistado, porque no comprendió de inmediato a donde era que Den apuntaba con sus palabras finales, aunque cuando pensaba preguntarle acerca de lo mismo, el otro volvió a hablar y entonces, una pequeña caja se posó frente a él. La miró por un momento antes de tomarla y abrirla. Wow. Era...era la primera vez que le regalaban un anillo y aunque se quedó viendo como su reflejo se mostraba en aquella pequeña figura, las palabras del castaño hicieron que volviera a levantar la mirada. Nuevamente miró el anillo y nuevamente a Dennis. De a poco se fue perfilando una sonrisa en sus labios y entonces vino el comentario en respuesta: —Es en definitiva, la primera vez que alguien me regala un anillo y me dice tan abiertamente lo que siente. Ah~ se siente como una de esas propagandas de parejitas que se declaran amor eterno. —El vástago pico al blondo un segundo antes de tomar el anillo y calzárselo. Y aunque hizo como si se paseara por la casa mientras lo veía, llegó hasta detrás del árbol y tomó aquella caja que había rescatado de las garras de su pequeña hija. —Mostaza casi se lo come. —La misma caja voló en los aires directo hacia el castaño, con tal puntería que solo bastaba que el otro alzara un poco las manos para tomarla.

Era una caja pequeña, de color verde y que tenía enroscada una cinta roja desde donde la había colgado del árbol. Era extraño pensar cómo se habían arreglado para regalarse cosas similares, aunque lo que Víctor le obsequió era un delgado anillo que pronto descubriría el otro, el mismo era de color plata y en el centro, poseía una pequeña piedra brillante de color verde, el verde de los orbes de Dennis. —No quiero ver esas luces... —dijo aún desde detrás del árbol, tomando una de aquellas figurillas de la bolsa que había quedado cercana, manteniéndose ocupado en ello. —Sé que debo dejarte comer, pero luego quiero poder abrazarte sin que nada nos interrumpa, ni siquiera la pequeña bostezona. —Tal vez estaba siendo caprichoso, después de todo, incluso si se quedaban allí a ver aquellas luces, luego podría estar con él, ¿se quedaría no? Miró hacia adelante, hacia donde debía estar el castaño y pensó en cómo decirle que se quedara aquél día también, aunque las palabras fueron más rápidas que su organización y terminó balbuceando hacia el suelo: —Esperaba que te quedaras hoy.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Dom Ene 05, 2014 8:19 am

El rubor azotó con fuerza el rostro del numan ante las palabras del blondo, oh, incluso con esas... Incluso declarándose el vástago veía el momento idóneo para picarle como solía aunque el hecho de que se pusiera el anillo le hizo sonreír: Al menos lo utilizaría. Parpadeó ante el comentario pero por mero instinto alzó las manos para tomar entre ellas el paquete que le pertenecía y no pudo más que reír. –Pobre... Tenía hambre.- y con ello justificaría el movimiento de su hija para con aquel paquete que ahora estaba abriendo... Y su corazón dejó de latir, tragó saliva y se quedó mirando ése presente mientras el blondo hablaba. ¿No quería ir a ver el festival? No importaba. Poco a poco alzó la mirada, casi incrédulo por aquello que tenía entre sus manos y así su mirada se cruzó con la del mayor sintiéndose repentinamente avergonzado. Se calzó aquel precioso anillo en el dedo anular... Verde, era verde. ¿Se sabría el color de sus ojos? A veces uno es capaz de mirar sin quedarse con la esencia del que tiene delante y de un modo u otro entendió que ése vampiro se empapaba para con todo lo que les unía. Uno frente al otro pero el árbol les hacía de cortina, quizás... Sonrió sin que el otro siquiera fuera consciente de ése cariñoso gesto y su rostro dio con las filosas hojas del árbol. –¿Sólo hoy?- susurró estando totalmente seguro de que el otro se hubiese ruborizado tanto cómo lo estaba él de poder hacerlo. Se llevó una mano a la nuca desacomodándose el pelo de la zona. –Q-quiero decir... Bueno...- Necesitaba verle para seguir. No era que lo que fuera a mencionar fuera extraordinario pero de todas maneras... Se movió lentamente y como si ésta vez fuera él el animal predispuesto a dar caza a su víctima se lanzó sobre el rubio, riéndose con ganas mientras abordaba la amplitud de la espalda del barman con ambos brazos y le arrimaba contra él en un abrazo sin lugar a dudas tierno pues entre ellos no hubo ni un solo hastío de violencia, tan siquiera en el primer ataque del blondo y aunque aquel le dejó marcado por lo que éste le hizo en la habitación siquiera tuvo tiempo a temerle antes de quererle. Era una relación complicada pero que le llenaba como nada nunca le hubo llenado... distinto pero tierno, dulce pero al mismo tiempo había algo oscuro en él: Lo supo desde que lo vio en Nocturna. Esa mirada no la olvidaría jamás. Nunca. Ése que tenía rodeado era una pequeña caja de sorpresas y se aseguraría de irlas descubriéndolas una a una si así le era permitido.

Su cabeza se apoyó, más bien, su mentón fue el que buscó manera de crear algo más de contacto y así fue como el numan encontró el reconfortante el hombro adyacente aunque su cabeza se ladeo ligeramente para encararse al oído entapiado por las finas y rubias hebras del otro, aspiró como tal vez lo hubiese hecho un vampiro y su nariz rozó con pasividad ése fino cuello. Era extraño cómo él, un maestro sin ninguna noción de lo que era el amor ni el sexo pudiera ser capaz de soltarse tanto con ése que en ya repetidas ocasiones brindó por su seguridad sin tan siquiera pedírselo. Había ido incluso a rescatarle de sus propios padres... Parecía dispuesto a todo por él. –Está bien si no quieres más que mimos, Víctor. Te daré cuantos quieras.- estaría bien no ver los fuegos por una vez y pasar la navidad frente al fuego de una chimenea mientras era abrazado, sería francamente dulce estar rodeado por una primera vez. Le besó ése mismo oído al que le habló y dejó que su aliento chocase contra éste y al apartarse sus brazos dejaron de ejercer presión en los hombros adyacentes llegando pues a soltar también el abrazo. No importaba nada de lo que hicieran siempre y cuando estuviesen juntos, nada podía salir mal si estaban juntos... Bueno, no los dos, si no los tres. Era obvio que no olvidaría esa pequeña que se había unido a la extraña familia que formaban.

Retrocedió un par de pasos, aunque en ningún momento dio la espalda a ése cuerpo que sí le daba la espalda a él y lentamente tendió la diestra en dirección al que no estaba mirándole pero que sabía que voltearía y su sonrisa se tornó de aquellas sinceras repletas de cariño que el docente acostumbraba a mostrar cuando estaba en presencia de ése que le había robado más que la virginidad y sangre. –Vamos a hacer la Navidad a nuestra manera, ¿Te parece?- con dulces y... cariño. Mucho. Muchos gestos que evidenciasen el cariño que ambos se tenían el uno con el otro.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Dom Ene 05, 2014 11:13 pm

Le pareció escuchar un susurro desde donde se encontraba Dennis, y para haber recibido un comentario tras de eso se aseguró de que efectivamente si había escuchado algo, algo similar a una pregunta..."¿sólo hoy?" ¡Claro que quería que fueran más días! Es decir, no le importaría el tener a Dennis viviendo allí con él, pero sabía que si le daban el alta a Sven, seguro iría hasta allí para cortarle la cabeza —la cual había conseguido mantener segura durante sus anteriores encuentros con el castaño menor— y además, estaba pez ¿no? Estaba seguro de que el felino no se sentiría muy a gusto solo en casa y no era que estuviera buscando excusas para no alargar el tiempo de Den en su departamento, era solo que...que era la primera vez que se pintaba un futuro cercano con una misma persona a su lado y eso era totalmente novedoso y extraño para él. Parpadeó mientras pretendía girarse, aunque el peso de su compañero cayó sobre él y tuvo quedar un paso hacia adelante antes de acomodarse para impedir que ambos cayeran. Se quedó escuchando aquella risa y sonrió ante la misma pues, de alguna forma el saber feliz al otro parecía contagiarle el mismo sentimiento a él, tal como había ocurrido en el Nocturna al momento en que Dennis fue herido y quiso matar a aquél que le había lastimado. Esa debía de ser una de las tantas pruebas de que ese numan le había hechizado poderosamente, a tal nivel que dejaba su trabajo y su anterior estilo de vida para poder ser alguien digno, sí, quería ser alguien que pudiera lucir a la altura de aquél maestro de blando corazón que ni siquiera se había negado a sus deseos de sangre aquella primera vez en que se encontraron.

Desde aquella posición en que ambos se hallaban, se podía notar que el uno no poseía mucha diferencia de altura con el otro, por aquello mismo fue que al castaño se le hizo fácil llegar hasta su oído y el blondo no pudo evitar el reír al sentir aquella respiración tibia contra sus cabellos. Había ganado, había conseguido que el otro se quedara a su lado incluso aunque se perderían de las luces de esa noche que encenderían el cielo. Pero lo valía, valía cada segundo que podría pasar junto a aquella persona que le había traído algo que ni el trabajo, ni el poder, ni siquiera algo que el dinero podría comprar.
Ante la separación del castaño, el vástago se giró para no perderlo de vista, y pudo ver que también se había calzado el anillo que había elegido para él. Ahh, ¿Cómo? ¿En qué momento había pasado de ser perverso y malicioso a...a como era ahora? Sentía esa necesidad imperiosa de decirle que estaba bien, que habría muchas navidades por delante para ambos y era entonces que se daba cuenta, que estaba pensando en el futuro, en un futuro junto a Dennis.

—Entonces...¿te parece si comemos? Has traído muchos dulces y me muero por probarlos. —Su cuerpo se balanceó hacia los costados con diversión. Entendía porque Alex le envidiaba y el por qué podría cambiar su trabajo en Nocturna por alguien como Den-chan. Quizá él aún con la edad que tenía, aún continuaba madurando y cambiando por los golpes que el destino le había dado y que seguro seguiría recibiendo; pero el truco estaba en ponerse de pie y seguir adelante. Si no hubiera sido por Alex en un pasado y por Dennis ahora, su modo de vida sería muy distinto y quizá no sería ni la mitad del vampiro que era ahora y tendría ninguno de aquellos sentimientos que parecían nacer en él cada vez que miraba al castaño. Se movió para ir a destapar la fuente que se hallaba en medio de la mesa y allí encontró algo de carne y patatas al horno. No era demasiado pero suponía que para ser un pedido en navidad y a último momento, sería más que suficiente. —Espero que esto te agrade. —Sonrió mientras se llevaba la fuente hacia la cocina, dejando la misma sobre la mesada para luego tomar una de sus botellas de vino especial y otra para el castaño. De fondo le pareció escuchar un maullido de Mostaza, aunque cuando miró hacia el sillón donde la había dejado, la misma parecía bastante cómoda junto al extremo que daba hacia el calefactor. Su hija no tenía ni un pelo de tonta.

Dejó ambas botellas abiertas sobre la mesa y volvió por el destapa corcho. No había probado gota de sangre desde antes de que volviera del Nocturna y se había estado alimentando de aquél vino mezclado con sangre para no tener que salir a beber (porque no  andaba de humor y no quería dejar un cadáver por allí, no cuando toda la gente andaba cantando esas canciones con tanta bondad inscripta en las letras).


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Mar Ene 07, 2014 3:47 pm

-Pero Vi-chan, no podrás comértelos todos o realmente te sentará mal en el estomago.- aunque la idea de cuidarle no se le pasó en mente como algo desagradable: En absoluto. Muy por el contrario la imagen que podía intuir era más bien seductora. Su estomago gruñó cuando el otro descubrió el festín que les tenían preparado. ¡Realmente tenía mucha hambre! Miró la comida y sin siquiera pensar en su propia acción se llevó una mano al vientre y siguió con la mirada al rubio... junto a suculento bocado. Le siguió como el perro al aroma de carne fresca y sonriente, se abrazó a su pareja desde la espalda, incordiándole mientras éste intentaba colocar las cosas sobre la mesa. Si el otro se movía para alcanzar un vino, también lo hacia el castaño, fielmente agarrado a él, si el otro tomaba un vaso, él seguía su gesto... era su sombra, o algo así. Aunque la nariz del maestro se arrugó parcialmente al ver el vino que adornaba la mesa, sabiendo perfectamente que el otro no era demasiado afín con aquello en lo que claramente mostró disconformidad. Soltó entonces al barman y dio un par de pasos hacia atrás para observar el modo en el que la mesa estaba colocada, de lejos, el ronroneo de Mostaza evidenció lo a gusto que se encontraba la hija de ambos y más allá de las ventanas el gentío parecía rendir verdadero acopio a lo que hoy se celebraba. –¿Quieres... Quieres dejar eso?- señaló la botella con la mirada, poco tardó en volver a mirar hacia el rubio. –Podemos comer algo... Tú si quieres come sólo dulce. Luego...- eso era realmente vergonzoso. Se llevó una mano al cuello pero intentando disimular su propio gesto la palma se ahuecó y anidó posiciones en su propia nuca. –Luego puedes morderme, aunque no sé si eso te será suficiente.-

Sus ojeras, su gesto... no cabía duda que Víctor estaba pasando por época de hambruna y lo que más le daba miedo era pensar que él podía ir a por otro numan. No, no era celoso... ¿Pero y si ése era más compatible? ¿Y si sabía como satisfacerle en la cama? Se mordió el labio inferior al imaginarse al rubio encamarse con alguien a quién no conocía la cara y esos que se paseaban por entre su nuca se aferraron ligeramente a la misma deteniendo totalmente el gesto mientras le miraba, quizás un poco más serio de lo que solía. –Tampoco sé si te gusta, a decir verdad.- ¿Sabría diferente la sangre de una persona a otra? Si bien variaba el grupo sanguíneo, número de globulos y todo aquello bien debía ser cierto que también al paladar se verían distintos. Bajó poco a poco aquella con la que se frotó en ademán casi infantil y llevó un dedo hacia la fuente de comida, embadurnándose el dígito en salsa y llevándoselo a la boca para abrir los ojos con sorpresa: Siquiera Sven cocinaba de esa manera. No sabía exactamente cuanto había costado ése plato pero a pesar de ser un pedido a domicilio era sublime, si más no, si lo era la salsa que recubría aquello.

El hambriento tomó lugar en lo que se asignó su lugar de la mesa y miró suplicante a su compañero mientras se rodeaba el estomago, pero apeas vio –o se imaginó- una señal que le indicó que podía comer no dudó en tomar porción de ése pollo y arrastrarlo hacia su plato con una sonrisa satisfecha y plena. Aunque su mano en la cocina era bastante diestra Sven no le tenía permitido cruzar el umbral de la cocina, decía que un día quemaría la casa –aunque sabía que realmente lo hacía para que él no se molestase en hacer ése tipo de enmiendas-, por lo que los días que restó solo en el departamento no cocinó absolutamente nada en recuerdo de quién yacía hospitalizado y se bastó con abrir de vez en cuando una lata de atún o alguna que otra galleta de algún olvidado paquete. Pero tener semejante festín frente a él le hizo recuperar el hambre perdida cuando Víctor dejó de hablarle, cuando desapareció. –¡Provecho!- anunció aquello con abrumadora y amplia sonrisa, insertando el tenedor contra una blanda carne que no dudó en dejar paso a las tenazas del tenedor. Alzó la mano y masticó con un rubor marcado. Aaahhhh... Verdaderamente delicioso. Aquello no tenía nada que ver con todo lo precocinado de lo que solían alimentarse ambos hermanos por la falta de tiempo que estos tenían en sus días. Cuando tragó aquella soberana delicia que parecía deshacerse en su paladar se dio un par de golpecitos en el pecho y bebió de lo servido de un trago, exhalando con fuerza más tarde. –Está delicioso... ¡Mira!- Llevó un trozo de ése mismo manjar hacia la boca foránea atravesando la carne con el mismo utensilio que él utilizó, mirándole casi con emoción.

Sin duda era en las cosas más simples dónde él encontraba la más absoluta felicidad.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Mar Ene 07, 2014 7:57 pm

En realidad, no era como si esperase beber del castaño aquél día, no quería verse como alguien desesperado pero lo cierto era que estaba bastante aburrido de beber aquella sangre embotellaba mezclada con vino. Miró sorprendido al maestro cuando su gesto pareció volverse algo más serio, quizá, quizá porque no le había mencionado lo mucho que le gustaba su sangre. Ahh...bueno, en un principio había sido por eso que le había dejado el número de teléfono, para asegurarse alguien de quien poder beber cuando sintiera apetito, pero ahora no quería decirle aquello, porque ahora beber de él  más que hacerlo por hambre...era porque quería sentir la calidez del otro en su interior. —Claro que me gusta. —Picó al castaño en la frente antes de mencionarle algo más mientras se dirigía hacia la mesa. —Si no me gustara no te habría mordido ya... —E hizo una mímica con las manos mientras contaba, aunque de cualquier modo no sabía si eran tres o cuatro veces. —¡Pero! Los números no importan además, en verdad me gusta tu sangre, es solo que...no quiero presionarte con eso, no me gusta dejarte débil. —Y no estaba mintiendo en aquello, de hecho, se estaba acostumbrando a ser sincero con el castaño, incluso aunque sus estados de ánimo cambiasen de forma veloz, con la presencia de Dennis parecía calmarse y actuar de una sola y extraña manera...como si estuviera enamorado.

Ya con la mesa lista, ambos tomaron asiento y aunque en verdad quería probar los dulces, tomó un plato y se sirvió unas cuantas patatas. Por esta vez, acompañaría a Dennis en la cena, además, aquello en verdad tenía buen aspecto, o al menos el suficiente para tentarlo a echar una probada. Sirvió algo de vino en las copas, evitando el que contenía la sangre y dio un pequeño sorbo al suyo, estaba bien, aunque le faltaba el gusto dulce que siempre solía acompañarle. Sonrió e imitó al castaño: —Provecho. —Apoyo un codo sobre la misma y en la mano del mismo brazo, dejo caer su mentón, observando como el maestro tomaba algo de comida y se atorada con la misma. Sonrió. En verdad aquello debía estar delicioso. Quizá tomara el número del local al que Jake había pedido la comida para poder pedir algo distinto otro día en que Den-chan viniese a casa. Él entre tanto, se llevó la mitad de una patata hasta los labios luego de pincharla con el tenedor, y la mordió como esperando no sentir nada nuevo en cuanto a sabor, aunque lo cierto es que la misma estaba sabrosa y terminó acabándose aquella de dos bocados. Dennis parecía haber encontrado la carne blanca también a su gusto y el vástago rió al verle tan emocionado. Tuvo que estirarse apenas hacia adelante para poder hacerle frente a aquél pedazo que el maestro le ofrecía. —Ahhhh... —Hizo un ruido semejante al de los niños pequeños antes de tomar aquello entre sus dientes y quitarlo del tenedor. Sus orbes se abrieron algo más y masticó el mismo con ganas. Efectivamente estaba delicioso.

—Esta genial. —El blondo tomó por su parte un trozo de aquella carne y la llevo hasta su plato. Ah, Dennis le había contagiado las ganas de probar un poco más de aquello, aunque sabía que su sistema no sentiría ni cosquillas ante la presencia de aquello. —Si te ha gustado, la próxima vez que vengas podría pedir algo a la misma tienda de comida. Conseguiré el número y también, también podrías pedir algo para cuando Sven vuelva, seguro que no la debe estar pasando bien entre esas jaleas light. —Su cuerpo se estremeció al pensar en aquellos cuerpos gelatinosos sin el ingrediente que las hacía mágicas. Ah, en verdad se sentía algo mal por el pequeño capitán. Volvió la mirada hacia Dennis luego de tomar un nuevo pedazo de la patata que había cortado por la mitad. Conocía algo la historia de John, pero siempre había querido saber algo más del pasado de Dennis. —Nee... —llamó al otro mientras pensaba en lo que quería decir, pero en verdad, en verdad no era el mejor tema para aquella noche ¿no? Seguramente el otro debía sentirse mal de no poder compartir un día como aquél con sus dos hermanos y no sería precisamente él quien se lo recordaría. Espantó la idea con una mano antes de agregar algo. —Olvídalo, no es nada importante. —Y antes de que Dennis pudiera refutar a aquello —que sabía que lo haría— puso un trozo de patata delante de la boca del otro, haciendo tal como el otro había hecho con él hacía unos momentos atrás.

Quizá lo único que le jugaría en contra al dejar Nocturna, sería el hecho de que perdería contacto con Natsuki, con Jade y por ende, también con los únicos medio conocidos que tenía en Exules. Si el hermano de Den y Sven seguía allí, sería importante dar con alguien que conociera el lugar y al "Rey", el hombre que parecía estar interesado en la familia de Den-chan pero del que nadie sabía mucho. Quizá fuera bueno ir a echar un ojo en los días venideros, aunque de momento dejaría aquella idea en espera. Había recobrado las ganas de hacer muchas cosas luego de que Dennis cruzara el umbral de entrada y Mostaza también había producido una nueva alegría, después de todo, aunque adoraba los gatos, nunca hasta ese momento se había detenido tan solo a pesar en adoptar a alguno.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Miér Ene 08, 2014 5:56 pm

Dejarle débil... Aquello merodeó en la mente del castaño por más tiempo tal vez del deseado, incluso tenía el tenedor tendido hacia aquella que el blondo atrapó para dar su más absoluta aprobación, sonriendo de inmediato ante aquellas palabras. No era como si quisiera que el otro comiera algo que no le gustase, no obstante, poder compartir una cena con él se le hizo algo casi imposible incluso de imaginar debido a que era obvio que su comida no era la misma que la de su compañero. –¡Claro! Seguro que de esa manera dejará de verse de mal humor contigo.- comentó risueño, imaginándose por un momento la cara de Sven ante un manjar del calibre que merodeaba frente a él. llevó su propio tenedor hacia el plato que tenía frente a sí pero nuevamente la voz del contrario le hizo alzar el gesto y buscar la mirada de su acompañante, ladeando la cabeza a modo dubitativo, dejándole claro que escucharía lo que debían decirle. Hizo un mohín al escuchar que deseaba no hablar de lo que fuera que el otro estuviese pensando y justo cuando fue a hablar, el tenedor de su pareja le aproximó una patata de aroma por demás exquisito. Apartó levemente el semblante de aquello pero miraba de reojo y con verdadero deseo el tubérculo: Y cayó en la tentación. Volteó su cara entera en dirección a lo ofrecido y no dudó siquiera en comenzar a masticar del mismo con verdadero gusto, sin duda aquella se iba a convertir en una de las comidas más deliciosas hasta ahora probadas.

Víctor parecía pensativo, casi lejano. Masticó aquello mientras el ambiente se llenaba de un silencio que llegó a incomodarle, si bien hasta ahora la compañía del otro había sido siempre de buen agrado aquella vez se sintió extraño y el maestro se removió en su asiento buscando quizás otro enfoque de la situación. –¿Me dejarías algo para ponerme cómodo?- se rió ante su poca previsión pero lo cierto era que esa visita, a pesar de programada en su fuero interno, creía que no terminaría dándose. –Después de cenar podríamos estar bajo una manta al lado de la chimenea.- miró ahora a su plato, claramente sonrojado y jugueteando con los pedazos de pollo, empujándolos con el tenedor. –Hacía días que no te veía y... yo...- Te necesitaba.. Se mordió muy suavemente el labio, a duras penas haciéndose presión en el mismo con los dientes pero acallando lo vergonzoso de aquella situación. Si bien algo tenía claro en su vida era que amaba a ése vampiro, desde el mismo momento que su mirada se cruzó con aquella otra en el callejón un extraño embrujo le hizo caer rendido a los encantos de quién podría, si quisiera, tenerle comiendo de la mano. Cualquier numan con dos dedos de frente se hubiese asustado ante la intromisión de Víctor en la casa pero a pesar de lo que le hizo esa noche, a pesar de todo lo sucedido y de haberse visto desnudo a manos de un, en pocas palabras, violador, no se avergonzaba ni le culpaba absolutamente de nada. Le... sí, le amaba, le quería. No estaba muy seguro de poder explicar motivos pero su sentir venía dictaminado por el impulso de un férreo deseo hacia el otro y no únicamente el carnal se englobaba ahí. Había podido arañar sin siquiera tocar una pared que parecía inquebrantable, alta, inamovible. Sólo con verle supo que ése de clara cabellera estaba tan sólo como él.

-¡C-claro que si no quieres no importa! Podemos comer los dulces aquí.- alzó entonces la mirada, enfocando con aquellos verde los azules de su compañero de mesa, tenia las mejillas encendidas en carmesí y una mirada que indicaba vergüenza pero no por ello dejó de buscarle, de mirarle, de querer tenerle justo ahí delante. Empero y dándose repentina cuenta de su propia efusividad volvió a volcar su atención en el plato que tenía delante, deleitándose una vez más con el sabor del pollo y la patata siendo triturado por sus dientes aunque ciertamente, el hambre estaba siendo abatida por la ingesta. Volvió a juguetear con la comida, empujándola con el tenedor hacia un lado y otro, pinchándola y algunas veces se las llevaba a su propia boca, en otras ocasiones le daba al otro de probar.

Dio otro trago a esa delicia de vino... No sabía si aquel también era encargo por parte del chico que cuidaba de la casa del blondo o si éste lo tendría por el hogar pero estaba ciertamente bueno. Se relamió los labios y apartó el tenedor, palmeándose con una sola mano el vientre: El plato estaba vacio y el gesto de saciedad en la cara del maestro era totalmente irrefutable, había comido mejor en esa cena que en todos los días que restaron separados, como si el hecho de no tenerle al lado le arrebatase las ganas incluso de comer. Le miró de nuevo con gesto suavizado y su cabeza volvió a tomar una posición ladeada aunque esta vez más exagerada. La dermis de su cuello se mostró en su totalidad hasta bien iniciada la clavícula, bueno, él ya había cenado, ahora... –Tú turno.- murmuró, alzando una sola palma para acomodar lo corto de sus hebras de manera que su dermis quedase total e inevitablemente expuesta a vista del contrario. Estaba volviéndose casi una costumbre eso de exponerse a él, pero no cabía duda que sentirse parte del otro cuerpo le provocaba una muy extraña pero a la vez cálida sensación.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Miér Ene 08, 2014 10:59 pm

Ummm...quizá había sido demasiad notorio su rápido cambio de tema, pero debía darse cuenta de que por esa noche debía prestarle atención a Dennis y solo a Dennis....y a Mostaza claro. Habría tiempo para todo lo demás, pero ya había esperado suficiente para poder estar un rato a solas y en tranquilidad con el castaño. Sonrió al ver como este parecía seguir programando los minutos venideros, pero sobre todo, verlo sonreír le hacía sentir extrañamente cómodo, aunque no era una sensación que no conociera, solo que era lejana, venida de un pasado congelado que ahora tenía al castaño como protagonista absoluto. —Está bien, me gusta tu plan, además no quiero que pases frío y Mostaza podría decirte lo bien que se está junto al calefactor. —Sonrió antes de seguir, mientras Den continuaba con su comida. —Puedes elegir lo que quieras, tengo un buen montón de ropa que he usado en contadas ocasiones y seguro que algo de aquello te queda más que bien. —El vampiro pensó en desinterés en aquellas prendas y es que, su favorita ahora debía estar media rota en casa de su pareja. Tendría que encontrar alguna idéntica, aunque recordaba tener una igual pero negra en algún lugar de su ropero. Bah, ese lugar estaba demasiado ordenado y cada vez que dejaba la ropa regada por el piso Jake le amenazaba con tirarla por el balcón. No podía negarse ante las repetidas veces que el otro le ofrecía algún pedazo de comida, aunque lo cierto era que con verle comer a él le bastaba y aunque se lo negara a sí mismo, la idea de probar la sangre de Dennis después de días bebiendo de aquella otra mezclada con vino, le hizo agua la boca.

Una leve risita se le escapó al ver el gesto de saciedad del otro. A veces se encontraba muy parecido al maestro en algunos puntos, tal como ese infantilismo que parecía teñir algunas acciones de ambos. Parpadeó suave al ver como el otro ladeaba su gesto con la mirada fija en él. Por supuesto que sabía a qué se refería y aunque le hubiese gustado que el otro reposara un poco antes de lanzarse a aquello, el vástago decidió aceptar su propuesta sin rechistar, sonriendo con cierta malicia inscrita como siempre en su mirada. No tardó en ponerse de pie y correr la mesa un poco hacia atrás, lo que seguro sorprendería un poco al maestro, aunque el objetivo del vampiro quedo al descubierto cuando momentos después se acercó al castaño y tomó asiento sobre las piernas del otro, dejando su bien formado cuerpo un tanto pegado al del otro desde aquella pequeña diferencia de alturas que ahora se mostraba entre ellos dos. Debía ser la tercera vez que bebía de Dennis pero la primera en la que se desarrollaba de aquella forma, siendo Dennis quien le proponía beber de él. El vástago le observó y su nariz rozó la piel del cuello del otro mientras sus manos se hacían lugar sobre la cintura del humano. —Si peso mucho es mejor que NO me lo digas. —Y aunque en su voz se oía cierto tono de broma, no quería incomodar al humano, ¿era eso lo que se sentía al estar enamorado? o ¿era que se había convertido en un completo preocupón de la noche a la mañana?

Su lengua rozó el cuello del castaño, lamiendo la zona sobre la que caerían posteriormente sus colmillos. —¡Provecho! —Volvió a decir con entusiasmo antes que los mismos afilados escaparan de su boca para encontrarse con la piel suave y tibia del castaño. Quizá entonces si supo realmente lo mucho que había extrañado el sabor de aquella sangre y el extraño efecto que Dennis provocaba en él, no solo con su personalidad o con su físico, sino también con aquella que corría por sus venas. Apretó los labios contra su piel mientras el líquido comenzaba a brotar caliente por la herida. Había deseado tanto probar algo así que tan siquiera cuando la misma recorrió su garganta, un ligero jadeo escapó de entre sus labios. Apretó los ojos y sus cabellos se rozaron contra el oído del castaño, solo un poco más, la necesitaba...así, tan caliente y dulce, no podría haber ninguna como aquella por mucho que intentara reemplazarla con la empaquetada.
Debió haber bebido por unos cuantos momentos antes de que sus colmillos buscaran separarse de la piel del castaño, porque a pesar de que en verdad quería aquella, no podía olvidar que el otro no llevaba muchos días fuera del hospital y por sobre todo, que no debía perder el control. Así estaba bien y se lo repitió mientras su lengua se paseaba por la herida, embadurnando la misma con su saliva para que se curase, mas sin embargo, él se apretó más contra aquél cuerpo tibio del otro, dejando esta vez su rostro apoyado sobre el hombro de Dennis, aspirando así ese dulce aroma que parecía embriagarle cada vez que estaba junto a él.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Miér Ene 08, 2014 11:24 pm

No pudo evitar ligero respingo cuando el foráneo arrastró la mesa hacia atrás, muy posiblemente incluso la durmiente hija de ambos se habría percatado de ése gesto por parte del mayor, sin embargo antes de poder decir nada ya tenía al vampiro sobre sus piernas. Era... Era una posición que realmente no le incomodó, es más, le permitía estar abrazado a él de un modo más o menos cómodo en lo que otorgaría su vítae. Manos firmes pero endulzadas desde el inicio tomaron posesión de la delgada cintura del rubio, acariciándole la zona entapiada con la ropa con suavidad, no perdió detalle de todo lo que alcanzaba a palpar siendo totalmente consciente de que pronto, muy pronto... Ahí estaban. Lamidas, casi se sintió estar siendo reblandecido para el ataque. Tras aquello que solía mencionarse antes de llevar alimento a la boca sintió la escalofriante sensación de aquellos caninos rasgar la dermis propia pero lejos de todo pronostico el maestro gimió mientras el vástago jadeaba, fue un sonido que ambos dejaron fluir al unisono creando una controversia perfecta entre esa pareja que a cada paso avanzaban de mejor modo. Cuando el dolor menguó y se inició el ya conocido placer de la mordida volvió a tomar protagonismo para con esas manos suyas en un principio abandonadas de movimiento y removió por encima de la ropa de su pareja, arrastrándole de manera poco disimulada había su cuerpo. Palmas pertenecientes subían y bajaban por la espalda del que tenía un cuerpo digno de admiración para la visión de muchos y aunque en tiempos pasados se hizo hueco en distintas camas, ahora le pertenecía a la suya... ¿No? Siquiera sabía si... Otro gemido, sangre brotaba y su mente cada vez regía con menos control de sí misma, aunque procuraba mostrarse entera.

Anudó ambos brazos en la cintura del rubio cuando empezó a temblar y casi como si aquello hubiera dado alarma, los dientes del otro abandonaron su piel. Pudo notarlo. Pudo notar la suavidad de la lengua del vástago hacerse con su dañada extensión de piel y esta vez fue él quién soltó sonoro jadeo mientras traviesas palmas descendían posiciones y... sí, ahuecó las manos de manera oportuna para el encuentro de entre sus dedos y el trasero del blondo, uno que sujetó con cierta fuerza, casi como si verdaderamente estuviese marcando terreno, no solía ejecutar aquella clase de enmiendas pero siendo que el blondo fue quién se sentó sobre sus piernas no dudó en actuar como posiblemente lo hubiese hecho éste de tenerle a él sobre sí: ¿Activo? ¿Pasivo? Eso no existía en su diccionario. Era amor y punto. Y... éste podía expresarse de muchas maneras. Sus dedos teclearon con cierto descaro la zona agarrada y arrastró el cuerpo de su compañero de manera que ambos torsos incluso llegasen a encontrarse, regalándole el movimiento de un latir desorbitado bajo la caja torácica que le pertenecía. Tragó saliva buscando liberarse de esa extraña sensación que solía quedarse tras la mordida. –E-... entonces... tomaré... tú ropa...- murmuró, aunque no hizo ademán de moverse de la cómoda posición en la que se encontraba, empero la diferencia de alturas se le hizo ventajosa para esta ocasión y con ternura ladeó el semblante para lamer la mejilla de Víctor como todo un animalito desamparado, para cuando llamó su atención aquellos gestos fueron descendiendo hasta que la humedad se instaló en el cuello del contrario deslizando su sinhueso de la misma manera que el foráneo lo hizo con anterioridad, aunque la diferencia seguía en que no había manera de poder clavarle los colmillos al carecer de ellos y, además, él podía entretenerse en seguir la forma del tatuaje que cubría la zona. –Víchan...- el susurro impactó contra el húmedo cuello de su compañero. Su voz tembló. –Yo...-

Sus dígitos agarraron la cubierta piel de esas posaderas perfectas y pareció masajearlas tras abrirlas aún y por encima de la ropa para volver a ejercer cierta presión en el lugar. –Me gustaría hacértelo.- oh, sí. Ya lo había pensado antes, no era algo nuevo que rondase por su mente, en absoluto. El hecho de tomar posesión del cuerpo del barman de un modo más activo ya era algo con lo que se debatía mentalmente pero desconocía del cierto si ése rubio sería como algunos tantos otros que se negaban rotundamente a ser penetrados, profanados. Dedos ahora menos avispados fueron hacia las caderas foráneas y volvió a re-colocarle sobre si, besándole ahora todo lo que anteriormente él hubo humedecido con la lengua. ¿Qué más daría estar... arriba? ¿Y abajo? Su inexperiencia dejaba claro que no sabía del cierto como era aquello que otros tanto preocupaba o molestaba, aunque era cierto que no deseaba que aquella mágica noche se ensuciase con lo que el otro pudiera ahora pensar de sí.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Jue Ene 09, 2014 10:17 am

Sonrió aún desde aquella posición al sentir las manos del castaño sobre su trasero. Y era que entre más tiempo pasaba con el maestro, más el mismo parecía desinhibirse. Aún lo recordaba de aquella noche en las callejuelas y esa inocencia que le había llevado hasta dejar que un completo extraño le acompañara hasta su casa y para peor, luego de prácticamente violarle todavía le dejara beber de él. Su  cuerpo fue atraído por el de Dennis y con aquello, el firme golpeteo de un corazón le recibió como si esperara ser compartido por ambos. Ah, Dennis olía tan bien. No sabía si era el shampoo, la colonia, o simplemente un aroma propio del cuerpo y sangre del castaño, pero lo cierto era que poder aspirarlo desde esa cercanía le encantaba. La sangre de su pareja parecía ya estar acoplándose a su cuerpo y cumpliendo la función de mantenerle bajo su propia razón, el hambre de disolvió y pronto ya estaba como nuevo. Entrecerró el ojo de aquél lado donde acababa de ser lamido, sí, seguramente ver como su pareja tomaba una posición más activa no sería nada malo de ver, por el contrario, había una parte de él muy emocionada por ver aquello. El vástago ladeo su rostro para que el castaño tuviera suficiente espacio para poder seguir con las lamidas mientras sus manos se colaban de forma juguetona y bastante evidente bajo su ropa.
Piel tibia y suave. Sus dedos apenas ejercieron una presión sobre estos, esperando que algo de ese calor pudiera pasarse a su cuerpo, a aquellos dígitos que ahora seguían un recorrido por los laterales del humano.

Lo cierto fue que cuando las palabras de Den-chan llegaron a un final, el vástago miró hacia él mientras una sonrisa maliciosa se posaba allí. —Den-chan, deberías tener cuidado, o nuestra hija podría escucharnos. —El vástago le guiño un ojo antes de erguirse hacia él, de tal forma que su frente se apoyara contra la del castaño y sus orbes quedaran frente a aquellos donde otras veces ya se había visto perfectamente reflejado en un tono verde que era muy semejante al suyo. Su lengua se paseó primero por el labio superior del ajeno y luego por el inferior, aunque al terminar con el mismo, la sinhueso del vampiro se hizo espacio entre los labios de su pareja antes de que sus labios impactaran contra los de él. Su propia carnosa fue en busca de la del castaño, retándola a un pequeño duelo antes de que con un aire provocador se separara tanto de aquellas manos como del beso. Era cierto y un tanto tonto, pero no quería hacer nada delante de Moztachan, después de todo, no quería traumarla para toda la vida. Sonrió antes de dar la vuelta por el costado de la mesa con una sonrisa pegada a sus labios. Sus cabellos rubios desaparecieron por el costado de la cocina en dirección hacia la sala de estar, allí donde pudo ver a la pequeña de ambos ronroneando suavemente hecha un pequeño bulto al lado del calefactor. Bueno, hasta ahora no parecía siquiera prestar atención a sus padres, aunque suponía que después de haber estado bajo aquél frío invernal y con la panza vacía, ahora lo que menos querría sería moverse o siquiera prestarle atención a algo que no fuera ese pequeño sol junto al que se encontraba acurrucada.

Miró hacia atrás para ver si el castaño le seguía antes de seguir su camino hacia el umbral que daba hacia su habitación. La puerta estaba abierta y por ende todo lo que se veía era un rectángulo oscuro junto al que ahora se encontraba el blondo, apoyado contra el mismo y con los brazos cruzados. —Puedes mirar dentro del ropero y ver si te gusta algo. —Y tras decir aquello, avanzó hacia la oscuridad de la habitación, como haciéndose uno con ella, aunque como ya sabía que Dennis no podría buscar a ciegas, dio con una de las luces laterales de la habitación que eran menos fuertes que aquella que nunca encendía (la principal). La luz iluminó lo suficiente el cuarto para que quedara a la vista la mayor parte de él y sobre todo el ropero que parecía estar unido a la pared y que ocupaba un gran espacio cuadrado. La mayor parte de lo allí guardado era similar entre ello, pero había algunas cosas que Vic apenas y recordaba que tenía porque nunca utilizaba todo lo allí guardado, Beh, como si le molestara ir por allí sin ropa, y era por culpa de esos pensamientos que andaba de aquella forma tan poco pudorosa entre las demás personas, no tenía pelos en la lengua y lo mismo parecía atraer a todo aquél que le rodease. Él espero sobre la cama, acostado con el pecho hacia abajo y la cabeza sobre algunas almohadas que apelotonaba con sus manos. Claro que no se podía estar quieto, aunque un detalle que al castaño seguramente no se le pasaría era que la camiseta que había llevado puesta hasta hace un minuto atrás ya no estaba en su lugar, y era que el blondo ciertamente no soportaba la ropa pegada a su cuerpo, al menos a su torso...los pantalones...bueno ese era otro tema.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Jue Ene 09, 2014 5:20 pm

El duelo entre las dos húmedas terminó antes de que el humano pudiera ganar la contienda, sin lugar a dudas aquello que pareció iniciarse con inocencia prendió aquella llama de deseo que el maestro mantuvo apagada hasta la aparición del vástago en su vida, aaah... ¿Le vería cómo un pervertido? Se removió en la silla mientras el otro se perdía tras el umbral de aquella, aunque para cuando quedó fuera de la vista de su compañero se llevó la mano derecha hacia arriba y con los dígitos principales se rozó el voluminoso labio inferior, esparciendo la mezclada saliva de ambos que quedó ahí adherida por culpa del beso. Estaba visiblemente sonrojado pero con la felicidad tiñendo cada rincón de su persona, era... era verdaderamente cómo si estuviesen compartiendo piso, como si viviesen juntos, como si se tratasen de una pareja completamente normal en la noche de Navidad. Despacio bajó la posición de su propia mano y su mirada se deslizó hacia abajo  al compás, observando con una sonrisa enamoradiza el anillo que ahora adornaba su dedo. ¡Ah! ¡Sí! ¡Eran pareja! Y eso era la... ¿Muestra?
Río ante su propio pensamiento y tras ello se alzó de su cómodo asiento para dirigirse hacia el lugar dónde el blondo hubo desaparecido. Le vio ahí, apoyado contra el muro, con los brazos cruzados y su mirada perfecta apuntando hacia él con un gesto que no supo identificar. Asintió con una de aquellas enormes sonrisas pero de nuevo su presa desapareció. Lo cierto era que tan siquiera se sentía mareado, o Víctor había comido verdaderamente poco o él estaba acostumbrándose a la anemía que aquello le producía cada vez que el blondo se hacía espacio en su piel con aquellos fuertes y alargados incisivos.

Se arrodilló cerca del sillón y rozó con un solo dedo la cabecita de Mostaza, pronto el maestro frunció el ceño. –Estás ardiendo, Mostaza... Deberías apartarte de...- pero la gata abrió los párpados y le dedicó una mirada tan sumamente recelosa que le fue imposible rebatirle. Suspiró y se enervó poco a poco, quedando así en pie para otorgar una última mirada a la recién llegada... a la que les convertía en una especie de feliz familia. Con una hija que muy posiblemente terminaría siendo irremediablemente la consentida de ambos padres. –Vichan...~- le llamó en un canturreo mientras se adentraba en aquel cuarto de luz tenue y no fue el armario lo primero a lo que prestó atención, si no que su mirada pronto encontró ése cuerpo estirado y semi desnudo sobre el lecho en el que hacía unas semanas, ellos... Ah, sí. Se habían acostado ya una vez. Víctor había sido suyo hacia un par de semanas: El primero. Se sonrojó al recordar cada palabra, cada suspiro, cada gemido. Aquello era... se cubrió mínimamente la cara con una de sus manos, aunque entre sus dedos podría apreciarse la piel del maestro totalmente enrojecida: Esos recuerdos los tenía muy presentes, seguramente por tratarse de la primera persona con la que compartía aquella clase de actos. Avanzó, no muy seguro de sí mismo esta vez pero en vez de ir hacia el armario sus pasos parecieron desear tomar como destino la figura adyacente, esa arremolinada entre los almohadones que abrazaba por, según parecía, docenas. El maestro reclinó ligeramente el cuerpo una vez quedó frente al colchón y con mano diestra acarició el fino cabello del ser de la noche, apartándoselo mínimamente de la frente. –¿Tienes calor? Estoy bien, podemos rebajar el termostato si quieres.-

Si... quizás por eso estaba ahora sin camisa. Volvió a erguirse sin dejar de mirarle y tras dedicarle una suave y enternecida sonrisa volvió su atención y pasos esta vez hacia el armario. Al abrirlo su gesto se dibujó en sorpresa y es que ahí había más ropa que en su armario y en el de Sven juntos, posiblemente. No rebuscó demasiado pues temía dar la sensación que estaba removiendo en lugares que sin duda no le pertenecían ni eran de propiedad venidera. A duras penas estaban comenzando y no se sentía en confianza como para ir mirando las pertenencias de ése hogar. Agarró un pantalón de tela grisácea, ahí, dentro del armario la luz llegaba demasiado tenue como para poder ver pero el tacto le decía que debía ser de pijama u similar, junto a éste, sacó también una básica de color blanco de tirantes: Ahí, en el hogar del vástago se estaba a una temperatura agradable y podría ir con aquello sin temblar demasiado. Tras hacerse con aquellas dos lo más rápido que pudo cerró la puerta del mencionado armario y... ah. ¿Debía desnudarse frente a ése callado espectador? La tensión se acumuló en quién aún estaba dándole la espalda a quién, en cierto modo, sabía que estaba mirando hacia él. Despacio, fue verdaderamente lento a la hora de encararse al contrario con aquellas arrimadas al pecho en vago intento por permanecer más o menos sereno. Lo que menos deseaba en ése momento era incomodarle o llegar incluso a molestar al rubio. Aunque... Nunca hasta ahora le había molesto, no, no con él, al menos. ¿Y si iba al baño? Con ello escaparía de tener que hacerlo delante de él. Sí. Esa sería una buena opción. Era absurdo y lo sabía: Víctor ya le había visto totalmente desnudo pero de cualquier forma lo pudoroso del castaño no se extinguiría, no aún. –Voy a ponérmelo, no tardaré.- anunció, intentando mostrarse relajado aunque cientos de preguntas sin respuesta estaban golpeándole en esos momentos.

Giró sobre sus talones y antes de que el otro pudiera reaccionar el maestro ya se encontraba en el interior del baño deshaciéndose de sus ropas para poder ponerse aquellas innegablemente más cómodas. Cuando pasó la prenda superior por encima de su cabeza sacudió la misma para procurar ordenarse el cabello y de reojo se supo en el reflejo de aquel espejo de arriba de la pica: Estaba rojo y con un brillo distinto en la mirada. Víctor... Kai... todo lo que ése hombre era estaba transformándole, cambiándole. Nunca hubiese aceptado dormir en casa de nadie bajo ninguna circunstancia y sin embargo, ahí se encontraba, predispuesto a pasar esa y todas las noches venideras hasta que Jace saliera del hospital con quienes, no hacía demasiado, le asustaban. ¡Vampiros! Era obvio que les temía. Eran seres retorcidos, extrañ-... –¡¡AHHHH!!- grito por parte del maestro y su espalda, al irse hacia atrás, chocó contra la puerta cerrada de aquel lugar. Tenía los pantalones de aquel chándal a medio subir y el impacto fue tan fuerte que terminó por caer en el suelo con la espalda aún contra la única que bien podría darle salida. Estaba temblando de pies a cabeza y su mirada estaba fija en... eso. ¿Un...? ¿E-eso era...?
Todo apuntaba a que había conocido al otro inquilino de la casa. El fantasma y... ¿mascota? De la casa.

Ropa Den:
Me recordó a ellos <3:




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Jue Ene 09, 2014 8:05 pm

Sonrió antes de que una leve risita se le escapara de entre sus labios. Le gustaba que el maestro tuviera por sobre todas las cosas esa dulce inocencia que a veces dejaba tan a la vista. No, Víctor no tenía calor, para nada, se había sacado la remera porque simplemente le molestaba y de paso le gustaba ser un poco exhibicionista, no podía evitarlo, porque aquello era una parte de él. Miró al maestro mientras ahora sus pasos se alejaban rumbo al armario y el vástago, al perderlo por un momento de vista, decidió girarse aún con las almohadas entre sus brazos. Sintió la corta música de su móvil anunciando un nuevo mensaje, sin embargo, debían ser parte de los mismos de cada año, de aquellos clientes que de una u otro manera le habían ofrecido cambiarse a sus locales nocturnos,  así que su atención no se movió de la silueta que ahora rebuscaba entre los estantes. No, esa tampoco era una alternativa si planeaba de alguna forma el pasar más tiempo con el castaño, después de todo, eso de verlo en contados momentos por los diferentes horarios que ambos llevaban no le hacía ni pizca de gracia. Entonces quizá pudiera encontrar algo en lo que efectivamente pudiera trabajar de día para así poder tener algo de la tarde y noche disponible para Dennis y para la pequeña de ambos. Levantó un pulgar en señal de haberle escuchado, aunque en realidad le hubiera gustado que se cambiara allí, pero no se podía hacer nada, Den-chan seguía siendo Den-chan y eso le parecía tierno, ¿Extraño no?

Tan pronto como la puerta se cerró el vástago estiró los brazos hacia ambos costados y se quedó allí mirando al techo, pero no se podía estar quieto y con un cierto deje travieso terminó por lanzar lejos sus queridos pantalones. Así estaba mucho mejor, aunque de cualquier modo, no se pudo estar quieto sobre la cama, por lo que termino girando sobre la misma mientras una de las almohadas caía lejos de la cama. Fue un grito por parte del castaño lo que hizo que se pusiera de pie tan rápido como se había quitado la ropa. De unas cuantas zancadas largas llegó al baño movido por cierta preocupación y es que el grito de Dennis le había parecido ciertamente terrorífico, como aquél que ve un monstruo o un...
Ah, ¿Habría conocido al cuarto integrante de su nueva familia?
Quizá debería haberle explicado antes de la presencia de aquél...¿o ya lo había hecho? De cualquier forma, no esperaba que aquél se dejara ver por alguien más si con suerte dejaba que el vástago le viera de reojo o cuando ya marchaba hacia otro lugar lejos de la mirada de Víctor. Una de sus manos golpeó la puerta del baño con sus nudillos antes de preguntar por el otro. —Den ¿Estás bien? ...voy a entrar. —Quizá entraría en mal momento pero quería asegurarse de que el otro estaba bien. Por lo mismo giró la perilla y sin esperar más, se adentró en el cuarto de baño, aunque a parte de ver a Dennis tendido en el suelo, no vio nada más fuera de lo normal. ¿Se habría ido? ¿Y si no había sido eso?

Miró hacia Dennis una vez más antes de extender una de sus manos en dirección hacia el castaño para ayudarle a ponerse de pie. —¿Será que te encontraste con mi mascota? —En realidad, no podía decir que aquél ser estuviera al mismo nivel que Mostaza, después de todo, se había metido en la casa sin pedir permiso y allí vivía manifestándose cuando lo deseaba y por lo que ahora podía ver, delante de quien quería también. Sonrió antes de agregar algo más. —Supongo que no he querido espantarlo porque... —¿Por qué? ¿Por qué le daba cierta sensación de que no estaba solo? —En fin, lamento que tengas que aguantar su presencia. —El blondo llevó su mano libre hasta su mejilla para rascarla. Supuso que Mostaza también tendría que conocer a aquél ser en algún momento.  ¿Quizá se asustaría? Lo cierto era que solo a él aquél ser podría parecerle de algún modo agradable. De cualquier forma volvió a mirar a Dennis y esta vez se fijó en aquellos pantalones a medio poner por lo cual rió. —De todas formas, no sé para qué te vistes si luego las mismas van a volar por los aires. —Miró hacia el espejo, sabiendo que muy probablemente el otro se sonrojaría por culpa de su comentario.


off:
omg *w* si la edito un poco quedaría mas parecida aúnasdsadadadad


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Jue Ene 09, 2014 8:37 pm

Sintió cómo sus ojos se humedecían por el pavor y aunque escuchó la voz del rubio tras la puerta fue incapaz de responderle y es que su mirada estaba fija en... ¿Dónde estaba? Confundido buscó aquella forma que había estado fluctuando en sus propias narices pero no llegó a encontrarla, muy por el contrario fue una mano tendida la que vislumbro, así que con pasividad y con la suya temblorosa tomó entre los suyos los dedos de su compañero e impulsándose minimamente terminó, tembloroso y medio lloroso incluso frente a ése otro de proporciones y cuerpo similar. Negó a las palabras contrarias con un mero movimiento de cabeza: A pesar de ello seguía temblando. –N-no esperaba encontrarme con... con algo así.- susurró, nervioso. Miró hacía atrás como si pudiera ser capaz de notar su presencia aunque a decir verdad, no había absolutamente nada allí. ¿O quizás sí? De cualquier forma sus pensamientos se vieron callados por el último comentario añadido... ¡Aahhh! Raudo flexionó las rodillas para alcanzar con ambas manos la cintura del pantalón y se lo colocó con prisa aunque en su rostro ya yacía la huella que el otro parecía gustar de dejar ahí impregnada. El carmesí era notable y la vergüenza en aquellos orbes asustados también evidenció las emociones que no podría expresar de manera tan fluida como el otro lo hacía. Miró hacia un costado, intimidado, tembloroso. Realmente el ver a ése fantasma por ahí, en medio de la nada, logró despertar al Dennis asustadizo, uno que por norma general y cómo sucedió en el callejón mendigaría algo de proximidad y tacto.

-¿T-...tú y yo?- su tono de voz evidenciaba cierto deje de desconcierto, ojos abiertos de par en par ligeramente humedecidos por el sobresalto anterior enfocaron al que estaba junto a él.-¿L-lo haremos...?- no entendía de normas en el juego sexual, no sabía de seducción ni de más información de la necesaria –una otorgada por las escuelas- empero si podía ser capaz de recordar el gusto que le provocó aquello enterrado en él. La sensación de ahogo cuando los besos no cesaban... Sobretodo podía recordar su mano enredada en la suya compartiendo esas dispares temperaturas en un toque de índole más bien enternecida a pesar de que las acciones fueron cambiando el rumbo a acometidas más firmes. Tragó saliva y bajó el rostro... mal hecho. ¿Dónde había quedado la ropa de Víctor? Ahí frente a sí tenía el fino cuerpo foráneo a medio desnudar –realmente sólo quedaría por quitarle los bóxer- y no pudo evitar volver a sentirse culpable de necesitar más calor que su pareja. Despacio, como anteriormente hizo para aproximarse a la cama, acortó las distancias para con el que hubo entrado al baño para salvarle y tras apoyar la mano derecha sobre el plano y bien contorneado vientre adyacente le dedicó una serie de caricias que, creyó, le erizó el poco y casi nulo vello del cuerpo. –V-vamos a por el postre...- murmuró, empujándole muy ligeramente hacia atrás con aquellos que descansaban sobre fría dermis. Era curioso pensar como dos personas tan absolutamente dispares habían logrado alcanzar el nível de estima que ellos se tenían... un numan, un vampiro. Caminó lento hacia la salida, medio apoyando la espalda contra la pared para deslizarse por aquella y buscar con ello tener algo de espacio. Ah... no, él no se lanzaría así como así contra el cuerpo foráneo.

Empero ganas sin duda no faltarían. Cuerpo creado por y para el pecado. Seguramente… seguramente Víctor estaba acostumbrado a ser alabado por un cuerpo que en Nocturna, sabía, no se llegaba a cubrir casi nunca. Y era comprensible. Ése torso masculino y marcado, esos brazos amplios, cadera estrecha... Se giró para evitar confusiones –aunque no lo eran – y abandonó el baño a paso robótico, estático, casi sin movimientos por su parte. Si bien nunca se había fijado en el cuerpo de un hombre había ido a enamorarse de uno que no compatibilizaba en absoluto con su forma de vida y pensamientos. Una vez fuera de la zona de peligro suspiró y cuando estuvo por llamarle, nuevamente el sonido del móvil se hizo eco en la habitación. -¿No responderás?- miró hacia atrás, intentando buscar aquellos ojos en los que infinitas veces se vio allí proyectado.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Jue Ene 09, 2014 11:50 pm

Sonrió al ver que tal como pensaba, las mejillas del castaño se habían coloreado de un fuerte color carmín. Seguramente aquél otro estaría más que satisfecho por haber asustado a alguien, ya que Víctor estaba prácticamente acostumbrado a verle aparecer de repente y desaparecer con la misma rapidez. Seguramente aquella era su forma de decirle "bienvenido" a Den-chan. Y una pequeña risilla que no pudo ocultar le obligó a volver el rostro hacia su pareja. Ciertamente aquél susto debía haber despertado nuevamente el lado nervioso de su pareja, porque ahora resultaba temblar como gelatina mientras preguntaba por lo que harían a continuación. No veía algún rastro de que el otro no quisiera, no, de ser así estaba seguro de que Dennis se lo diría, por lo que debían ser los nervios los que estaban haciendo que el maestro de a poco bajara la vista hasta toparse con el suelo. Quizá solo en ese momento debía de haber reparado en la falta de ropa del vástago aunque lejos de alejarse, el castaño se acercó hasta él para propinarle algunas caricias sobre el vientre que consiguieron que Víctor apenas sintiera algunas cosquillas por el suave y tibio contacto.
Sonrió malicioso al escuchar las nuevas palabras del maestro. Eso también le gustaba, esos pequeños juegos que se daban entre ellos, tal como la primera vez en que Víctor le había llamado Sensei mientras lo hacían. Obediente, se movió hacia atrás, volviendo hacia la habitación y plantando finalmente su cuerpo sobre la cama, tomando asiento sobre las tibias mantas que cubrían la misma y haciendo que algunos almohadones se movieran de su lugar. Con curiosidad el vástago miró hacia la entrada del baño, esperando a que el castaño se decidiera a salir de allí. ¿Nervios? Bueno, esa sería su segunda vez, aunque en particular, sería la segunda vez en que Den-chan tuviese sexo así que podía comprender que quizá aún no se sintiera demasiado afianzado en aquella situación.

Pero fue justo para cuando este salió que el móvil volvió a sonar y en esta ocasión el castaño si reparó en el mismo. Víctor se encogió de otros mientras miraba hacia otro punto de la habitación sin mucho interés, aunque no deseaba que aquello le molestase más mientras estuviera con Dennis. —No, no contestaré, pero si lo apagaré. —El vástago se puso de pie de un salto, aterrizando delante de Den para  plantarle un beso en los labios antes de marchar rápidamente hacia el comedor. En móvil parecía encontrarse cerca de Mostachan pues esta levantó la cabeza en cuanto el blondo pasó a su lado. —A dormir señorita y... —Tendió la mano hacia su móvil que estaba al costado opuesto del sofá y tras oprimir una tecla el mismo se puso negro y dejo de molestar. —Cuida esto por mi ¿sí? —Víctor se arrodillo junto al felino y tras dejar el móvil a su lado, le dio unas cuantas palmaditas suaves sobre la cabeza, a lo que la minina respondió con un suave ronroneo.
Ah, en verdad que su hija era realmente hermosa, tanto como sus dos padres...como Dennis en particular.
Y solucionado el problema del móvil, volvió hasta la habitación sin desear hacer esperar mucho más a su pareja, después de todo, no deseaba perderse del nuevo rol que Dennis estaba dispuesto a ocupar. Y se preguntaba, si desde aquella posición, podría ver aquello de lo que antes, algunos otros también se habían percatado. Ese jodido último tatuaje en su baja espalda, con una flecha apuntando directamente hacia aquél lugar. Sin duda su padre era un gran pervertido, lo había creado de tal forma que su cuerpo fuera un verdadero juego con el cual deleitarse a gusto y placer de su pareja, por eso no importaba si iba arriba o abajo, porque de alguna forma, su naturaleza ya venía preparada tanto para recibir como para dar.

Volvió al lugar y al verlo aún de pie no pudo evitar el pasar sus dedos por sus costados y enredarlos tras su espalda en un firme y cercano abrazo. Sus orbes verdes se encontraron de frente contra las del castaño mientras su sinhueso abandonaba el hogar para salir en busca de humedecer los labios ajenos, antes de que depositara un nuevo beso sobre los mismos. Quizá fuera bueno que le diera una mano al castaño para romper con su nerviosismo. Por lo mismo su lengua paso a golpear contra los labios de Dennis, pidiendo permiso para adentrarse en aquella tibia cavidad donde siempre era bien recibido por la sinhueso ajena.


La flecha:
En realidad no se ve bien D: pero fue la imagen menos perver que encontré(?)


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Vie Ene 10, 2014 5:20 pm

¿Apagarlo? Si bien antes se sintió nervioso las palabras del contrario al hacer referencia al aparato lograron encender las mejillas del maestro a un nivel supremo. Estaba ahí, delante de todo un Dios para muchos, una deidad para la mayoría de los que frecuentaban el bar y éste... éste estaba dispuesto a desatender a todo y todos por él: Por un maestro de pacotilla con más problemas que soluciones a las ecuaciones de la vida. Le miró con ligera expresión afligida en lo que el otro abandonaba el lugar. Un beso rápido calló todo lo que podría haber dicho. ¡Era todo tan vergonzoso! Intentó calmarse mientras se sabía fuera del alcance de la mirada del blondo e incluso procuró moderar una respiración que se hubo disparado, estaba totalmente loco por él y no era nada bueno saber que... Bueno, que quizás compartirían algo más que besos era... No, no. Espera. ¡Se lo había dicho! Le había dicho que ellos harían... Se dio aire con una mano pero escucharle hablar con Mostaza hizo que el maestro calmase su expresión. La pequeña seguía ahí, enroscada en los pies de la cama y muy posiblemente no se movería hasta que de nuevo sintiera el estómago vacío: Calentita y sin hambre estaba totalmente dispuesta a descansar. Estaba a escasos pasos de la cama observando hacia la puerta, pronto... ellos... Y ahí estaba su pareja. Bueno, Víctor no le había contestado a la declaración: Aunque tampoco le había rechazado. Simplemente se trataban cómo de costumbre, aunque las cosas habían cambiado de manera desmesurada: Ése vampiro no era el frío temerario que se introdujo en su casa, en absoluto. Ahora el rubio parecía disgregar otra aura, otro color. Perdido en aquello el contrario hizo acto de presencia y como si estuviera intentando despertar de su ensoñación el maestro dio un ligero respingo y así... las manos del contrario se anudaron en su espalda y él avanzó hacia ése otro cuerpo para poder condecorar el abrazo con cercanía.

A duras penas la lengua del vástago se hizo presente sobre ya humedecida boca, los párpados propios fueron cerrándose poco a poco al tiempo que su cabeza se ladeaba mínimamente para otorgar mayor comodidad y que las narices de ambos no interfiriesen en lo más mínimo en aquel delicioso contacto que a duras penas estaba iniciándose entre ambos. La perteneciente se abrió pero no para darle entrada libre, no. Estaba nervioso, seguía temblando por culpa de aquel ser que pudo conocer en el baño del blondo, no obstante, se permitió una jugada nueva y es que con los labios, sin hacer en absoluto ninguna presión con los dientes, atrapó aquella fría húmeda, presionándola lo justo para que el otro creyera que le mordería la misma empero lejos de ello el castaño avanzó en posiciones y aún con la sinhueso foránea atrapada su rostro se hizo hacia delante engulléndola, marcándola.
Los dientes se dejaron sentir pero nunca hizo ademán de ataque con los mismos, en absoluto. Prosiguió con ése gesto hasta que... Retrocedió, sin soltarle, empero y antes de llegar a la punta de nuevo pareció estocar aquella otra de textura similar: Ah, sí, parecía estar otorgándole una... Felación, pero en la lengua. Poco a poco y para cuando la lengua contraria estuvo nuevamente internada en su boca soltó el agarre protagonizado por su comisura enrojecida por el burdo contacto y procurando pillarle inadvertido no lo dudó ni un segundo y se volcó en aquella otra, recibiéndole con tanto esmero como deseo. Su propia boca se abría y cerraba buscando atraparle a él, conseguir aire... El vampiro parecía haber cumplido el cometido de relajarle, sin duda. Pero realmente, ¿Cuántos besos habían compartido que fueran así de intensos? Saliva llegó a escurrir por un costado e hizo húmedo y traslucido camino hasta su mentón. Estaba perdiéndose en un placer que sólo había vivido con él, con su vampiro... con su novio.

Manos tan temblorosas como el resto de su anatomía lograron, por fin, mover posición (O mas bien, atreverse a hacerlo) y así fue cómo movido por el impulso y no por la razón que acostumbraba a predicar, sus dedos se perdieron en la rubia mata de cabello de ése que estaba entregándole todo tipo de sensaciones. La diestra quedó totalmente perdida en esas finas hebras y buscó el modo de coger pequeño matojo de cabellera por la parte baja de la nuca: No con fuerza, pero si le obligó a tener su boca aún adherida a la suya, aunque estaba claro que si uno de los dos debía separarse, ése era él y no Víctor, pues de los dos los únicos pulmones que cumplían función eran los suyos.

Gimió dentro de aquel beso y dio un pequeño y primer paso. No sabía que hacer: ¿Parar? ¿Ir a por los dulces? ¿Al sofá con su pequeña? Aunque... también podrían disfrutar de un rato a solas. Tras mes y algo más de conocerse únicamente se habían acostado una vez, y el temor a que Víctor buscase lo que le faltaba fuera... No, vamos, no podía engañarse a sí mismo. Aunque dolió excesivamente el placer del que se vio envuelto después fue exquisito, abrumador... Quería repetirlo. Quería ser suyo y que el otro también le perteneciera.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Vie Ene 10, 2014 9:52 pm

Oh~. Quizá debería admitir que estaba cumpliendo su tarea al librar al castaño de su nerviosismo y el posible temor que hubiera sentido tras ver a aquella criatura, pero además, Dennis estaba haciendo algo que no se esperaba y que en la mente del vástago le hizo llamarle "pervertido", aunque no negaría que él era tan pervertido como aquél, pues resultaba que había descubierto un nuevo y desconocido gusto al momento que el otro le chupara de aquella forma la lengua. Observó al otro por unos cuantos segundos mientras se dejaba a aquello, antes de que lo mismo volviera a convertirse en un profundo beso que le llevó a acariciar con la punta de sus fríos dedos la espalda del humano. Aquella piel lechosa no tenía ni una sola marca, ni siquiera una pequeña cicatriz y resultaba ser sumamente apetecible al tacto, mucho más para una criatura oscura como él, después de todo, no negaba que el sexo seguía siendo una parte importante para los de su especie, después de todo, muchos utilizaban el poder de la seducción para lograr el sometimiento y poder así alimentarse con facilidad, así que era algo que prácticamente venía unido a su naturaleza, aunque él muchas veces pensaba que fallaba rotundamente en lo mismo. Ciertamente lograba atraer a otros a su cama y robarles parte de su vitae, aunque había terminado separando a aquellos de los que bebía y a aquellos pasajeros con los que nunca se involucraba por más de una noche. Obviamente Dennis no se encontraba en ninguna de las dos categorías, pero de él le atraía tanto la idea de poseer su sangre como su cuerpo, además del demandante hecho de que lo quería solo para sí y por lo mismo, estaba dispuesto a desechar todo lo demás sin siquiera volver a mirar hacia atrás. Ah, ¿no había sido él estaba vez el que había caído en el juego de seducción del castaño?

Su lengua gustosa se refregó contra aquella perteneciente a su humano, dejándose acercar por aquellos dedos que le sostenían ahora por el cabello, acercándole aún más hacia él. Curioso que no buscara separarse aún de él para recuperar el aire, pero no era tampoco como si Víctor le fuera a dejar escapar lejos. Ya había dejado durmiendo a la pequeña de ambos, el móvil se encontraba apagado y los dulces no irían a ningún lado, así como tampoco Dennis. Sus brazos se apretaron contra la espalda de este, haciendo que sus torsos se encontraran el uno al otro, el del vástago golpeando con su frío natural a aquél que mantenía una temperatura estable. Tan mojado... ¿Se estaría ahogando?
El vampiro sonrió tras despegar sus labios apenas por un par de centímetros de los del castaño para concederle a este algo de aire. Sin embargo, no se detuvo allí. Lamió sus propios labios antes de erguirse un poco hacia abajo, apoyando la lengua en lo bajo del mentón de su pareja para poder lamer desde allí y hacia arriba, hasta los mismos labios del humano. Tenía que hacérselo saber, que ya no tenía escapatoria, que le dejaría probar lo que deseara, pero que por esa noche ya no dejaría que cambiara los planes, porque de ahora en adelante tendrían mucho tiempo por delante para comer y restar junto a su pequeña, pero instantes como esos, al menos Víctor no quería retrasarlo más. El sonrojado rostro del otro no conseguía más que desearlo aún más y su cuerpo también parecía responder a aquella necesidad. —Tendrá que hacerse responsable sensei, después de todo, no tiene a cualquier persona entre sus brazos. —El vástago sonrió con un cierto brillo lascivo en su mirada que no estaba dispuesto a seguir ocultando.

Había conocido a Dennis a través de una mordida y una masturbada, y si esperaba que ahora se quedara quieto sabiendo que ya eran el uno del otro, pues entonces se equivocaba rotundamente. Podía ser bueno en la cama cuando no habían sentimientos de por medio, pero por primera vez desde tiempos olvidados, se estaba enfrentando a la mezcla más letal que podía existir para alguien como él, amor y deseo, ¿podría haber algo más fatal? Sí, lo había, pero no era nada de lo que fuera a preocuparse ahora, no cuando tenía a su presa entre sus brazos, no cuando su lengua se paseaba ahora por el costado del cuello de Dennis y desembocaba en el fino lóbulo de una de sus orejas. La punta de su sinhueso movió juguetona aquél pedazo de piel antes de que sus dientes se hicieran presentes y tironearan del mismo con suavidad, o al menos la necesaria para que aquello no doliera. Y sus manos tampoco se quedaron quietas por mucho más, sino que comenzaron a descender por la espalda del numan, colándose evidentes bajo aquella tela que se había calzado el castaño. Ah sí, sentir aquél calor era realmente atrayente...deseable...lo quería. —Den-chan. —Susurró el nombre del otro  contra el oído de este mientras una de sus manos rodeaba y apretaba una de las nalgas del castaño.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Vie Ene 10, 2014 10:29 pm

Intentó hacerse con el aire perdido con brusquedad, cómo si al tomarlo con rapidez fuera a recuperar antes el hálito, algo totalmente incierto pero en esos momentos, la lucidez no le acompañaba en absoluto y prueba de ello era que a pesar de estar ahogándose no se permitió separar su comisura de aquella otra hasta que el foráneo no finiquitó el gesto. Manos enroscadas en lo profundo de aquella marea rubia tiraron sin demasiada gentileza de aquellos mechones que se enroscaban entre sus dígitos, lengua traicionera estaba ahora sobre su piel: Víctor tenía sobre él un punto de ventaja importante. El hecho de no necesitar respirar ya obraba milagros para que el que deseaba volver a ocupar su comisura contra esa piel. Con escalofríos recorriéndole cada centímetro el cuello del maestro se estiró muy ligeramente hacia arriba para mostrar más de lo desprotegido. ¿Responsable...? Abrió los párpados y como si hubiese recaído en la dureza en los pantalones de Kai en ése mismo momento sus mejillas se hicieron del más profundo carmín una vez más. ¿Se daría cuenta Víctor de todo lo que le provocaba? Verdaderamente, esperaba que no. –Cierto... No tengo a cualquiera... Tengo al mejor.- arrastró las palabras entre jadeo, suspiro y gemido, y es que hablar mientras procuraba recuperar el aire a la vez que intentaba no desfallecer por las lamidas repetidas del vampiro era tarea francamente complicada para quién a duras penas estaba iniciándose una segunda vez en aquello. Con la comisura ligeramente abierta y su gesto divulgando el mismo deseo que pudo apreciar en su pareja, bajó el rostro y besó parte de aquella mata que intentaba ser una segunda piel para con la suya y dedos ahí afianzados dejaron de ejercer tanta presión para tornarse aquel gesto anteriormente ejecutado algo similar a un abrazo.

¡Ah! ¿Q-qué hacía? Por mera inercia a lo llevado a cabo por el vampiro los hombros del maestro se alzaron, como si buscasen de proteger ése oído tan gratamente atendido por el que se encontraba adherido a él. Su... Su boca... Gimió de nuevo aunque esta vez fue culpa de ése susurro. –N-no... no hagas... E-ah... eso...- ¡Por todos los...! ¿Cuándo había llegado su mano allí? Movió las caderas hacia delante para escapar de la palma que rodeaba su nalga pero lejos de lograr su cometido la dureza de Víctor se le clavó en una pierna. Notándola aún y por encima de la ropa. Era... ¿Era más grande de lo que recordaba o se trataba de mera sugestión? Sus dedos se movieron por encima de la nuca de su compañero y entre caricias titubeantes y claramente primerizas descendió para atender el inicio de su espalda, aunque más que rozarle, lo que hizo fue anudar sus propias manos entorno al cuerpo del blondo. –Quizás...- ahí estaban, se las ingenió para encararse a su pareja. Deseaba, no, necesitaba verle a los ojos para hablar. Le dio un corto y casto beso sobre aquellos húmedos e hinchados por la fricción. –... Quizás antes de intentarlo... Debas enseñarme.- ¿Debería prepararle? ¿Y si le hacía daño? Ahh... Deberia haber atendido más a las clases de atención sexual que daba uno de sus compañeros de trabajo pero hasta ahora ése tema era algo lejano al que prefería no entrar. No hasta que una masturbación junto a un mordisco le llevó a enamorarse perdidamente de un casi desconocido. Uno que ahora sí conocía y si podía gritar que amaba. Le importaba más bien poco que el resto pensase que aún no tenían historia a sus espaldas como para que el sentimiento fuera tan fuerte: Pero era algo que no podía ni quería remediar.

Al terminar de hablar aprovechó la nueva posición para morderle un pómulo, sin ningún tipo de fuerza, de manera cuidadosa incluso. Toda esa fría piel le atraía: Toda. Aún quedaba tanto por descubrir de la misma que el solo hecho de intentarlo ya lograba que su entrepierna reaccionase... aquello era verdaderamente vergonzoso. Manos anudadas en la espalda de su acompañante vagaron lentamente por toda la extensión de su espalda y así, llegó también al trasero de su pareja, aunque por su parte no se atrevió a más que a rozarle por encima de la ropa interior, única prenda que cubría al rubio exhibicionista. Dedos finos agarraron una de las nalgas de su pareja, la soltaron y posteriormente volvieron a agarrarla, amasándola de manera torpe pero no por ello menos firme o carente de deseo: Práctica, todo aquello se solucionaría con práctica. Temía no satisfacer al contrario por lo que aprendería de lo que éste le hiciera, de lo que ya le había hecho y le arrancaría más gemidos que nadie. Quería ser el primero, no únicamente de tener libre permiso para ir al hogar –incluso de portar consigo la llave del piso-, si no también ser el primero en conseguir orgasmos fuertes e impactantes. Quería hacer temblar su cuerpo, sí, desde luego, pero también la psique de un vástago que se había topado con quién, con práctica, se convertiría en todo un escándalo sexual.

Rol Off:
XDD Me he acordado que acá se debe preñar, así que pensé que dejemos lo de ser seme para otra ocasión... O en la siguiente ronda tras los dulces *guiño guiño*




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Vie Ene 10, 2014 11:37 pm

[size=12]Sonrió al sentir como el otro escapaba del tacto de su mano. Era más que seguro que el otro ya se debía de haber dado cuenta de la dureza entre sus piernas, pero la misma no era más que culpa del maestro y de todo lo que arrastraba al vástago a desearlo, a querer follarlo por una segunda, tercera y todas las veces que le siguieran a aquél. Sí, tal como Dennis se lo había dicho aquella noche en el Nocturna, él lograba que el vástago sacara lo peor de sí mismo. Aunque dependía de la perspectiva de cada uno lo malo que "lo peor" del vampiro pudiera llegar a ser. Una última lamida a aquella pequeña porción de piel del oído del numan antes de que sus miradas quedaran nuevamente frente a frente. Ah, así que deseaba que le enseñara antes de proceder ¿hm? Eso no sería ningún problema, sobre todo porque eso daría pie a una segunda ronda ¿cierto? Ah, también se estaba volviendo un vicioso por culpa de aquél otro, aunque si se volvía adicto a él realmente no le importaba, porque ahora estarían juntos. ¿Se estaba despertando también? Apretado de aquella forma contra el cuerpo del castaño, le pareció rozar su entrepierna con la suya propia y por lo mismo, le pareció que también esta estaba tomando vida. Una suave risita escapó de entre sus labios al sentir aquella mano inexperta sobre su nalga y es que, tímido como resultaba ser Den, no se había atrevido a adentrarla bajo su ropa. —Bueno, entonces por ahora yo seré el sensei. —Sus labios dejaron ver una perfecta sonrisa en la que incluso sus colmillos se dejaban ver apenas. —Así que presta mucha atención Den-chan, así quizá luego puedas superar a tu sensei y convertirte en todo un íncubo. —Una lamida contra una de las mejillas del castaño finiquitó las palabras del nuevo autonombrado maestro, mismo que llevó sus manos hasta la cadera del castaño antes de dar un paso hacia el frente y arrastrarlo consigo hacia la cama.

—Lo haré lento solo para que no te pierdas ningún detalle. —Y lo disfrutaría por supuesto. Le guiño un ojo al castaño antes de que terminara por llevar el cuerpo del mismo hasta donde las piernas del numan se terminarían por encontrar con la cama y por lo mismo, caería irrevocablemente. —Primera nota Den-chan. —Víctor se irguió hacia adelante, dejando ambas manos apoyadas sobre los límites del colchón. Su mirada se encontraba sobre la del otro y aquella expresión divertida no se había alejado de su rostro. —Sé decidido y por sobre todo, no preguntes, porque créeme que me va a gustar lo que sea que me hagas además, por instinto creo que sabrás lo que está bien, así como lo hago yo contigo. —Y con él probablemente Dennis tuviera una misión algo complicada si ocupaba el otro lado en algún momento, porque Víctor admitía que le gustaba el sexo fuerte, pero por aquello mismo sería una perfecta delicia el entrenar a Den-chan para convertirlo en un perfecto manipulador a la hora de follar. Una nueva lamida sobre sus propios labios antes de avanzar sobre el castaño, tomando lugar entre sus piernas, las mismas que corrió un poco más hacia arriba con ayuda de las suyas propias. No se dejó estar por mucho más y sus manos se hicieron presentes sobre el torso del castaño, recorriendo el mismo desde sus caderas hasta el cuello y hombros de aquél, al tiempo que el rostro del blondo se acercaba más y esta vez procuraba una larga lamida por los labios ajenos. En realidad, más que explicar, era simplemente permitirle que experimentara con calma y se hiciera con la experiencia a base de memoria sensorial para poder hacer algo no parecido ni similar, sino algo que tanto a él como a su pareja les gustara. Sí, que Dennis tomara su propio accionar sería lo mejor y era también lo que más entusiasmaba al rubio, el poder descubrir lo que su tímido compañero pudiera llegar a hacer una vez que se encontrara algo más desinhibido.

Antes de besarle procuró observar a aquél mar verde en el que parecía reflejarse y con una mirada ardiendo en lascivia tomó nuevamente de aquellos labios, negándose a pedir permiso antes de entrar en la boca de aquél otro, y mucho menos antes de que una de sus manos bajara suave en un recorrido que terminó momentáneamente sobre el pezón del castaño, el cual paso a llevar como si se tratara de un pequeño botón sonrosado y duro. El mismo fue apretado con suavidad entre los dedos del vástago. Así, como una ola contra la que no puedes nadar, más solo puedes dejarte arrastrar, así era el vampiro en aquél momento.
off:
r="off"]cierto xD entonces lo dejamos para después de los dulces *A* y que no se te olvide el +18 en el tema D:


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Sáb Ene 11, 2014 1:13 pm

Aquel de cabellera castaña cayó bruscamente contra la cama, quedando sentado contra la misma al no esperarse que la parte posterior de sus piernas dieran de forma tan repentina contra el mueble que sería nuevamente testigo de la unión impura: ¿Serían castigados? ¿A UT le gustaría que uno de sus hijos se encamase con un numan cómo él? Bueno, toda duda bien era disipada cuando su vista enfocaba al que le hablaba con ése deje prepotente cargado sin duda en jolgorio. Ahh... Víctor parecía estarse divirtiendo con la situación y él, a pesar de todo, se sentía estúpidamente ridículo al tener que acudir al experimentado para saber cómo desenvolverse entre las sábanas. –Pero si no pregunto y no quieres...- no estaba de acuerdo del todo con aquella primera norma, sí, sabía que el instinto le guiaba, así fue en su primera vez y durante la ejecución de tantos besos compartidos, a fin de cuentas, pero no cuestionar nada durante la ejecución del acto le resultaba cruel. ¿Y si no le gustaba? ¿Y si el otro no quería...? Su jade se abrió de par en par cuando manos frías se inmiscuyeron dentro de la camiseta que no hacía ni cinco minutos traía puesta y un fuerte estremecimiento surcó su cuerpo entero, a pesar que ése vástago podría reducir su existencia a la nada de un solo golpe, éste actuaba suave sobre su piel. El maestro alzó dubitativo ambas manos y estas contornearon los desnudos costados de quién se encontraba sobre sí, aplicándole caricias lentas aunque no por ello menos densas y es que por primera vez no tocaba únicamente con la yema de los dedos, si no que se valía de todo el largo del dedo en cuestión para llenarse de la carne contraria, para que le notase en cada movimiento. Aquello era sumamente desquiciante, altamente provocativo. No sabía por qué pero tocarle le encendía aún más, participar en aquello era... extraño y la presión en su vientre no hacía más que crecer.

No estaba familiarizado con todo aquello que el blondo ya conocía de primera mano, cierto, pero la curiosidad de éste le llevaría a desear romper todas las barreras y ser único conquistador de ése cuerpo creado especialmente para el placer de los sentidos. Uno de sus rosados fue atrapado por dedos traviesos y el que se encontraba debajo por segunda vez tembló, gimió. –V-...víct-- Pero tan siquiera terminó la oración, le abordó con un beso húmedo que no le permitió pensar en nada más. Si bien en algún momento pudo sentirse cohibido o inseguro aquel proporcionado le hizo olvidar su inexperiencia para centrarse en el placer de ambos. Sus palmas reanudaron caricias y centró las mismas en las caderas del vampiro, amasando toda piel bajo sus dedos en intento claro de marcar territorio y hacer acto de presencia. Dennis no era celoso, confiaba ciegamente en Víctor, pero saber que marcas suyas podían quedar entre esa tinta y piel le enloquecía de un modo casi libidinoso. El maestro no podría jactase de seguir siendo el mismo, pues a pesar de los rubores y de su atropellamiento fácil en las oraciones se había vuelto... ¿Pervertido? Si. Posiblemente aquella fuera la palabra que buscaba. ¡Pero era su culpa!
Su lengua se movía por cuenta propia buscando siempre el roce continuo y casi desesperado de aquella otra que, aunque fría, era tan suave y húmeda que le ofrecía toda clase de sentimientos y sensaciones escondidos tras tantos años de celibato. Pero Kai se encargó de romperlo todo con una masturbada, la primera de su vida. Y ahora... Ahora hacía lo mismo, convirtiendo al tímido en alguien qué disfrutaría una vez más de una sesión de sexo experimentado, jugoso. Apartó su boca de la de su pareja para tomar bocanadas de aire e hizo la cabeza hacia atrás, casi sabiendo o imaginándose que el otro volvería a reanudar el beso antes de que por su parte calmase la ansiedad evocada en sus pulmones. Aquello era tan delicioso... En vez de estirar las piernas, el que contaba con menos años terrenales alzó aquellas dos extremidades entapiadas por amplio pantalón y rodeó la cadera del ser de la noche, pudiendo notar nuevamente la dureza foránea, una que sin duda se asemejaba a la que él mismo escondía bajo las capas de tela. ¿Cómo podía...? Se excitaba a duras penas con un roce, se movía por puros instintos. Aquello era verdaderamente placentero, alocado.

Abrió poco a poco los caídos y la imagen que se encontró le robó ése aliento que con tanto esfuerzo logró recolectar: Ahí estaba el rubio, justo sobre su cuerpo con una sonrisa que muy posiblemente evidenciaba los siete pecados capitales al completo. Oscuro tatuaje que nacia en su cuello parecía estar apuntándole a él, a quién a pesar de sus temblores estaba bajo un cuerpo que quitaría el sueño a más de uno. Despacio reculó la posición de sus manos y una de aquellas pasó ahora a tocar dónde el tatuaje paralelo sobre la altura de sus tetillas parecía estar decorado con dos alas inconexas, oscuras. Dedos gentiles palparon la zona y resiguió el contorno del mismo hasta que una lujuriosa mirada hasta ahora no advertida ni mostrada apuntó al propietario de dicha tinta: Por UT que cada tatuaje le atraía de manera inequívoca. Quizás si se tornase en un íncubo.. Pero sería en uno totalmente rendido a un cuerpo que poco a poco, iba conociendo.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Víctor "Kai" Moonspell el Sáb Ene 11, 2014 5:10 pm

—Si algo no me gustase creo que te lo diría... —Su lengua se paseó por el cuello del otro en cuanto sus bocas se separaron, sin querer dejar el contacto con aquella dulce y tibia piel. —¿Acaso tu no me lo dirías? —Los orbes refulgentes del vástago observaron ahora desde una nueva altura al castaño. Claro, hacer algo que a él no le gustase...si aquello pasaba no quería que se lo callara. Así, tal como le había hablado antes, Víctor quería saber cuándo algo le parecía y cuando no. —Es lo justo ¿no crees? Yo quiero saber lo que a ti te gusta y deseo que tu sepas lo que a mi también, por eso te lo digo, no preguntes, solo hazlo, porque tu respuesta vendrá sola. —Aunque quizá debería de decirle que sería muy extraño el que hallase algo que no le gustase hacer en la cama, pero quedaría como un absoluto pervertido delante de Dennis y a pesar de que lo era, no quería que se enterara de aquella forma. Sonrió mientras una de sus manos ahora volvía a colarse por el cuello del otro, haciendo a un lado algunos cabellos para dejar la tersa piel expuesta ante su boca, misma que se acercó hasta la zona al finiquitar aquellas palabras. Las piernas del otro estaban sobre su cintura y por lo mismo, en trasero de Den-chan se rozaba contra su miembro ya despierto. Y de alguna forma lo estaba haciendo, ir tomando su papel desde el ángulo en el que estuviera, y lo hacía de maravilla hasta ahora. Lamió el hueco entre el comienzo de la mejilla del otro y su cuello, pero no se quedó solo allí, sino que su boca se abrió sobre la misma zona, dejando escapar un vaho de aire frío que logro que la piel del castaño se erizase. Dulce. La lengua del vástago lamió su propio labio menor antes de dejar que sus dientes saludaran a aquella misma zona, mordiendo solo lo suficientemente fuerte como para que una leve marca quedase allí. Mío, pensó al ver la misma que había dejado.

Un ligero empujoncito por parte de su cintura para recordarle al otro que le tenía allí, completamente a sus pies. La sinhueso de Víctor recorrió desde aquella marca que había dejado hacia abajo, hasta tocar con la misma la clavícula. —Mmm...¿ves? Te dije que la ropa en algún momento volaría por los aires. —Sonrió ladino antes de arrastrar ambas manos por la cintura del castaño, hasta hacerse con los bordes levantados de la camiseta. Sin embargo, para poder quitarle aquella prenda debería de levantar un poco los hombros de Dennis, por lo que le tomó de las manos y le jaló contra su cuerpo, sosteniéndolo por la espalda al tenerlo contra él, librándose así con una de sus manos —aunque no sin ciertos problemas— de la delgada camiseta que por unos momentos había tenido el honor de entapiar la piel de su pareja. Si ni siquiera sabía para que había querido cubrirse con aquello...¡ow! si, por el frío. Sin embargo no devolvió al maestro contra las mantas, sino que dejó que este se quedara allí contra su piel. —Siento no ser más cálido. Pero creo que por esa falta es que me gusta tanto el que despide tu cuerpo. —Y eso era algo que UT no le había concedido a ellos, no había corazón, no habían órganos que funcionasen constantemente, solo había una imperiosa necesidad de sangre que le seguiría a él y a su estirpe por todos los años que su existencia siguiera adelante, aunque quizá luego lograra poder aguantar más días sin tocar el preciado líquido vital de Dennis. Sus manos recorrieron con la punta de los dedos la espalda del otro, tocando cada punto de la columna. —Creo que ya te has dado cuenta de que en realidad me gustas mucho. —Las palabras rozaron contra el cabello del otro mientras su boca se paseaba por sobre uno de los oídos del castaño, aunque no deteniéndose en aquella zona.

Una de sus extremidades descendió y manteniendo aquella posición, se coló bajo la ropa del castaño, tocando la piel caliente de una de las nalgas del otro. Con aquello mismo realizo un pequeño empujón hacia arriba con tal de dejar el cuerpo de su pareja ahora acomodado sobre sus propias piernas, apegando en el proceso su cintura a la de él y su boca al cuello del castaño. Admitía que le gustaba aquello, poder hacer y deshacer tanto por su fuerza como por la experiencia en aquellos terrenos, pero también admitía que con Dennis era algo de cierta forma distinta, le gustaba, lo quería, tanto que estaba dispuesto a cambiar su entorno para poder estar con él más tiempo, y por ello quería hacerle vibrar sobre la cama, que fuera el único capaz de llevar aquél cuerpo más allá de las nubes.


~<3:
No apto para Sven(?):
avatar
Víctor "Kai" Moonspell
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : En algún lugar...depende de la hora quizá

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Dennis T. Edmond el Sáb Ene 11, 2014 6:42 pm

No pudo evitar reírse, no, siquiera procuró cubrir el gesto de aquella felicidad que le envolví al compartir tiempo, espacio y cama con él. –Realmente creía que iríamos a por los dulces luego de la cena, Vi-chan...- pareció sonar incluso quejumbroso al repentino cambio de planes por parte de ambos y es que tal y cómo ambos cuerpos se atraían por una fuerza gravitacional extraña e intensa, la cama hacia lo propio con unos cuerpos que ahora, por culpa del gesto del blondo, estaban arrimados en un abrazo prieto, intenso. Era increíble cómo su cuerpo era tan fácilmente manipulado, cómo Kai era capaz de hacer y deshacer. Su cuerpo, ése que no hacía mucho se encontraba sobre el colchón ahora descansaba con las piernas separadas sobre los firmes y turgentes muslos del vástago, quién parecía encantado de tenerle ahí. –¿Bromeas, Víctor? La temperatura de tú cuerpo me recuerda quién eres.- murmuró, ciertamente con vergüenza pero no podía desaprovechar la oportunidad de sincerarse. El hecho de que el foráneo le dijera que le gustaba... Aquello, aquello si era increíble. –Eres uno de los que vagan por las noches, uno de los que deberían vivir por y para la sangre... Y a pesar de ello, Ví-chan me cuida.- hablaba de manera costosa. ¡Por UT! ¡Qué cesase el contoneo de esas...! ¡¿Dónde iba?! Gimió una palabra, quizás la que seguía a esa oración, cuello herido quedó encarado a la boca del malhechor y eso no hizo más que excitar a un maestro que pronto se declararía un total pervertido por culpa de los actos de ése que le volvía loco en su totalidad: No, no podía ser normal que todo le causase ése cosquilleo en el vientre. –N-no digas esas cosas cuando estás desnudo.- masculló, rotando el dedo con suavidad para enredar mencionado dígito en lo fino y suave de ése pelo, aunque dejó de hacerlo para así llevar las manos a diferentes parámetros: Una sobre quedó afianzada sobre el hombro del contrario, asegurándose quizás que no caería, aunque mano afianzada a su trasero y la otra en su espalda le decían que el vástago no permitiría aquello.

La otra palma se abrió paso entre aquella marea de suaves cabellos y atajó sin más al contrario por la nuca tal y cómo hizo anteriormente aunque esta vez hizo un intento por parecer más imperante y apartó mínimamente la boca de su pareja de su piel para alinearse –aunque él mismo estuviese más arriba- a aquella otra tan sublimente apetitosa. Ambas cinturas se unieron cuando el castaño se aproximó lo máximo que le fue posible y junto al gesto aseguró la planta de ambos pies sobre el colchón, aquella... Aquella sería una posición realmente sensual si es que el vampiro tenía pensado hacérselo así: Podría mirarle y tocarle durante el acto y aquello, aunque pareciera absurdo le era necesario... Era su segunda vez, sí, pero no dejaba de sentirse nervioso e inexperto delante del barman. No le importaba cuantos habían bajado la bragueta de éste, pero si era sabedor que muy posiblemente lo que él pudiera ofrecerle estaba muy, pero muy lejos de ser el mejor sexo que éste tuviese. Ah, claro, él no pensaba en que Víctor se sintiera mayormente satisfecho por el hecho de quererse el uno al otro u así, el maestro creía de manera fehaciente que el placer erradicaba en la técnica... Y bien podría jurar que el vástago la hacía de manera exquisita. –E-es extraño...- de nuevo ése nerviosismo ya típico afloro y cómo un niño que no entiende el motivo de su primera erección se llevó la mano que anteriormente arrastró el cabello foráneo hacia atrás al lugar dónde la ropa le apretaba, mirándole lastimero. Aunque el hecho de estarse sujetándose el pene a tan poca distancia del otro sus nudillos rozaron aquel otro ya despierto: Era como un barra de hielo palpitante y a pesar de haber ropa por medio pudo adivinar incluso que estaba ligeramente húmedo... y quizás por ser conocedor de ello, él mismo disgregó esperma por la punta, manchándose la ropa interior.

-M-me haces sentir siempre extraño.- deseaba hacerle sentir culpable de aquello, pero conociéndole muy posiblemente el de rubia cabellera se sentiría orgulloso de causarle aquel tipo de vergonzosa apariencia. Su trasero se contoneó un par de veces y los primeros jadeos se dieron a mostrar cuando la inercia del movimiento logró que lo sujeto recibiera una muy mínima atención, pero la suficiente cómo para desear más...: No. Concretamente, la menester para desearle a él. -Q-quiero...- Oh,bueno, no estaban en la cama para no hacer nada, eso era algo que ambos sabían.




<3:
avatar
Dennis T. Edmond
Humano
Humano

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet home. || Priv. Víctor. || +18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.