Encarcelados en un mundo donde fueron programados para vivir. Para servir a los humanos que hicieron su creación. Los hombres arrasaron con todas las mujeres del planeta convirtiendo un nuevo mundo en solo la raza masculina. No hay diferencia de géneros, se han convertido en uno solo. Prostitución, luchas, tecnología avanzada, nuevas jerarquías… Caballeros, bienvenidos al paraíso…

Homines Hortum.



BITE ME, BABY







Conectarse

Recuperar mi contraseña








¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Miér Jul 19, 2017 2:21 am.







Últimos temas
» Saint Seiya Gold Myth
Lun Jun 29, 2015 10:51 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:58 pm por Invitado

» What's Up!? The Rules—
Lun Feb 16, 2015 9:15 pm por Kyochi Kokonose

» khanes of war (Afiliacion Elite)
Dom Oct 26, 2014 11:21 am por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Sáb Sep 13, 2014 12:50 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 4:52 pm por Invitado

» Pokémon Elysium ROL [Cambio de Botón]
Miér Ago 06, 2014 7:06 am por Invitado

» [Re-apertura] Gizem - Normal [cambio de botón]
Jue Jul 17, 2014 10:26 pm por Invitado

» { Spectra Entertainment —Hermana [YAOI]
Mar Jul 08, 2014 4:16 pm por Gintoki “Grim” V. Sakata














MÁSTER TENNEN PAAMA
GINTOKI "GRIM" V. SAKATA
PERFIL - MP
TÚ OXÍGENADO ADMIN
VICTOR K. MOONSPELL
PERFIL - MP
ADMIN
BUSCANDO UN AMOR
PERFIL - MP







SOULMATE

GOLD


pandoralovers
SILVER

Academy Dark Wind

Pulse
Crear
Hatfield Universitiy
 
OnatabanaCrear foro
Bleach: Shadow Of Seireitei
Danger Clan
Infection Rol
OPPUGNO THE LIGHTS
Shinobi Wish Nova Orbis
Souls & Swords
Falthirien[k]ing Project
Sword Art Online (SAO) photo 3535_zps8cc7883a.gif
 photo 40x40-1.pngStanford University
London City RPG

Forbidden City

kuroshitsuji RolKiefer University

Game of Thrones
 Teen Titans New Generation
 Pokémon Soul

Baltofans-vocaloid
Shaman King Fukkatsu RolGakuen Shingetsu Rol
Pandora: Shin Seiki
League of Legends Rol
HOLYWELL CITY RPG

School Codes
Survival PokerCrear foroSG

Ciudad Hino [
Human DesireHell Guns RolDS
School of devil Wayi
BRONZE


DIRECTORIO





TOP

Shiki Topsite!
Vote for Homines Hortum at Top Site List PlanetOnigroup Top List
Vera's Tales TopsiteKuroi Bara Top List
 Wonderful Nightmare Top Site


BLOG'S

Forbidden Paradise
Mangas YaoiMangas Yaoi








PRÓXIMAMENTE







Este skin ha sido diseñado en su totalidad para el foro Reckless University, por su web máster Swag “Swaggie” X. McCoy, la cual fue muy amable en cedernos la totalidad del diseño para poder editarlo a nuestro gusto. la edición; el color, la historia y totalmente su administración es para el Staff de Homines Hortum; el cual no tiene ninguna objeción si alguna de las imágenes editadas que han de ver les guste y puedan tomarlas con el permitido crédito; cualquier plagio está completamente prohibido. El widget de Staff ha sido obra de Ramona de osc. Gracias por su tutoría de ayuda.
El contenido es obra de la administración de #Homines Hortum. Idea original basada del foro #Hortus Deroum el cual el administrador principal obtuvo el permiso de editar la historia y ambientarla de una manera diferente a la original. El foro quedo en estado inactivo. Idea original de #Oriana Ojeda, Ideas editadas y parte de la originalidad de #Gintoki “Grim” V. Sakata #. Diseño grafico realizado por #Gintoki “Grim” V. Sakata. Todas las tablillas son propiedad del #Staff de Homines Hortum. La originalidad es lo que llama la atención, no plagies. Se educado.


credits.
pictures: © zerochan, deviantart & we♥it
skin: © Reckless University
lyrics: © Gintoki “Grim” V. Sakata
© -



♥ Homines "Yaoi" Hortum




...Y después de la tormenta || [Priv. Noiz] [+18]

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ...Y después de la tormenta || [Priv. Noiz] [+18]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 17, 2013 7:54 pm

Su lengua respondió deseosa ante el contacto de la ajena, presentando batalla. Lamió y sorbió aquellos labios, la lengua del otro, ¿cómo podía desearle tanto? No era humano, un humano no podría provocar tales cosas en él y sin embargo, Natalie había demostrado que se equivocaba. No, no se equivocaba, era simplemente que habían puesto a un demonio en el cuerpo de ese vándalo y ahora allí le tenía, respondiendo a su beso mientras se hundía sobre su hombría. Por UT que podría repetir aquello todas las noches si era con él. Sus dedos se apretaron contra su piel en cuanto sus bocas se separaron, el uno buscando el aire aunque no yéndose muy lejos del vampiro y el otro, dejo escapar aquél aire frío contra el cuerpo del otro mientras una de sus manos se movía para delinear la línea que cruzaba de extremo a extremo por la espalda del blondo. Sus dedos delinearon la zona desde su cuello hasta un poco más abajo de su cadera mientras su otra mano le ayudaba a hundirse una y otra vez sobre su miembro. Sentir sus labios contra su cuello hizo que entrecerrara los ojos más para buscar concentrarse en todas las sensaciones que recorrían su cuerpo que por algo más. El interior del otro le estaba apretando de forma deliciosa con su calor y estrechez y él quería hacerle sentir el mismo placer.

El ardor de los rasguños por parte del otro hizo que apretara los dientes y sin embargo, aquello formó parte de todo lo que su cuerpo recibía justo en aquél momento. Sí, eran novios desde aquél momento y no importaba si nadie más que ellos lo sabían, todo lo que le importaba era Natalie, aquella criatura que sostenía entre sus brazos y que le había hecho sentir como nadie más en mucho, muchísimo tiempo. —Mío... —Fue la respuesta ante aquél grito con la forma de su nombre. —Eres mío y yo soy tuyo. No lo...olvides. —Su cuerpo se sacudió bajo los movimientos por parte del blondo y sin embargo, quería darle algo de aquél mismo estilo también, por ello fue que la mano que había llevado hasta la espalda del otro, ahora se dirigió hacia la cadera del rubio, siguiendo el camino entre sus cuerpos hasta hacerse de la erección del ajeno. Caliente, mojada, a la espera de más, sí, sus dedos querían darle más a aquella extensión del cuerpo del cantante, por lo que acaricio la punta del mismo, allí donde se hallaba aquél piercing; pero no se quedó solo allí, sino que siguió el recorrido del miembro del otro, arrastrando sus dedos hasta hacerse con la erección para comenzar a moverse alrededor de esta, masturbándolo al mismo ritmo de las caídas del otro sobre su miembro.

Su vista se dirigió hasta el rostro de Natalie. Quería verlo a pesar de que el otro parecía estar entretenido dejando nuevas marcas por su cuello y pecho. Ese vándalo, otra vez le haría reportarse al otro día con un traje hasta el cuello. Pero lo que más le molestaba, es que podía oírse diciendo mentalmente "está bien, si es él, si son marcas hechas por él", ¿En qué clase de masoquista se estaba volviendo? Apretó aquella mano que mantenía sobre la cintura del otro, tomando algo de fuerza en las embestidas, queriendo llegar hasta aquél delicioso punto en el que sabía, colmaría al blondo hasta llegar al éxtasis. Los dedos que mantenía sobre la cadera del otro dejaron marcas rojas por la presión del azabache sobre la piel. Era en momentos así que no podía comprender aquél deseo animal que el otro encendía en él, algo que no había vivido antes con ningún otro, como si hubiera estado esperando todo aquél tiempo por el vándalo, por aquél que ahora balanceaba las caderas sobre él, haciendo que aquella mariposa en su vientre se meciera tentadoramente. Se relamió antes de capturar una de aquellas manos con las que le había arañado antes, dejando la presión sobre su cintura por un momento, solo para poder llevar aquella muñeca hasta sus labios y darle una larga lamida seguida de un beso. Pero sus orbes que hasta entonces se habían mantenido sobre aquella extremidad del otro, subieron raudas para ver la reacción del ajeno. Sus dientes mordieron apenas con la punta aquella zona, aunque no tardó en permitir que sus colmillos dieran con aquella carnosa zona baja entre el pulgar y el dedo índice, clavándolos con cuidado allí mismo para robar algo del dulce vitae del rubio, pero también, para dejar su propia marca sobre él, una marca que se negaría a curar. Sorbió algo de aquél líquido antes de que una sonrisa se dibujara en sus labios. Incluso su vitae le hacía desearlo más.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ...Y después de la tormenta || [Priv. Noiz] [+18]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Mar Dic 17, 2013 8:33 pm

¿Qué si le gustaba tatuar el cuello del otro? Lo adoraba. Poco le importaba si a Orion le gustaban o no aquellas prácticas más bien de índole salvaje, las que dejaba contra su cuerpo no eran más que señales que evidenciaban quién era el dueño de esa nívea, fría y suave dermis. Suyo, jodidamente suyo. Estaba tan entretenido en su enmienda que lo frío de esos dedos le sorprendió y dio un ligero respingo cuando le sujetó de la erección. –Ah...- gemido truncado por el verdadero sofoco y por mera inercia los anillos rugosos de su anatomía prensaron aquello insertado como castigo, buscando ahorcarle como en la primera penetración de aquella noche, aunque verdaderamente el hecho de que su compañero estuviera ahora empuñándole y masturbándole se le hacía cuanto menos morboso. Lo sabía. A pesar de estar enterrado contra su cuello sabía que estaba mirándole, no entendía de qué manera el otro se hubo clavado en su organismo pero era capaz de adivinar acciones sin tan siquiera verlas. Otro gemido, su erección palpitó entre los dedos de su amante deseando mayor fervor en aquellos gestos que su fría palma realizaba para consigo. Meneó las caderas hacia su mano, empero aquello hizo menos densa las estocadas: Curiosa encrucijada. Si Tohru no cooperaba o bien recibía placer por el culo o por la polla. Con un gesto semi-molesto fue a decirle que se acoplase a los gestos, que intentase aproximarse más, pero...

... Ah. Su cuerpo tembló bruscamente, aquel que yacía sentado sobre las caderas del mayor se vio violentamente sacudido por las acciones del moreno y su fisonomía volvió a sentirse preso de una marea de sentimientos demasiado intensa, lengua lánguida y fría repasó el contorno de su muñeca, allí dónde sus venas azules palpitaban. Mantuvo el brazo estirado en su dirección incapaz tan siquiera de negarle lo que éste desease hacerle en aquel momento. Se lo esperaba todo, todo menos aquello. –¡Mierda! ¡S-saah...-anguijuelaaa-ah...- ¿Es que era un jodido masoquista? Cuando los colmillos del vampiro rompieron su epidermis para profundizarse en su calidez y dejar escurrir el vitae aquella erección rodeada por los dedos adyacentes creció de envergadura movido por el latente placer que lo que a un numan podría haber dolido en exceso, pero poco después, a duras penas el dolor de la punzada pasó vino aquel extraño placer que le envolvió del mismo modo que lo hizo la primera noche que se acostaron: Dios... Arqueó la espalda hacia atrás, siempre con el brazo tendido hacia él y su cadera empezó a moverse de arriba hacia abajo y repitiendo el proceso mientras se aseguraba que aquello se hundía en su totalidad en él, atrincherándose él mismo la polla del vástago hasta que su trasero rozaba los testículos de éste y volvía a subir, siempre haciéndolo con movimientos ágiles pero a su vez tan necesitados cómo en ése condenado momento se encontraba. No podía creerse que todas las sensaciones estuvieran juntándose de golpe: La penetración, la masturbación y el mordisco. Cerró los párpados, totalmente incapaz de mantenerlos abiertos. Tenía las mejillas encendidas, el cuerpo sudoroso y expuesto. Suyo. Sí, le gustaba esa etiqueta. Mientras era mordido, mientras el otro se alimentaba de su sangre movió los dedos para tocarle, fue extraño pues ante el movimiento rotativo de sus falanges pudo notar como aquellos afilados estaban dentro, el modo en el que su lengua se movía... ¿Es que ahora era un eyaculador precoz? Mierda... le odiaba.

Tal y cómo su cuerpo predijo cuando todo aquella marea se juntó, bramó el nombre adyacente, el verdadero, de un modo tan grotesco y fuerte que posiblemente todo el vecindario pensaría ahora que el cantante había sido sometido a copiosa tortura: Nada más lejos de la realidad si se tenía en cuenta que ése maldito le traía loco. Convulsionó con más violencia que las anteriores veces y su trasero recibió el orgasmo buscando nuevamente ahogarle en su interior y es que la delicia de sentirle en ése punto era sublime, tal, que mientras se corría sobre el vientre y dedos de Tohru se aseguró que el otro no salía de él mientras su cuerpo convulsionaba, temblaba, gritaba. Tenerle en ése punto, dentro, bien dentro, mientras soltaba la lefa fue algo... Que nubló sus sentidos, su nombre ahora era lo único que tenía en la mente. Latidos subieron de calibre, igual que el calor corporal del más pequeño de ambos.
Podía bien jurar que ése orgasmo alcanzado había sido, con diferencia, el mejor de su vida. No podía hacer más que mantenerse estocado contra él, sentándose regío sobre la figura de su compañero para que lo redondeado y rojo de la punta de su pene no dejase de rozar aquello que los expertos en sexualidad llamaban el "Punto G".



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: ...Y después de la tormenta || [Priv. Noiz] [+18]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 17, 2013 10:21 pm

Sonrió al ver como esos labios pronunciaban aquella expresión, ¿Sanguijuela? bueno sí, ese idiota estaba haciendo que rompiera su "dieta", era la perfecta presa y ¿cómo se negaría a probar de aquella lujuria en persona? No se separó de aquella piel sino que tomó un poco más del caliente vitae del blondo y como no, sentir las estocadas mientras hacía aquello, mientras los dedos de su otro mano se paseaban por la erección del cantante, todo aquello sumaba puntos hacia el irrefrenable final. Era divertido saber que podría haber elegido cualquier otra carrera y que muy probablemente le habría ido bien, incluso si se hubiera quedado a vivir en aquella ciudad en los cielos, pero de haber hecho aquello, ahora no estaría siendo engullido por aquél trasero apretado. Sus labios se pasearon por la herida quitando del camino cualquier indicio de saliva que pudiera curar aquella herida...solo un poco más, no le quitaría su dulce a Natalie ahora que lo sentía incluso más deseoso. Era cierto, la ponzoña, la acción de morderle concedía tanto placer al que era mordido como al que mordía. Incluso a él le estaba costando mantenerse, sabiendo que el final estaba pronto, pero primero, fue el grito del otro, aquél que salió de alguna escena de sadomasoquismo y tras aquello, la palpitante sensación bajo el toque de sus dedos sobre la erección del blondo y su venida impacto sobre sus dedos, contra su vientre. Mierda. Apartó los colmillos de la herida en busca de dejar escapar un jadeo al sentir como el trasero del otro se contraía sobre su miembro. Mierda. —N-Natalie... —Apretó los dientes esperando por poder decirle que se quitara, pero no, no era eso lo que en realidad quería. Mierda. Eso de dejarle la responsabilidad a él al final...teniendo ese jodido culo suyo enterrado sobre su pene hasta el fondo.

Sus manos temblorosas lo tomaron de la cadera, apenas levantándolo lo suficiente para que su miembro pudiera dejar exhalar su venida entre los muslos del castaño, pero durante ese momento, se mantuvo abrazado a la cintura del otro, a aquél cuerpo caliente. Podía oír los latidos del blondo mientras su cabeza se abrazaba contra su pecho, eran latidos rápidos, uno en seguida después del otro y sin embargo, aquél mágico sonido le pareció maravilloso, tan maravilloso como todo lo que él otro le hacía sentir cuando estaban juntos de aquella forma. Inhalo su dulce aroma mientras descansaba contra su piel, permitiendo que algunas sacudidas evidenciaran el cómo le había dejado aquél orgasmo. —Un demonio. Eres un demonio. —Lo había pensado tantas veces y solo hasta ahora podía decirlo. No era posible que una criatura sobre la tierra le hiciera sentir de esa forma y sin embargo allí estaba Natalie, enseñándole que lo que él creía imposible realmente podía no serlo cuando se trataba de él. ¿A qué le conduciría aquél noviazgo apenas recién comenzado? ¿Se perdería más en aquél del que aún no podía permitirse el separarse?

Sus brazos descansaron sobre la espalda del menor, bajando a este hasta dejarlo sentado sobre sus piernas, encarado nuevamente a él. Allí le tenía, sudoroso, sonrojado, agitado...nada comparado con lo que el resto del mundo lograría conocer de su mariposa. Se estiró hacia él buscando aquellos labios que antes y tantas otras veces ya había buscado también; los rozó apenas antes de transformar aquello en un beso suave y aunque no profundizo el mismo, su lengua se paseó por los labios del otro, delineándolos antes de separarse apenas para relamerse. Sabían tan bien como aquella sangre que había vivido y sin embargo, aquellos labios solo le provocaban más sed de los mismos. —No la curaré. —Sus orbes se figaron en los del otro y este se daría cuenta de que se refería a aquellos dos círculos apenas ensangrentados que había dejado marcados en su muñeca. —Considéralo un castigo por las heridas en mi cuello. —Y allí estaban de nuevo, definitivamente le gustaba darle aquél tipo de castigos al otro, castigos que revelaran que le pertenecía a alguien aunque la misma herida fácilmente podría ser cubierta con maquillaje o con vendas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ...Y después de la tormenta || [Priv. Noiz] [+18]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Miér Dic 18, 2013 9:35 am

¿Por qué le levantaba? Ahh... Sí... Sintió aquello caliente verterse entre sus muslos y entendió por que había sido alzado, porque aquella sexualidad latente hubo abandonado el hueco que tan gustoso le acogía en su interior y le hacía retorcerse del más evidente placer. Al parecer el único con cordura era el moreno pues por su parte parecía siempre dejarse llevar por la marea del placer, como si verdaderamente se tratase de un animal en busca de ser fecundado, aunque jamás había tan siquiera pensado en la idea de tener críos, de hecho, detestaba a estos casi tanto cómo aborrecía a los animales. Agitado se mantuvo en la misma posición y la voz contraria le golpeó con un curioso apelativo. No era la primera vez que le llamaban así, pero si la primera en la que se lo decían de aquel modo tan dulce, suspiró y su mirada se centró en cualquier otro punto de la habitación. Estaba tan agotado que podría dormirse ahí, así, sentado sobre ése frío cuerpo. Pero el contrario parecía desear pelear o discutir, el cantante, tras el beso propinado, arrugó de manera a penas imperceptible ése puente de nariz atravesad por el correspondiente pircing cuando mencionó lo referente a la herida de la muñeca y fue entonces cuando se la miró: Dos perforaciones perfectas rompián su pie. Era curioso pensar que desde aquellos pequeños orificios el otro podía llegar a alimentarse.

Se dejó caer con brusquedad desmedida sobre el cuerpo de su acompañante impactando lo sudoroso de su fisonomía contra aquel gélido bajo sí y mordió –ya sin fuerza- lo que alcanzó del hombro que quedó cercano a su comisura y tras aquello le dio un imperceptible beso en el lugar. Bien, se había ganado una herida pero no obstante en aquel polvo se había ganado lo que verdaderamente deseaba: Dejar aquella otra conversación que estaba causándole estragos de verdadera vergüenza para con su sentir no estaba acostumbrado a compartir lo que pensaba, a expresar lo que empezaba a brotar dentro de él. Acomodó la cabeza contra el hombro de éste y aunque su respiración fue normalizándose no pareció desear moverse de su posición, de repente todo el cansancio de los quehaceres de ese día se ensañaron con él y a duras penas fue capaz de mantener los párpados abiertos. –La gente sabe que eres vampiro, me creerán tu nevera.- no era que le importaba, si podían dejar pequeños signos de propiedad o complicidad entre ambos, mejor. No hacía falta que se dieran a mostrar oficialmente como pareja, quizás, aquellos que compartían su música se dieran cuenta tarde o temprano que la actitud del cantante para con su manager era... Distinta. No dejaría de ser ése de golpe fácil pero si celaría al que, como en la sesión de fotos, captaba también miradas de quienes no dudarían en lanzársele al cuello. Era su maestro en los terrenos de la fama, pero su perro en la cama y poco a poco se lo iría demostrando. Era suyo. Suyo y de nadie más. Con tan infantil pensamiento sus párpados fueron cerrándose poco a poco como si estuviera dejándose al sueño. Estaba tan sumamente a gusto, tan... ¿¡Qué mierda hacía!?

Asustado por la necesidad que creció en él de dormir con el otro se puso en pie, las piernas le temblaron por lo que, como aquella primera noche en la que el vástago se dio contra el suelo, a él le pareció algo similar aunque su causa fue el temblor de sus rodillas. Gimió adolorido pero se alzó, mirando con furia al adulto antes de apuntarle huraño con un dedo. –¡M-me vengaré!- y era obvio que se refería a la marca ahí dejada, aunque, como ya había pensado anteriormente no era algo que le molestase en lo más mínimo, muy por el contrario le encantaba saberse suyo de aquel modo que él mismo solía ejecutar. Antes de recibir respuesta o burla se dirigió fuera de la habitación y cerró tras de sí la puerta, aunque al hacerlo permaneció unos segundos apoyado en la misma, lugar en el que murmuró un “buenas noches” antes de ir hacia su zona. No, no, no estaba acostumbrado a dormir con alguien y aunque ése era el primer novio que tenía y no sabía del cierto como actuar estaba convencido de que ahora no era el momento para dormir juntos. Demasiado vergonzoso era aquello.
Estaba repleto de su propio esperma, del de su compañero pero tuvo claro que no iría a la ducha y es que a duras penas rozó las sábanas y sin tan siquiera cubrirse con ellas se quedó dormido, ahí, en medio de la misma. El rostro del vástago fue lo último que pudo ver antes de caer rendido.



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: ...Y después de la tormenta || [Priv. Noiz] [+18]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 18, 2013 10:28 am

Realmente le daba lo mismo si alguien pensaba que Noiz era o no su nevera, al menos eso, era algo que podía mantener fácilmente lejos de la vista de otros más la misma estaría ahí, presente en su piel hasta que la misma se curase por sí misma. Pff. Se quedó mirando como aquél bulto tembloroso que era el cantante, se separaba de él para abandonar la habitación, ¿por qué tan de repente?
¿Uh? Así que se vengaría. Bueno, eso sería divertido sabiendo que ya casi a diario le golpeaba -lo triste es que pensaba en ello como si se tratara de un saludo, era un vástago y tenía cero conciencia sobre si aquello debía molestarle. No, lo cierto era que no le podría molestar el ver al otro expresarse de aquella forma cuando le avergonzaba-, tendría que buscar alguna otra forma de vengarse o no sería divertido de ver. La puerta dio un leve portazo, aunque tras quedarse arrodillado sobre la cama, pudo oír una suave voz desde el otro lado del portal. Miró hacia el desastre que había sobre sus sábanas antes de responder al otro aunque quizá ya no le escuchase. —Buenas noches. —Una sonrisa delineo sus labios antes de que su cuerpo se estrellara contra el colchón. ¿Baño? —Mmmm... —No, no tenía muchas ganas de aquello. Se dio vueltas sobre las mantas, pensando en todo lo que había pasado aquél día y entonces recordó su chaqueta botada en el medio del pasillo y decidió levantarse a recogerla.

Sus pasos le llevaron lentamente hacia la puerta. Ese vándalo seguramente ya debería estar medio dormido, aunque por las dudas abrió la puerta con el mayor cuidado posible antes de recoger con sus dedos la chaqueta y terminar luego de meterse de vuelta en la habitación con la misma. Aunque entre las mangas que daban hacia el suelo, resbaló un pequeño trozo de papel; cierto, aún le quedaba averiguar qué era eso, aunque esperaba que no se tratara de otro fan metido entre el grupo encargado de la toma fotográfica. ¿Quizá aquél rubio? Mmmm eso era posible, pero lo mejor sería confirmarlo de una vez ¿no?
Miró el pequeño reloj que se hallaba sobre una de las cómodas en su habitación. Pasaban de las doce por lo que quizá debería probar por la mañana aunque...en realidad no era que no quisiera molestar. Solo quería saber si debía desechar de una buena vez aquél número.

Se dejó caer sobre la cama con su móvil y el número en una de sus manos y marcó el mismo con rapidez, pulsó el botón de llamada y llevándose el mismo cerca de uno de sus oídos, esperó a que alguien respondiera. Y bastaron tres toques antes de que alguien contestara y una voz algo apurada sonara: —¿Quién es? —El vampiro miró hacia el techo mientras aquella voz recorría su mente en busca de recordar de quien se trataba, si le conocía, y no tardó mucho en hallar a su interlocutor. —¿Sasha? —Respondió sin pensar o de hecho, había creído que lo había pensado. Como fuera ¿Por qué el otro le había dejado su número aún a sabiendas de que ya habían quedado las cosas claras? —...¿Orion? ¡¿E-Eres tú?! —El vampiro alejo el teléfono de su oído y lo observó por unos segundos antes de cortar. Suspiró. Se había imaginado cualquier otro espectáculo menos el que el albino siguiera intentando acercarse a él. Bien, como resultado de su estúpida curiosidad, ahora su teléfono volvía a vibrar marcando como remitente el número al que había llamado recién. Apagó el móvil tras fruncir el ceño.
¿En qué estaba pensando el albino?
Se dio vuelta sobre las mantas y con la vista en la pared, decidió dormirse de una vez. Le traía sin cuidado que lo siguiera intentando, porque definitivamente todo lo que estaba consiguiendo era que se cansara de él y de sus intentos por atraerle. En su mente dibujo un trazo delgado, unas alas y aunque las mismas parecieron distorsionarse, no se una pesadilla lo que conformaron, sino un muchacho de apariencia hostil que le observaba con algo de rudeza. Ese idiota no le dejaba de golpear ni en sueños.


||TEMA CERRADO||
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ...Y después de la tormenta || [Priv. Noiz] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.