Encarcelados en un mundo donde fueron programados para vivir. Para servir a los humanos que hicieron su creación. Los hombres arrasaron con todas las mujeres del planeta convirtiendo un nuevo mundo en solo la raza masculina. No hay diferencia de géneros, se han convertido en uno solo. Prostitución, luchas, tecnología avanzada, nuevas jerarquías… Caballeros, bienvenidos al paraíso…

Homines Hortum.



BITE ME, BABY







Conectarse

Recuperar mi contraseña








¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Miér Jul 19, 2017 2:21 am.







Últimos temas
» Saint Seiya Gold Myth
Lun Jun 29, 2015 10:51 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:58 pm por Invitado

» What's Up!? The Rules—
Lun Feb 16, 2015 9:15 pm por Kyochi Kokonose

» khanes of war (Afiliacion Elite)
Dom Oct 26, 2014 11:21 am por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Sáb Sep 13, 2014 12:50 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 4:52 pm por Invitado

» Pokémon Elysium ROL [Cambio de Botón]
Miér Ago 06, 2014 7:06 am por Invitado

» [Re-apertura] Gizem - Normal [cambio de botón]
Jue Jul 17, 2014 10:26 pm por Invitado

» { Spectra Entertainment —Hermana [YAOI]
Mar Jul 08, 2014 4:16 pm por Gintoki “Grim” V. Sakata














MÁSTER TENNEN PAAMA
GINTOKI "GRIM" V. SAKATA
PERFIL - MP
TÚ OXÍGENADO ADMIN
VICTOR K. MOONSPELL
PERFIL - MP
ADMIN
BUSCANDO UN AMOR
PERFIL - MP







SOULMATE

GOLD


pandoralovers
SILVER

Academy Dark Wind

Pulse
Crear
Hatfield Universitiy
 
OnatabanaCrear foro
Bleach: Shadow Of Seireitei
Danger Clan
Infection Rol
OPPUGNO THE LIGHTS
Shinobi Wish Nova Orbis
Souls & Swords
Falthirien[k]ing Project
Sword Art Online (SAO) photo 3535_zps8cc7883a.gif
 photo 40x40-1.pngStanford University
London City RPG

Forbidden City

kuroshitsuji RolKiefer University

Game of Thrones
 Teen Titans New Generation
 Pokémon Soul

Baltofans-vocaloid
Shaman King Fukkatsu RolGakuen Shingetsu Rol
Pandora: Shin Seiki
League of Legends Rol
HOLYWELL CITY RPG

School Codes
Survival PokerCrear foroSG

Ciudad Hino [
Human DesireHell Guns RolDS
School of devil Wayi
BRONZE


DIRECTORIO





TOP

Shiki Topsite!
Vote for Homines Hortum at Top Site List PlanetOnigroup Top List
Vera's Tales TopsiteKuroi Bara Top List
 Wonderful Nightmare Top Site


BLOG'S

Forbidden Paradise
Mangas YaoiMangas Yaoi








PRÓXIMAMENTE







Este skin ha sido diseñado en su totalidad para el foro Reckless University, por su web máster Swag “Swaggie” X. McCoy, la cual fue muy amable en cedernos la totalidad del diseño para poder editarlo a nuestro gusto. la edición; el color, la historia y totalmente su administración es para el Staff de Homines Hortum; el cual no tiene ninguna objeción si alguna de las imágenes editadas que han de ver les guste y puedan tomarlas con el permitido crédito; cualquier plagio está completamente prohibido. El widget de Staff ha sido obra de Ramona de osc. Gracias por su tutoría de ayuda.
El contenido es obra de la administración de #Homines Hortum. Idea original basada del foro #Hortus Deroum el cual el administrador principal obtuvo el permiso de editar la historia y ambientarla de una manera diferente a la original. El foro quedo en estado inactivo. Idea original de #Oriana Ojeda, Ideas editadas y parte de la originalidad de #Gintoki “Grim” V. Sakata #. Diseño grafico realizado por #Gintoki “Grim” V. Sakata. Todas las tablillas son propiedad del #Staff de Homines Hortum. La originalidad es lo que llama la atención, no plagies. Se educado.


credits.
pictures: © zerochan, deviantart & we♥it
skin: © Reckless University
lyrics: © Gintoki “Grim” V. Sakata
© -



♥ Homines "Yaoi" Hortum




Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 05, 2013 10:38 pm

Había pasado exactamente un día de aquello ocurrido entre los dos. Por supuesto que al día siguiente Tohru había amanecido bastante descansado aunque no le dio tiempo para siquiera hablar de lo ocurrido con Natalie. Mientras el rubio hacía berrinche para quedarse en casa -alegando cosas de las que el azabache prefería desentenderse- él había tenido que reorganizar la agenda que había pronosticado para el cantante y pedir disculpas a los lugares a los que obviamente el blondo no pensaba presentarse. Eso sí, el día después no podría librarse de la sesión de fotos que había arreglado con una famosa marca de ropa que esperaba presentar sus nuevas tenidas para la temporada veraniega.
El vampiro y el rubio habían salido temprano en la mañana para tomar el transporte que los llevaría hasta las costas de Opimae truncatis, un continente tranquilo, al margen de la guerra y con costas que seguramente serían el escenario perfecto para la toma fotográfica. Por suerte aquellos transportes que cruzaban los cielos, podían llegar en cosa de horas de un sitio a otro y fue por aquello mismo que para el medio día, ya se encontraban en el campamento que habían armado los de la agencia que llevarían a cabo la sesión.

El lugar elegido se mostraba perfecto, con un sol en lo más alto, completa ausencia de nubes, arena blanca, aguas cristalinas y de baja profundidad donde incluso se podían ver algunos peces de fuertes colores; era en resumen un lugar paradisíaco.
Tohru había dejado de lado sus trajes porque -para suerte suya- las marcas hechas por el vándalo ya habían sanado y de cualquier modo, no iba a asistir a un sitio como ese con uno de sus lustrosos trajes de ciudad, en su lugar reemplazo la tenida por una más que le permitiera moverse con más libertad por el lugar, aunque lo cierto que solo iba a estar allí, observando a su representado y manteniéndose al corriente de las demás contrataciones. Suspiró mientras metía una de sus manos en el bolsillo del mismo lado de su chaqueta. El día pasado había pasado por una serie de tiendas en busca de una nueva camisa -en reemplazo de la que Natalie le había rajado.- pero en lugar de solo llevarse eso también había pasado por una tienda de accesorios pues...había visto algo en la puerta que le dejo quieto por unos segundos hasta que se decidió a comprarlo. El punto era que se había traído aquél objeto y ahora no sabía cómo dárselo al blondo, porque él no lo usaría, lo había comprado para Natalie.

Su vista subió hacia donde el gran astro rey se encontraba y por obvios motivos tuvo que entrecerrar los ojos. El canto de las gaviotas y otros animales podía escucharse como fondo, aunque pronto otra voz también llamo su atención, porque la había reconocido.
—Vaya vaya...pero si es Orion y...Noiz. —El vampiro se giró para ver a quien acababa de hablar.
Allí estaba Sasha, vestido con ropa holgada y acompañado de su representante también. Parecía que aún no podía olvidar lo ocurrido un par de noches atrás pues su vista afilada pareció dirigirse hacia el representado del azabache. ¿Trabajarían juntos esos dos?, ¿Por qué no se lo habían dicho?
Buscó al encargado de la sesión con la vista aunque el mismo parecía solo sonreír en la dirección donde se encontraban ahora los cuatro. Por supuesto que el vampiro le dedicó una mirada de atención a Natalie con la cuál le dejó claro que no sería nada agradable el que volviera a atacar al blondo en medio de aquella sesión. En cuanto al albino, sonreía como siempre ahora, hablando con su representante y por consiguiente, Tohru aprovechó ese momento para llevarse a un costado al blondo tanto para hablarle, como para meter aquella cajita entre sus ropas (no, ni de coña le diría que había comprado eso para él). Se detuvo con Noiz junto a una gran palmera alejada del resto del campamento antes de hablarle:
—Sería bueno que no dejaras que te provoque. Esta sesión es importante y créeme, no querrás echarlo a perder por culpa de Sasha. Solo has lo que te pidan. —Era un consejo y esperaba que el otro lo tomara así y ahora que lo notaba, parecía que aquél ambiente le venía bien al rubio.


off 1:
la ropa de Tohru:
off 2:
el piercing <3:
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Vie Dic 06, 2013 8:07 am

Había conseguido evadir obligaciones –y todo sea dicho de paso, también ver a Tohru- el día posterior a aquel encuentro que ambos tuvieron en la cama, pero sabía que éste no daría su brazo a torcer esa mañana, por lo que su mal humor ya estaba latente desde que las sabanas abandonaron su cuerpo y el agua de la ducha le recogió en candente abrazo. Día largo sería aquel pues Orion ya le había dado los detalles: Sería en la playa. Meneó el rostro bajo el agua en profunda negativa, debería aceptar el destino y... Posar con todas sus ganas. Tenía una apuesta que ganar y por UT que no dejaría que Alex se llevase el merecido premio y su trasero a su terreno. Suspiró desganado y entonces, su manager le alertó de la hora. Momento de irse.
se calzó un pantalón roido por todas partes dejando ver mucha más pierna de la pretendida y seguidamente una blanca camiseta con mangas que a duras penas se sostenían sobre sus hombros de lo finas y amplias que eran, se decoró con pocos anillos esta vez y aún menos colgantes pues sería tedioso batallar con los adornos en los diversos cambios de ropa y, además, no tenía muy por la mano qué tipo de ropa sería aquella con la que debería posar, por lo que posiblemente le hicieran quitarse los mismos.

Ambos llegaron al lugar y el puente de la nariz de Noiz evidenció asqueamiento, sí, playas de ensueño, sol cegador... Pero el calor era tal que enrabió al que ya venía con huraño humor, aunque frente al resto, a esos cámara y estilista procuró dibujar esas sonrisas que derretían a los suyos aunque no pudo abrir la boca que otro ya lo hizo por él: Y vaya si conocía esa voz. Representante y representado giraron a la vez hacia el albino. ¿Estaban de coña... no? Su mirada, esa de oro líquido fue furiosa en busca de la carmesí pero esta parecía tan confundida como él mismo. Así que tampoco lo sabía. Genial. –Bonito morado.- guiñó un ojo al que próximo al labio lucia lo que parecía sin duda todo un golpe de puño, éste le dedicó una mirada profunda antes de volverse en sonrisas y girarse hacia su propio manager, compartiendo rápidas palabras lo que dio la oportunidad de entablar alguna palabra con el adulto que tenía junto a él, totalmente ajeno a esa maniobra. –Sé lo que debo hacer.- odiaba cuando el morocho actuaba de manera paternal. Fue a añadir algo, pero... –Sasha. Noiz. Por favor, vayan a cambiarse! Tienda 1.- para que los de alta fama no mostrasen el cuerpo frente a cámaras que luego podrían postularse por internet o redes habían provisionado una única tienda dónde poder cambiarse: Una. Eran dos modelos. El rubio lanzó una mirada a Orion de nueva amenaza, oh, los arañazos propinados en aquella pelea carnal no eran nada en comparación a lo que ahora deseó hacerle. –Me las pagarás.- fue un débil susurro que manó de su comisura justo cuando pasó por su lado. Sasha muy por el contrario que él parecía feliz, sonreía y se movía con gracia. Por su parte, pateaba la arena y su rostro espantó a alguno de los más jóvenes, seguramente los encargados del catering provisto para las pausas.

El camerino consistía en una tienda de campaña mal montada pero que les apartaba del resto, de dos emplazamientos, estrecha, calurosa. Nada más poner un pie en la misma y dejando quizás a un lado las asperezas ambos cantantes se dejaron a su profesionalidad y se apartaron la ropa del cuerpo, la que debían ponerse les era tendida por un adulto que les miraba apremiante: Debían aprovechar las horas de sol y no permitiría que se retrasasen. No compartieron ni una mirada de soslayo, eran movimientos mecánicos, fijos... aunque al bajarse los pantalones cayó algo de uno de los bolsillos y el blondo lo recogió con una ceja alzada pues no recordaba haberse enfundado nada más que el móvil allí. Y entonces... Sonrió. Todo malhumor pareció disgregarse cuando contempló aquel adorno para la piel y nada más advertir la forma supo quién había sido el que había conseguido metérselo en el bolsillo. –¿Me da un segundo?- el que le tendía la camisa estampada en la gloriosa marca asintió dubitativo al ver el repentino cambio de aura que disgregaba ése cantante y Noiz se las ingenió para quitarse el pircing del ombligo –por otro lado, acostumbrado a ello- y se colocó el que le había regalado su representante. La mariposa caía con gracia sobre su vientre, dándole ligeros golpecitos en la piel que le recordarían una y otra vez de quién era dueño. Pero aquel adorno llamó la atención no únicamente de Sasha –quién ahora sí le miraba- también del que le tendía las ropas. –¡Sublime!- chistó, mirando maravillado el decorado vientre del blondo, poco acostumbrado a que los cantantes fueran tan... peculiares. –Haremos un cambio extra en tu look de hoy para que puedas mostrarlo.- mierda. Mierda. ¿La prensa se daría cuenta de qué...? No. Siquiera Sasha lo había adivinado. O eso pensó.

Se embutió las ropas en tiempo record y nada más salir de la pequeña tienda provisional les tendieron una guitarra. Ninguno la tocaba pero según decían, quedaría bien en las que ahora debían hacer. El uno suspiró y el otro amenazó con la mirada nuevamente a ése hombre que le tendió el dichoso aparato de música.

Buscó con la mirada a Orion pero fue incapaz de localizarlo, los fotos estaban tapándole las vistas y la gente iba y venía de manera que le mareaba incluso. Un chico llegó a su lado y le empolvó la nariz y pómulos dándole a su piel un aspecto de porcelana, esa que los fans parecían aclamar de ruidosos modos. De cualquier forma la ropa sin lugar a dudas si iba con su estilo: Camisa de varios colores en la misma tela, guantes con decoración estrambótica en las muñecas, gorra que despeinaba sus rebeldes hebras y pantalón arraigado a las piernas de un color claro que colgaban diversas cadenas de distintos tamaños. Look fuerte. Sasha por otro lado parecía más cubierto en telas a pesar de estar en medio de la playa, pero... claro, es que en esas sesiones la ropa poco a poco iba siendo arrebatada hasta que los modelos a lucir eran irrisorios en cuanto a tela.

-¡Sasha, pasa un brazo por la cintura de Noiz! ¡No,ahí! Al lado del agua!- la fiesta acababa de empezar.


Ropa Noiz:
Ropa Sasha:



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 06, 2013 10:12 am

Tosió. Por alguna razón la gente le miraba mucho en ese lugar y eso no le sentaba cómodo, a pesar de que la mayoría de las veces era semejante. Seguro muchos querían tenerlo del otro lado, posando, actuando y no como un manager, malgastando aquella buena cara que UT le había dado. Pero él tenía sus propias razones para haber tomado aquél camino además nunca fue alguien demasiado carismático. No, definitivamente no podría estar en la posición de Noiz y por eso mismo sentía algo de respeto por quien como el blondo, se ganaban la vida a partir de la música y otras áreas semejantes donde tanto su físico como su intelecto eran probados. Buscó entre sus ropas hasta que pudo dar con unos lentes de sol, ya llevaba prácticamente una semana saliendo a la luz del sol de forma apenas interrumpida por las horas de sueño y sin embargo, su cuerpo seguía funcionando como debía, no había notado nada extraño...seguramente mantenerse en casa mientras el rubio estaba allí le permitía el descanso suficiente a su cuerpo antes de enfrentarse nuevamente al astro rey. Ese era un algo que debía agradecer de Natalie, otros le había arrastrado hasta a tomar un helado y aunque disfrutaba de los dulces, también lo hacía de estar bajo las sombras.

La gente se aglomeró fuera de la carpa donde se estaban cambiando los cantantes. Suspiró. Esperaba que no hubieran problemas entre ambos, aunque sabiéndolos tan profesionales, seguro podrían dejar sus rencillas personales para otro momento. Él se encontraba hasta atrás como siempre, reclinado en una larga hamaca pues había sido casi imposible sino mal había escuchado, el conseguir más sillas a los lugareños del lugar. Bah, eso no era importante, para él, el tiempo en aquél lugar podía pasar en tan solo un parpadeo y aun así, se negó a cerrar los ojos y perder de vista a quien ahora se dirigía hacia la playa con el albino, seguido de todos los que ayudarían con los efectos en la toma.
¿Lo habría encontrado? Apenas y tenía idea de aquellos objetos, pero sabía que el que había comprado era para el ombligo, un lugar que no pensaba que dejaría mostrar a todos, menos si cada vez que se mirara o tocara allí, encontraba algo que le recordara a él. Abrió los ojos algo sorprendido por sus pensamientos. Quizá ni siquiera le había gustado. El chico de la tienda le había dicho de su buen gusto pero...Natalie era Natalie después de todo. ¿Debería molestarse si es que no le había parecido? Había comprado aquél objeto solo porque había atrapado sus ojos al pasar junto a la vidriera y estaba claro -y parecía que su imaginación también lo entendía así- que se vería mejor donde pudiera mordisquear y no en sí mismo.

Su vista se elevó de la blanca arena hacia adelante, allí donde ya habían empezado la toma de fotos y donde pudo ver al albino abrazando al rubio. Sasha era un poco más pequeño que Natalie y a veces le parecía más una de aquellas extintas féminas que un hombre, aunque aquél pensamiento desaparecía por completo cuando cantaba. Era talentoso pero...
La vista del azabache fue hacia su representado y arrugó el gesto mínimamente por un momento. No era como si le molestase que aquellos dos estuvieran tan cerca. No, no le molestaba. Sacó su móvil y miró la hora, mostrándose algo inquieto. Era la primera vez que deseaba que le llamaran, solo para poder sacar de su cabeza por un momento todas las idioteces que de repente había comenzado a pensar.

No muy lejos de allí, el manager de Sasha también observaba con una media sonrisa. Orion lo miró con extrañeza, aunque pronto devolvió la vista hacia adelante. Mala idea.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Dom Dic 08, 2013 7:57 pm

-¡Chicos, chicos! ¡Naturalidad!- detrás de todo el manojo de cámaras y focos que apuntaban hacia los dos músicos se encontraba quién sin lugar a dudas estaba pre-dispuesto a lograr tamaña sesión de aquella que estaba realizándose. Los chicos eran el centro de miradas ahora y es que a pesar de la riña que en las portadas de diversas revistas había protagonizado, se les veía totalmente entregados: Noiz y sus sonrisas encantadoras, Sasha y ése toque femenino. Las palabras del contrario animaron a la pareja y destensaron expresiones, se movían cómo si estuvieran verdaderamente pasando un día en la playa como una de las tantas parejas de su edad, compartían risas, sonrisas... incluso miradas. La primera foto nació cuando un animado Noiz agarró por un brazo a un albino que pareció sonrojarse, cortando el aire de algún que otro chico de vestuario que contemplaba aquello cómo una película hecha realidad. –¡Estupendo!- el hombre de fornidas formas estaba encantado, estaba loco con aquello. Esta vez Sasha fue quién miró con cierto recelo al que parecía haber tomado repentino protagonismo y buscó deshacerse del agarre para imperar en la imagen, pero el rubio, cómo si de un baile se tratase agarró la mano de ése de figura más pequeña y lo aproximó con gracia, con soltura. La segunda foto maravillaría a aquellos que habían dudado alguna vez de la hombría que el rubio disgregaba. –¡Cambio de ropa, rápido, rápido!- el entusiasta palmeó las manos y todos los de alrededor se movieron incluidos los que ahora se dirigían hacia la tienda, aunque la mirada de uno de los músicos volvió a buscarle...: Oh. Ahí. En una hamaca, captando la atención de aquellos que pasaban cerca, esos que se le quedaban mirando como si no hubiera nada más hermoso merodeando por la playa. Punzada curiosa la que recibió al pensar que otros podrían tocarle, pero tras dirigir una mirada al que parecía maravillado con Orion –e incluso parecía tratar de entablar conversación con él- sus pasos fueron detenidos por la mano del que llevaba las riendas del vestuario.

-Sasha seguirá con los modelos previstos, pero tú, Noiz, posarás sin camisa.- el rubio alzó una ceja, el otro negó antes de recibir protesta. –Es una sesión en la playa y tú cuerpo es fabuloso, además...- éste sonrió con mayor amplitud y supo enseguida que estaba intentando decir cuando la mirada contraria se postró en su vientre. El rubio únicamente gruñó y se metió en la improvisada tienda logrando que aquel estilista se volviera triunfante a los que esperaban noticias. Todos suspiraron: Noiz había aceptado.
-¡Vaya! ¡Noiz irá sin camisa!- el que había estado junto a Orion en vano intento por sacar algún tema esta vez sacó uno que quizás si interesaría al vampiro y le miró ciertamente ilusionado: Era su primera vez entre artistas de tan destacada índole. –Creían que no lo lograrían.- dijo, totalmente convencido de sus propias palabras en lo que miraba el lugar dónde ambos deberían estar cambiándose. –Y menos después de esa pelea.- el chico se sobrecogió, seguramente al pensar en una foto de alguna de las tantas revistas que publicaron el magullado gesto del albino. Y es que las fotos que venían en el segundo estreno serían de índole mucho más cercana.

Ambos salieron al unísono y el ir y venir de personas se detuvo: Los dos se ganaron toda atención, toda. Sasha proseguía con todos pastel, los diseñadores jugaban con ropas de aura infantil para el de cabellera incolora, apostando sin duda por toques que muy posiblemente las antiguas y extintas féminas portasen. Por su parte Noiz no lucía tanto como su compañero pero se ganó más de un repaso colectivo. Su torso se encontraba totalmente desnudo y ahí, en su vientre descansaba un adorno que levantó murmuros, gestos de sorpresa y evidentes cruces de miradas entre unos y otros. Ése jodido cantante tenía un cuerpo bien formado, delgado pero a su vez musculado y ahí resguardaba un secreto imperante, algo como podía verse como mero adorno en el cuerpo de otro se convirtió en un símbolo de su metamorfosis en el escenario, esa que solía utilizar con el juego de poderes de las manos antes de empezar con su canción. Los pantalones pegaban con su estilo, sin duda, aunque desentonaban con su compañero de fotografía, algo que volvía a darle ése aura más oscura que la de Sasha.

Y volvió a darse el trabajo, todos regresaron a sus pertinentes emplazamientos para la próxima toma d fotos. -¡Pasión, chicos!- mientras los chicos caminaban por la arena escucharon mencionada orden y ambos se compartieron una mirada que quedó lejos de cámara: Odio. Antes empero de meterse nuevamente en situación buscó de nuevo a Orion con la mirada, pero había tanta gente y los fotos eran tan directos que no lo vislumbró. El viento soplaba a su favor y lo corto de su cabellera se movió hacia atrás conforme baja su gesto y se encaraba al de su contrincante, éste se ruborizó y detuvo todo movimiento. Quedó una foto que jugaba con aquellas dispares personalidades, con el dominio de Noiz, con la sumisión de Sasha. Algunos fans de los que trabajaban para la escena emitieron sonidos de pura felicidad, grititos de los que se llenaban los escenarios cuando tocaban las canciones preferidas de los asistentes. Sin embargo y desde su compostura la mirada ambarina volvió a buscarle... encontrándole esta vez.



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Dom Dic 08, 2013 10:28 pm

Suspiró. ¿Por qué la gente insistía en acercársele?, quizá debiera haber sido más prudente y dejar que el blondo asistiera solo a aquella toma de fotos y sin embargo, de alguna forma sentía que si lo hubiese dejado solo, las cosas con Sasha no hubieran ido tan tranquilas a como estaba ahora. Miró sin mucho interés a aquél rubio que le miraba como si esperara que le dijera algo, cualquier cosa, solo para poder decir que había hablado con él. Cerró los ojos mientras escuchaba a la distancia como se debatían con los siguientes cambios de ropa, aunque por el mismo rubio que se le había acercado, se enteró de que Noiz iría sin nada hacia arriba esta vez. Bueno, no era extraño que a él le dieran el papel de activo incluso en aquella toma de fotos, tch, si supieran. Llevó una mano hasta su nuca mientras apartaba todo pensamiento de su cabeza, incluso al rubio que ahora se le había acercado, quizá esperando que el vampiro reparara nuevamente en su presencia. Realmente no había estado muy interesado en la toma de fotos...no hasta que vio salir nuevamente a los artistas, hasta que su vista se posó en el estómago del blondo, más específicamente, en aquella mariposa que decoraba su ombligo.

Levantó la vista para observar a Noiz y sin embargo, todos los que corrían detrás de ellos le taparon la vista. Lo estaba usando. Bien, lo había comprado para eso y de hecho, sino lo hubiera hecho también estaría bien ¿no? Al final, aquello no significaba nada, quizá podía ser hasta una suerte de incentivo para que Natalie diera lo mejor de sí.
—No a cualquiera se le ve bien ese tipo de adornos. —El rubio que estaba al lado de Tohru habló antes de que un suspiro se le escapara de los labios. Era obvio que también debía ser en parte un fan de Noiz.
En cuanto a Tohru, él continuó observando hacia las orillas de la playa, hacia donde también todas las otras miradas se dirigían. Natalie estaba haciendo un buen trabajo y luego lo recompensaría de alguna forma, después de todo, tener que soportar a la persona con la que días atrás se había peleado debía de necesitar de un gran control y profesionalismo. Pero con el pasar de las fotos, comenzó a sentirse algo incómodo, sobre todo con aquella última. ¿Por qué?
Entrecerró los orbes ocultos bajo aquellos lentes de sol. Esos idiotas gritaban como si se hubiesen besado, pero ¿qué podía esperar de un montón de fans rendidos ante aquellos ídolos que jugaban entre ellos?

Apretó la mandíbula antes de hablarle al rubio que tenía aún a su lado, mirando también hacia donde Sasha y Noiz se encontraban. Era estúpido sentirse de aquella forma, como si su interior se apretara aun cuando no necesitaba nada de allí.
—¿Quieres hacerme un favor? —Se quitó los lentes para mirar al otro, apartando su vista por completo del blondo y su sesión.
El rubio le observó como si todo lo que era ese manager le llamara a hacerlo. —Sígueme. —Fue la simple orden que le dio y tras ella, el azabache tomó camino hacia un lugar apartado de aquella isla, mientras el resto se deslumbraba con la actuación del blondo. Joder. Quería hincarle los dientes a algo, no por necesidad, sino simplemente para poder olvidarse de lo estúpido que se sentía, del regalo que había pensado que el otro no mostraría a nadie más, de lo apretado de su vientre y esas ganas que había tenido de levantarse y mirar con ira al albino.

No, la verdad era que ellos estaban haciendo solo su trabajo, era él el que de repente se había sentido fuera de lugar. Apretó los dientes mientras su espalda daba contra un árbol a unos muchos metros del campamento. Estiró su mano y esta fue tomada por el rubio quien ahora parecía algo sonrojado; ¿estaba ahí por su propia voluntad? Sí. Los humanos eran tan manipulables. Veían una cara famosa y si esta era amable podían entregarse sin siquiera pensarlo, pero Tohru no buscaba sexo, solo un espacio e aquél cuello, donde sus dientes pudieran clavarse, robar el vitae y arrastrarle lejos de lo que estaba pasando a unos metros lejos de allí. El otro gimió entre sus brazos mientras el vampiro succionaba su sangre. Susurraba el nombre de Orion, pero no fue la voz de aquél chico la que resonó en los oídos del vampiro, sino una provenida de sus recuerdos...de hace un par de noches atrás. Era lo peor.


el susodicho(?):
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Dom Dic 08, 2013 10:55 pm

... Pero cuando dio con él, con Orion, con Tohru, éste pareció apartar toda atención de aquello que estaba ejecutando de manera tan sumamente profesional para ganarse algún tipo de alabanza –o quizás únicamente para no soportar sus regaños- y se llevó consigo a un chico a las afueras del campamento montado para la sesión. Su gesto se tensó repentinamente y alguien debió advertir que la mirada del numan repleta de odio y alzó la voz por encima de las cabezas del resto. –¡Vamos a tomarnos un descanso!- alzó ambas manos para que todos pudieran ver los dedos, los alzó todos, los diez. –¡Diez minutos y seguimos! ¡El cáterin está a vuestra disposición y los baños portátiles en el otro lado de la playa!- las voces se alzaron. Aquellos que movían los focos destensaron los hombros mientras compartían palabras, los que se encargaron del vestuario cambiaron impresiones... Incluso Sasha estaba ahora compartiendo palabras con su manager, quién le dedicó un par de palabras dignas de alabanza. La voz de ése otro manager logró que dirigiera su atención hacia esos dos. –¿Dónde está Orion?- el interés del albino era cada vez más claro y el rubio apretó los puños ante la escena recordada. No iría como un perro detrás de ése viejo hueso...

-Se ha ido junto a un chico.- esta vez fue el compañero de Sasha el que habló: Había estado observando a ése que levantaba pasiones, a ése que le robaba todo protagonismo... A ése que tenía a su protegido sin dormir por las noches por buscar más y más información sobre éste. Sabía que de poder, Sasha elegiría abandonarle para tenderse a los brazos de aquel importante, de aquel engreído vampiro con aires de elegancia que, creía, fingía. Su mirada se postró en aquella ambarina que inspiraba e irradiaba amenaza y sin decir absolutamente nada, Noiz se giró sobre sus talones y caminando por la arena fue hacia dónde los había visto alejarse. Ése cabrón había dejado que otro viera su movimiento para con otro tipo... Sí, era por eso que iba. No, no. Ni de coña iba por... ¿Celoso? Se llevó rabioso una mano a la nuca, desordenándose ése pelo anteriormente levantado por las manos de uno de los peluqueros tras maquillarle muy ligeramente para darle ése aspecto de porcelana de todos los Idol. Tenía diez minutos y juraba mantenerse alejado de la comida, así pues... ¿Por qué no compartir impresiones con su representante? ¿Por qué no, eh? Ah. Ni hablar. No iba a romper el momento que se estuviera allí ejecutando, no.
Cada paso ejecutado era un nuevo contoneo de esa mariposa que le acariciaba con debilidad la dermis de su bajo vientre, recordándole por quién caminaba, por quién avanzaba. Imbécil.

Les vio. Un chico de estructura más bien menuda –aunque no admitiría que parecida a la suya- estaba contra un cuerpo que le abrazaba y... Gemía. No supo del cierto dónde estaba la boca del morocho, tampoco supo que hacía pero escuchar ése sonido por parte del rubio fue lo que desencadenó ira. Frustración. ¿En serio? ¿Dos días después de su polvo ya...? Rompió el pensamiento, negándose a sentir aquello, negándose a verse tan débil. No les molestó, muy por el contrario volvió por el lugar de dónde vino, metiéndose de nuevo en aquel tan improvisado campamento, aunque el manager de Sasha y éste mismo miraron hacia el blondo con gesto extrañado: Noiz ya no lucía entusiasta, era la misma mirada que puso para cuando golpeó al cantante que ahora tenía la boca llena de dulce.

Por mera protección el representante del albino apartó muy ligeramente a éste del camino del blondo pero éste pasó de largo sin siquiera mirarles. Representante y representado cambiaron una mirada y casi como si obedeciera ciega orden el hombre mayor fue tras el cantante que iba directo a las tiendas dónde posteriormente se cambiaron las ropas, allí ahora no había nadie pues el resto estaba encargándose de llenar el estomago, así que Noiz se quitó los pantalones justo en el momento en el que entró el hombre, que se sonrojó ligeramente al verle en ropa interior y desvió la atención hacia un costado en lo que el rubio se calzaba la ropa con la que había venido. –¿Noiz?- éste le miró con recelo. –Aún no...
-Me largo.- oh, sí, sería su puta venganza. Sus manos se deslizaron por la tela de la camisa de manera agraciada ganándose alguna que otra mirada de ése que estaba junto a él, cerca... Espera, ¿Realmente anteriormente estuvo tan cerca? Alzó su mirada ambarina para que su gesto enfurruñado apuntase directo al que solía ser siempre tan callado en público. –Ven conmigo.- pareció titubear. –Te puedo hacer más grande, fíjate... Ése tan importante ha conseguido un contrato como lo tiene Sasha, tengo contactos. Poder.- ése de callada lengua ahora parecía desvergonzado e incluso rozó el lugar dónde descansaba la mariposa de manera atrevida. –¿Qué me d-?- la camisa de Natalie se tiñó de alguna que otra gota de carmesí cuando golpeó la nariz de ése otro.

-Soy de Orion.- y salió de la tienda ya vestido en su totalidad, dejando al aturdido con una cara sumamente confundida ante tal revelación, no considerándolo una confesión, pero si era algo que sabía del cierto que jamás había dicho ése cantante que ahora se alejaba por la playa pre-dispuesto a llegar dónde pudiera coger el primer tren, barco o lo que ameritase para largarse.



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Dom Dic 08, 2013 11:37 pm

Sus dedos se apretaron contra la espalda del rubio mientras consumía lo último del vitae que le robaría. Demasiado menudo, pensó, aunque aquello era estúpido...pensar que lo estaba comparando. Tch. Apartó los colmillos mientras el otro soltaba un nuevo gemido y finalmente, lamio la herida para que su lengua sanara y borrara la evidencia de su acto. Pero eso no era todo y lamentablemente para aquél chico, en cuanto sus orbes entraron en contacto con Orion, estuvo destinado a olvidar todo lo ocurrido tras una simple orden: —No contarás a nadie sobre esto, nunca. Será un secreto entre tú y yo. —El otro asintió en silencio, sonrojado y algo pálido. Pensar que había hecho eso por un estúpido impulso. ¿Celos? Imposible. Sonrió antes de girarse en dirección hacia el campamento, seguramente ya habrían terminado con la primera parte de la sesión, aunque el ruido de pasos acercándose de forma apresurada le tomó por sorpresa. Se trataba de Sasha, quien ahora corría en su dirección.
—¡Tú! —El albino solo se detuvo cuando sus puños golpearon contra el pecho del vampiro. Lucía obviamente molesto y preocupado. Orion lo miró sin comprender bien el porqué de aquella actitud y el albino pareció comprenderlo porque no tardó más en explicarle lo ocurrido. —Ese idiota de Noiz acaba de golpear a mi manager mientras tú no estabas. ¿Qué mierda le pasa?, ¿Quién se cree para hacer lo que se le da la gana?... ¿y tú? ¿Por qué trabajas para alguien como él? —El vampiro no respondió nada, se había quedado atrapado en la última de aquellas preguntas, sabiendo en realidad porqué lo hacía, pero sabiendo que no podría decirle aquello a Sasha. —Él...él ha dicho que se va. Va a dejar la sesión a la mitad. Claro, ¿Qué podía esperar de él luego de que rompiera la nariz de Garret? —Sasha pareció sonreír molesto y sin embargo, Tohru pareció reaccionar a sus dichos.

—¿Has dicho que se va? —El vampiro observó al albino como si esperara que este lo desmintiera, pero sabía muy en el fondo que podía ser un movimiento muy posible de parte del rubio. —Sí. Le dijo a Garret que se iba antes de largarse del campamento. —Sasha no podía entender cómo el vampiro podía estar con alguien como Noiz cuando él podría ser mucho mejor, mucho más tranquilo...sumiso.

Mierda. ¿Por qué se iba tan así?
Pasó de Sasha y del otro rubio que se había mantenido fuera de la conversación para seguir el aroma que bien recordaba del blondo. Corrió entre medio de los árboles, pasando de acercarse al campamento. Su instinto no podía engañarle, el blondo se hallaba cerca de la playa, lejos de todo el resto pero no a tanta distancia. Para él sería fácil alcanzarlo antes de que pudiera alejarse más y sin embargo, se preguntó por la razón del repentino cabreo de Natalie. ¿Se habría peleado con Sasha?, ¿Garret le habría dicho algo inadecuado?
En ningún momento atribuyó la causa de aquello a sí mismo y al hecho de haber tomado la sangre de aquél chico del que ni el nombre sabía. Se movió entre las palmeras, bajó el sol abrazador de aquél lugar, incluso algo de arena se metió dentro de sus zapatillas, pero finalmente estaba allí, a las faldas de la playa y en cuanto sus orbes buscaron en la lejanía, pudo ver la silueta del rubio alejándose. Corrió hacia él mientras le llamaba con su voz potente: —Natalie, ¡espera! —Y sin embargo, sabía que el otro no se detendría. Allí todo era tan pacífico, excepto aquellos dos.

No le tomó mucho el alcanzar al cantante, al cual tomó por un brazo para poder girarle y que le explicara por qué estaba abandonando el trabajo de aquella forma tan repentina. —Oye, dije que esperes. —No habló con severidad, más sí con algo de su seriedad natural. Si se trataba de trabajo, no podía hacerlo de otra manera. Sabía que le había permitido faltar el día anterior a sus citas, pero aquella sesión era importante y no podía simplemente permitir que se marchara. La mirada carmín del vampiro buscó la de su representado, quizá en espera de que aquellos orbes salvajes que poseía, hablaran por él.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Lun Dic 09, 2013 12:04 am

Odiaba la playa, el calor, la arena... Y ahora más que nunca se sentía ofuscado para con el paraje que le envolvía. No sabía del cierto el camino a su ciudad pues a fin de cuentas solía dejarse llevar siempre por aquellos que se encargaban de los papeleos empero estaba totalmente convencido en largarse de ahí, en desaparecer para no romper más caras por aquella vez. La sofocante luz solar logró que el rubio incluso comenzase a sudar, cabreando aún más al que tenía la imagen de Orion rodeando a ése condenado que gemía a placer contra su figura, no, por más estúpido que pudiera parecer en ningún momento ubicó en aquello el mordisco o la ingesta del vástago, estaba cegado por un sentimiento que hasta ahora jamás le había golpeado con tanta fuerza, uno que no le dejaba pensar con claridad, que no le permitía ver más allá que la maldita imagen.
Pero sin duda su imaginación parecía dispuesta a jugarle malas pasadas pues le pareció escuchar la voz del maldito a sus espaldas, voz que por otra parte ignoró muy a pesar de lo potente de la misma, encaminándose hacia el destino que aún no parecía muy dispuesto a conocer. La arena retrasaba su paso pues era costoso caminar por aquella tan fina que creaba pequeños surcos tras de él, sin embargo no fue la arena, ni las palmeras lo que detuvo el paso del cantante, lo hizo el agarre propinado, uno que logró tambalear al completo el cuerpo que procuraba escapar de la situación de un modo de índole infantil. Se giró con furia: Sabía quién era, su voz y el escalofrío de la cercanía hablaba por las evidencias. Pero no existieron palabras de ningún tipo, el puño que le había quedado libre fue directo al rostro contrario, siendo aquella la primera vez que sí golpeaba con todas sus fuerzas y cargaba de verdad contra su manager, aquel curioso objeto que colgaba de una de las orejas del adulto se balanceó incluso.

No supo del cierto si fue por el impacto o la sorpresa pero se vio liberado y se encargó de apartarse un par de pasos de él, lo suficiente para contemplar al que acababa de probar la ira de un cantante que sabía que nada tendría qué hacer si el vástago le deseaba muerto, pero aquello no amedrantó la amenaza ni el deseo de querer volver a golpearle. No era un chico que se dejase al miedo.

Su respiración era pesada, profunda, la dejaba escapar por su entreabierta comisura. Parecía que hubiese corrido un maratón por el modo en el que procuraba tomar aire y lo expulsaba en un ritmo que incluso podría marear por lo rápido del mismo, lo que Tohru no sabía era que aquello era típico en ése de dura fachada cuando intentaba calmar el llanto, uno que ahora estaba totalmente fuera de lugar, uno que no entendía pero que deseaba salir a la luz. –Estas despedido.- habló sin pensar, sin desear.
Acababa de declararse de ése imbécil y sin embargo el mismo se estaba cortando con el cuchillo con aquellas palabras, pero muchas veces el pez moría por la boca... Cosa que solía pasarle muy en especial a quién solía expresarse con el cuerpo. Mierda. No. No. Que no se fuera. Alzó el brazo, como si desease volver a golpearle, cómo si su puño fuera a impactar de nuevo en aquel otro ya herido, pero bajó el brazo de manera repentina y empezó a reírse, aunque conforme se daba la carcajada su mirada estaba enfocando la arena que pisaban, la misma que proyectaba alargadas sombras de sus cuerpos. –Así podrás seguir zumbándote a todo lo que se te ponga por delante.- celos. Ira. Rabia. Lo escupió todo como solía de manera que pretendiera crear herida en el otro para cubrir la suya.

¿Por qué? ¿Por qué ése imbécil había aparecido en su vida para cambiársela de esa manera? Mataría a Kevin... Lo haría. Hasta ahora la necesidad de sentirse exclusivo no había imperado en él... Hasta ahora. Quería irse. Montárselo con cualquiera y terminar en la cama con resaca.
Pero antes de poder darse mucho más en esa escena aparecieron los preocupados por aquellos dos: Ambos eran los buitres de la carroña que parecían estar oliendo. El beneficio estaba claro. Sasha se aproximó a Orion y con una naturalidad extrema abrazó al recién despedido por la cintura, como si intentase... ¿Estaba consolándolo? -¡Ah! ¡Qué desconsiderado...!- el que antes había ido en defensa de su manager ahora protegía al que debía ser fruto de condena. ¿Hasta dónde mierda llegaba ése maldito mundo de poderes?

Pero si Tohru quería jugar... Jugaría. Agarró al conocido cómo Garret cuando este, siendo tan falso como el albino se aproximó a él para preguntar sobre su estado y torció los dedos entorno a su ropa, obligándole a reclinarse sobre su cuerpo. Y sin más... Le besó con violencia, con desdén... Aquellos no se parecían a los besos que compartió hacia noches con el morocho. A fin de cuentas eso era lo que creía que el vástago había estado haciendo. Aquel hombre, sorprendido abrió los ojos de par en par y Sasha no se quedó atrás en su sorpresa.



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 09, 2013 12:59 am

Lo vio girar y el puño alzarse, más pronto perdió la visión del mismo en cuanto este se clavó contra una de sus mejillas y le hizo tanto soltar al menor como retroceder algunos pasos por la fuerza del impacto. Automáticamente una de sus manos fue a parar hacia esa mejilla. ¿Por qué?
Miró al otro esperando una explicación por aquél golpe que no creía haberse ganado. No había hecho nada que pudiera enfurecerlo... ¿ o sí? Como fuera, todo aquello quedó fuera de su mente en cuanto el blondo le anunció su despido. No dijo nada, al fin de cuentas, sabía que aquello podría pasar en cualquier momento, era solo que...creía que Natalie sabría aprovechar la unión entre ambos para escalar más alto, quizá incluso retener parte de su orgullo así como Tohru intentaba mantener a raya el suyo propio. Estaba de más lo que pensara, o eso podía creer, para Noiz simplemente no había importancia en mantenerlo ni a él ni a ningún otro manager y todos pasarían volando ante los ojos del cantante por equivocarse, intentar mandar sobre él, o por lo que fuera que ahora le tocaba a él. Apretó los dientes, al escucharle reír y continuar con sus palabras. ¿A qué se refería? No había siquiera rozado la posibilidad de que Noiz le hubiese visto con el otro rubio y cuando aquella alternativa calló sobre él y esperó por poderle hablar sobre lo mismo a Natalie, otra voz llegó desde sus espaldas. ¿Acaso le había visto? ¿Eso era lo que le había molestado? Y aunque sabía que no había hecho nada malo, bien podría haber sido malinterpretado...aunque aun así no podía entender por qué le molestase al blondo si en el contrato que habían firmado, nunca habían acordado exclusividad a la hora de beber de su sangre o sobre las relaciones sexuales entre ambos.

Unos brazos atraparon su cintura por detrás mas no lo detuvo. Su vista seguía fija sobre el rubio. Los otros ¿Habrían escuchado? Era probable, después de todo, las palabras de Sasha tenían algo que ver con su despido. ¿Lo aceptaría? Ser despedido así...y por algo como aquello. No, no podía y sin embargo, su orgullo se negaba a caer en la sola idea de tener que explicarle al blondo que no había ocurrido nada más que un intercambio de vitae. La vista apagada del vampiro se movió hacia Garret quien parecía interesado en Noiz, pero no fue hasta que repentinamente su representado y el manager de Sasha, se besaron, que realmente su atención se fijó en él y se apartó de los brazos de Sasha. Apretó los dientes y su expresión se volvió claramente molesta. Tomó por un brazo al cantante y lo arrastró lejos de Garret antes de devolverse hacia los otros dos y hablarles seria y claramente. —No se atrevan a seguirnos. Necesito hablar a solas con Natalie. —Y sí, era una orden que irrevocablemente tendrían que cumplir como los humanos que eran.
Y tras la respuesta afirmativa de ambos, arrastró al blondo lejos de allí, no prestándole atención ni a sus quejas, ni gritos y mucho menos a sus golpes e intentos vanos por soltarse, no le prestó la más mínima atención hasta que llegaron a un pequeño claro entre los árboles. Por allí no había nadie, ni siquiera los pescadores quienes parecían haber emprendido viaje hacia sus cabañas.

Lo soltó solo cuando una gran muralla de piedras se erigió frente a ellos y sin embargo, su cuerpo y sus manos bloquearon cualquier intento de escape del cantante. No le golpearía, pero si le dejaría claro lo que había visto...antes de dejarlo. —Tú, no te atrevas siquiera a intentar no escucharme. ¿Por qué haces lo que quieres siempre? Ni siquiera has dejado que explique o que siquiera entienda porque estas enfadado. Me has despedido sin siquiera darme una explicación y has besado a Garret como si fuera otro más de tus numeritos para llamar la atención ¿de quién? ¿La mía? ¿Quieres ver si me pongo celoso? —Una de sus manos se empuño y clavó un golpe en la pared junto al cuerpo de Natalie. —Ni siquiera sé porque debería darte explicaciones, nunca dijimos nada de exclusividad y aun así tú me das ese tipo de razones y pretendes que lo deje pasar, ¿qué me resigne tal como los otros que estuvieron antes que yo contigo?...¿Por qué no eres claro con lo que quieres? o ¿Es que crees que acaso puedo saber lo que piensas y deseas?, pues si ese es el caso, lamento decepcionarte. —El vampiro dejo escapar un suspiro antes de añadir una última cosa. —¿Crees que besé a aquél chico? —No, realmente no debía importarle aquello, si lo había hecho o no, no tenía nada que ver con Natalie pero entonces, porque se sentía algo feliz de saberlo posiblemente molesto por aquello.

Apretó la mandíbula. Era irritante saberse así y por aquello mismo, decidió alejar sus manos de Natalie para posteriormente dar unos pasos hacia atrás. —Ya no importa. —Su mariposa se le escapaba entre los dedos y no podía alcanzarla. Sus orbes miraron hacia la nada allí en el piso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Lun Dic 09, 2013 1:32 am

Su espalda se empotró contra uno de aquellos muros alzados de la nada, sintiéndose apresado entre su cuerpo y el de su manager pero no por ello mostró signo de debilidad, no por ello perdió la ira de su mirada. Durante el camino se intentó resistir al arrastre pero de nada había servido golpear una y otra vez su costado, simple y sencillamente habían llegado a un punto sin receso... O algo así. No dejó ni un momento de contemplar el rostro foráneo, escuchándole con callada sensación molesta; Había montado un número por mera acción que desconocía. Celos. Jamás los había sentido, él siempre había destacado en todo desde temprana edad y era el instigador a que los jóvenes le imitasen, le adorasen... Los celos por norma general eran enfocados hacia su persona, experimentarlos en carne propia era algo que no se había dado, no hasta ése momento. La risa que antes fluctuó ahora no se vería capaz de volver a emitirla, no después del severo golpe que aquel de cabellera oscura propinó contra la pared, cosa que logró que su cuerpo se irguiera y se tensase, de haber querido el vampiro le hubiera quebrado el cuerpo entero con aquel gesto. –¿Acaso te estoy pidiendo explicaciones? ¿O exclusividad de algún tipo?- sí, la pedía... Pero jamás se lo diría. Jamás. Estaba tan jodidamente confundido... –No quiero que te resignes.- Dios... ¿Por qué era tan complicado todo aquello? ¿Por qué? El otro formuló la pregunta estrella mientras que, quizás arrepentido de la misma se apartaba de su cuerpo y fue entonces cuando el contrario, por primera vez desde que se conocieron evadió su mirada. El vástago, quién siempre le atajaba por el mentón para encontrarse con su mirada ahora enfocaba la suya hacia el suelo, evadiéndole. Aquello fue quizás lo que envalentonó al cantante a hablar.

-Sí, te vi. Vi como ése imbécil se derretía entre tus brazos.- su voz sonó severa, firme. Pero en su interior tembló. –¿Me he quejado alguna vez? ¿Te he dicho alguna vez que no a algún trabajo que me hayas buscado? Siquiera me he negado a posar con esa puta.- Sus puños se tensaron, también lo hizo su gesto. –Pero yo...- titubeó. Joder. –Aquí si se esfuerza el uno, también gana el otro. Y yo estaba intentando darlo todo para que me mirases. Para ser tú puta estrella entre los focos.- por inercia se llevó una mano al vientre. Oh, sí. Eso era lo que el vástago debía atender. –Quería hacer la mejor sesión para agradecerte el jodido regalo.- tal y cómo el otro su rostro apuntó hacia el suelo incapaz de seguir mirando al foco de su ira y movió entonces las palmas hacia atrás, golpeando a puño cerrado la pared en la que proseguía apoyado. El impacto fue tal que pronto moradas marcas nacieron en lo níveo de su piel. –¡Y mientras lo hacía te largaste con ése cabrón!- alzó la voz, algo impropio de él pues su timbre era algo que cuidaba en exceso para mostrarse siempre perfecto en las puestas en escena de las tarimas.
¿Era tan patético? ¿Realmente lo era? Sus manos temblaron pero intentó que su cuerpo se mantuviera firme, altanero, aunque a pesar de ello su rostro seguía enfocando hacia la arena, esa tan fina que se adhería a gran parte de su calzado.

Quería volver a agredirle pero fue incapaz de moverse de su emplazamiento, no solía hablar de sentimientos y ése imbécil le había arrancado más de lo que nunca hubiera podido mencionar de tratarse de otra persona, las rodillas le temblaban, la respiración volvía a ser pesada. Y para colmo se sentía atrapado. No podía escapar, tampoco nadie acudiría como tantas veces para importunar la escena. Estaban solos y él se sintió atrapado; Era como una de aquellas mariposas que el otro coleccionaba estacionada en un marco. Muy posiblemente él seria parte de un gran enjambre de aquellas, una más que no destacaría. Una más que pronto moriría. Una más. ¿Y eso por qué mierda le debía importar? El ambiente se volvió tan tenso como extraño. Se le hizo imposible mencionar nada más o moverse, estaba ahí, cómo si verdaderamente estuviese clavado al muro, como si de verdad fuera una de aquellas que enamoraban al vástago detrás de los marcos. –Quería ser una mariposa.- y no fue capaz de entender como dijo soberana estupidez, por qué. Pero de repente entendió el regalo, el por qué era una mariposa lo que el otro había decidido escoger, por qué en su vientre llevaba aquella que caía agraciada por su piel y que ahora sus fans, cuando vieran las fotos en la revista, pronto pondrían de moda al tratar de imitarle. Pero ninguna seria tan especial como esa regalada casi a escondidas. Casi como un secreto.

Desde que se fue de casa y ante la clara falta de amigos, el gran Natalie no acostumbraba a recibir ningún tipo de detalle, no de las personas que le rodeaban. Pues flores y bombones eran comunes en aquellos que coreaban su nombre. Pero ellos llamaban a Noiz. No a Natalie como lo hacía el morocho.



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 09, 2013 2:14 am

¿Por qué? Con aquellas simples palabras, el blondo le había hecho sentir la criatura más baja sobre la faz de la tierra. ¿Por qué no lo había comprendido?... ¿O es que acaso aquello a lo que no se atrevía a llamar por celos le había jugado una trampa?
Miró al blondo con una mirada menos molesta, quizá esta vez si algo apagada, ¿por qué era todo tan confuso? Quería creer que la relación entre ambos era solo estrictamente profesional y aun así el uno se había sentido traicionado por el otro y él...él se había ido para calmar su cabeza, para sacarse de la misma al rubio.

"Quería ser una mariposa"

Aquello hizo que quisiera avanzar hacia adelante pero ¿Qué le diría? Para él, Natalie era uno de esos pocos especímenes que nunca se atrevería a poner dentro de un cuadro, porque la verdad era, que él lucía perfecto en su ambiente, montado en un escenario, con todos aquellos piercings sobre su rostro y cuerpo. Apretó los puños a los costados de su cuerpo. Su seguridad, sus años le decían que se alejara, que no se permitiera caer más en el fondo por aquél resplandor azulado que la criatura emitía a sus ojos como una mariposa morpho, y sin embargo, no quería irse, no quería dejar las cosas así; tal como Natalie había dicho, no deseaba resignarse a aquella decisión apresurada tomada por el blondo.

Agarrado a aquel último pensamiento, dio un paso hacia adelante, y otro, y otro, hasta que estuvo prácticamente a escasos centímetros del cuerpo de Natalie, y tal como lo había hecho en muchas otras ocasiones, llevó una de sus manos hasta el mentón del cantante, tomando del mismo con cierta firmeza para que este le mirara. La expresión del vampiro ahora era más tranquila y sin embargo, había algo en ella que no se había permitido mostrarle a nadie más. Buscó encontrarse con aquellos orbes dorados y que estos le permitieran verse reflejado en aquella fiereza que le había recibido desde el primer día en que ambos se habían encontrado. —Lo siento. Fui egoísta...pensando que solo yo me sentía así. —No quiso ser más específico porque aquello realmente le estaba costando, pero sí, quería referirse al hecho de haber sentido celos  haberse dejado manipular por ellos. —Siento haberte dejado cuando querías que estuviera allí. Lo cierto es que actué mal y no voy a negarlo. —Bajo su rostro hasta que el mismo quedó a la altura del de él cantante y desde allí siguió con sus palabras. —Lo cierto es que tú ya eres mi mariposa. ¿No lo recuerdas? Lo fuiste desde el momento en el que aceptaste trabajar conmigo, desde aquél primer golpe que me diste. Demostraste ser la más hermosa de todas. —Si hubiera sido un humano, probablemente ahora estaría completamente sonrojado, pero porque era él y porque era un vampiro, pudo decir aquello con cierta naturalidad en su rostro, aunque de cualquier modo pronto apartó su mano y volvió a erguirse, suspirando y mirando hacia un costado. No se alejó; sus brazos atrajeron el cuerpo del otro en una especie de abrazo, aunque su mirada seguía en un punto diferente, intentando ordenar ideas.

—No creas que esto se lo digo a cualquiera, Vándalo. —Tenía que aclararlo, si Natalie pensaba que se lo decía a todos aquellos con los que había estado trabajando...entonces estaría en un error. —¿Realmente vas a dejarme ir? —Quería volverlo a escuchar, si ahora que la situación parecía estar un poco menos caliente él seguía pensando igual, si ahora que se había enterado de lo que Natalie quería ser, vería como se escurría entre sus manos por unos minutos erróneos dedicados a la persona equivocada. Por una vez, quería escucharle decir algo con autoridad, así como lo había hecho el día que sellaron el contrato, así como unas noches atrás, cuando le había gritado en la cara por besarlo.

Sentir aquella calidad entre sus dedos, de pronto le hizo odiar la sola idea de solo pensar que la perdería. Tan pronto...¿Que había hecho ese vándalo para hacerle actuar de esa manera?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Lun Dic 09, 2013 9:12 am

Su mirada no se acobardó, muy por el contrario cuando el otro le pidió que le mirase al alzarle por el mentón no dudó en hacerlo, su mirada se cruzó con aquella otra y escuchó con sorpresa las palabras del mayor. Lo gélido de su aliento impactó contra su rostro y se sintió aturdido, todas aquellas palabras, todas aquellas declaraciones, eran demasiado vergonzosas para alguien poco acostumbrado a ello –pues era obvio que hasta cuando sus fans se declaraban él no tenía sentimientos encontrados para con ninguno- sin embargo lo que vino le arrancó un rubor anormal: Un abrazo. O un intento de éste pues fue torpe, quizás incluso inocente. Su cuerpo impactó muy suavemente con el foráneo, reposando sobre él y esos brazos largos y finos se acomodaron en su forma de manera más o menos certera. ¿Es que era la primera vez que abrazaba?. El pensamiento le hizo sentirse poderoso, pero las palabras que siguieron lograron que todo se volviera menos tenso: No se lo decía a cualquiera. Fuera o no verdad, eso era quizás lo que quería escuchar, lo que quería saber. Frotó su nariz contra el torso ajeno de manera disimulada, ahí antes había estado un rubio apoyado pero a pesar de eso el aroma del adulto imperaba, maravillándole los sentidos empero su propia acción no duró más que segundos despacio buscó alguna hendidura en el abrazo y así, pudo retroceder, abandonar el confort del mismo, la vergüenza se marcaba en su gesto, faz sonrojada y mirada encasillada en la confusión pero se atrevió a sonreírle con altanería. –Orion.- habló alto, claro, pudo ser capaz de notar incluso la vergüenza en el rostro del mayor, mierda, se veía jodidamente atractivo. Pero apartando debilidades su puño fue directo esta vez al estomago ajeno pero frenó el gesto a duras penas sus nudillos iban a hacer impacto y simplemente apoyó allí el mismo.

-Cómo me dejes... Cómo te vayas juro por UT que ni tu inmortalidad te ayudará a escapar de mi furia.- buscó sus ojos, esos carmesí que atraían a cualquiera, su mano postrada en el vientre foráneo se movió para que sus dedos tecleasen –nuevamente con disimulo- la prenda que cubría su vientre, aunque en un arrebato de esa hostilidad que destilaba por los poros agarró la misma y le atrajo hacia él, aunque no fue tan delicado como hasta ahora lo fue el moreno sus cuerpos volvieron a chocar, aunque por su parte no rodeó, simplemente se apoyó sobre el que había alejado lo menester para golpear. –Quédate..-

Y no, no era una petición, era una orden. La decisión fue apresurada, embebida por los celos, por la rabia, por ése sinsentido que le removía las ideas cuando el otro estaba demasiado cerca, pero si algo quería era permanecer al lado de ése imbécil que se atrevía de manera descarada a hacer lo que nadie más a lo largo de su carrera. Era distinto, especial... Podía ser capaz de entender el motivo por el cual cualquiera que se apreciase mínimamente en el competitivo mundo de la música buscaría el apoyo de ése capullo. Pero a pesar de lo impersonal de ése abrazo, hizo algo más. No pensaba dejarlo todo en el aire, no acostumbraba a hablar, por consiguiente no tenía pensado volver a dejar fluir su voz. No por ahora.

Esa mano postulada en el vientre foráneo se alzó y le sostuvo por el mentón tal y como el otro hizo desde el primer encuentro, tal y como el otro le sujetaba para buscar esa mirada que siempre le evadía, pero no únicamente buscó ser observado. Se alzó sobre la punta de los pies para sesgar la falta de centímetros que existía entre uno y otro y sus labios impactaron contra los de su manager de manera poco menos brusca. El de cabellera oscura fue el primero en atreverse a ello y ahora simplemente se lo estaba cobrando, fue casto, sin húmedad, sin mordiscos. Sin nada más que ése efímero contacto. Batir de alas suave. Se separó con un gesto corrompido por la vergüenza aunque su voz fue firme, decisiva, letal. –Si te largas iré a por ti, a por tú nuevo muñeco. Y os mataré.- mierda. Era tan difícil decir las cosas bien... muy por el contrario del vástago no se atrevía a pronunciar el perdón o el por favor, siempre solía hablar como ahora y el otro debería ser ya conocedor de ello. Le soltó entonces el mentón, quedándose con el recuerdo de lo frío de su piel entre los dedos.



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 09, 2013 10:25 am

Aquél calor pronto se alejó y algo confundido, el vampiro observó nuevamente hacia el blondo. Nuevamente vio volar un puño en dirección hacia su estómago, pero el contacto no fue del tipo que esperaba sino que el mismo, simplemente reposo contra su piel. Ah, demonios.
La expresión de su rostro fue cambiando lentamente, hasta que una sonrisa se dibujó en sus labios y sus orbes se cerraron. En serio...Ut le había puesto un demonio más peligroso que todos los otros por delante y pensar que era realmente lindo le asustaba. Se quedó allí, recibiendo aquella cercanía tan al estilo del rubio, sintiendo su cálida piel al apoyarse mínimamente contra su torso, pero el otro no se quedó con solo eso y una de sus manos fue a parar contra el mentón del vampiro. Solo en situaciones como esa, podía darse cuenta que un simple gesto como tomarle por el mentón, ya se había vuelto algo común entre ellos...el buscar el rostro del otro y acaparar su visión y atención. No, no podía evitar rozar aquella piel cuando sentía que se estaba acercando más, por ello una de sus manos rodeó la cintura del otro en cuanto sus labios se encontraron. No era un beso como los de un par de noches atrás, allí no hubo nada más que un simple roce, pero lo que abarcó con ello dentro del vampiro fue mucho más allá. Ese pequeño rubito estaba dando vueltas de cabeza su mundo y lo peor de todo, era que aquello le gustaba.

El beso fue corto pero no por ello menos grato. Aquella mano con la que lo había envuelto se quedó en su lugar sobre la cintura del blondo, sin desear aún el terminar con aquél contacto. Por supuesto que recibir sus infantiles amenazas hizo que se tomara la cabeza con su mano libre para poder reír. Realmente, ese humano no podía decir las cosas de una forma mejor ¿no? No, pero así estaba bien para él, no le molestaba he incluso parecía ser consciente de que aquellas cosas le gustaban del cantante, aunque no se lo diría. Su mano sobre la cintura de Natalie hizo algo de fuerza en su dirección para apegarlo mientras la risa se iba convirtiendo en una sonrisa divertida. —No me iré. Tampoco planeo escapar por la eternidad de Noiz el furioso. —Puso un tono divertido al llamarle así aunque pronto abandonó aquello para acomodar su mano libre contra el estómago del blondo, contra el piercing que le había regalado y que el otro había aceptado e incluso se había calzado momentos luego de que lo escondiera entre sus ropas. Buscó que quedara una mínima distancia entre sus rostros mientras sus dedos rozaban aquella zona en su vientre. —¿Cómo podría abandonar a mi rebelde mariposa? —Si Natalie era Natalie, entonces él sería como era y por aquella misma razón, barrio los labios del otro con un nuevo beso, posesivo e imperante, no tan casto como el de el rubio.

Lo aceptaba, que el otro le hacía querer explorar más, querer ir más allá, su lengua contra los labios del otro era la firme prueba de aquello. Siempre quería algo más de parte de su representado e incluso ahora, quería entenderlo aún más y saberse la persona por la que sonreía ante aquellos flashes. Por UT que ese muchacho le estaba cambiando en tiempo record y sin embargo, no le molestaba. Tenía a la más brillante mariposa reposando sobre sus manos y todo lo que podía hacer era admirarla mientras batía sus alas en busca de vuelo. Desde lejos llegó un sonido como el de un altavoz y según el buen oído del vampiro, debían estar llamando a la gente de vuelta para comenzar nuevamente, aunque parecía que aún no le habían informado al director de la sesión de que Noiz no pensaba seguir con aquello. ¿Y él? ¿Quería separarse de aquella piel para volver al trabajo?
Apenas separó su rostro del de Natalie para ver qué es lo que haría. Joder. Estaba dispuesto a irse de allí ahora mismo con él si eso era lo que deseaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Lun Dic 09, 2013 12:30 pm

No le importó verse tomado por la cintura pues lo atribuyó a que el otro parecía entender que por ahora –y solo por ahora- no disgregaría tanta violencia contra ése otro, no obstante el apelativo con el que otro le llamó si logró que una de esas cejas decoradas se afianzase en un muy ligero tic que evidenció la molestia por mencionado mote. ¿Cómo mierda le había...? ¡Diablos! Ése condenado era mucho más de lo que nadie fue, de lo que ningún representante hizo en él. Aquello era terreno peligroso pero comenzaba a no importarle caminar sobre las candentes brasas si con ello conseguía más de ése secreto pecado.
No se iría. El de ojos carmesí le había prometido quedarse a pesar de haber sido golpeado, ¿Quién era de verdad? ¿Por qué restaba con él de aquel modo tan natural? Hacía prácticamente dos semanas de ése furtivo primer contacto y ahora podía asegurar que estaba perdido en la relación tormentosa que compartían. El uno siempre buscaba torcer la voluntad del otro, ya como si se tratase de un juego en el que ganar era asegurarse que el otro quedaba debajo, aunque, no obstante, ambos debían cooperar para poder alcanzar la cima deseada. Que le tocase el vientre volvió a encender su rostro y le dedicó una mirada de clara amenaza inscrita, bien, no le había golpeado hasta ahora pero tampoco era que no fuera a hacerlo más si los gestos como aquellos seguían dándose... Aunque de un modo u otro, tener esa mano dónde él mismo se tocó mientras exponía su sentir durante la sesión logró encender algo en él: ¿Estaba Tohru dándole la misma importancia al presente? Y lo más importante. ¿Se lo estaba trasmitiendo con esa caricia? Sonrió. –Eres el alfiler que me tiene atrapado en tú pared.- atrapado, así se sentía.

Un jadeo. No se espero ése beso ni sentir la lengua contraria dentro de su boca pues verdaderamente creyó que esa clase de gestos el otro no era asiduo a realizar –bien, a fin de cuentas se habían acostado cuando el alcohol imperaba en las venas del adulto.-. Pero no se quedó atrás, no quiso ser como aquellos que se encantaban cuando la persona deseada les robaba el aliento, él, Natalie, incrementó la pasión de aquel contacto húmedo e incluso empujó muy ligeramente al vampiro en busca de un punto de apoyo, empero su cuerpo parecía estar imantado al otro pues se movió a la par. La respiración se truncaba, sus manos buscaron el cuello del otro para arrimarlo y no permitirle escapar. Todo se volvió locura. Más. Quería más.
Pero todo se rompió cuando una voz pareció llamar a los que estaban dándose merecido descanso, recordándole dónde estaba y haciendo que el morocho dictase distancia mientras le veía. No supo el motivo pero creyó saber que estaba pasando por la mente del vástago cuando éste le miró. Por su parte tomó algo de aire y procuró calmar su respiración. Le estaba dando permiso para elegir qué hacer, algo inaudito. ¡El gran Orion estaba dejando tan importante decisión en sus manos! ¿Qué pensarían el resto de artistas que habían pasado por las manos de ése manager? Posiblemente arderían en cólera. –Tengo que seguir.- más que su reputación –una manchada con peleas- estaba en juego la del condenado inmortal.

Sus brazos atraparon con mayor poder los hombros de su compañero y le atrajo de manera más demandante contra sí, esta vez sonrió como muy posiblemente nadie más le hubiera visto: De verdad. –Pero no posaré con la zorra.- parecía que de nuevo se sumiría en un beso de aquellos extremos que robaban la cordura de los implicados pero justo antes de que ambas comisuras entrasen en contacto, el cantante movió sus brazos y apoyó las manos sobre el torso del otro, empujándole fuera de su rango de alcance. –Tú saldrás conmigo en las fotos.- Ese había sido el principal problema... ¿No? La confusión tras las cámaras, pues se encargaría de aniquilar toda desconfianza, pero aquello ciertamente le divertía: Ni una sola foto de Orion con sus representados... Ni un romance conocido. No existía absolutamente nada en aquel impecable expediente. Uno que él mismo se encargaría de teñir con su azul eléctrico. La prepotencia se tiñó en el rostro del rubio quién pasó justo por el lado de su aliado, de su compañero y al hacerlo rozó su mano con la del otro, fue como cuando dedicó casto beso, tal vez, en espera de una reacción mayor por parte del adulto.



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 09, 2013 4:24 pm

Suspiró. Bien, esa decisión debía ser la mejor y agradecía que Natalie aún quisiera seguir con aquello, después de todo, se evitaría tener que llamar para disculparse con el director y todo su equipo. Se dejó atraer por el blondo, al fin y al cabo, todo el siempre terminaba siendo como un imán para el vampiro.
Una de sus cejas emitió un tic en cuanto esa sonrisa hizo pareja con la razón de la misma. Ah, claro, bueno...en parte Sasha se lo había buscado, pero estaba seguro que eso no pondría muy contentos ni al director, ni al albino y su manager. Pestañeó en cuanto se separaron tras aquél casi beso. Ese mocoso, esperaba que nunca se diera cuenta del poder que podía ejercer sobre sus decisiones o estaría condenado. Y entonces, le cayó encima una piedra de varias toneladas encima, no al menos así lo sintió él en cuanto el otro le pidió que apareciera en las fotos con él. Imposible. Esa fue su respuesta inmediata y silenciosa para aquél pedido. Tch. A él nunca le habían gustado las fotos, por eso nunca se había inclinado por ser modelo y de hecho, por eso se mantenía lo más lejos posible que podía de los flashes. Le gustaba ver a otros en aquella escena, pero el siempre había pertenecido a las sombras, a la parte más alejada del estudio, allí donde podía controlar todo.

Su vista se movió hacia un costado cuando el blondo paso a su lado rozando una de sus manos. Bueno, ahora parecía que estaba en sus manos el hecho de que aquella sesión continuara. No podría convencer por métodos normales a Natalie para que volviera a posar con Sasha y él de solo pensar en tener que abandonar su posición tras las cámaras podía sentir como el final de su espina dorsal le devolvía un escalofrío que llegaba hasta su cabeza. Cerró los ojos mientras se daba vuelta para seguir al rubio. Bien, se cobraría el hecho de que le hiciera hacer algo que no le gustaba con una "tortuosa" invitación a comer.
Sus pasos siguieron los del cantante, amoldando sus pasos a los de él para poder hablarle desde su lado: —De acuerdo, pero antes debes saber que no me gustan las fotografías y que por ende, luego tendrás que compensarme por eso. —Y realmente lució como si estuviera siendo obligado a aquello, oh, su faceta artística no estaba tan perdida como el mismo pensaba y quizá con Natalie pudiera sacarla a relucir más seguido, después de todo, con su naturaleza amenazante y serie solía obtener siempre lo que quería...excepto con Natalie.

Metió las manos en los bolsillos mientras su vista iba hacia adelante al ver como el encargado de vestuarios parecía acercarse hasta donde estaban ellos con el director de la sesión. Seguramente Sasha debió haberles dicho por dónde se habían ido a pesar de que no les permitió que les siguieran. Uno de los dos, el que había ayudado a vestirse a Natalie, parecía verdaderamente preocupado por el destino de la sesión y en cuanto estuvieron lo suficientemente cerca, el director dedicó una mirada tanto a Natalie como a Tohru.
—¿Todo en orden? —Preguntó el director con claro interés.
El vampiro miró a Natalie antes de mirar hacia el hombre y responder con su misma seriedad de siempre. —Noiz se rehúsa a volver a posar con Sasha —y aquí el director pareció jadear como temiendo por el destino de la sesión.— y sin embargo, no desea terminar con la sesión de fotos. —Ahora la vista de los dos hombres se dirigió hacia Orion, quizá luciendo algo decepcionados. —Pero como es una sesión de parejas, les ruego que me permitan salir en reemplazo del albino, por supuesto, esto no influirá en los términos del contrato al que hemos llegado pues ha sido una decisión de nuestra parte. —Esperaba que aquello los dejara conformes y, aunque primeramente ambos hombres lucieron bastante sorprendidos, pronto el director dejo escapar una sonrisa emocionada. —¡Eso no estaría nada mal! Aunque claro, tendríamos que hacer algo también con la aparición de Sasha. —Orion pestañeó antes de ofrecerle lo mismo, quizá aquello incluso fuera una lección para el cantante de hard rock y para su manager especialmente. —Quizá ellos también podría posar juntos ¿no cree? —El director pareció pensar un poco en aquello antes de decirles que tendría que conversarlo con ellos pero que enviaría a alguien más a que se encargara de eso.
—Se nos va la tarde y tenemos mucho que hacer todavía. —El director meneó el megáfono antes de que se diera vuelta y les dijera que le siguieran.

Tohru intercambió una mirada con su representado, aunque no le dijo nada. Lo obligaría a cocinar galletas...sí, ese sería un buen castigo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Lun Dic 09, 2013 5:07 pm

¡Lo había hecho! Por su parte, se mantuvo totalmente al margen de la conversación entre Orion y aquel tipo que parecía verdaderamente encantado con el cambio y aunque el representante de Sasha no fuera especialmente conocido, bien podría comenzar a serlo si aparecía junto al cantante como parecía que el de ojos carmesí haría. En el momento en el que el de cabellera oscura giró el rostro para mirarle no dudó en dedicarle una sonrisa que claramente mostró conformidad: Oh, el gran Orion estaba dejándose a sus deseos... Pero bien sabía que aquello no quedaría así y que verdaderamente éste se cobraría la amenaza que en el camino le procuró, algo que no le molestó, muy por el contrario se le hizo divertido imaginarse la escena del mayor doblegándole... Muy posiblemente ése idiota se las ingeniaría para buscar algo que verdaderamente le importunase o molestase para cobrarse esa sesión. Le guiñó un ojo a escondidas de aquellos que iban y venían y se dirigió nuevamente hacia la tienda de campaña que les servía de camerino sabiendo que el resto de empleados obligarían al adulto a ir también hacia el lugar.

Se encontró ahí con el albino y el otro representante, quién estaba quitándose, totalmente sonrojado, la camisa. Al ver llegar al rubio y como un puberto delante de la persona agraciada se cubrió con la prenda que ya no decoraba su cuerpo a lo que Sasha poco tardó en dar con el que acababa de entrar... aunque su mirada se deslizó hacia la entrada, como esperando que al lugar se adentrase al que esperaba. –¿Cómo lo has conseguido? ¿Con Orion?- emitió una risa acalorada, no había visto molesto a ése imbécil siquiera cuando la furia de sus puños se centró con rabia en él. –El nunca...-
La mano gentil de Garren se postró sobre el hombro de aquel con el que posaría y éste le miró de soslayo antes de asentir. Fue el más mayor de los dos el que habló. –¿Lo teníais ya planeado?- ése imbécil siquiera le miró a los ojos, pero para entonces Noiz estaba ya quitándose las ropas y lanzándoselas al muchacho que estaba junto a los que posarían para asegurar que las prendas les quedaban de la manera deseada por el director de aquella pantomima.
El rubio sonrió. –No es vuestro problema. Os han ofrecido una alternativa, así que...- la burla se instauró en su semblante antes de calzarse la camisa que estaban tendiéndole. –... os jodan.-

Miró ahora hacia Orion sonriéndole cargado de ése orgullo que se gastaba: Oh, sí. Ahora llegaría el momento en el que muy posiblemente otros tantos soñaron. Esos que antes pasaron por las manos del manager con mayor renombre y que pronto podrían verle en las revistas luciendo junto a él; Su atuendo ahora consistía en una camiseta de rejilla pequeña que dejaba ver al completo la forma de su cuerpo, pantalón vaquero y nuevas cadenas adornando aquí y allá, aunque no pudo deleitarse con el cambio de ropa del moreno pues desde fuera nombraron a Sasha, que como él estaba acostumbrado a cambiarse y a hacerlo rápido y a él mismo.
Los chicos, ambos, miraron hacia sus representantes, aunque pudo saber que Sasha también dirigió una mirada hacia aquel por el que daría la mitad de su imperio y salieron ya vestidos del lugar dejando a solas a esos dos claros competidores. –Bien, quiero hablar con vosotros. Sois los que tenéis experiencia... Así que os rogamos ser dinámicos y llevar la voz cantante en las fotos, obligadles a posar, a sonreír.[/color]- mientras hablaba un chico de manos gélidas se aseguró de volver a maquillarle, aunque no era más que algo de base para acentuar la belleza natural de aquellos a los que estaba pintando. –[b]También habrán un par de tomas con los cuatro juntos, así no se desaprovecharan las fotos con ambos. Se alargará la sección en la revista.- y aquello sin duda parecía entusiasmarle, no parecía acostumbrado a los cambios de última hora por petición de aquellos a los que contrataba pero parecía verdaderamente feliz de que Orion le hubiera pedido aquello. Una vez supo que aquellos dos habían captado lo que debían hacer dirigió la mirada hacia la tienda dónde estaban los adultos. –Vamos, vamos!- apresuró y por lo mientras aquellos dos idols fueron hacia el lugar atestado en focos.

-Veremos quién queda mejor. Las fotos son de pareja y te aseguro que las cosas entre ése hombre y yo pueden salir más natural de lo que parece.- la mirada del blondo se dirigió incrédula hacia la del albino. ¿Creía verdaderamente que el beso anterior era por algún tipo de atracción? ¿Estaba procurando ponerle celoso de algún modo para acobardarle? Lo malvado de su persona se disgregó en una sonrisa retorcida, cruel. Oh... Quién verdaderamente podía actuar como si la sesión fuera una cita, eran aquellos dos que días atrás se acostaron con la violencia latiendo entre ambos.



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 09, 2013 6:03 pm

Bueno, parecían haber llegado a un acuerdo y en cuanto el director y el encargado de vestuario se giraron, Natalie le guiño un ojo, ante lo que solo hizo un gesto con la cabeza hacia otro lado, quizá porque no podía creerse que verdaderamente fuera a hacer aquello. ¡bah!
Caminó detrás del rubio hacia la mencionada tienda y al adentrarse en la misma, volvió a encontrarse tanto con Sasha como con Garret. Al parecer ambos ya habían sido informados por el director, bueno, así no tendría que escuchar más palabrería innecesaria, o eso pensó hasta que Sasha comenzó a interrogar a su representado. Era cierto, él no solía aparecer en fotos con sus clientes, tanto porque no le gustaban como también por mantener un perfil bajo en el asunto, dedicándose solo a lo que su profesión incurría. Los orbes del vampiro descansaron sobre Natalie mientras este respondía ahora a la pregunta expuesto por el manager del albino. ¿Planeado? Por favor, ¿de verdad creían que ellos podían caer tan bajo como para planear todo aquello? Aunque quizá no estaba tan mal que pensaran que así era, después de todo, en el mundo del espectáculo, los cantantes se mostraban las garras incluso bajo el escenario. Recibió algo de ropa del encargado y no dudo en moverse hacia una esquina para cambiarse. Ya habían dicho todo lo que era necesario y gastar saliva de más con aquellas personas no era algo que deseara. Odio tener que mostrar algo más de piel en público porque tal como se veía a través de su cara, era una persona bastante pálida aunque no menos atractiva. Tsk, bueno, solo sería por un momento ¿no?

Tanto Sasha como Noiz fueron llamados y él permaneció en la carpa cambiándose la tenida por la que se le había alcanzado pero fuera de aquello, no cruzó ni una sola mirada ni palabra con Garret y esperaba que este mantuviera su boca cerrada. No solía llevarse mal con otros representantes, pero por alguna razón, se le había clavado una espina con el nombre del otro manager en el momento en que se había dejado arrastrar por Natalie a aquél beso. Tch.
Dejó el colgante en forma de espada en su lugar, en una de sus orejas; nunca se lo quitaba y esta no sería claramente la excepción.

Desde afuera les llamaron y para ese momento, ya había terminado de calzarse las botas por lo que tras una mirada hacia el hombre que se terminaba de acomodar su ropa al otro extremo de la carpa, el vampiro salió hacia afuera, siendo recibido por gente que prácticamente le atacó con aquellas cosas para mejorar su aspecto. Pensar que Natalie estaba acostumbrado a ello y podía hacerlo con toda tranquilidad y sin embargo, él estaba ahí, pidiendo porque se alejaran pronto, antes de que su paciencia se acabase. Por supuesto que repararon en el colgante que no se había quitado, pero no lo haría incluso si se lo pedían y ellos parecieron entender, por lo que tras acomodarle un poco el cabello, finalmente se alejaron para seguir con Garret, quien había salido tras él llevando un conjunto blanco bastante apegado a su cuerpo. Estando allí los dos ya arreglados, escuchó como muchos se suspiraban. Les ignoró y buscó a su representado, moviéndose hasta su posición, hasta quedar a unos centímetros de distancia. —Esta vez tú eres el experto, así que dame lo mejor de ti. —Esas fueron las palabras que le dedico antes de moverse hacia la zona junto a la orilla del mar que había arreglado para la continuación de la sesión.

Bien, si era con Natalie, entonces no debía ser muy difícil todo aquello. Podía que estuviera equivocado, pero entre el mar de ojos extasiados con la escena, habían dos pares que les miraban tanto al rubio como a él con clara sensación de irritabilidad. El vampiro levantó la vista y sonrió a la otra pareja a pesar de que rara, muy rara vez se le podía ver sonreír. Quizá no se dieran cuenta de que ellos mismos habían propiciado esa situación.


ropa de orion:
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Lun Dic 09, 2013 6:36 pm

Sintió que su respiración no llegaba a los pulmones y espero que nadie se hubiera dado cuenta de aquello cuando su ambarina dio con el nuevo porte de su representante... ¡Joder! Bien podía pasar por ser un modelo ése maldito, era atractivo, alto, vigoroso y no había nadie que no se resistiera en mirarle repetidas veces con cierto deseo implantado. Conforme se aproximaba procuró calmarse, no estaría bien golpearle delante de todos aquellos... ¿No? Y todos sabían que eso sucedería si no aparcaba lo que sentía y se metía en el papel que ahora debía, como anteriormente hizo junto al cantante que ahora le dedicaba eterna mirada de odio. Las palabras llegaron a él pero no se animó a responderlas, muy por el contrario le dirigió una mirada llena de altanerismo, sí, ahora le tocaba a él.
Las pantallas reflectantes que hacían de fotos comenzaron a caldearse y encenderse y uno de los tantos con cámara en mano alzó una mano: Estaban listos y evidentemente, él también. Ellos iniciarían la sesión, importándole bien poco que el albino replicase. –Sólo intenta no pensar en las cámaras. Sonríe.- fue un susurro, un muy débil susurro que le dedicó antes de meterse de lleno en el papel de aquella obra. Se puso al lado del vampiro pero no entró aún en contacto, no. Primero dejó que éste se acostumbrase a la ráfaga de sonidos que evidenciaba las tomas y se llevó una mano a la nuca mientras sonreía a la cámara más cercana, inmortalizando la primera foto y no únicamente la primera foto de esa sesión, también era la primera foto en la que el manager lucía junto a uno de los impulsados hacia el cielo por sus manos para ganar el vuelo. Por su parte lucía totalmente seguro de sí mismo, acostumbrado a estar bajo el punto de constante mira.

-¡Noiz!- el director agitó la mano, con la otra apoyada cerca de la boca, como si pretendiera que su mano se tornase megáfono. –¡Ve hacia la hamaca!- el cantante miró en dirección a esta y posteriormente se giró para quedar encarado al cuerpo de Orion, no. Tampoco dejaría que el contacto se diera ahora. ¿Podrían ser las cámaras capaces de percibir el deseo que le tenía? De ser así, muy posiblemente ambos estarían perdidos pues las ropas y tenerle ahí consigo estaban volviendo loco al que jamás hubo sentido nada similar, pero supo disimularlo cuando su mirada se encontró con la carmesí y cómo si fuera un crío dio un par de pasos hacia atrás y se encorvó para que sus níveas manos rozasen aquella agua fría y cristalina, salpicando al contrario y ganándose otros tantos grititos por parte de los espectadores. Como si hubiera cometido fechoría se giró parcialmente y salió corriendo, girando ligeramente su risueño rostro para poder apreciar el rostro del recién mojado, ahí, se dio la segunda foto. Pero aquel juego meramente sirvió para guiar los pasos de su manager hacia la zona posteriormente indicada, algo que todos los que estaban allí sabían pero que dudaba que el contrario captase. ¿Estaría nervioso? ¿Se molestaría? Ahora no tenía motivos para encelarse. Si bien anteriormente posó para él ahora estaba haciéndolo con él y la sensación era cien veces mejor que cualquier otra jamás experimentada en ningún lugar de trabajo.

Aquella era la primera vez que Tohru le acompañaba en una conferencia de esa índole, pues hasta a la firma de autógrafos fue solo... Y para una vez, para una vez que le tenía junto a sí le había envuelto en su profesión. La hamaca quedó a pocos pasos y cómo si buscase apresurar el momento se situó con gracia justo detrás del moreno, empujándole suave... Suave... ¡Brusco! El cuerpo del vástago quedó contra la colgante red que se unía a ambas palmeras y muy posiblemente las cámaras hubieran captado el rostro contrario o el suyo propio repleto de picardía, pero no dio tiempo a quejas, lamentos o más suspiros por parte de los aglomerados y atentos a las escenas.

El rubio se sentó justo por dónde las piernas del vástago e hijo de la noche se encontraban y con toda la naturalidad del mundo pasó un brazo por uno de los hombros del foráneo, por lo mientras flexionó una de sus rodillas y allí fue dónde su otro brazo se aposentó. Miró entonces a las cámaras y sin saber exactamente qué cara estaría poniendo el que tenía prácticamente atrapado entre su cuerpo, las cámaras volvieron a invadir el lugar en sonido de disparo, allí, muy posiblemente nació la foto que más vueltas daría, no únicamente en ése lugar... También por el mundo.

Los ojos de Sasha se abrieron con sorpresa, los de su manager de igual forma enfocaron aquello sin creérselo, el equipo por su parte compartió miradas. ¿Hasta que punto estaban compenetrados esos dos?



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 09, 2013 7:32 pm

Tomó el consejo del blondo y decidió relajarse tras una larga exhalación de aire. Debía mantener su profesionalismo incluso en un momento como ese, incluso aunque no fuera su papel de manager el que estuviera llevando a cabo, sino, muy por el contrario, en aquellos momentos era el nuevo compañero del rubio en aquellas fotos y por tanto, debía ponerse a su nivel y actuar tan bien como la situación lo ameritase. Así llegó la primera foto en la que logró quitarse un poco la tensión de un rostro que estaba acostumbrado a la severidad con los otros. Debía agradecer que Natalie estuviera yendo poco a poco con él y no sabía si realmente lo estaba haciendo a propósito o no, pero con él logró ir distendiéndose de a poco, hasta lograr el resultado visible en la segunda foto ante aquél ataque inesperado por parte del cantante. Ese vándalo era realmente bueno en lo que hacía y parecía estarlo probando, como si quisiera ver si en algún momento sucumbiría y se molestaría, pero lo cierto era que ambos habían provocado aquella situación y ahora debían hacerse cargo.

Quizá por estar en aquella situación con Noiz era que lograba olvidarse un poco de las cámaras y de toda esa gente observándoles. Siguió al blondo hacia donde se hallaba la hamaca, aunque no esperaba que el otro le empujara y por lo mismo calló algo torpe sobre esta, quedando extendido y apenas pudiendo acomodarse antes de que el cuerpo de su representante cayera junto al suyo. Los brazos de Noiz le rodearon y supo que allí vendría otra foto, por lo que relajo el gesto mientras observaba hacia adelante. Y allí entre las personas, fue consiente que la otra pareja les observaba, dejarían la vara alta como para que ellos intentaran superarla, pero seguramente no se esperaban que con el pasar de las fotos y -aunque no se lo diría al implicado- gracias a Natalie, el vampiro se había metido lo suficiente en el papel como para comenzar a aportar a la toma de fotos con sus propios movimientos, cosa que esperaba que también tomara por sorpresa a su representado, fuera por mera malicia o no.

Así pues estiró sus manos hacia el blondo, tomándolo por la cintura y atrayéndolo contra su pecho. Una de las manos del vástago reposó contra el cabello dorado de su representado y los flashes nuevamente comenzaron a atacar (aqui)a quienes -habían pensado- que no podrían tener tal tipo de feeling dentro de escena. Entonces, ¿Qué tal si iba un poco más allá? Solo para que algunos de los allí presentes comprendieran que podía ser tan profesional dentro como fuera de cámara pero también, que Natalie podía conseguir cosas que ningún otro cantante siquiera podía soñar, porque no eran Natalie, su mariposa estaba allí con él, siendo tomada y atraída por el mentón, como muchas otras veces lo había hecho. Cerró los ojos y su boca se acercó hasta quedar a un par de centímetros de la de Noiz y con aquello, consiguió que muchos elevaran gritos y suspiros mientras que otros simplemente observaron completamente asombrados mientras otra foto era tomada..
Pasados unos segundos, abrió los ojos para encontrarse con los de su representante. No sabía si aquello le habría molestado, pero debía saber por qué hacía todo aquello, tanto por los motivos laborales, como por aquellos en los que dejaría claro que el gran Noiz podía lograr cosas que nadie más haría, incluso con su manager quien tenía un historial realmente largo en donde aparecía como una persona seria, que no se dejaba ver en fotos con sus representados, un hombre intachable y de perfecto curriculum. Esa se convertiría en una nueva carta para llevar a su representante hasta donde pudiera tocar las estrellas con los dedos y ser parte de ese universo en el que solo los más grandes podían brillar por siempre.

Sonrió con total seguridad al blondo, reposando su otra mano sobre la espalda de este y haciendo que otro grupo de flashes brillara frente a ellos. Definitivamente dejarían las cosas complicadas para Garret y Sasha, pero eso les enseñaría a no meterse con Orion y su mariposa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Lun Dic 09, 2013 8:01 pm

Su posición fue truncada por la participación de quién tan siquiera esperó que hiciera algún aporte, se dejó rodear y por su parte, buscó la cintura del adulto con sus brazos, bueno, había abrazado a Sasha y era obvio que no tenía impedimentos en hacérselo también al que ahora se llevaba todas las miradas. Él, condenado vampiro. Él, estúpido manager. ¿Estaba verdaderamente implicado? ¿Estaba dándolo todo por él?
Nunca hasta ahora se le había visto en revistas para con sus representados, jamás se le anunciaron amores, y por supuesto, algo así levantaría murmuros, querellas, quizás incluso enfados por parte de los que una vez fueron el ojo de mira del vampiro. Él estaba siendo quién marcaba los trabajos del cantante no obstante, aquella vez fue distinta, no únicamente le hubo conseguido beneficioso contrato, si no que estaba siendo participe del mismo. Oh, sí... Ahora seguramente los contratos de índole similar les lloverían, aunque dudaba que su manager aceptase cualquiera de los mismos, ¿O si? ¿Estaría sintiéndose cómodo? Buscó la mirada foránea pero para entonces el agarre al que estaba acostumbrado le sacó de su pequeña ensoñación, olvidándose de dónde estaban, de dónde se encontraban. Su mirada mostró sorpresa y sus ojos, aquellas dos perlas amarillas enfocaron a su acompañante con ligero rubor, con los labios incluso abiertos, tal vez... tal vez en espera del contacto.

Y de repente ahí estaba, la jodida mirada que había logrado apartar a Noiz de Natalie, la seguridad del cantante estaba tambaleándose para tornarse ése descarado prepotente que solía buscar toda clase de contactos con ése que hacía unos minutos le hubo robado un húmedo beso. Noiz era ése chico de sonrisas infranqueables y amabilidad que se torcía cuando debía proteger lo suyo: Y ése era su papel, que sus fans se considerasen suyos y que creyesen que eran receptores de esa amabilidad, pero a su vez, debían saber que los puños del rubio se encararían contra quién hiciese falta por proteger sus intenciones, eso, esa agresividad y amabilidad era el coctel que bebía uno tras otro. Pero ahora era Natalie, las sonrisas tan amplias de las primeras fotos muy posiblemente ahora quedarían en segundo plano. Si Orion quería demostrar algo, si estaba jugando o no con él... Se las pagaría. Ante la mirada sorprendida de aquellos que seguían en escena el cuerpo del cantante se movió y la hamaca se balanceó ligeramente, ahora, Noiz restaba sobre el cuerpo del vástago a horcajadas, con las rodillas hincadas en aquella maltrecha porción de cuerda y las manos sobre los pómulos del representante más aclamado por toda estrella.
Le dedicó una sonrisa altanera y despacio descendió su rostro hasta encararse con su frente. Aquella foto rompió la respiración de más de uno. Siquiera Sasha había recibido un beso real por parte del rubio... Pero si, esta vez ése de personalidad huraña estaba con los labios postrados sobre la frente, dejándose ahí lo suficiente como para saber que las cámaras habían captado la imagen.

Descendió un poco más por encima del rostro del foráneo, asegurándose que el ángulo de la misma –aunque no lo pareciera eran ya tantas sus sesiones que sabía cómo colocarse- permitiera la foto de lo que parecía ser... un beso, casi uno. Y es que a pesar de estar sobre el regazo del vampiro su cuerpo estaba algo por debajo de la cabeza contraria, dejando clara a cualquiera la diferencia de cuerpos. En mencionada posición su respiración acarició la fría piel que sus dedos estaban encargándose de sujetar, reteniéndole algo más de lo necesario. –Buen chico.-burla, clara burla; Natalie estaba ahí, no abrió los párpados si no que se quedó en la misma para poder olisquear ése aroma que le tenía ya embriagado en todo aspecto y sentido. El publico que contemplaba la escena tenía los ojos abiertos, realmente abiertos. En años de trabajo no habían visto a una pareja tan bien avenida en escena, pues por norma general uno solía ser demasiado reprimido y el otro muy activo, pero para aquellos dos parecía ser un juego de poder que tenía encantado al resto. Fue el albino quién dio un paso hacia delante, mosqueado. ¡Orion no...! –¡E-esperar! ¡Eso no puede hacerse!- temblaba todo él y los celos parecían estar comiéndole por dentro. Lo sabía todo de ése vampiro. Sasha estaba enamorado del mismo aunque no lo admitiría, en entrevistas solía despuntar siempre las lanzas que le lanzaban sobre sus amores: Ninguno conocido tampoco y es que si había trepado tan alto era para aproximarse a quién ahora parecía disfrutar en compañía de otros brazos y es que hasta ahora, realmente se creyó con posibilidades al nunca haberlo visto con nadie. Nunca hasta ése momento.



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 09, 2013 10:20 pm

Ese idiota. Bien, ahora debía tocarle al rubio ¿no?
Sus orbes carmines observaron al cantante mientras parecía erguirse delante de él, subiendo y apoyando sus manos sobre las mejillas del vampiro. Podía sentir su suave fragancia mientras una de sus manos tomaba por uno de los brazos al rubio y con la otra le aferraba por la cintura. Aquél beso sobre su frente hizo que muchos retuvieran la respiración, ahogándose en cuanto el cantante comenzó a bajar con la misma cercanía hasta que sus labios casi se rozaron contra los del vástago. Podía sentir su cálido aliento rozarle al escuchar sus palabras y fueron las mismas las que hicieron que el azabache sonriera. —Ya verás. —Susurró antes de que con una de sus manos rozara el pómulo de Natalie que daba en dirección hacia donde se encontraban las cámaras. Pero todo aquél momento, se vio alterado tras las palabras —en un tono para nada bajo— de parte de Sasha. ¿Que no podía hacerse?
Tohru se irguió hacia adelante, ayudando a Natalie a ponerse de pie, después de todo, con aquello debía ser suficiente ¿no? Aún quedaban las fotos que debían tomarse los cuatro, pero suponía que le darían prioridad a las de Sasha y su representado...aunque el albino justo ahora no lucía nada agradable, seguramente por la forma en que se había dado la sesión de Noiz y Orion.

Ya a un costado de la hamaca y de pie, pudo ver como el albino se dirigía hacia donde estaban ellos, escoltado de cerca por Garret quien parecía más en un papel de guardaespaldas que de manager. No podía ser que pretendieran hacer otra escena de golpes en aquél lugar ¿no?, pero ante la sola posibilidad de que aquello ocurriera, el vampiro se interpuso entre Noiz y Sasha, no pensando en que este se asustaría -no ya conocía bastante bien al rubio como para saber que le haría claro frente al albino- sino en que si Sasha llegaba a perder los estribos, no haría más que arrastrar a Noiz a una pelea que seguro saldría registrada en las revistas el día después de ocurrido. Sasha por su parte pareció detenerse cuando vio que Orion le bloqueaba el paso, aunque no había ido para golpear al otro cantante, sino simplemente a parar aquella escena que le estaba carcomiendo por dentro. El albino estiró sus brazos y tomó uno de los del vampiro. La expresión de Sasha lucía afectada, todo él temblaba mientras aquellas mejillas pálidas de él revelaban un suave sonrojo. Fue entonces que volvió a hablar. —Posa conmigo como lo has hecho con Noiz. —Allí no había nada parecido a un favor, era una orden y su labio tembló mientras esperaba una respuesta. No podía creer que Orion le fuese a rechazar y sin embargo, todo lo que podía hacer era sostener aquél brazo con posesividad.

Garret llegó detrás y tomó por uno de los hombros al albino, intentando girarlo aunque Sasha se negó. —Oye, no harás un escándalo aquí ¿no? —el manager apretó el hombro de su representado esperando convencerlo, pero este seguía enfocado en Orion, en sus orbes carmines en los que podía verse tan diminuto como un insecto.
Tohru suspiró, realmente estaba cansado de estar entre aquellos dos, fue por eso que sus siguientes palabras salieron algo rígidas y severas. —Has venido aquí y has perdido a la que iba a ser tu original pareja en la sesión, ¿ahora piensas dejar de lado a tu manager quien incluso se ha cambiado de ropa por ti? ¿Qué nivel de profesionalismo tienes? —El azabache observó al albino mientras ahora pasaba a su lado. —Si has venido a trabajar entonces hazlo, sino, puedes largarte, aquí todos estamos perdiendo tiempo al dejarte arrastrar por tus sentimientos. —Orion no tenía idea de lo que Sasha sentía por él, con esas palabras, lo que quería hacer era darle el empujón inicial al albino hacia la falta de profesionalismo que estaba mostrando y aunque ese era trabajo de Garret, este parecía tener ciertos problemas con su representado y el dominio de sus emociones.
Tohru metió las manos en los bolsillos de su pantalón mientras pasaba junto al director. —Estaré en una de las cabañas hasta que nos llamen para las fotos en conjunto. —Y es que estaba seguro de que: O Sasha entendería a donde quería llegar y volvería en sí, o se retiraría con su manager y la sesión llegaría hasta allí. Espero que Natalie también saliera de ese lugar, aunque siguió caminando, hasta llegar a una de las cabañas más alejadas y se metió para tomar asiento y salir de bajo aquél sol que le estaba cansando ya.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Lun Dic 09, 2013 10:51 pm

Noiz procuró resguardar la compostura a pesar de ver al cantante agarrándose al brazo de Orion, pero lo impactante aún estaría por llegar cuando, tras un discurso digno de admiración para todo manager, su representante salió de escena, dejándoles ahí y sin tan siquiera dar una última mirada al que ahora parecía estar en shock. Nadie se atrevió a hablar y aunque sus pasos iban a dirigirse hacia dónde los de Tohru su brazo fue abruptamente sujetado por el moreno alto y tímido que debía alzar a ése de pelambrera incolora a la cima, el blondo miró hacia él pero antes de poder pronunciar nada llegó lo que no se hubiera esperado jamás. Nunca. Un estallido de luz rodeó el cuerpo de aquel cantante de Rock y junto a él todos los focos y cámaras conectados al alargador y pulsometros se vieron fundidos por la electricidad que irradiaba aquel que ahora tenía el rostro encarado en la arena: No habrían fotos ahora, se había encargado de eso con el poder que su procedencia le brindaba. Todo numan tenía un Don dependiendo del lugar de nacimiento y aunque el de Natalie era el de la trasformación, Sasha parecía tener el de cierto control del clima pues éste se ennegreció para darle plena libertad en cuanto a la electricidad que estos cargaban. –¡T-te odio!- sus labios temblaron nuevamente, sintiéndose extremadamente ridículo. Nadie le había llegado a decir palabras de aquella índole, pero no fue el hecho de que el otro pareciera dudar de su profesionalidad, si no el que hubiera rechazado posar con él.

-¡Te has cargado las cámaras!-
-¡Eh, lárguemonos! ¡El cielo, chicos! ¡Mirar!- nubarrones oscuros envolvieron lo que antes era sol radiante y los estallidos eran numerosos. La tormenta la tenían encima aunque no manó ni una sola gota del cielo que parecía estar gritando. Apresurados, los más curtidos comenzaron a movilizar los equipamientos. Los hombres iban, venían... Pero los protagonistas en escena eran tres. La mirada de aquel desquiciado estaba sobre Noiz, aún retenido por el manager de ése otro tipo. No parecía predispuesto a entrar en pelea pues sabían que de los dos él era quién más fuerza física tenía, no. Empero pronto descubrió el motivo de su agarre... Sasha salió corriendo con la cara llorosa en dirección dónde se encontraba Orion y por su parte se vio obligado a mantenerse dónde Garret le tenía. Sacudió el brazo pero el movimiento de su espalda hizo que el ajeno le agarrase ahora por el otro brazo también, bloqueándole desde atrás. –Lo siento, Noiz.- habló sobre su oído a lo que el rubio buscó ahora hincarle el pie en una rodilla con un muy ágil movimiento, pero no sirvió. –Debo acceder a este tipo de ordenes... es nuestro contrato.- cada manager y su representado tenían pactos que no salían nunca a luz, podía ser sexo, conveniencia, lo que fuera. ¿Era ése el de Sasha con ése imbécil? ¿El bloquear enemigos que le quitaban sus caprichos? Torció los labios y de nuevo buscó liberación pero trueno cayó cerca de ambos consiguiendo que la arena le cegase. Pero a pesar de la falta de visión los aglomerados antes ahora hablaban con preocupación. –¡Va a caer- un grito. Un grito agonizante a coro fue lo que se escuchó en el campamento y tras ello alguien, muy posiblemente uno de los fans que habían sido participes de la sesión gritó el nombre de Noiz.
La palmera que había tras aquellos que parecían estar discutiendo se partió con el mencionado rayo y cayó contra ambos frente a la horrorizada mirada de los que, a pesar de la arena, pudieron ver como el tronco se desprendía de su posición e iba directa hacia aquellos dos.

Cerró entonces con fuerza: Tohru.

-

-Por favor.- estaba sin ropa, únicamente le cubrían unos bien ajustados bóxers. Ahí no estaba el chico que anteriormente les facilitó las prendas. Se aproximó a Orion y le agarró del rostro como antes lo hizo Noiz, imitando a la perfección sus haceres. Se sentó con descaro sobre su regazo, buscando incluso duplicar la posición de aquellas imágenes. –Quedate conmigo.- imploró, tenía la nariz enrojecida por el llanto, igual que su mirada. Las mejillas yacían con tierra de por medio, así como lo cristalino de las lagrimas derramadas. Sus labios temblaban, atemorizado y a la vez decidido. –Yo... Yo te quiero.- no era mentira, lo hacía. Desde siempre intentó ponerse en contacto con aquel pero nunca recibió respuestas por su parte, nunca. Y tras el encuentro en aquel restaurant se aseguró de impactarlo en primera instancia con la foto dedicada e incluso permaneció en la zona para volver a verle. El delgado y casi afeminado cuerpo del rockero se hizo hacia delante y buscó los labios del vampiro, encontrándolos en un beso tímido, muy tímido. –Elévame a mí.- el desnudo cuerpo buscó el frío foráneo en un muy pegado abrazo ejecutado tras soltarle el mentón. –Tengo más experiencia que él. Puedo mover más hilos, tengo amigos coreógrafos, cantantes, bailadores en diversos estados, él... él no se lleva bien con nadie, está solo. Y en esta profesión , cómo sabes... eso es letal.- arrastró las manos por el cuerpo ajeno, aunque parecía decidido, estas le temblaban tanto como la voz. –Sé mío y juntos seremos invencibles.-



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 10, 2013 12:33 am

Si fue consiente del cambio en el clima, solo fue cuando el primer trueno se dejó escuchar. ¿Cómo rayos...? ¿Tan rápido había cambiado el clima? Suspiró mientras una de sus manos se dirigía hacia aquellos cabellos que se venían sobre su rostro, apartándolos con sus dedos hacia atrás.
Miró hacia la puerta algo preocupado por Natalie, no le gustaba como se oía todo allí afuera aunque, prestó atención ahora hacia algunos de los técnicos que se movían fuera de la cabaña:
—¿A sido Sasha? —escuchó que uno hablaba. El viento rugió contra las paredes de madera y caña de aquél lugar. Parecía ser una típica tormenta tropical y al oír el hecho de que el albino podía estar implicado, pensó en que muy probablemente, no hubiera hecho más que enfadarlo con sus palabras. ¿Qué demonios le pasaba?

La puerta se abrió y observó hacia la misma pensando que debía tratarse de Natalie, pero no fue así. En su lugar, estaba un lloroso albino que por alguna razón se había quitado casi toda la ropa. Lo observó sin moverse de su asiento, todo aquello le estaba empezando a cabrear. Era extraño como alguien podía llegar a tal extremo cuando deseaba algo, pero lo cierto es que tanto el hecho de que se sentara sobre sus piernas como el que se le confesara, le hizo sentir algo incómodo. Tenía que admitir que podía comprender el que Sasha se hubiese sentido herido al verlos tan cercanos a él y a Noiz si resultaba que verdaderamente sentía algo por él. Sintió lástima por aquellas lágrimas derramadas, después de todo, no se creía alguien por el que otro debiera llorar, hacer aquellas cosas. Había pensado que Sasha era mejor que aquello y que solo se estaba dejando llevar por una marea de sentimientos que con el tiempo desaparecerían.

---

—¡Cuídado! —Garret tiró de Noiz hacia un costado y rodaron por sobre la arena, el uno cubriendo al otro con su cuerpo. Ciertamente no quería que nada le pasara al cantante y había hecho aquello solo para cumplir su parte del contrato con Sasha, pero ahora mismo había provocado algo que incluso podría haber matado a otros, a él mismo. Tenía que pararlo, pero tenía miedo de perder a quien había sido su mejor compañero, que aunque tuviera un carácter difícil y suspirara ante cualquier nuevo rompimiento de contrato por parte del vampiro aquél, de cualquier forma seguía siendo su representado y quería lo mejor para él.
La palmera cayó a un lado de ellos, rozando apenas con la punta de las hojas la espalda de Garret, pero aquello no fue suficiente para herirlo por lo que se puso de pie y ayudo al blondo a erguirse también. Otros se acercaron para ver que ambos estuvieran bien y sin embargo, Garret observó a Noiz con cierta culpa, pero no volvió a intentar sostenerle. Apretó los puños en lo que intentaba tomar una decisión: O su trabajo, o su cariño por Sasha, debía decidir y sin embargo, solo podía mirar hacia el grupo de cabañas con molestia.
Lo siento...en verdad lo siento.

---

No fue lo mismo que con Natalie. Y de hecho, ni siquiera había querido aquél beso. Era cierto que Noiz no era la persona con más amigos del mundo, pero Sasha se estaba olvidando que era parte de su estilo, de aquella naturaleza que había atraído a Tohru como la miel a las abejas. El vampiro había dejado todo aquello que le había terminado por aburrir para salir en busca de una mariposa única y rebelde...y ahora todo lo que deseaba era ir en su busca y saber que estaba bien.
Dio un suave roce con sus dedos a una de las mejillas del albino mientras sus orbes buscaban que él le mirara. —Lo sabes Sasha, que pude haber ido contigo o con cualquier otro si lo hubiese querido, y sin embargo, estoy con ese que dices que esta solo por una buena razón que muy probablemente no entiendas. Lo siento en verdad, no quiero que gastes tus lágrimas en mí y tampoco quiero que esto te afecte, pero lo cierto es que no hay forma en que me hagas dejar a Noiz, porque es a él a quien tomé como mi representado. —El vampiro secó una nueva lágrima que caía por el rostro de Sasha. ¿Qué más podría decir? Ese tipo de situaciones no eran muy comunes para él. Quería ponerse de pie y sin embargo en cuanto lo intentó, el otro se abrazó con más fuerza contra él, acomodando sus piernas contra su cintura para negarle la opción a alejarse sin ser brusco. —¡N-No!...no puedo aceptarlo. No quiero... —El cuerpo del albino emitió algunos espasmos mientras e apretaba contra el pecho de Tohru, buscando tocar más de aquella piel que siempre había anhelado y que una y otra vez se era negada.

Pensar que había estado evitando ese tipo de situaciones durante toda su carrera y ahora, se veía involucrado en aquello. Al final la fama le estaba costando en parte el tener que pasar por aquellas situaciones, dejar a cantantes que aspiraban a trabajar con él de lado por ir con otros que a sus ojos tenían mucho más futuro y esplendor. Quizá nadie pudiera saber cómo era que decidía quien era capaz y quien no, pero Sasha no podría hacerle cambiar de parecer respecto a Noiz, incluso si aludía a su talento o a sus recursos. La puerta entre tanto volvió a abrirse y los orbes del vampiro buscaron a quien acababa de entrar, esperando que esta vez si fuera Noiz...aunque vio a dos personas entrando allí.

El viento afuera parecía no querer detenerse y las primeras gotas de agua comenzaron a caer sobre la isla paradisíaca. Una verdadera tormenta parecía estarse viniendo sobre ellos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Natalie "Noiz" Krum el Mar Dic 10, 2013 7:51 am

A pesar de todo, aquella escena era casi cómo la deseada, aunque los brazos del vástago no estuvieran rodeándole, aunque ése adulto no buscase sus labios, aunque no existiese más roce que el de su propio cuerpo al estar enroscado contra el foráneo aquello era el paraíso siempre anhelado por el albino, quién siempre intentó sobresalir por un amor que ahora aumentaba a causa de la gentileza del de cabellera oscura. Ése de intachable currículo podría haberle empujado, no haberle dedicado ni una palabra, no obstante tras retirarle las lágrimas fue capaz incluso de hablarle en tono de voz suave. Oh, por todo lo que existía que Noiz no sabía el gran tesoro que tenía bajo su yugo. O quizás sí, tampoco se había parado a pensar en la curiosa relación que se traían aquellos dos cegado por su propia marea de sentimientos. Unos que no hicieron más que aumentar desde el encuentro en el restaurante, desde que tras años y años sobre escenario pudo ser capaz de ver en persona al más grande. Al único. Sus manos fueron más allá y temblorosas se metieron bajo las ropas adyacentes acariciándole sin aparente vergüenza la zona del vientre, jugando muy peligrosamente cerca de la cremallera que mantenía en su lugar al pantalón del morocho. Le quería, le quería tanto...
-¿Está bien? Puedes pensar en otra persona.-susurró aquello contra el cuello de su compañero, al mismo al que procuró lamidas que dejaron película traslucida sobre la dermis contigua tallando ahí su presencia. Incluso su sabor era especial, distinto. Jadeó sin siquiera estar siendo tocado, sólo con palparle era más que suficiente para que su cuerpo reaccionase por iniciativa y buscase en todo momento de aquel frío pero bien recibido contacto que él mismo se propinaba entre espasmos por el llanto, entre temblores por los nervios.

El amor era complicado, retorcido... Igual que las puestas en escena. Igual que ése mundo lleno de sombras en el que ambos trabajaban, uno mostrándose único y el otro ayudando a un imbécil a crecer.

-

Se sintió aturdido tras aquel movimiento rápido por parte de Garret, aunque fue totalmente incapaz de alzar la voz contra éste pues a fin de cuentas de no ser por él muy posiblemente ahora ambos estarían... Compartió rápidas palabras con aquellos que venían a verificar el estado de ambos pero increíblemente ninguno tenía más heridas que las provocadas por la caída, era el manager el que sí tenía alguna que otra herida en la espalda debido a la fustigación que hicieron aquellas duras hojas contra la misma, pero éste parecía no pensar en aquello, su mirada se perdía en un punto que pronto supo identificar. Los técnicos avisaron de la pronta retirada, los más jóvenes de los trabajadores, incluso, ya estaban comenzando a abandonar el lugar con los equipos más caros, los veteranos no obstante estaban ultimando para asegurar que el resto estaba bien en lo que proseguían recogiendo todo lo que les pertenecía. Fue el hombre que hasta ahora llevaba el control quién tras la preocupación inicial les pidió retirarse de malas manera; Oh, pronto recibirían noticias suyas.
Se movieron al compás tras las palabras del director, como si estuvieran siendo llamados por aquellas débiles paredes que oscilaban con el viento huracanado y tanto el cantante cómo el representante del albino sumaron pasos que les llevaron al lugar.

Fue Noiz quién adelantó la diestra para abrir la puerta... Y la mirada de los dos nuevos integrantes en aquella candente escena parecieron no dar crédito a lo presenciado. Garret fue el primero en reaccionar, adentrándose al lugar en el que prácticamente Sasha tenía a un acorralado vampiro al que le faltaba alguna que otra prenda predispuesta hacia un rato para las fotografías. –Sasha...- susurró, parecía estar intentando reconocer al que tan inocente se mostraba siempre a pesar de aquellas burdas canciones, a pesar de moverse con gracia sobre el escenario, pero por su lado pasó quién por lo rubio de su flequillo tenía la mirada cubierta por una pequeña sombra y secretamente agradeció que nadie ahora fuera a evitar su acción. Cuando llegó dónde aquella particular pareja agarró lo incoloro de las crecidas hebras y tiró de éste con tal violencia que el excitado cuerpo quedó contra el suelo de espaldas fue entonces cuando su cuerpo, tal y como Orion hizo en algún momento, se interpuso entre el cantante y su representante, uno que muy posiblemente más tarde recibiría el mismo trato. –Maldita perra...- alzó el pie derecho y para sorpresa de los escasos presentes la suela de su zapato pisó la erección del que lanzó agudo quejido. Garret poco tardó en ir a socorrer al que estaba tendido, a fin de cuentas y a pesar de lo infantil de sus acciones era su eterno protegido, su niño mimado... Esa estrella que le pertenecía.

Apartó la pierna únicamente cuando quién le había salvado llegó y es que a pesar de los alaridos de dolor por parte de su antagonista no hizo acopio de mover posiciones ni de ser benevolente para con al que juraba odiar. Una vez Sasha era atendido por el que estaba junto a él el cuerpo del blondo se giró para encararse a Tohru. ¿Por qué? ¿Por qué se había dejado de aquella manera? Ahora que lo pensaba... El de cabellera oscura jamás se había negado a ninguno de sus contactos. Primero ése rubio y ahora... La fama tenía un precio y sin duda era ahora Orion quién tras años de alzar a las cima más alejadas a sus representados estaba siendo participe del lado más oscuro de la misma. Quería golpear ése rostro de marfil, dejarle huellas que no pudiera olvidar. Morderle. Atacar.

Avanzó hacia él pero antes de cualquier contacto otro estallido y gritos fuera del lugar lograron llamar su atención. Dirigió una mirada a Orion. Una cargada en odio extremo hacia la escena acontecida. –Vámonos.- aquello logró que Sasha alzase la mirada y apartase con los brazos a quién intentaba retenerle, éste estaba llorando pero Natalie no fue hacia el vampiro para marcar territorio como un jodido perro, tampoco valdría de nada ahora que ese cuello estaba empapado el saliva de otro. –Es una orden, Tohru.- no dejó duda que estaba cabreado... muy cabreado.
El albino contuvo el aliento al escuchar ése nombre: ¡Le había llamado...! Con los ojos fijos en Orion volvió a retorcerse entre los de Garret, si no le alcanzaba ahora, seguramente sus caminos volverían a dividirse.



Chibi:
avatar
Natalie "Noiz" Krum
Humano
Humano

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Localización : Escapando de la mirada de cierto vampiro.

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 10, 2013 12:04 pm

No era que quisiera aquello, en realidad, quería que el otro entendiera que no movería un dedo por él, que no deseaba esa situación y que no le miraría como seguramente Sasha lo esperaba. Sus orbes subieron hasta los dos nuevos que había llegado allí, encontrándose primero con Garret quien tenía la mirada sobre Sasha, más la voz de Noiz no tardó en llegar desde un costado del otro manager. Apartó la mirada del albino en el momento en el que el mismo fue tirado por el cabello hacia atrás por el blondo. Se ajustó la ropa antes de ponerse de pie y separar a aquellos dos, sin embargo, Garret le ganó de mano y fue directo hacia su representado para detener a Noiz. Quizá esta era la primera vez que veía al rubio tan enfadado pero sin embargo, no le dio más tiempo para permanecer en aquél lugar, el blondo se giró para mirarle -con los orbes inyectados en odio- y tras eso le indicó que se marcharan.
Suspiró. Quizá lo mejor hubiera sido irse rato atrás, pero aquello...era mejor que quedara claro de una vez aunque Garret también tendría que cumplir con su parte. Sasha parecía negarse a entender que no estaba interesado en él pero eso solo le dañaría y a su representante también. Eso no era asunto suyo de cualquier modo y ahora mismo, solo podía tener ojos para la espalda del cabreado rubio y de no ser, por el llanto del albino y por la forma en que Garret intentaba calmarle, seguramente habría pasado de largo, sin embargo, por tranquilidad de aquél al que de cierta manera su trabajo parecía pasarle por encima en algunas ocasiones, se detuvo y miró a Sasha, dedicándole una mirada sin ningún tipo de expresión más logrando que él también le mirara, entonces se lo ordenó: —Ve con tu manager y termina con esto. —Apenas subió la vista hacia Garret antes de salir de la cabaña junto con el blondo. Esa era otra razón que Sasha no podría entender. Hasta ahora, no había usado nunca su habilidad de manipulación en Noiz, en cambio con aquél albino, ya lo había hecho en dos ocasiones en un mismo día. Respetaba a Noiz y sus acciones aunque a veces violentas, le daban un verdadero reconocimiento como el tipo de cantante que era y por eso mismo...y por el hecho de ser su mariposa rebelde, no podía entrar en su mente y obligarle a nada.

Más adelante podía ver el largo ascensor por el que algunos de los trabajadores ingresaban para llegar hasta la zona donde en lo alto de los cielos, un vehículo aéreo esperaba con los escudos en alto para bloquear los latigazos de aquella tormenta. La lluvia alcanzó a mojarle el cabello y la ropa, aunque aquello no le preocupó; mantuvo la vista sobre Noiz mientras se dirigían hacia allí y finalmente, entre el viento y las hojas que eran arrancadas de los árboles a sus costados, lograron llegar hasta las puertas del ascensor en el cual un pequeño grupo de trabajadores les esperaban para subir y adentrarse en la seguridad del vehículo. Lo cierto era que Orion no había reparado en que aquello había sido por obra del albino, pero tampoco decidió que fuese un momento para el qe prestarle atención a aquello.
Suspiró mientras las puertas del elevador se cerraban. Seguramente Garret y Sasha vendrían luego de que el cantante se tranquilizara. Desde las alturas, se podía apreciar el desastre que aquella tormenta estaba dejando en aquella isla que antes había sido de ensueño. Observó hacia el frente, hacia donde el reflejo de sus rostros se podía ver y aunque por unos momentos intentó ver hacia Noiz -a quien una película de cabello rubio cubría sus orbes- luego decidió volver a mirar hacia el frente, hacia donde los truenos encendían los cielos y las nubes entre las que apenas salían.

El resto de los trabajadores parecían algo asustados aunque al abrirse las puertas frente al vagón del vehículo, parecieron suspirar ya más tranquilos. Desde la posición aún dentro del ascensor, se podía apreciar un largo pasillo en el cuál se podía ver muchas de los elementos que habían alcanzado a resguardar los miembros de la sesión, más allá, tras unas puertas abiertas que les esperaban, daban la sala de pasajeros. Tohru caminó por el lugar detrás de Natalie y espero a que el mismo se sentara para tomar asiento a su lado. Uno de los copilotos estaba repartiendo mantas para la gente que se había empapado bajo la lluvia y el vampiro tomó dos, entregándoselas al blondo aunque el mismo no parecía de mejor humor.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Flashes and feelings || [Priv. Noiz]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.