Encarcelados en un mundo donde fueron programados para vivir. Para servir a los humanos que hicieron su creación. Los hombres arrasaron con todas las mujeres del planeta convirtiendo un nuevo mundo en solo la raza masculina. No hay diferencia de géneros, se han convertido en uno solo. Prostitución, luchas, tecnología avanzada, nuevas jerarquías… Caballeros, bienvenidos al paraíso…

Homines Hortum.



BITE ME, BABY







Conectarse

Recuperar mi contraseña








¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Miér Jul 19, 2017 2:21 am.







Últimos temas
» Saint Seiya Gold Myth
Lun Jun 29, 2015 10:51 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:58 pm por Invitado

» What's Up!? The Rules—
Lun Feb 16, 2015 9:15 pm por Kyochi Kokonose

» khanes of war (Afiliacion Elite)
Dom Oct 26, 2014 11:21 am por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Sáb Sep 13, 2014 12:50 am por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Vie Sep 05, 2014 4:52 pm por Invitado

» Pokémon Elysium ROL [Cambio de Botón]
Miér Ago 06, 2014 7:06 am por Invitado

» [Re-apertura] Gizem - Normal [cambio de botón]
Jue Jul 17, 2014 10:26 pm por Invitado

» { Spectra Entertainment —Hermana [YAOI]
Mar Jul 08, 2014 4:16 pm por Gintoki “Grim” V. Sakata














MÁSTER TENNEN PAAMA
GINTOKI "GRIM" V. SAKATA
PERFIL - MP
TÚ OXÍGENADO ADMIN
VICTOR K. MOONSPELL
PERFIL - MP
ADMIN
BUSCANDO UN AMOR
PERFIL - MP







SOULMATE

GOLD


pandoralovers
SILVER

Academy Dark Wind

Pulse
Crear
Hatfield Universitiy
 
OnatabanaCrear foro
Bleach: Shadow Of Seireitei
Danger Clan
Infection Rol
OPPUGNO THE LIGHTS
Shinobi Wish Nova Orbis
Souls & Swords
Falthirien[k]ing Project
Sword Art Online (SAO) photo 3535_zps8cc7883a.gif
 photo 40x40-1.pngStanford University
London City RPG

Forbidden City

kuroshitsuji RolKiefer University

Game of Thrones
 Teen Titans New Generation
 Pokémon Soul

Baltofans-vocaloid
Shaman King Fukkatsu RolGakuen Shingetsu Rol
Pandora: Shin Seiki
League of Legends Rol
HOLYWELL CITY RPG

School Codes
Survival PokerCrear foroSG

Ciudad Hino [
Human DesireHell Guns RolDS
School of devil Wayi
BRONZE


DIRECTORIO





TOP

Shiki Topsite!
Vote for Homines Hortum at Top Site List PlanetOnigroup Top List
Vera's Tales TopsiteKuroi Bara Top List
 Wonderful Nightmare Top Site


BLOG'S

Forbidden Paradise
Mangas YaoiMangas Yaoi








PRÓXIMAMENTE







Este skin ha sido diseñado en su totalidad para el foro Reckless University, por su web máster Swag “Swaggie” X. McCoy, la cual fue muy amable en cedernos la totalidad del diseño para poder editarlo a nuestro gusto. la edición; el color, la historia y totalmente su administración es para el Staff de Homines Hortum; el cual no tiene ninguna objeción si alguna de las imágenes editadas que han de ver les guste y puedan tomarlas con el permitido crédito; cualquier plagio está completamente prohibido. El widget de Staff ha sido obra de Ramona de osc. Gracias por su tutoría de ayuda.
El contenido es obra de la administración de #Homines Hortum. Idea original basada del foro #Hortus Deroum el cual el administrador principal obtuvo el permiso de editar la historia y ambientarla de una manera diferente a la original. El foro quedo en estado inactivo. Idea original de #Oriana Ojeda, Ideas editadas y parte de la originalidad de #Gintoki “Grim” V. Sakata #. Diseño grafico realizado por #Gintoki “Grim” V. Sakata. Todas las tablillas son propiedad del #Staff de Homines Hortum. La originalidad es lo que llama la atención, no plagies. Se educado.


credits.
pictures: © zerochan, deviantart & we♥it
skin: © Reckless University
lyrics: © Gintoki “Grim” V. Sakata
© -



♥ Homines "Yaoi" Hortum




Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Dom Nov 17, 2013 10:26 pm

Se detuvo y lo observo, su sonrisa se marco en sus labios y no pudo evitar tomarle de las mejillas mientras tarareaba la canción que padre, les solía cantar como cuando eran jóvenes. Acurruco sus manos sobre sus labios y le dio un casto beso en los labios separándose del chico con una sonrisa de lado —Aquello que limpia lo que no nos gusta, ¿siempre regresara por otro?, ¿correcto? —rio, por lo estúpido que había sonado aquello, mientras dirigía una mano a su nuca rascándola; y girando el rostro con vergüenza. Padre nunca la tenía con ellos, hacerlo en la calle, en la casa, delante de los demás. Leer el temor, el miedo en los ojos de cada uno era natural de padre, siempre decía esas palabras y todos se tranquilizaban olvidando lo que alguna vez les aterro en la noche. Marco su mano en la barra donde yacía el hombre que calculaba tranquilamente aquellas bolas de oro olvidando lo que estaba viendo o las dos personas delante de sus narices; como si no fuésemos la gran cosa, esperaba que todos le viesen de la misma forma; así… o cuando se enteren de su naturaleza.

. ¡¿Guardar el dinero?! ¡Eso es para viejos Kaz! ¡Nosotros estamos para gozaaar —le dijo codeándole las costillas suavemente, mientras veía el premio que había ganado con aquellos billetes en sus manos, movía este con diversión mientras movía su rostro de un lado a otro y le miro con una gota de sudor —. ¿Quieres matar a los de tu especie? Algunas veces estoy que me seco de hambre en las calles… ¿quieres que me derrita junto a un pingüino? A parte, no sería capaz de hacer estofado de pingüino, ¡A que sabrá joder! Su piel es demasiado grasosa —dijo recordando la vez que correteo un pequeño pingüino cerca de sus mandatos por un pequeño pedido que le pidieron en aquella zona cuando estaba de vacaciones. Movió su rostro de un lado a otro olivando aquello que estaba en su cabeza mientras levantaba de nuevo su dinero recaudado y besaba el sobre de color café —. Viviremos como los reyes… o no espera ¡Mejor que los alquimistas! —dijo elevando el fajo de billetes soltando una ligera carcajada.

El olor de la noche cubrió completamente sus fosas nasales, sus labios se ampliaron en una sonrisa y guardo dentro de su yukata el dinero que había ganado junto a su hermano, comenzó a caminar en dirección contraria de donde habían llegado, para comenzar a adentrarse a las maravillas de la noche; paso una mano por el hombro de su pelinegro acompañante, para que no se perdiese entre todas las personas que pasaban a su alrededor. No había querido preguntar de nuevo, ellos se entendían perfectamente con tan solo mirarse; no era lo mismo que era entenderse con un gemelo, pero habían vivido tanto tiempo juntos y parecía la otra mitad de Kaz, mientras que Mag era la otra mitad de su hermano. Si hubiésemos sido realmente hermanos… ¿Cuatrillizos?, tonto, pero cierto.

¡Yorozuya danna! ¡¿Quiere un trago esta noche?! ¡Tenemos nuevos chicos son totalmente hermosos! —dudo un momento aquello, pero igual acepto la invitación girando sus piernas directamente a un club bastante concurrido —. ¡Claro! ¡Una mesa para dos! ¡Y traigan a los mejores chicos! —dijo levantando su mano con el fajo de billetes en esta mientras reía al compas de la música que comenzó a escucharse.

OFF:
Entonces, vamos preparando la trama para ver cuando entra :’D





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Émile "Kaz"XII. Rutkowski el Lun Nov 18, 2013 9:32 am

Sonrió hacia Gin, ciertamente el no era Padre pero aquello había logrado que se enfocara en aquella frase y la vergüenza del momento. Ya no era lo mismo que cuando eran niños, aunque seguía viendo al platinado como su hermano mayor, ese que le daba palmaditas en los hombros cuando XI se enojaba con él.
Negó con la cabeza al escuchar a su hermano, sentía que aquél dinero podía llegar a temblar entre las manos de Gin y aquél pensamiento le hizo reír. Bueno, al menos podría verlo contento por esta noche o mientras el dinero durase. El platinado ya debía estar acostumbrado a aquello, así que no se preocuparía tanto. Era divertido poder deambular por aquella ciudad y saber que no terminaría perdido en el medio de la nada. Las luces ahora brillaban por todos lados, incluso muchos locatarios salían a promocionar sus propios negocios, otros mandaban chicos para que lo hicieran en su lugar…algunos vestidos en la medida justa de lo sugerente para que no los sacaran a patadas de la vía pública y poder llamar al mismo tiempo la atención de los que paseaban por allí.

Kaz ladeó la vista hacia un chico que parecía haber reconocido a Gin. El mismo le invitó a que entrase en el lugar para tomar un trago y ver a los nuevos chicos. No tenía idea de lo que estaba haciendo, pero se dejó guiar por su hermano hacia el interior del lugar. Las luces atenuadas del lugar les recibieron. Era un sitio como ningún otro que hubiese visitado antes. Lo primero que vio fue un largo pasillo cubierto de un color borgoña, aunque el mismo se terminaba donde una segunda puerta se abría para ellos, dejando pasar en primer lugar al chico que los había atraído hasta aquél sitio y luego a ellos. Allí adentro parecía todo bastante animado, aunque no era el típico lugar que se imaginaba. Había varias mesas separadas entre sí, las mismas con amplios y cómodos asientos donde tomar asiento junto a los chicos que deambulaban por allí. Las luces cambiaban de color al ritmo de la música.

Era una atmósfera difícil de definir en una sola palabra. En el aire podían sentirse cientos de perfumes distintos, carcajadas, voces viniendo desde tras aquellas puertas que se encontraban a los costados. Concentró su audición en Gin, la música y el chico que les guiaba hasta una mesa cercana a una de las paredes del lugar, allí las cosas parecían ir más tranquilas. Se sentía observado, aunque también sabía que muchas de aquellas miradas iban dirigidas también al platinado, ¿sería un habitué de aquél lugar?
A pesar de las luces que cada tanto cambiaban de color, la mayor parte del lugar se encontraban en penumbras, era un sitio extraño, ni un bar, ni un club, ni una disco, algo con un toque en particular…quizá fuera por los chicos que rondaban por ahí o por algo más…—Enseguida vendrá alguien a tomar sus pedidos y los chicos estarán pronto aquí. —El chico se despidió sonriéndole al platinado antes de retirarse. Kaz lo observó con algo de curiosidad, aunque luego tomó asiento en aquél lugar, observando su alrededor. Apoyó los codos sobre la mesa y sobre sus manos su cabeza mientras sonreía. —Es extraño, es la primera vez en mucho tiempo que vengo a un sitio así, se ve divertido y sin embargo me siento algo nervioso. —Rió suavemente.


ambientación y otras cosas:
Off: espero que no te moleste la ambientación que puse, si quieres añadir algo no hay problema <3
Aquí dejo la canción que sonaba:

off2: El user de Valefar tomó a Thánatos, así que supongo que podríamos arreglar trama con el en cuanto el pj este listo.



make me wanna listen
TO MUSIC AGAIN



Spoiler:


Thá-chani:
avatar
Émile "Kaz"XII. Rutkowski
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 05/11/2013
Localización : Por ahí~

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Lun Nov 18, 2013 7:27 pm

El ambiente para el albino era perfecto. Sus pasos se movían detrás del hombre que promocionaba el negocio y sus labios soltaban un ligero silbido de sorpresa. Con una pequeña sonrisa en sus labios moviendo su cabeza de un lado a otro acompañado de la música que estaba resonando, paso su mano por la del pelinegro sabia lo nuevo que era su hermano en esos lugares y de alguna manera si le pasaba algo XI le iba a matar, y bastante… tendría con eso. Al entrar a aquel lugar levanto la mano saludando a algunos conocidos y moviéndola de un lado a otro; algunos chicos de compañía le dedicaron una mirada y sonrieron para sentirse satisfechos con aquello; el albino tomo asiento subiendo una de sus piernas a la mesa con elegancia, estaban lejos de la zona donde estaban la mayoría de mesas y su cuerpo se apoyo hacia atrás afianzando una pequeña sonrisa en sus labios. Aunque muchos hablaran sobre ese tipo de lugares había una mezcla extraña en todo esa zona; sus labios se entreabrieron un poco escuchando a su querido hermano y río con lo que dijo:

. Solo es un lugar donde los hombres actúan como anfitriones, ¿debes recordar los bares de las cabareteras? Bueno, básicamente es lo mismo… —guardo silencio y coloco una mano en su barbilla —. Aunque claro esta; este tipo de servicios son diferentes a los antiguos, tienen un servicio especial ofrecido para él cliente… —le dijo guiñándole un ojo.

Unos chicos dejaron unos menús en la mesa y el albino estiro su mano ojeándole por encima —. Pide lo que quieras, la mayoría del dinero fue tuyo; Ka-chan~ —dijo cantarín tocando suavemente el menú varias veces y estirándose para pasar sus manos por detrás de sus brazos, mientras movía su mano con diversión hacia algunos chicos que llegaron acomodándose a su alrededor. Gin pasó su mano por encima de los hombros de alguno presentándose melosamente y riendo al tiempo que los otros chicos —. Quiero una botella de vodka, claro está; con hielo; también pueden pedir lo que quieran chicos; todo va por la cuenta de Gin-sama —dijo ampliando una sonrisa de lado.

Un grito de celebración provino de los labios de los mencionados, el albino miro a su hermano y le guiño un ojo, mientras deslizaba sus manos hasta el menú escuchando abiertamente las sugerencias de los chicos de que podría o no ser delicioso, este se entretenía hablando con estos y escuchando la música del fondo. Nunca había sido muy amante de la música, por lo cual para él eran como los comerciales de música de la televisión.

OFF:
Okey; sin problemas. Claro que no me molesto *-* me gusto <3





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Émile "Kaz"XII. Rutkowski el Lun Nov 18, 2013 10:18 pm

Parpadeó mientras se concentraba en su hermano y en sus palabras. ¿Servicio especial?
Se le subió el rubor a las mejillas al comprender aquello. Cuán lento podía llegar a ser en aquellos temas. Quizá su hermano habría reaccionado de mejor manera…su hermano ¿ya habría estado más a menudo en ese tipo de lugares? Bueno, si así era entonces el no se podía quedar demasiado atrás. Tomó la carta con una sonrisa de agradecimiento hacia quienes las habían dejado y comenzó a rebuscar algo que le agradase, aunque cuando se trataba de la comida no resultaba ser alguien muy quisquilloso…siempre y cuando no hubiera demasiadas verduras allí.  Le extraño que Gin no pidiera nada para comer, según tenía entendido, el alcohol hacía estragos cuando no se tomaba acompañado con algo, aunque Gin era Gin y si ya estaba acostumbrado a esa clase de situaciones, entonces no tenía de que preocuparse. Tampoco quería sonar infantil, puede que lo pareciera, pero su gusto era tan bueno a la hora de la comida como cuando se trataba de música. —Para mi un Tom Collins y si trae cerezas arriba estaría encantado. —Quizá ese era su trago preferido, tanto por la presencia de azúcar en el mismo, como por la preparación que exigía el mismo, en todos los lugares tenía un gusto único y esta vez podría probar que tan bien podían hacerlo en aquél lugar.

Rió al ver como los chicos a los que Gin les había hablado ahora saltaban de emoción. Así que era por eso que en realidad aún no pedía nada para comer. Observó a Gin y prestó atención a las recomendaciones que le daban, hasta que sintió que otro par de ojos le vigilaba. ¿En que momento se habían rodeado de tantos otros chicos? Sonrió al ver que uno se apoyaba junto a él para darle su consejo respecto al menú de aquella noche. —¿Ya sabes que pedir? —el chico hizo que Kaz le mirara por un momento antes de volver su atención hacia el menú.
—La verdad es que no, supongo que con pizza estará bien. Eso es lo bueno de salir de viaje, puedes comer lo que quieras y nadie te puede decir nada. —el azabache sonrió mientras daba miradas alternativas entre Gin y aquél muchacho. Otros también se habían comenzado a acercar al grupo. Todos llevaban ropa muy ajustada y de temporada, en comparación con ellos, Kaz parecía venir el próximo invierno.
—¿Eh? Déjame que te ayude. —Aquél muchacho de cabello morado se hizo un espacio junto al azabache aunque otros también se sentaron allí, o el pedido de Gin había atraído a otros u otra vez él no podía evitar atraer gente, aunque supuso que si juntaba aquellos dos hechos podía explicar porque todos les observaban con unas amplias sonrisas.

—Esto seguro te gustará, es bastante común pero su sabor estoy seguro de que te parecerá delicioso. —Uno de los otros muchachos apuntó hacia uno de los trozos de pizza que salía en la portada. El que estaba junto a Kaz le miró sonriente…aunque Kaz que podía oír mucho más de lo que sus voces pintaban, sabía que estaba algo molesto porque le ganaran. Sin embargo Kaz observó a todos antes de decir: —Entonces luego podrían recomendarme algún postre. Adoro los dulces. —Todavía llevaba las orejas de conejo, aunque las había arreglado sobre su cabello para dejar la capucha hacia atrás, el resultado fue que muchas de aquellas miradas explotaron en un sonido que el azabache espero que no se tratara de nada malo. Estar junto a Gin le daba de cualquier forma algo de mayor tranquilidad, sabía que junto a él todo iría bien…o terminarían en problemas juntos, como fuera, ese “juntos” hacía que pudiera mantenerse natural, con la guardia baja como solía estarlo la mayoría del tiempo.



make me wanna listen
TO MUSIC AGAIN



Spoiler:


Thá-chani:
avatar
Émile "Kaz"XII. Rutkowski
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 05/11/2013
Localización : Por ahí~

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Mar Nov 19, 2013 2:02 pm

¡Gin-chan! —un chico cayó en las piernas del albino que le cruzo una vena en la frente observándolo, mientras este se sentaba y se hacía a un lado de los nuevos que rodeaban al albino y miraban al pequeño joven de unos 19 años acoplándose en el peliplateado con una sonrisa en sus labios; el albino levanto una ceja y este lo miro parpadeando un par de veces —Es la primera vez que vienes con un par de orejas de conejo —dijo levantando su mano y cerrándola, el albino se acordó de sus amigas y levanto su mano haciendo lo mismo que el ajeno y se levanto de hombros —. Trabajo, trabajo… vine a traer a mi hermano para que se divierta —menciono señalando al pelinegro que se veía bastante feliz hablando con un grupo de chicos, el castaño se apego al brazo del mayor y miro el meno —¿Tú hermano? ¿Tienes hermanos? —pregunto feliz de escuchar eso, el albino suspiro y afirmo; aunque no fuesen hermanos de sangre podrían ser considerados hermanos por que han vivido la mayoría de su infancia y su juventud completamente juntos y más de 1000 años que se conocen; ¿Son hermanos no?

Gintoki-san, aquí esta su bebida —dijo uno de los meseros colocándola en la mesa, el castaño comenzó a servirlas en los vasos y el albino comenzó a tomar uno pequeño y luego a volverlo a colocar para que lo llenasen y chocar los vasos encima de la cabeza de todos ellos para luego beberlas de una sola vez; soltando un gran bostezo de satisfacción con todos los presentes. El pedido no duro en llegar a las manos de todos los que estaban en la mesa —. ¿Seguro que no quieres nada para comer, Kaz? —pregunto levantando su mirada a su hermano. Tal vez el albino acostumbraba a tomar sin comer o pedir comida en lo que los tragos iban avanzando u algo por el estilo, más sin embargo, que su hermano no comiese algo no es como si no le pareciese bastante justo aquella situación.

Abrió sus labios suavemente tomando otro pequeño vaso de vodka. Mientras pasaba sus manos por encima del mueble apoyándose tras este; mirando de reojo al dueño del local hablando con uno de sus guardaespaldas —. Kaz, ¿sabes lo que están diciendo? —le pregunto a su hermano suavemente, mirándolo con una sonrisa en sus labios, mirando de reojo a los adultos mayores, su oído no era tan malo, pero entre el de su hermano y él suyo; era obvio cual era él mejor. Y tener música de fondo y a los chicos a su alrededor hablando no era algo que quisiese escuchar. Ladeo suavemente su rostro acomodando uno de los mechones de su cabello, y volviendo su conversación hacia adelante, mientras jugaba con los dulces que colocaron en la mesa y los abría metiéndolo en sus labios mientras disfrutaba y cambiaba palabras con los presentes; riéndose entre ellos. Tenía realmente curiosidad, ya que pocos eran los guardias de ese local; y había más al parecer.

¿Un robo?, no creo que fuese eso; tal vez era algo más cercano a la muerte; un robo lo manejaría cualquiera, pero algo ajunto a una muerte era diferente; y ahora que lo pensaba, no había mucha gente; no como antes.





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Émile "Kaz"XII. Rutkowski el Mar Nov 19, 2013 10:43 pm

-Seguro eso te gustará. –Le aseguró nuevamente el chico de cabellos morados que tenía a su lado. Le había dado la vuelta entera a aquél menú y aunque no era quisquilloso con la comida, pidió lo más simple a uno de los chicos, respondiendo ahora con una sonrisa hacia su hermano. Quizá Gin le comprendiera si dijera que prefería dejar espacio para el postre, aunque tampoco es que no comiese nada. Hasta ese momento no se había dejado llevar nunca por el trago…1004 años sobrio, eso debía ser todo un logro ¿no? Había visto a muchos perderse en el alcohol a su alrededor y sin embargo en nunca se había unido a ellos. Beber con moderación era parte de su forma de llevar las cosas, además, cuando la gente bebía hablaba más de lo necesario, XI se lo había dicho hace mucho tiempo atrás, a veces se podía ver partes de su personalidad que quedaban ocultas bajo capas de mentiras el resto del tiempo. Tomó su vaso y lo levantó, sonriendo hacia los chicos que se hallaban a ambos lados, rodeándolos y sonriendo también ampliamente.

El primer sorbo calló pesado y a la vez de forma placentera sobre su garganta, estaba frío y dulce, tal como a él le gustaba. Atrapó entre los dientes una de las cerezas y la mordisqueó feliz. –Nee, ¿Cómo te podemos decir? Tratarte como el hermano de Gin no suena muy bien. –Nuevamente el chico de cabello morado le miró con curiosidad, haciendo un puchero de forma infantil. Émile miró a Gin antes de responder, al menos era bueno que no le reconocieran como había ocurrido en las calles, o tal vez si lo hacían, solo que no querían perder el dinero que invirtieran en aquél negocio esa noche. –Kaz, pueden llamarme Kaz. –Atrapó otra de las cerezas que flotaban en su trago, aunque la voz de su hermano hizo que quitara la atención de sobre el dulce sabor de la cereza para dirigirlo hacia los hombres que Gin había observado.

Amplio el ángulo de audición, prestando más atención a aquella conversación que a lo que ocurría junto a él. Pronto se convirtió en un silencioso partícipe de aquella charla:


-Estaban en el piso de arriba. Ha sido…realmente ha sido como ver una pesadilla. –A través de la forma de hablar y de su mirada, Kaz pudo sentir que el hombre realmente había visto algo terrorífico.

-Me preocupa que la policía llegue en cualquier minuto. Tenía esperanzas de que hoy fuera una noche tranquila. –El dueño del local parecía más preocupado por su local y por las ganancias de aquella noche que por lo que había ocurrido.

-Fueron tres cadáveres señor, es seguro que la policía querrá investigar el hecho a fondo…aunque algunos otros guardias que vieron también la escena, dicen que aquello fue obra de un profesional. No dejo huellas ni nada que nuestros hombres pudieran seguir, no creo que la policía pueda hacer mucho. –El guardia miró hacia los costados, como preocupado de que aquello mismo que había terminado con las vidas de aquellas personas, ahora también viniese por ellos.

-¿Entonces no están seguros de que en verdad se halla ido? –Ahora sí parecía que el dueño del local se estaba tomando aquello un poco más en serio.

El guardia dudo antes de seguir. –No podría saberlo, sin duda, debe ser alguien completamente sabio de lo que hace. Muchos ya deben haber sospechado que algo ocurre, pero queda a decisión de usted el cerrar o no, de cualquier forma muchos de los chicos están asustados, al menos los que estaban cerca en el momento en que descubrimos los cuerpos. Les dije que no dijeran nada, pero es seguro que no tardará en expandirse aún más la noticia.

Kaz se quedó observando hacia la nada, expandiendo aún más su audición, pasos, música, otras conversaciones, era difícil concentrarse, pero…
-Nee Kaz-sama, se te va a enfriar la pizza.  –El chico de cabello morado que se encontraba a su lado –y al que otro de ellos había llamado “Kuro”.- le habló mientras se aferraba a uno de sus brazos.
El azabache miró a su hermano antes de que sus orbes se fijaran en él y su “voz extraviada” dejara escuchar solo para el platinado unas cuantas palabras sin necesidad de mover los labios. –Alguien, mató a tres personas en el piso de arriba y puede que aún se encuentre en este lugar. El guardia dice que debió tratarse de un profesional. –El azabache parpadeó un par de veces antes de volver su vista hacia el pedazo de pizza que tenía delante, ahora que lo veía, tenía recuerdos de siglos atrás, de haber comido pizza junto a alguien más. Tomó los cubiertos y cortó un pedazo de la misma, los otros a su alrededor profirieron un sonido defraudado. Kaz no les comprendió y comió aquél trozo mientras observaba prestaba atención al poco movimiento en el lugar, ¿estarían cuidando a los clientes que quedaban? Su mala vista no le permitía ver si había o no guardias en las esquinas y decidió dejarlo pasar por un nuevo comentario del pelimorado. –Me gustan esas orejas, se te ven tiernas. –Aquello hizo que sonriera algo nervioso mientras toqueteaba con sus dedos una de las orejas que apenas caía hacia adelante. Por un segundo, muy alejado, pensó que se trataba de él; y habría querido asegurarse, pero la interrupción le había hecho perder aquellos pasos de vista.



make me wanna listen
TO MUSIC AGAIN



Spoiler:


Thá-chani:
avatar
Émile "Kaz"XII. Rutkowski
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 05/11/2013
Localización : Por ahí~

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Miér Nov 20, 2013 5:01 pm

Todos en la mesa comenzaron a reír ante el nombre que dio el chiste por gusto mientras algunos acuchillaban de la forma en cual llamarlo. Después de todo era un bar de anfitriones y su trabajo quedaba en que el cliente se divirtiera dentro de sus puertas —Entonces… —el chico que andaba con Gin vacilo un momento y se apoyo en las rodillas del albino para acercarse al pelinegro — ¿Puedo llamarte Kazzy?, ¿A que es muy lindo, Gin-chan? —le dedico una sonrisa de sus labios, mientras el albino le colocaba una mano en la nariz y la movía de un lado a otro —. ¿Te gusta bastante colocar apodos? Eh Doggy —dijo soltando su nariz y el castaño soltó una risita de sus labios —Bobby-desu~ —le corrigió cantarín al albino que sonrió de lado con burla. El chico bajo la mirada sirviéndole otro vaso al albino que comía tranquilamente una barra de chocolate que logro sacar de los dulces de la mesa sin la mirada de los chicos que tenían su vista puesta en él; mientras se acomodaba entre las manos del albino y se sentaba entre sus piernas con maestría sacándole una vena en la frente al albino —. ¿Te gusta estar ahí cierto? —este levanto la mirada y sonrió —¿Cómo lo supo? Gin-chan —le pregunto con total inocencia. El peliplateado rodo los ojos y el ajeno espero que le contestara, pero como no llego, dirigió sus manos a sus labios bebiendo un poco de aquel liquido, sin tener en cuenta la conversación que llevaban los dos hermanos —Por cierto, Gin-chan ¿Por qué estas tan sucio? —pregunto levantado una ceja —. Makeover —contesto, con simpleza, haciendo que todos los de la mesa le vieran con una gota de sudor por su respuesta.

¿Así que algo así paso?, pensó tomando con su mano limpia un trozo de pizza dirigiéndolo a sus labios; cerro sus ojos mientras comenzaba a oler lo que fuese que estuviera cerca; a ellos dos pudieron haberles dicho en el pasado que eran como unos sabuesos cuando estaban juntos; la visión, la escucha y el olor era la especialidad de los dos cuando estaban juntos; sin duda parecían un par de caninos, percibió el olor de la sangre, estaba secándose en el suelo y los cadáveres seguían con vida; su mirada cruzo por todos los presentes tratando de hallar el olor de la sangre en alguno de ellos Pero que gano con hallarlo, debería ver los cadáveres primeros; pero es imposible…, lanzo un suspiro de mala gana; escuchando a algunos chicos acallados ante la mirada de otros; parecían nerviosos y bastante curiosos por lo que fuera a pasar; el albino amplio una pequeña sonrisa, y mordió otro trozo de pizza.

Yorozuya-Danna, ¿puedo hablar con usted? —el albino ladeo el rostro topándose con el dueño del local que estaba delante de los anfitriones mirando a su jefe con sorpresa; el albino le dirigió una mirada a su hermano y afirmo levantándose; mientras terminaba el pedazo de pizza y le daba la mano al hombre —Es algo personal, ¿puede llegar a mi oficina? —pregunto con amabilidad; el albino afirmo y estiro su mano —. Vamos, Kaz. Trabajo —le menciono guiñándole un ojo a su hermano.

Los pasos del albino sonaban por el pasillo que se alejaba cada vez más de la música; este giro hacia atrás notando a los anfitriones arreglando la mesa que habían dejando y a Doggy moviendo su mano de un lado a otro despidiéndole. Lanzo un suspiro y miro hacia adelante la semblanza del jefe —Danna, permíteme y le explique la situación… —el hombre parecía nervioso, trago seco y se dedico a observar hacia arriba —Resulta que encontraron cadáveres en la planta de arriba; es extraño que es planta se utilice; eran clientes pero no sabemos cuál de nuestros anfitriones brindaron la planta de arriba; los guardias aseguran que fue un asesinato profesional. No hay pruebas —menciono con sus manos dentro de su yukata caminando con lentitud —La policía no podrá encontrar al villano sin pruebas… —prosiguió, pero se vio interrumpido por la voz de Gintoki —. ¿Quiere que yo me encargue de encontrar al asesino? —pregunto levantando una ceja, el hombre se detuvo y le giro a ver —He escuchado de lo bueno que es en su trabajo, Danna. Permíteme pagarle lo que se merece si ahuyenta al asesino de mi trabajo —levanto una mano rascando su nuca y ahogando un suspiro —. Si, lo hare —menciono, y miro hacia un lado —. Lléveme a la segunda planta —el hombre asintió y comenzó con su caminata. Bien… salgo de un gato para meterme con un asesino… que lindo día he tenido hoy pensó con sarcasmo estirándose con molestia.





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Émile "Kaz"XII. Rutkowski el Vie Nov 22, 2013 4:01 pm

–¿Kazzy? –XII pestañeo extrañado. Un apodo para un apodo, pero cuando lo decía en su cabeza se imaginaba a un perrito con ese nombre. Se quedó pensando en el apodo mientras arrastraba de nuevo los cubiertos hacia la pizza y cortaba otro trozo. Los chicos a su alrededor sonreían mientras hablaban entre ellos y veían al platinado. Seguro Gin se encontraba en aquél mismo momento inspeccionando el lugar desde su posición, eso significaba que se unirían a la búsqueda. Mastico la pizza mientras sonrió ante un nuevo comentario del pelimorado. ¿Y si era aquella persona? ¿y si no? ¿Eso le haría feliz o le haría sentir desalentado? ¿Realmente quería verlo?
Entrecerró los ojos. Seguramente aún estaría muy enfadado por la actitud que había tomado con él; y como no estarlo. Si la persona a la que amabas te echaba de su lado por una razón tan aparentemente tonta como la que Kaz le había dado, incluso podría dar a pensar que solo había sido un juego todo aquello. Pero para el azabache, aquella persona…el resonar en su interior era más especial que cualquier otro.

Levantó su copa y dio un nuevo sorbo mientras Kuro pasaba una mano por su espalda, apoyándola sobre el respaldo del asiento; uno de los chicos lo empujo mientras se reía junto al pelimorado, sin embargo la atención de Kaz estaba sobre el hombre que se había dirigido hasta la mesa de ellos y que era el mismo dueño del local al que había escuchado momentos atrás. Entonces sí que vendrían a pedir la ayuda de Gin. Tomó una de las cajas de pockis que había entre los dulces, abriéndola mientras el platinado hablaba con el jefe. Llevó uno de aquellos palillos dulces hasta sus labios cuando su hermano le llamó. Aquello sin duda podía ser mucho más fácil si trabajaban juntando los talentos de dos alquimistas, pero no podía descartar que aquella persona también fuera bastante capaz, después de todo, no le habían encontrado hasta ahora. Suspiró, le hubiera gustado quedarse un rato más allí, pero las cosas pasaban por algo ¿no? Ahora sentía curiosidad por escuchar el sonido de aquél asesino, ¿sería llamativo?

Siguió a Gin y al jefe del local a través del pasillo mientras masticaba el dulce. El hombre le explicó casi lo mismo que Kaz había escuchado por su cuenta. Si aquél asesino había dejado una marca imperceptible para una persona normal, entonces sería posible que ellos, que no eran personas ordinarias, quizá pudieran dar con él. Estaba comenzando a pensar que no se trataría de Noah, aunque más que nada porque no estaba listo, no se sentía capaz de toparse con él después de tanto tiempo y menos en una circunstancia así. Claro, antes había pensado en pedirle a Gin que lo buscara y este de todos modos se terminaría enterando de la clase de persona de la que estaba enamorado. Él podía ver mucho más allá de la tapa pero, se preguntaba si el resto de sus hermanos pensarían igual. Era alguien tan seguro a primera vista, pero cuando se trataba de cosas por el estilo, parecía caerse por un estrecho agujero sin fondo.

Las escaleras les recibieron y pronto estuvieron en el segundo piso. Allí se encontraban apostados dos guardias delante de una de las puertas que allí había. Por lo mismo se suponía que aquél debía ser el lugar del asesinato. –Puede ser que el sujeto en cuestión se halla echo pasar por un anfitrión…quizá ahora mismo está con otros clientes…no han controlado al personal del lugar aún ¿no? –Kaz preguntó al jefe del lugar mientras asomaba la cabeza tras el cuerpo de Gin para ver si abrían la puerta y les dejaban ver de una vez los cuerpos. Quizá eso mismo le diera alguna pista sobre la persona que había cometido aquello, después de todo, para Noah no bastaba con ser profesional, el asesinato para él era como una forma más de arte y eso era algo que un humano como cualquier otro no podría comprender al ver solo los cuerpos regados.  No, había que adentrarse mucho más aún en el tipo de escenario que había preparado el asesino.





make me wanna listen
TO MUSIC AGAIN



Spoiler:


Thá-chani:
avatar
Émile "Kaz"XII. Rutkowski
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 05/11/2013
Localización : Por ahí~

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Vie Nov 22, 2013 5:06 pm

Mandare a cerrar todo él local pronto; no quiero alertar a todos mis clientes —menciono mientras le afirmaba a los guardias que se hicieran a un lado y abrían la puerta del segundo piso, Gintoki metió una mano en su yukata y saco una paleta y la metió en su boca saboreándola con tranquilidad; mirando con indiferencia hacia él frente donde se encontraba la habitación con las luces encendidas. El albino movió la paleta con su lengua y entro con su hermano a su lado, mirando toda la habitación primero y luego los cuerpos que yacían delante de sus ojos. Camino con tranquilidad y comenzó a oler la zona mientras fruncía suavemente su ceño —, se ha marchado… —el olor no era igual al que estaba en el primer piso; y era como si se hubiese desvanecido en el aire y solo quedase impregnado en aquellos dos cadáveres —. Ese tipo, si que era bueno —menciono con sorpresa, el jefe le giro a ver y Gintoki tenía la mirada puesta en los cadáveres, como si ellos escondiesen la verdad.

. Jefe, ¿puede salir un momento? —el hombre asintió y salió de la habitación cerrando la puerta tras de sí. Sus pasos se dirigieron a los cadáveres y se coloco un par de guantes que saco de su yukata –y que le quito a uno de los guardias cuando pasaron por su lado- tomando el rostro de la víctima y girando suavemente su rostro mientras pasaba su otra mano por los lados, sin alguna duda eran Numan, los dos; podría sentir el frío que se filtraba por sus guantes, coloco una de sus manos en su cabeza y frunció el ceño; no había rastro de nada, solo era… —. Un caparazón… ¿vacio? —susurro, giro a ver a Kaz por si tenía algo en mente; mientras volvía a dirigir su mano a la cabeza de la otra víctima y paso exactamente lo mismo. Era extraño. No había alma, pero tampoco había sangre… ¿Un trabajo en equipo? Doble asesinato, ¿Un demonio y un vampiro trabajando juntos?, pensó en esa posibilidad pero no podría descartar otras.

Abrió la boca de una de las víctimas y acerco su rostro oliendo dentro de su boca y la saco —. Si llevaba bastante tiempo tomando, su boca apesta… —musito con molestia cubriendo su rostro con su antebrazo. Subiendo suavemente su rostro hacia arriba mirando cómo estaban iluminando las estrellas por un pequeño agujero, mientras bajaba la mirada hacia donde estaban los heridos ¿Qué pudo haberlos matado? Y solo se preguntaba si era por saciar el hambre de un demonio y un vampiro o era para simplemente matarlos porque sus almas eran requeridas en el infierno. Si fuese el caso; las suyas seguramente tendrían un altar y cada demonio las maldeciría hasta la eternidad. Un suspiro salió de sus labios y recorrió con la mirada la expresión de las victimas su posición y por donde tuvieron que haber sido drenadas por aquellos vampiros o demonios; realmente ya no entendía aquella forma de matar aquellos que su propio rey proclamo como sus juguetes; pero ya eran juguetes de UT, no de Dios. Y era motivo por el cual… aquello era molesto.





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Émile "Kaz"XII. Rutkowski el Sáb Nov 23, 2013 9:49 am

Ambos hermanos entraron al cuarto y basto que aquello para saber que no había sido un asesino ordinario. –No hay nada… –En realidad, con aquello Kaz no se había querido referir ni a los cadáveres ni a la habitación, si no a las almas que ya no estaban, que ya no emitían música, ni siquiera un simple réquiem de despedida; estaban completamente vacíos y Kaz se preguntó, si a UT le gustaría jugar de aquella forma, trayendo humanos a la tierra para después arrebatarles la vida y el alma de una forma tan violenta. Sin duda debía ser un juego para el demonio…pero el ente que lo desarrollaba, se tomaba esto de forma más seria, como si se tratara de un cuadro de pintura de Da Vinci, aquella escena no tenía una sola pista del creador pero…todo trabajo debía tener una firma ¿no? Gin también se había dado cuenta del carácter vacío de aquellos cuerpos.
Sonrió al notar como su hermano se quejaba por el olor que despedía uno de los cadáveres por la boca. Si para Gin esto era como uno más de sus trabajos, para el azabache resultaba ser como una exposición más, solo que no había música, era una obra en silencio pero a la cual, supo que ninguna música podría volver mejor. Podía ser una fría manera de presenciar aquél asesinato, pero aquello no le molestaba. Quizá, como había dicho el platinado rato antes, ellos también habían perdido su humanidad.

Se movió con cuidado hasta uno de los cadáveres, viendo primero el rostro, el cabello desordenado, los orbes sin brillo ni vida, los labios secos…no, ahí no había nada; continuó observando al humano, siguiendo el recorrido por sus ropas hasta dos sus brazos resultaban extenderse hacia los costados. Los brazos estaban limpios, pálidos, lo siguió con la mirada y aunque no poseía la vista más afilada, sabía lo que estaba buscando, una firma, y si el asesino de verdad quería que supieran que había sido él y no otro, entonces la encontraría. La mano derecha del sujeto resultaba estar apenas cerrada por sus dedos. Kaz tomó uno de los pañuelos que solía llevar con el –más que nada porque el clima cálido le sentaba horrible- y con el mismo movió los dedos del sujeto. Su orbes rosados rebuscaron entre las líneas de la palma, hasta que halló lo que había estado buscando… y pareció haber sido tragado por aquél corte sumamente preciso en forma de flor.

Podía recordarlo…había sido solo un mes, tiempo insignificante para un alquimista, pero en ese tiempo, había conocido mucho de Noah, y entre aquellas cosas que había aprendido, era que él también poseía una firma, la misma se la había enseñado para que el azabache no la olvidara.
Y ahora, en ese momento, podía identificarla. Era Noah quien había hecho eso…
Cierto era que él le había conocido como un asesino ya, pero en aquellos tiempos, parecía que podría abandonar a Thánatos para dedicarse a la música…al piano. Entonces ¿Por qué?
Bajó la mirada, quitando el pañuelo de sobre los dedos de la víctima y dejándolo a un lado sobre el suelo. Había estado dándole vueltas a la idea de que posiblemente se tratara del vampiro, pero solo hasta ahora podía estar seguro de que se trataba de él. ¿Quería verlo? Sí, ¿Quería que lo atraparan? No. Necesitaba saber por qué y entonces, todo lo que dijo a su hermano, fue una sola frase: –Es mi culpa. –Sonrió, no con ganas como siempre, sino con algo de tristeza. Y mientras miraba hacia Gin, pareció escuchar no muy lejos de allí, un sonido conocido, estruendoso y melódico…un solo de black metal.



make me wanna listen
TO MUSIC AGAIN



Spoiler:


Thá-chani:
avatar
Émile "Kaz"XII. Rutkowski
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 05/11/2013
Localización : Por ahí~

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Noah "Thánatos" Evans el Sáb Nov 23, 2013 2:15 pm

Tiró los guantes en un contenedor cualquiera. Antes de tocar el fondo ya eran cenizas. Cada vez era más complicado hacer arte, las nuevas tecnologías le obligaban a tomar más precauciones de las que antes requería. La huella por ejemplo. Representaba un gran gasto de dinero comprar cada cierto tiempo un par de guantes nuevos, también un desperdicio tirarlos a la basura después de sólo un par de días de la compra. Aunque al final sólo hacían la obra más perfecta. La única firma que debía existir era el dibujo que siempre colocaba en la palma izquierda de la mano de uno de los cadáveres. Incluso cuando se dedicaba a desmembrar el cuerpo o arrancar la piel, esa zona permanecía intacta, con la autoría marcada por una flor. Tras tantos años en el oficio, era incluso más famosa que las marcas caras de ropa. Posiblemente este crimen también saldría en las noticias de la noche.

Para Thánatos no era del todo normal ver sus crímenes en televisión tras la puesta de sol, era corriente en los informativos matutinos. Asesinar a plena luz del día no era su forma de hacer las cosas, no obstante en ocasiones se arriesgaba por varias razones. Una de ellas era la emoción, pensar que mientras compran los ingredientes para la cena o se encuentran amigos para ir a ver una película, en algún rincón o habitación, quizás no tan ajena, de la ciudad, una vida se está perdiendo y nadie se da cuenta. Y otras veces la noche estaba ocupada por planes distintos, justo como este día. A las siete tendrían el ensayo general para el concierto de las once y media, acabarían a eso de las nueve, sino un poco más tarde, e irían a cenar todos juntos. En cierto modo, socializar era obligatorio para mantener la tapadera sin puntos flacos. Tras la cena tendrían una hora para subir a la habitación y cambiarse, la media restante era para llegar a la sala. Su agenda hoy era tan apretada que incluso dudaba si podría ver las noticias. Ver sus piezas en televisión le provocaba cierta satisfacción, tanto como los aplausos antes y después del cierre del telón.

Había sido sencillo. Como siempre los numan no representaban ninguna dificultad. Y también placentero. Su sangre fue sorprendentemente sabrosa, no era dulce y eso le encantaba; bebió de ambos, a uno casi le deja sin gota. La sangre era un detalle importante, el intenso color rojo daba presencia al cuadro, aunque en los momentos donde buscaba dar sensación de limpieza sí se daba el lujo de comer hasta la saciedad. Tras la comilona se preguntaba si sería capaz de dar la talla en la cena.

Guardó las manos en los bolsillos, caminaba con tranquilidad por la paralela a la de la escena del crimen, mezclándose entre la gente. Resopló. Hacía demasiado calor. No le gustaba visitar Hortus por el clima, justo como un horno al calentar una pizza. Incluso con la fresca camisa de lino blanco y los pantalones rajados se sentía agobiado. Llevaba la camisa con los primeros tres botones desabotonados y las mangas por encima del codo, aún así aprovechaba cada resquicio de sombra. No habían manchas en su ropa, un truco viejo que aprendió hace años. Pasaba totalmente desapercibido excepto por la manera lenta al andar cuando entraba en la sombra, sin deseo de salir.

Se detuvo unos instantes bajo el toldo de una frutería antes de entrar. Compró un par de manzanas para paliar el aroma a sangre que todavía mantenía su boca. Salió del local, donde estúpidamente hacía más calor que en el exterior, y con la espalda contra la fachada de la frutería, disfrutó de la sombra y el sabor dulce del placer rojizo.

¿Habrían encontrado ya los cuerpos?

Nananana:
Kaz, quiero mi nombre en ese título tan bonico, sino me sentiré fuera de lugar (?)
avatar
Noah "Thánatos" Evans
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 17/11/2013

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Miér Dic 04, 2013 9:47 am

Gin, permaneció en silencio. Sin mencionar alguna palabra que pudiese al más estilo Gintoki dar con el culpable. Sus labios se entreabrieron mirando a su hermano y se acerco a él agachándose a su altura y mirando los dedos de aquel pálido hombre y aquello a lo cual observaba, un corte; ¿en forma de flor? Era la primera vez que podría ver aquello, la primera vez en ver el rostro tan triste de Émile era tan dolorosa. Suspiro, y amplio una sonrisa pasando sus manos por las mejillas del ajeno —. ¿Por qué? ¿Por qué dices que es tu culpa? —negó varias veces, tratando que olvidase aquello que estaba recorriendo por su cabeza, mientras le abrazaba. ¿Conoces al asesino, Kaz? ¿Está detrás de ti? Maldita sea…, los pensamientos de Gintoki estaban recorriendo el lugar, levanto con el pañuelo la mano de aquella víctima y comenzó a oler la firma; un olor diferente desprendía. Agradeció ser un maldito perro fiel en esos momentos; el olor se desprendía de la mano, y al desprenderse de la mano, no al que esta fuese abierta el olor comenzó a extenderse en toda la habitación; demasiado astuto y demasiado bueno; un profesional bastante interesante; una sonrisa se incrusto en sus labios y su nariz comenzó a olfatear los olores que tenía cerca, no muy lejos; le detecto, un olor entremezclado con sangre y olor a lirios.

Estiro su cuerpo hacia arriba y le tendió la mano a su hermano —. Kaz, no me puedes ocultar nada… —susurro con una sonrisa de lado—, ¿Qué ha pasado? No, conoces al asesino ¿cierto? —le afirmo, levantando una ceja. Sus labios estaban sellados, mostrando una mueca de seriedad mirando a su hermano mayor; uno de los tantos alquimistas con el que compartió su infancia; aquel alquimista que quería como si fuese su propio hermano y a diferencia de las edades era alguien que apreciaba demasiado. Sus labios se entrecerraron un poco y una sonrisa resplandecía en estos sin molestia, dándole algo de fuerza para que no se culpase. El crimen perfecto se ejercía cuando nadie sabía de la existencia de los demás; ellos lo solían realizar la mayor parte del tiempo; por esa razón hallar al culpable era tan fácil; como sacar la aguja de un pajar –lo era- Aquellos hombres podrían hacer arte; tal vez, era lo que el creador intentaba hacer; sus almas abandonaron rápidamente su cuerpo y subieron para perderse en el cielo y no regresar jamás; también estaba perdiendo lentamente la suya entre más y más pasaba el tiempo; lo odiaba, pero no podría negarse a ello. Sus manos delinearon su rostro y un suspiro salió de sus labios.

Tenía que encontrarle y estaba en la ciudad, su olor se mezclaba completamente con los demás olores y se hacía disgregar en muchas partes; pero podría encontrarlo, no fácil pero lo haría. Por eso, era un perro tan fiel con sus clientes; aquellos que le dan la mano para ser fácil, el hará todo por sus clientes “Lo que sea importante para un cliente, lo es para mí”; estiro su cuerpo y abrió sus labios —. Vamos, le he encontrado

Su olor, seguía impregnado en sus fosas nasales, y eso. Le molestaba.





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Émile "Kaz"XII. Rutkowski el Vie Dic 13, 2013 2:21 pm

¿Ese era el resultado de haberle "liberado"? Ciertamente Noah era libre de decidir su suerte a seguir, pero tras haberle conocido y compartido con él, tras haber visto los cambios del vampiro, estaba tan seguro de que no volvería a verlo correr por su vida que todo aquello le desestabilizo. Si en realidad se había equivocado en su predicción y con ello había perdido a la persona que amaba ¿Entonces para que seguía vivo? Quizá entonces comprendió un poco el dolor de Gin. Hacerle daño a quien más se quiere...¿podría ser perdonado?
Miró a su hermano en cuanto este le tomó por las mejillas para hablarle. No podía, estaba atragantado con sus propios pensamientos, con la lluvia de recuerdos y la visión de aquella marca en la mano de la víctima aún se encontraba fija en su cabeza. Se dejó envolver por los brazos del otro mientras buscaba calmarse. No conseguiría nada perdiendo el control ahora que tenía las respuestas tan cerca y sin embargo, no fue él quien tomó el control de la situación, en su lugar, Gin se acercó al cadáver para absorber el aroma de aquél corte en forma de flor. Lo sabía, que el olfato de su hermano era tan o incluso mucho más agudo que el de un can, entonces era más que factible que en le encontrase pronto. ¿Qué debería hacer? Si Gin le encontraba, cabía la posibilidad de que quisiera entregarlo a aquellos hombres y de cualquier modo, Noah había venido a matar gente donde la mano de Émile no tenía ningún tipo de poder. No, aquél no era momento para pensar en aquello, si el hombre que había conocido realmente ya no existía entonces lo sabría y sin embargo, si este aún permanecía en el interior de Kaze entonces cuando se vieran haría algo.

A su lado Gin se incorporó y le tendió la mano para ayudarle, la cual aceptó aunque en cuanto le escuchó hablar, se preguntó si verdaderamente estaría mal confiar un poco en Gintoki. Para él era como un hermano mayor a pesar de todo lo que ahora ocurría entre los doce, las guerras y el rencor quedaban muy lejos cuando recordaba los buenos tiempos en el pasado y Gin...Gin seguía siendo Gin a pesar de los años transcurridos. Se detuvo a su lado antes de asentir con la cabeza. Esta vez sonrió con más tranquilidad, quizá sabiendo que por ser él justamente con el que estaba afrontando dicha situación, todo saldría bien. Sus orbes rosados subieron para ver a su hermano en el momento en el que éste le señaló que ya le había encontrado. No sabía qué hallaría o si Noah siquiera le recordaría, lo cierto era que no le dejaría escapar ahora que sabía lo que estaba haciendo. ¿Ira? ¿Odio? ¿Se enfadaría al verle? No importaba, tan solo quería encontrarlo, verlo, después de todos esos años separados, admitía que su presencia se le había hecho necesaria entre los pilares de Pruína, y aunque pudo haber mandado a buscar por él, nunca se había atrevido a hacerlo.

Estiró la línea sonora que rodeaba y protegía su cuerpo de los sonidos a los que no necesitaba prestarle atención. Solo así podía ver la gran cantidad de distintos tipos de formas que habitaban aquella parte de la ciudad. Era fácil saber cuáles desechar porque conocía y recordaba a la perfección la de Noah, fue por lo mismo que pudo encontrarla entre aquél océano de distintas formas y sonidos. No se hallaba lejos del lugar, de hecho, parecía haberse quedado cerca en espera de algo, debía estar realmente seguro de que nadie podría seguirle la pista. —Gin, nunca te he pedido nada, pero esta vez necesito que confíes en mí. —Dio vuelta el gesto para sonreír a su hermano como lo había hecho en otras ocasiones, antes de salir de aquella habitación y sabiendo que el platinado le seguiría. No había forma de que Noah escapara con aquellos dos dirigiéndose a su posición y sin embargo lo más probable es que aquella no fuera un cordial re-encuentro después de tantos años sin verse.

Bajo al primer piso, pasando por donde antes se había hallado con aquellos chicos que Gin había invitado. La salida, las luces de la ciudad se hallaban hacia adelante, el presente y el pasado se conectaban para traerle de vuelta a alguien que era claro que había cambiado con el paso de las estaciones. Pronto Kaz llegó hasta las puertas del local, seguramente siendo seguido de cerca por su hermano. Ambos fueron recibidos por un mar de gente y a ambos lados de la calle peatonal, locales cuyos anuncios brillaban de forma llamativa y otros que no tanto.


off:
Gin gin <3 hablé con Thá para que postearamos este turno saltándonos el post de él y así dejar el post listo para cuando nos encontremos con él, así que te tocaría postear de nuevo. Saludos~



make me wanna listen
TO MUSIC AGAIN



Spoiler:


Thá-chani:
avatar
Émile "Kaz"XII. Rutkowski
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 05/11/2013
Localización : Por ahí~

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Gintoki “Grim” V. Sakata el Jue Ene 23, 2014 8:55 pm

Inhalo con una gran cantidad aquel olor impregnado de la flor, no estaba hecha con la sangre del asesino, tampoco era la sangre de la victima la que marcaba en su mano era una buena forma de que los canes del gobierno perdieran el rastro. Asesinos inteligentes y sicarios con una alta influencia en muchas formas después de todo en este mundo con un gran avance tecnológico se logran ver todo ese tipo de situaciones. Sin embargo, Kaz era lo único que pasaba por su mente en esos momentos. Su hermano no era él. Es, como si fuese yo hace muchos años atrás, cuando despertó del sueño, viendo delante de sus ojos aquel acto infame que había cometido, la sangre cubriendo sus manos, el corte en el rostro de su hermano su amor, su amante. La parte ocular en el suelo y la cantidad de sangre que cubrían el suelo, sintió en esos momentos que todo su mundo se derrumbaba, no se movió de donde estaba se sumergió tanto en sus pensamientos que trataba de despertarse de esa tortura, las marcas del infierno le dolían como si fueran látigos de sangre golpeando su espalda, coloco una mano en su rostro y la quito lentamente luego de que aquella imagen le golpeara como si fuera una gran roca. Inhalo de nuevo un poco de aire, girando su rostro hacia la ventana.

¿Por dónde entro?, ¿Por donde salió? Un asesino del arte, un inteligente asesino. Mierda, me ha recordado a Jack el destripador aquello sin duda seguía siendo un misterio incluso para aquellos. Los alquimistas que vivían desde antes de esa época muchos misterios de la vida que fueron descubiertos por ellos morían por otros descubrimientos. Jack era uno de ellos, incluso él quien le quiso seguir la pista perdió contra su inteligencia. Un humano digno, o un demonio disfrazado. Quién sabe, él nunca lo supo. La mirada de Kaz era preocupante incluso para el albino quien se encontraba con sus ojos entrecerrados mirando con total e incluso paciencia a aquel que era su hermano, su mano en su cabello le desordenándole dándole fuerzas quería preguntar sin embargo, Gintoki no preguntaba cosas que molestaba a las demás personas y cuando lo hacían con el regresaba las preguntas dándole un estúpido ciclo. Gintoki era tan idiota, sin embargo, quería tanto a Kaz. Les quería a todos, a aquellos alquimistas que vivieron desde que eran pequeños con él. Desde los más grandes hasta el más pequeño —aunque amaba al más pequeño—, el aunque no fuera el mayor de todos siempre se comporto como uno, frío, distante de todos sin embargo ellos siempre estaban ahí con una sonrisa. Soy tan idiota, pensó.

Le escucho con total claridad luego del silencio que se había hecho. Entendía perfectamente lo que estaba haciendo Le conoce, ¿eh? el sonido que producía cada persona era diferente ante los oídos de Kaz, siempre lo había sabido y le causaba la gracia más grande del mundo, todavía no entendía porque un hermoso sonido era mezclado con un hombre vago como él. Bueno, Gin no era de los que amaba la música, de hecho ni siquiera le gustaba solo tarareaba canciones de comerciales que ve en televisión lo mucho que está cerca de la música. Nunca le intereso ese tipo de arte, era igual que dibujar lo hacía tan pésimo que olvidaba todo aquello. Inhalo de nuevo aire ampliando una sonrisa —. Es estúpido, ¿Cuándo he desconfiado de ti? De tu hermano lo haría —si, de él sobretodo. Nunca se sabía lo que pensaba, era tan difícil. Estiro su cuerpo, tocando con la punta de sus dedos el techo y comenzó a caminar siguiendo a su hermano.

Un callejón, una tienda. Estaba cerca sin embargo, lejos a la vez. El olor seguía impregnado en su nariz, desagradable. Pero esta vez confiaría en la audición de su hermano, ya que lo dijo. No lo aclaro, pero su forma de hablar era de alguna manera y se expresaba de esa forma, rasco un poco su nariz y al bajar se despidió de los demás levantando su mano. Los clientes se habían ido. El jefe agradeció de nuevo y ellos dos se adentraron al mar de gente para atrapar al dulce cliente que se estaba escapando sin pagar la cuenta del bar.





Aquí, alimenten al pobre Gin-san:



Gin-san & su amor por el dulce:

Keep calm...:

avatar
Gintoki “Grim” V. Sakata
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 666
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Fecha de inscripción : 14/09/2013
Edad : 26
Localización : ➺ En alguna parte de la ciudad, seguramente entrando a escondidas al palacio de Hortus Deorum para librarse del trabajo y comer gratis.

Money
Dinero: $2000

http://homines-hortum.crearforo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Émile "Kaz"XII. Rutkowski el Sáb Ene 25, 2014 6:49 pm

Aisló la mayoría de los sonidos de su mente, su cerebro seleccionó el único que a Kaz le interesaba y el resto de las personas a su alrededor también parecieron desaparecer a pesar de que podía verlas. Allí adelante podía ver algunos locales todavía abiertos y por el volumen y radio del sonido, era seguro que Noah estaba ahí, a escasos metros de donde ellos se encontraban. Otra vez, cerró los ojos desde su posición y el mapa mental de Kaz se extendió...el punto donde se hallaba Thánatos. —Lo encontré. —Señaló a su hermano antes de moverse hacia adelante, pasando así entre las personas, de las cuales, algunas se daban vuelta para ver al curioso y menudo personaje con —aún— un par de orejas de conejo sobre la cabellera azabache. En realidad, aún tenía algo de miedo a encontrarse con el otro, más por saber que muy probablemente se había equivocado en su modo de actuar, que por cualquier otra razón, pero también debía de tomar en cuenta de que si Noah reaccionaba de forma violenta, estaban en medio de una calle poblada de gente que podría salir lastimada. En época de calor nadie se esperaría una helada y sin embargo, concentró su mente en expandir aquella masa de aire frío que se encontraba sobre la ciudad solo lo suficiente como para que creara una pequeña nevada de algunos minutos que consiguiera espantar a los transeúntes. Odiaba el clima de Hortus, demasiado caluroso para su propio gusto, por lo que de paso con aquello se sentiría más como en "casa".

Sus pasos le guiaron hasta el frente de una tienda de frutas y verduras. Y no tuvo que avanzar mucho más antes de que la figura del vástago quedara al descubierto. Seguramente desde aquella distancia Noah podría fácilmente verlo, por lo que se hundió en su propia ofuscación. No quería ser visto, ni por Gin ni por Noah, no al menos hasta que pudiera afrontar el hecho de que verdaderamente se trataba de él. Y allí, detenido entre el mar de gente que le ignoraba por la habilidad que casi había salido como un acto reflejo, se quedó quieto hasta que los primeros copos de nieve comenzaron a caer. Era consciente de que Gin no podría encontrarlo y que seguramente le estaría buscando. ¿Qué estaba haciendo? Él no era así, no, era una persona muy diferente y sin embargo, no se reconocía. Noah seguía tal cual como en sus recuerdos, pero la verdad era que ya no estaban en Pruína y él lo había rechazado para permitirle una libertad cuyo único objetivo ahora parecía haberse desvanecido. Le miró a los ojos mientras el otro apenas y parecía interesado en lo que le rodeaba. La masa de aire frío se movió de tal forma que solo aquella parte de la ciudad estaría siendo afectada por los poderes de Kaz, por lo demás, él no ejercería más control sobre la misma ya que las personas realmente parecían verse algo incómodas por aquella sorpresa fuera de temporada.

Tenía que confrontar al azabache y en eso Gin no podía interferir, pero aún no podía dejar que aquél reconociera a Noah y por eso mismo, mandó a su "voz" a darle un único mensaje a Gin, el cuál recibiría contra su oído. —Espero no hacer un alboroto Gin y  te pido que te mantengas a un lado de aquí en adelante. Es mi culpa que haya ocurrido esto así que…yo me encargaré. —Finalmente abandonó aquella voz y se movió hacia adelante, caminando hasta quedar a solo unos metros delante de Noah. Tomó aire. Quizá era con él con la única persona que podría sentir los nervios aflorando en su estómago. El vástago era su debilidad, siempre lo había sabido, porque era la única persona con la que había compartido sentimientos. Estúpido era que en tanto tiempo no hubiera vuelto a enamorarse, pero así era. El poder de su ofuscación desapareció y el pequeño personaje de blanco quedó a la vista de quien parecía disfrutar de unas manzanas...¿Para espantar el aroma a muerte? La misma sonrisa que hace siglos atrás le había mostrado en ese bosque, estaba de nuevo en su rostro. Y ninguno de los dos lucía más diferente que en aquella ocasión. El alquimista se quitó las orejas de conejo antes de que volviera a pronunciar el apodo que le había dado a aquél en lugar del que su reputación le había otorgado. —Kaze. —Ya no había vuelta atrás. Los pequeños cúmulos de nieve comenzaron a espantar a las personas a su alrededor y las orejas de conejo cayeron sobre el piso.


Off:
gin-gin ahora si viene el post de Thá-chan xD



make me wanna listen
TO MUSIC AGAIN



Spoiler:


Thá-chani:
avatar
Émile "Kaz"XII. Rutkowski
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 05/11/2013
Localización : Por ahí~

Money
Dinero: $2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos sonidos...[Gin-san~ Thá-chan]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.